¿Por qué Ma­da­me X?

El Diario de Chihuahua - - GENTE -

“Ma­da­me X es una bai­la­ri­na, una pro­fe­so­ra, una je­fa de es­ta­do, una ama de ca­sa, una ama­zo­na, una pri­sio­ne­ra, una es­tu­dian­te, una ma­dre, una hi­ja, una maes­tra, una mon­ja, una can­tan­te, una san­ta, una pu­ta, una es­pía en la ca­sa del amor. Yo soy Ma­da­me X”.

“En otras pa­la­bras, to­do y na­da. Só­lo deséa­me, pa­re­ce pe­dir. Qui­zá es­tá de­ma­sia­do ex­haus­ta pa­ra si­quie­ra cons­truir un nue­vo per­so­na­je cohe­ren­te. Nos lo de­ja a no­so­tros. Y de­ja de­trás un rompecabez­as só­ni­co que re­ci­cla de su pa­sa­do”.

In­clu­so su exa­ge­ra­do in­ten­to por rom­per los lí­mi­tes en Dark Ba­llet, un re­gre­so a su ob­se­sión con Jua­na de Ar­co co­mien­za pro­me­tien­do bas­tan­te bien, pe­ro se des­vía a una pi­la re­vuel­ta de slo­gans al­te­ra­dos por compu­tado­ra que even­tual­men­te se di­suel­ven en Tchai­kovsky.

Ma­don­na tie­ne mu­cho que de­cir, pe­ro na­da pa­re­ce muy cohe­ren­te. Pa­re­ce ha­cer re­fe­ren­cia a Trump cuan­do can­ta “Atra­pen al vie­jo / mé­tan­lo en la cár­cel / don­de no nos pue­de de­te­ner” en “Ba­tu­ka”, pe­ro nun­ca que­da cla­ro. En cuan­to a la em­pa­la­go­sa “Ki­llers Who Are Part­ying” es de­ma­sia­do brus­ca: “Se­ré el Is­lam / si odian al Is­lam”, can­ta con un acen­to bri­tá­ni­co fal­so. Se­ré un ni­ño / si los ni­ños son ex­plo­ta­dos”.

Ma­don­na usa el mis­mo ar­ti­lu­gio que la con­vir­tió en una me­ga­es­tre­lla: to­mar co­sas bue­nas de otros, ya sea del vo­gue, Mar­le­ne Die­trich, la mú­si­ca la­ti­na, la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, y adop­tar­las co­mo si fue­ran pro­pias. Pe­ro es­tos no son bue­nos tiem­pos pa­ra Ma­don­na. Es­ta­mos ham­brien­tos de au­ten­ti­ci­dad y ella es­tá es­con­di­da de­trás de ese parche en el ojo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.