Los ries­gos de una nue­va re­for­ma elec­to­ral

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Be­ni­to abraham oroz­co andrade

Con mo­ti­vo de las cues­tio­na­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 1988, la mano del Po­der Eje­cu­ti­vo (fe­de­ral y lo­cal) y del otro­ra par­ti­do po­lí­ti­co he­ge­mó­ni­co, tu­vie­ron que ir soltando po­co a po­co la rien­da de los pro­ce­sos elec­to­ra­les en Mé­xi­co.

La ex­pe­di­ción del Có­di­go Fe­de­ral de Ins­ti­tu­cio­nes y Pro­ce­di­mien­tos Elec­to­ra­les y la crea­ción del Ins­ti­tu­to Fe­de­ral Elec­to­ral en 1990 (así co­mo los de­más cam­bios que en ma­te­ria elec­to­ral se han pre­sen­ta­do has­ta la fe­cha), no han si­do lo­gros que po­da­mos cir­cuns­cri­bir só­lo a la elec­ción en co­men­to, ni a la vo­lun­tad de quie­nes en ese mo­men­to de­ten­ta­ban el po­der, sino que fue­ron pro­duc­to de ver­da­de­ras lu­chas que por dé­ca­das lle­va­ron a ca­bo los par­ti­dos po­lí­ti­cos de opo­si­ción en bus­ca de im­ple­men­tar un au­tén­ti­co ré­gi­men de­mo­crá­ti­co en nues­tro país (al­go a lo que to­da­vía le fal­ta bas­tan­te ca­mino por re­co­rrer). Tu­vie­ron que vi­vir­se per­se­cu­cio­nes, des­apa­ri­cio­nes, tor­tu­ras, des­tie­rros, etc.

En con­se­cuen­cia, lo que te­ne­mos hoy en lo que a de­mo­cra­cia elec­to­ral se re­fie­re, ha si­do de un avan­ce tan sig­ni­fi­ca­ti­vo que no po­de­mos co­rrer el ries­go de que con la pró­xi­ma re­for­ma elec­to­ral que se ha ve­ni­do anun­cian­do des­de ha­ce me­ses, de­ri­ve un re­tro­ce­so.

Las ini­cia­ti­vas que se han pre­sen­ta­do o men­cio­na­do por le­gis­la­do­res del Con­gre­so de la Unión, son tan di­sím­bo­las en te­mas co­mo en ac­to­res. En­tre otros as­pec­tos se pro­po­ne: la des­apa­ri­ción de los Ople´s

(co­mún­men­te co­no­ci­dos co­mo Ins­ti­tu­tos Es­ta­ta­les Elec­to­ra­les), y en con­se­cuen­cia que el INE or­ga­ni­ce to­dos los pro­ce­sos elec­to­ra­les fe­de­ra­les y lo­ca­les; eli­mi­na­ción o dis­mi­nu­ción de los dipu­tados fe­de­ra­les de re­pre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal; otor­gar co­mo fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co a los par­ti­dos po­lí­ti­cos el 50% de lo que ac­tual­men­te se en­cuen­tra es­ta­ble­ci­do; im­ple­men­tar la ur­na o vo­to elec­tró­ni­co; disminuir el nú­me­ro de con­se­je­ros elec­to­ra­les na­cio­na­les con que cuen­ta el INE o des­apa­re­cer­los; con­tar con la es­truc­tu­ra del INE en el país úni­ca­men­te cuan­do sea pro­ce­so elec­to­ral; etc.

Pues bien, el ha­ber ini­cia­do la pre­sen­te co­la­bo­ra­ción con el an­te­ce­den­te de la elec­ción pre­si­den­cial de 1988, así co­mo el men­cio­nar el al­to cos­to que se ha te­ni­do pa­ra lo­grar el im­por­tan­te avan­ce en de­mo­cra­cia elec­to­ral que hoy te­ne­mos, es pa­ra aler­tar so­bre el ries­go de al­gún cam­bio que co­mo so­cie­dad nos pu­die­ra per­ju­di­car.

La bús­que­da de con­tar con elec­cio­nes y or­ga­nis­mos elec­to­ra­les me­nos one­ro­sos, in­dis­cu­ti­ble­men­te es un pro­pó­si­to por de­más le­gí­ti­mo, pues en­tre otras cues­tio­nes, la exis­ten­cia de mi­llo­nes y mi­llo­nes de me­xi­ca­nos que vi­ven en la po­bre­za así lo exi­ge. No obs­tan­te, el ha­ber con­so­li­da­do una ins­ti­tu­ción au­tó­no­ma que or­ga­ni­ce los pro­ce­sos elec­to­ra­les (el INE) y don­de el Po­der Eje­cu­ti­vo ya no tie­ne in­fluen­cia al­gu­na, es un lo­gro que de­be cui­dar­se, for­ta­le­cién­do­lo ca­da vez más.

