GPS

● El otro al­cal­de con li­gas en el nar­co ● Duar­te los hi­zo VIP, Corral re­fuer­za ● Es­cue­las a la mer­ced de la de­lin­cuen­cia ● El sín­di­co Amín to­da­vía no apren­de a con­tar

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - [email protected]­rioch.com.mx

Co­mo si al­go le fal­ta­ra al PRI con sus de­rro­tas elec­to­ra­les, re­nun­cias de can­di­da­tos a la di­ri­gen­cia na­cio­nal, sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos, aho­ra un exal­cal­de vino a echar otra pe­sa­da lo­sa en­ci­ma. Se tra­ta de Pa­blo Gra­na­dos Ras­cón, arres­ta­do en el con­da­do de Do­ña Ana, en Nue­vo Mé­xi­co. No es un po­lí­ti­co de al­tos vue­los, pe­ro ha­bía lle­ga­do a la al­cal­día en Ma­de­ra, que no es na­da des­pre­cia­ble co­mo ayun­ta­mien­to. Se en­cuen­tra en­tre los 12 con ma­yor po­bla­ción y ma­ne­jo de re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

Es una de las puer­tas a la sie­rra de Chihuahua, zo­na muy con­flic­ti­va, con gra­ves pro­ble­mas de vio­len­cia.

Pre­ci­sa­men­te su ad­mi­nis­tra­ción del 2013 al 2016, se ca­rac­te­ri­zó por eje­cu­cio­nes a ple­na luz del día y ex­tor­sio­nes que lle­va­ron a la ins­ti­tu­ción ban­ca­ria del lu­gar a pen­sar en re­ti­rar­se.

Du­ran­te su en­car­go, Gra­na­dos an­du­vo de arri­ba pa­ra aba­jo, en Chihuahua y en el res­to del país, par­ti­cu­lar­men­te en la ca­pi­tal.

Se de­jó fo­to­gra­fiar con mu­chos po­lí­ti­cos. Le mos­tra­mos en la edi­ción di­gi­tal dos imá­ge­nes, con Ka­mel At­hie, quien ex­tra­ña­men­te aún es de­le­ga­do de Co­na­gua, y de Gra­cie­la Or­tiz, en­ton­ces se­na­do­ra y hoy al­ta di­ri­gen­te del PRI.

El da­ño de di­cho per­so­na­je al par­ti­do es­tá he­cho.

Ven­drán des­lin­des ne­ce­sa­rios y jus­tos, pe­ro los gra­ves erro­res en se­lec­ción de can­di­da­tos ahí es­tán.

Es una más de las tra­ve­su­ras de la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción. Ne­ce­sa­ria­men­te abo­na a la li­ga de nar­co can­di­da­tos no só­lo con el PRI, sino con otros par­ti­dos.

Se en­cuen­tra pen­dien­te aún la in­da­ga­ción en el cri­men de la co­le­ga Mi­ros­la­va Breach, don­de los par­ti­ci­pan­tes son tra­ta­dos co­mo tes­ti­gos muy bien pro­te­gi­dos, in­clu­so con nó­mi­na ofi­cial es­ta­tal, en­tre los cua­les se en­con­tra­ba el exal­cal­de de Chí­ni­pas, Hu­go

Schultz.

El es­ta­cio­na­mien­to VIP de­trás de Pa­la­cio de Go­bierno pa­ra el se­ñor go­ber­na­dor y muy es­ca­sos y pri­vi­le­gia­dos fun­cio­na­rios o po­lí­ti­cos in­vi­ta­dos ya in­clu­ye “ama­bles” car­te­les fluo­res­cen­tes.

No son su­fi­cien­tes los guar­dias pri­va­dos y es­col­tas co­lo­ca­dos so­bre la Al­da­ma y Vi­cen­te gue­rre­ro y la Li­ber­tad, en­tre Vi­cen­te Gue­rre­ro y Ve­nus­tiano ca­rran­za.

El car­tel en tono ama­ri­llo subido y un ro­jo de ad­ver­ten­cia, se­ña­la en tono au­to­ri­ta­rio “ac­ce­so res­trin­gi­do”.

Es una zo­na, que nues­tros lec­to­res re­cor­da­rán, era vehi­cu­lar y pea­to­nal. Por la Vi­cen­te Gue­rre­ro ba­ja­ban ca­mio­nes has­ta la Ni­ños Hé­roes y Ju­lián Ca­rri­llo.

