Ul­tra­je a la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Fran­cis­co Flo­res Le­gar­da Pro­fe­sor por opo­si­ción de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la UACH @Pro­fe­so­r_f

Se ama­do por quien no amas.” Jo­do­rowsky

Ima­gi­ne us­ted que una ma­ña­na so­lea­da un gru­po de ciu­da­da­nos quie­re to­mar por la fuer­za un edi­fi­cio pú­bli­co. Los ciu­da­da­nos mar­chan por las prin­ci­pa­les ar­te­rias de la ciu­dad, lle­gan al re­cin­to y se en­cuen­tran con un gru­po de po­li­cías que tie­ne ins­truc­cio­nes de im­pe­dir el ac­ce­so, en aras de man­te­ner el or­den pú­bli­co.

Uno de los ma­ni­fes­tan­tes, aca­lo­ra­do, can­sa­do, ten­so, ve su ma­ni­fes­ta­ción frus­tra­da: la va­lla po­li­cia­ca es sim­ple­men­te im­po­si­ble de fran­quear. An­te es­to, el par­ti­ci­pan­te op­ta por in­sul­tar a los po­li­cías: “co­rrup­tos”, “cer­dos” y un lar­go et­cé­te­ra. El des­con­ten­to au­men­ta mien­tras co­rre el tiem­po, y aho­ra de­ci­de di­ri­gir sus ata­ques ha­cia un po­li­cía en par­ti­cu­lar.

El po­li­cía, al prin­ci­pio, no se in­mu­ta. No mue­ve ni un múscu­lo de su ros­tro. El ma­ni­fes­tan­te con­ti­núa in­sul­tán­do­lo y acer­ca su ros­tro al su­yo ca­da vez más. El po­li­cía em­pie­za a ges­ti­cu­lar y re­tro­ce­de un po­co, pe­ro no ce­de. Si­gue fir­me en su po­si­ción. Al ver que sus ac­cio­nes no irri­tan al po­li­cía, el ciu­da­dano au­men­ta el tono y el vo­lu­men de sus in­sul­tos.

An­te es­to, otro po­li­cía que pre­sen­cia­ba la es­ce­na des­de el prin­ci­pio, se exas­pe­ra y de­tie­ne al ma­ni­fes­tan­te. Él, al mo­men­to de ser de­te­ni­do, le pi­de al po­li­cía ra­zón por la cual lo es­tán me­tien­do en una pa­tru­lla. El po­li­cía le res­pon­de que ha co­me­ti­do el de­li­to de ul­tra­je a la au­to­ri­dad, se­gún se en­cuen­tra de­ta­lla­do en los Pe­na­les co­rres­pon­dien­tes.

El ma­ni­fes­tan­te, ago­bia­do, asus­ta­do, pre­gun­ta: “¿qué es ul­tra­je?” Ac­to se­gui­do, se en­cuen­tra de­trás de unos ba­rro­tes. ¿Es co­rrec­ta la ac­tua­ción del ma­ni­fes­tan­te? No, no lo es. Al po­li­cía se le de­be res­pe­to. ¿Es cons­ti­tu­cio­nal la nor­ma del Có­di­go Pe­nal que fa­cul­ta al po­li­cía pa­ra de­te­ner al ciu­da­dano? Tam­po­co. En una oca­sión, es­to fue lo que dis­cu­tió y re­sol­vió nues­tra Su­pre­ma Cor­te.

Hu­bo tres po­si­cio­nes al res­pec­to. La pri­me­ra, li­de­ra­da por el mi­nis­tro Cos­sío y plas­ma­da en el pro­yec­to, de­fen­día la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad del ar­tícu­lo por ser vio­la­to­rio del de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión. Se­gún Cos­sío, el ti­po pe­nal era tan va­go y am­plio que den­tro de su hi­pó­te­sis po­drían caer con­duc­tas que se en­con­tra­ban am­pa­ra­das por el de­re­cho de la li­ber­tad de ex­pre­sión; co­mo por ejem­plo, el dis­cur­so po­lí­ti­co.