De su­ma im­por­tan­cia es cui­dar que, de dar­se la mul­ti­ci­ta­da re­for­ma, no dar mar­gen al­guno pa­ra que un gru­po de per­so­nas, par­ti­do o par­ti­dos y/o el pro­pio Go­bierno, sean quie­nes de­ter­mi­nen e in­flu­yan en las per­so­nas que de­ben di­ri­gir los dis­tin­tos ór­ga­nos elec­to­ra­les. Se­ría un gra­ve re­tro­ce­so del cual, no du­de­mos, nos arre­pen­ti­ría­mos pro­fun­da­men­te.

De con­si­de­rar­se la des­apa­ri­ción de los Ople´s, se­ría un error el pre­ten­der de­bi­li­tar al INE con la des­apa­ri­ción del Con­se­jo Ge­ne­ral (su má­xi­mo ór­gano de di­rec­ción), pues son múl­ti­ples y sig­ni­fi­ca­ti­vas las fun­cio­nes que desem­pe­ña. En to­do ca­so, aten­dien­do a la des­con­fian­za que ha ge­ne­ra­do la for­ma co­mo son de­sig­na­dos los con­se­je­ros elec­to­ra­les na­cio­na­les -que se di­ce es por cuo­tas de los par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios en la Cá­ma­ra de Dipu­tados-, pa­ra evi­tar esa sus­pi­ca­cia se­ría con­ve­nien­te de­sig­nar­los al azar, una vez que se cuen­te con el to­tal de per­so­nas que ha­yan pa­sa­do los fil­tros ne­ce­sa­rios pa­ra de­mos­trar ca­pa­ci­dad, ex­pe­rien­cia y, prin­ci­pal­men­te, que no cuen­ten con an­te­ce­den­tes que pu­die­ran im­pli­car un desem­pe­ño par­cial en fa­vor de in­tere­ses aje­nos a la fun­ción elec­to­ral.

Asi­mis­mo, co­mo par­te de los va­lio­sos avan­ces en la ma­te­ria que nos ocu­pa, se en­cuen­tra el de con­tar con un Ser­vi­cio Pro­fe­sio­nal Elec­to­ral cu­ya pre­pa­ra­ción y ex­pe­rien­cia, se­gún se ha de­mos­tra­do elec­ción tras elec­ción, ha con­tri­bui­do a que des­de el año 2000 la al­ter­nan­cia en el po­der sea al­go nor­mal, in­clu­so en la pa­sa­da elec­ción Pre­si­den­cial de 2018.

Pues bien, den­tro de las ex­pre­sio­nes que han sur­gi­do res­pec­to de la anun­cia­da re­for­ma elec­to­ral, tam­bién se en­cuen­tra la de eli­mi­nar la es­truc­tu­ra de las 300 jun­tas dis­tri­ta­les eje­cu­ti­vas del país, con­tra­tan­do per­so­nal úni­ca­men­te cuan­do ha­ya que or­ga­ni­zar un pro­ce­so elec­to­ral. En tal su­pues­to, nos en­con­tra­ría­mos con la des­ven­ta­ja de que se­gu­ra­men­te sean per­so­nas im­pro­vi­sa­das las que ca­da 3 años ten­gan la res­pon­sa­bi­li­dad de dis­po­ner lo ne­ce­sa­rio pa­ra re­ci­bir y con­tar, con la ga­ran­tía del de­bi­do res­pe­to de su sen­ti­do, el vo­to ciu­da­dano.

Es co­rrec­ta la afir­ma­ción de que na­die es in­dis­pen­sa­ble an­te tal o cual si­tua­ción o ac­ti­vi­dad, pe­ro en una ma­te­ria tan de­li­ca­da pa­ra la na­ción, que cuen­ta con di­ver­sas pe­cu­lia­ri­da­des ya no di­ga­mos en ca­da en­ti­dad fe­de­ra­ti­va, sino de una po­bla­ción a otra den­tro de un mis­mo mu­ni­ci­pio, no de­be pres­cin­dir­se de una es­truc­tu­ra que ha ve­ni­do ofre­cien­do elec­cio­nes con­fia­bles en to­do el país (ex­pre­sio­nes en con­tra las hay, y son muy res­pe­ta­bles).

Ya ha­brá opor­tu­ni­dad de tra­tar más am­plia­men­te las de­más pro­pues­tas que se han ve­ni­do ma­ne­jan­do pa­ra la mul­ti­men­cio­na­da re­for­ma, pe­ro por lo pron­to se ha­ría la in­vi­ta­ción pa­ra que se in­ves­ti­gue có­mo eran las elec­cio­nes an­tes de la crea­ción del Ins­ti­tu­to Fe­de­ral Elec­to­ral (an­tes de la dé­ca­da de los no­ven­ta), pa­ra va­lo­rar (y en su ca­so de­fen­der) lo que se ha lo­gra­do a la fe­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.