Y por la Li­ber­tad se po­día con­du­cir a un la­do de Pa­la­cio de Go­bierno, pa­ra acer­car­se a la zo­na co­mer­cial por ex­ce­len­cia en aquel en­ton­ces.

Pe­ro lue­go vi­nie­ron las ex­cen­tri­ci­da­des que lle­va­ron a ce­rrar esas via­li­da­des pa­ra con­ver­tir­las en lo que hoy es un es­pa­cio ex­clu­si­vo.

An­tes el go­ber­na­dor lle­ga­ba y se es­ta­cio­na­ba en la ca­lle co­mo cual­quier hi­jo de ve­cino. Pe­ro es des­de la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción que cuen­ta con el es­ta­cio­na­mien­to VIP.

Y no es­tá mal, só­lo que los chihuahuen­ses han vis­to des­apa­re­cer los lu­ga­res de es­ta­cio­na­mien­to y cir­cu­la­ción por el Cen­tro His­tó­ri­co de la ciu­dad.

Ya ni si­quie­ra se pue­den es­ta­cio­nar so­bre la Ve­nus­tiano Ca­rran­za, mien­tras la cla­se po­lí­ti­ca guar­da pri­vi­le­gios de al­to ni­vel.

Se pen­só ha­ce dos años y me­dio que el go­ber­na­dor ha­ría al­go al res­pec­to. Pe­ro no. Ja­vier Corral lo ha con­ser­va­do con to­tal des­ca­ro.

Se acer­ca con sus ac­ti­tu­des y con­duc­tas, co­mo ya lo ha­bía­mos ad­ver­ti­do, a una mi­me­ti­za­ción ca­si per­fec­ta con su odia­do an­te­ce­sor.

Só­lo bas­ta ver­lo lle­gar a su es­ta­cio­na­mien­to VIP con el des­plie­gue que an­tes se cri­ti­ca­ba de Duar­te. La ima­gen que nos en­vían del car­tel ame­na­zan­te, en nues­tra edi­ción di­gi­tal.

Sa­lie­ron de vacaciones cien­tos de mi­les de es­tu­dian­tes de los ni­ve­les bá­si­co, y con ellos las es­cue­las que­da­ron ba­jo res­guar­do de na­die.

Du­ran­te más de un mes es­ta­rán a mer­ced de la de­lin­cuen­cia, que se lle­va­rá mo­to­res de ai­res acon­di­cio­na­dos, tan­ques de gas y al­gu­na compu­tado­ra.

Son ca­si dos mil es­cue­las en to­do el Es­ta­do, que se en­con­tra­rán en es­ta si­tua­ción de aban­dono, en las cua­les al­gu­nos di­rec­ti­vos y do­cen­tes han to­ma­do pre­cau­cio­nes, re­ti­ran­do aque­llo que pue­de ser ten­ta­ción de los ma­lean­tes.

En al­gu­nos ca­sos hay vi­gi­lan­tes noc­tur­nos con­tra­ta­dos por las aso­cia­cio­nes de pa­dres de fa­mi­lia y ron­di­nes de po­li­cía. Pe­ro has­ta ahí.

No su­pi­mos de nin­gún pro­gra­ma es­pe­cial pa­ra res­guar­dar las es­cue­las, ni tam­po­co de al­guno me­dian­te el cual se reali­ce el re­ti­ro del equi­po pa­ra res­guar­dar­lo.

Si hay des­cui­do, co­mo ya ve­mos, po­dría­mos en­con­trar mu­chas es­cue­las van­da­li­za­das y des­trui­das, co­mo exis­ten mu­chas, que han si­do ce­rra­das.

Hoy se con­vier­ten en au­tén­ti­cas ta­pias, lu­gar de reunión de ma­lan­dri­nes. Cien­tos de me­tros cua­dra­dos de cons­truc­ción de­rrui­das.

Hay un des­dén ofi­cial, por­que en lu­gar de ser uti­li­za­das di­chas ins­ta­la­cio­nes pa­ra al­gún otro pro­pó­si­to so­cial, son ol­vi­da­das en un re­por­te guar­da­do en el ca­jón.

La ima­gen que le mos­tra­mos es de la Se­cun­da­ria Fe­de­ral 10, que lle­gó a te­ner una gran ac­ti­vi­dad, de la cual só­lo que­da el re­cuer­do.