La re­tó­ri­ca po­lí­ti­ca, a ve­ces in­cen­dia­ria, a ve­ces cho­can­te o re­pug­nan­te, de­be ser pro­te­gi­da a to­da cos­ta en una de­mo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal. En­tra en lo que la ju­ris­pru­den­cia ha de­no­mi­na­do co­mo dis­cur­so pro­te­gi­do; es de­cir, aquél que de­be man­te­ner­se vi­vo a to­da cos­ta, in­có­lu­me a la in­ter­ven­ción es­ta­tal. Por es­to, con­cluía Cos­sío, se­cun­da­do por el mi­nis­tro Gu­tié­rrez Or­tiz Me­na, la nor­ma, si bien te­nía un fin cons­ti­tu­cio­nal­men­te lí­ci­to –“pro­te­ger de ata­ques gra­ves que da­ñen o pon­gan en pe­li­gro bie­nes ju­rí­di­cos fun­da­men­ta­les, que de su­yo jus­ti­fi­quen la in­ter­ven­ción pe­nal del Es­ta­do”—, (1) no era ne­ce­sa­ria ni idó­nea, ya que el ti­po pe­nal, tal cual es­tá re­dac­ta­do, pue­de le­sio­nar el de­re­cho fun­da­men­tal a la li­ber­tad de ex­pre­sión de for­ma gra­ve. Y el otro va­lor pro­te­gi­do, el or­den pú­bli­co, po­día sal­va­guar­dar­se a tra­vés de me­di­das me­nos gra­vo­sas, co­mo una san­ción ad­mi­nis­tra­ti­va.

La se­gun­da po­si­ción tam­bién con­si­de­ró in­cons­ti­tu­cio­nal la nor­ma, pe­ro por ra­zo­nes di­ver­sas. En con­cre­to, por­que la con­si­de­ra­ban vio­la­to­ria del prin­ci­pio de ta­xa­ti­vi­dad. En efec­to, el de­re­cho pe­nal, al ser la ex­pre­sión del bra­zo más te­mi­ble del Es­ta­do, su di­men­sión pu­ni­ti­va, obe­de­ce a pa­rá­me­tros dis­tin­tos de con­fi­gu­ra­ción y apli­ca­ción. La ley tie­ne que ser exac­ta­men­te apli­ca­ble al ca­so. Es de­cir, los he­chos que se pre­sen­tan en el mun­do –el que al­guien pri­ve de la vi­da a otro, o se apo­de­re de un bien ajeno— tie­nen que po­der ser sub­su­mi­dos en los con­cep­tos de la nor­ma. Hay una re­la­ción de ajus­te de la nor­ma ha­cia el mun­do. Y por­que es im­po­si­ble des­cri­bir con pa­la­bras to­dos los he­chos del mun­do –si así fue­ra ne­ce­si­ta­ría­mos una no­ve­la ru­sa pa­ra con­fi­gu­rar un so­lo de­li­to— es que se ha­ce es­pe­cial hin­ca­pié en que las nor­mas pe­na­les de­ben evi­tar los pro­ble­mas de am­bi­güe­dad y va­gue­dad se­mán­ti­ca.

Se bus­ca, pues, que los con­cep­tos que se uti­li­cen ten­gan un sig­ni­fi­ca­do fá­cil­men­te des­ci­fra­ble por el co­mún de­no­mi­na­dor de las per­so­nas. De aquí ema­na la im­por­tan­cia del prin­ci­pio de ta­xa­ti­vi­dad: de la ne­ce­si­dad de que el ciu­da­dano se­pa qué reac­ción es­pe­rar del Es­ta­do cuan­do ac­túa de tal o cual ma­ne­ra. Así, el de­ba­te aquí

se pue­de sim­pli­fi­car con la pre­gun­ta qué ha­ce nues­tro ma­ni­fes­tan­te hi­po­té­ti­co, al que di­mos vi­da en la in­tro­duc­ción de es­te en­sa­yo, “¿qué es ul­tra­je?”. En torno a es­ta pre­gun­ta gi­ró el de­ba­te de es­te gru­po de mi­nis­tros, quie­nes coin­ci­die­ron que el ver­bo ul­tra­jar es, de su­yo, po­li­sé­mi­co. Es de­cir, tie­ne va­rios sig­ni­fi­ca­dos que se mue­ven en un es­pec­tro se­mán­ti­co bas­tan­te am­plio: des­de la agre­sión ver­bal has­ta la fí­si­ca, y con va­rias mo­da­li­da­des. Al no po­der des­en­tra­ñar un sig­ni­fi­ca­do cla­ro y pre­ci­so, con­clu­ye­ron los mi­nis­tros, la nor­ma es in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad por vio­lar el prin­ci­pio de ta­xa­ti­vi­dad.

El ter­cer gru­po de mi­nis­tros –con­for­ma­do por la mi­nis­tra Lu­na Ra­mos y el mi­nis­tro Par­do de­fen­día la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la nor­ma. En su apre­cia­ción, el sig­ni­fi­ca­do de ul­tra­je es cla­ro, y ade­más re­cal­ca­ban que el sig­ni­fi­ca­do po­día ser pre­ci­sa­do por el juez al mo­men­to de su apli­ca­ción. (2) Aquí tam­bién se con­si­de­ró que el va­lor pro­te­gi­do por la nor­ma es de su­ma im­por­tan­cia. El prin­ci­pio de sal­va­guar­da del or­den pú­bli­co jus­ti­fi­ca que exis­ta una nor­ma de na­tu­ra­le­za pe­nal que lo ga­ran­ti­ce, ya que su fun­ción es la de po­si­bi­li­tar a que la se­gu­ri­dad pú­bli­ca “se reali­ce de ma­ne­ra efi­cien­te y ade­cua­da.(3)

