Pe­re­za Y Di­li­gen­cia

El Diario de Chihuahua - - SOCIALES - P. Fer­nan­do Pas­cual, L.C. (cat­ho­lic.net)

Los vi­cios ca­pi­ta­les pro­vo­can nu­me­ro­sos da­ños en las per­so­nas. El vicio de la pe­re­za lle­va a des­cui­dos, ne­gli­gen­cias, omi­sio­nes, ade­más de que pre­pa­ra el te­rreno a otros ma­les.

La pe­re­za cre­ce cuan­do se au­to­ali­men­ta. Bas­ta con re­mo­lo­near a la ho­ra de le­van­tar­se, pre­fe­rir al­go fácil en In­ter­net que la ta­rea im­por­tan­te, pos­po­ner una y otra vez lo que re­sul­ta cos­to­so, pa­ra que el vicio au­men­te en el co­ra­zón.

Al re­vés, la pe­re­za que­da ven­ci­da si en mo­men­tos con­cre­tos pre­fe­ri­mos aco­me­ter lo im­por­tan­te no so­lo pa­ra qui­tar­nos de en­ci­ma un asun­to pen­dien­te, sino por la con­vic­ción de que va­le la pe­na ha­cer el bien re­que­ri­do en ca­da mo­men­to.

El ca­mino pa­ra de­rro­tar a la pe­re­za es­tá en el amor. De ahí na­ce el nom­bre de la vir­tud de la di­li­gen­cia, la peor enemi­ga de la pe­re­za y la me­jor alia­da de la per­fec­ción y de tan­tas otras vir­tu­des.

La di­li­gen­cia es esa dis­po­si­ción pa­ra ac­tuar el bien en ca­da mo­men­to y con áni­mos y de­ci­sión. Ayu­dar a un fa­mi­liar, aco­me­ter el tra­ba­jo pen­dien­te en la ofi­ci­na o la fá­bri­ca, lim­piar el cuar­to: son ac­cio­nes con­cre­tas que sur­gen des­de el amor.

Por­que el amor tie­ne co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca pro­pia la ac­ti­vi­dad. Quien ama, tra­ba­ja pa­ra ser­vir, pa­ra ten­der una mano, pa­ra rea­li­zar ta­reas que son vis­tas no so­lo co­mo obli­ga­cio­nes sino co­mo par­te del ca­mino que nos une a los de­más.

En am­bien­tes que exal­tan el des­can­so, que pre­sen­tan las co­sas co­mo fá­ci­les, que buscan evi­tar las fa­ti­gas, el amor ver­da­de­ro sa­ca­rá los co­ra­zo­nes de la pe­re­za y los im­pul­sa­rá a una ac­ti­vi­dad lle­na de con­fian­za.

Ven­cer la pe­re­za es po­si­ble con al­go tan sen­ci­llo co­mo el amor apli­ca­do a ca­da mo­men­to. Aho­ra, sin es­pe­rar a oca­sio­nes que no sa­be­mos si se da­rán, po­de­mos de­di­car nues­tro tiem­po, ener­gías, men­te y co­ra­zón, pa­ra el ho­ri­zon­te más her­mo­so: amar a Dios y a los her­ma­nos en ac­cio­nes con­cre­tas y be­né­fi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.