A es­tas al­tu­ras es un mo­nu­men­to a la in­di­fe­ren­cia ofi­cial.

Cir­cu­lan las imá­ge­nes de la ad­qui­si­ción de ca­mio­nes blin­da­dos pa­ra ser uti­li­za­dos en ope­ra­ti­vos en la sie­rra.

Ós­car Apa­ri­cio se mues­tra en un vi­deo dan­do la no­ti­cia de ta­les equi­pos, pa­ra ha­cer fren­te a la de­lin­cuen­cia.

Es muy ex­pre­si­vo en re­la­ción con los be­ne­fi­cios del equi­pa­mien­to; sin em­bar­go, a unas cua­dras de Pa­la­cio, los crí­me­nes de al­to im­pac­to son es­ce­na co­ti­dia­na.

El en­fren­ta­mien­to en un an­tro el fin de se­ma­na, con un muer­to y va­rios he­ri­dos, a una cua­dra de la Quin­ta Ga­me­ros, en ple­na Bo­lí­var, es una mues­tra de la in­ca­pa­ci­dad po­li­cial es­ta­tal.

La vio­len­cia se ha re­cru­de­ci­do co­mo en los peo­res mo­men­tos, mien­tras se ha­cen anun­cios gran­di­lo­cuen­tes de equi­pa­mien­to blin­da­do, las prin­ci­pa­les ciu­da­des, Chihuahua y Juá­rez, se en­cuen­tran aban­do­na­das.

A fi­na­les de ju­nio el sín­di­co de la ca­pi­tal, el pa­nis­ta Amín An­chon­do, creía que te­nía seis me­ses en su car­go, del que to­mó po­se­sión en oc­tu­bre de 2018.

Ser sín­di­co y no sa­ber con­tar unos po­cos me­ses da una idea de có­mo han de es­tar las co­sas en la Sin­di­ca­tu­ra del Ayun­ta­mien­to, po­si­ción a la que lle­gó sin ser pa­nis­ta, pe­ro tu­vo el fa­vor del co­rra­lis­mo por la ne­go­cia con la ex­can­di­da­ta pre­si­den­cial Jo­se­fi­na Váz­quez Mota, su men­to­ra.

El ca­so es que el su­ce­sor de Mi­guel Riggs en­vió una car­ta con ese error, pe­que­ño en com­pa­ra­ción con otros de su mis­ma mi­si­va.

Se­gún él, el sín­di­co de Chihuahua es el úni­co de elec­ción po­pu­lar en to­do el país. Fal­so.

En to­do el país son elec­tos por el vo­to de la gen­te. La dis­tin­ción es que en Chihuahua es en una elec­ción di­fe­ren­cia­da a la de otros in­te­gran­tes del ca­bil­do.

Ha­ce otras ase­ve­ra­cio­nes con­fu­sas, a ve­ces tram­po­sas, co­mo men­cio­nar, pa­ra sa­car­le pro­ve­cho a las si­glas, que sus ac­cio­nes -li­mi­ta­das a la crea­ción de una pá­gi­na de In­ter­net de la Sin­di­ca­tu­ra en la que pre­su­me sus fo­tos­tie­nen re­co­no­ci­mien­to de pres­ti­gio­sas aso­cia­cio­nes.

Ci­ta los nom­bres de Trans­pa­ren­cia Me­xi­ca­na, Ins­ti­tu­to Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad, Me­xi­ca­nos con­tra la Co­rrup­ción, Mé­xi­co Eva­lúa y otros “think tanks” ten­dien­tes a la de­re­cha que lo im­pul­só pa­ra par­ti­ci­par en la po­lí­ti­ca co­mo can­di­da­to ex­terno del PAN.

Lo de­más del tex­to son apre­cia­cio­nes su­per­fi­cia­les de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, na­da de fon­do; y fra­ses sim­ples, hue­cas, que pa­re­cen sa­ca­das de los li­bros de au­to­ayu­da y su­pera­ción de Váz­quez Mota.

La car­ta fue enviada só­lo a re­si­den­tes del Dis­tri­to 19 lo­cal, por co­rreo tra­di­cio­nal. Otra re­ve­la­ción del sín­di­co, apar­te de aún no apren­de a con­tar has­ta el 10 y la que da con su fir­ma y una ca­ri­ta son­rien­te al cal­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.