Aho­ra bien, ¿qué se pue­de con­cluir de las tres po­si­cio­nes? Que las dos pri­me­ras caen en el jue­go de qué fue pri­me­ro, si el hue­vo o la ga­lli­na. La po­si­ción de Cos­sío, a mi pa­re­cer, veía el la­do más pro­fun­do del abis­mo sin fi­jar­se en sus ba­rran­cos. Pa­ra con­cluir que hay una vio­la­ción a la li­ber­tad de ex­pre­sión ne­ce­sa­ria­men­te se de­be par­tir de la vio­la­ción al prin­ci­pio de ta­xa­ti­vi­dad. Al ser la nor­ma am­bi­gua, en­ton­ces po­día ha­cer re­fe­ren­cia a he­chos, a cir­cuns­tan­cias que no de­ben ser nor­ma­das, co­mo el dis­cur­so po­lí­ti­co.

Lo que no se pue­de es ha­cer­lo al re­vés. Una nor­ma que vio­la la li­ber­tad de ex­pre­sión no ne­ce­sa­ria­men­te ado­le­ce de am­bi­güe­dad. Ahí sí tie­ne ra­zón el mi­nis­tro Zal­dí­var: la vio­la­ción a la ta­xa­ti­vi­dad con­lle­va la vio­la­ción di­fe­ri­da o in­di­rec­ta de otros de­re­chos (4) (ex­pre­sión, de­re­cho de pe­ti­ción), pe­ro la vio­la­ción es, pri­me­ro, a es­te prin­ci­pio. De ahí su im­por­tan­cia pa­ra pro­te­ger el prin­ci­pio de le­ga­li­dad, pie­dra an­gu­lar del Es­ta­do de de­re­cho.

Otra cues­tión im­por­tan­te de es­te asun­to es que de­ja al­gu­nas pre­gun­tas en el ai­re que se to­ca­ron de for­ma tan­gen­cial en el de­ba­te: ¿có­mo de­be ser la in­ter­ac­ción en­tre los ciu­da­da­nos y las au­to­ri­da­des?, ¿qué um­bral de to­le­ran­cia es el exi­gi­ble a las po­li­cías fren­te a los in­sul­tos de los ciu­da­da­nos?, ¿de­be re­gla­men­tar­se o bas­ta con los de­más de­li­tos que san­cio­nan las le­sio­nes y sus equi­va­len­tes?

La po­si­ción de Lu­na Ra­mos y de Par­do, aun­que no la com­par­to, in­vi­ta a una re­fle­xión in­tere­san­te: has­ta dón­de el ga­ran­ti­zar el or­den pú­bli­co nos per­mi­te ejer­cer nues­tros de­re­chos, y en qué ca­sos el ejer­ci­cio de los de­re­chos pue­de tras­gre­dir el or­den pú­bli­co. Otra vez: el hue­vo y la ga­lli­na. Con la di­fe­ren­cia de que, aquí, el or­den de los fac­to­res sí al­te­ra el pro­duc­to. Si no me creen, pre­gún­ten­le al ma­ni­fes­tan­te, en el ejem­plo hi­po­té­ti­co, que plan­teé en es­te en­sa­yo lleno de hi­pó­te­sis. Sa­lud y lar­ga vi­da. Mar­tín Vi­van­co. Abo­ga­do por la Es­cue­la Li­bre de De­re­cho; maes­tro en ar­gu­men­ta­ción ju­rí­di­ca por la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te; maes­tro en teo­ría po­lí­ti­ca por la Lon­don School of Eco­no­mics and Po­li­ti­cal Scien­ce; doc­to­ran­do en de­re­cho por la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Twit­ter: @ Mar­tin­vi­van­co (1) Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción (SCJN), “Con­te­ni­do de la ver­sión ta­qui­grá­fi­ca de la se­sión pú­bli­ca or­di­na­ria del pleno de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción”, 3 de mar­zo de 2016, p. 7. (2) El Mi­nis­tro Par­do es­ta­ble­ció que “ul­tra­je” es un ele­men­to nor­ma­ti­vo de va­lo­ra­ción cul­tu­ral. SCJN, “Con­te­ni­do de la ver­sión ta­qui­grá­fi­ca de la se­sión pú­bli­ca or­di­na­ria del pleno de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción”, 3 de mar­zo de 2016, p. 16. (3) SCJN, “Con­te­ni­do de la ver­sión ta­qui­grá­fi­ca de la se­sión pú­bli­ca or­di­na­ria del pleno de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción”, 3 de mar­zo de 2016, p. 15. (4) Ibid., p. 46.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.