¿Par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na?

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ge­rar­do Cor­ti­nas Mu­rra

Reite­ro: La Ley de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na (LEY) apro­ba­da ha­ce un año, es lo que lla­ma­mos un ‘abor­to’ le­gis­la­ti­vo; es de­cir, es una ley que na­ció muer­ta. Fru­to del opor­tu­nis­mo elec­to­ral, en la que la ma­yo­ría de los dipu­tados de la Le­gis­la­tu­ra pa­sa­da (en su ca­li­dad de in­mi­nen­tes can­di­da­tos, vía re­elec­ción) en­ga­ña­ron al elec­to­ra­do, pre­go­nan­do que una de sus cua­li­da­des era la de ser per­so­nas con vo­ca­ción de­mo­crá­ti­ca.

Acre­di­té­mos­lo: Apro­ba­ron una re­for­ma a la Cons­ti­tu­ción Lo­cal, adi­cio­na­ron un pá­rra­fo del Art. 4º., del Ti­tu­lo “De los De­re­chos Fun­da­men­ta­les”, pa­ra otor­gar­le sus­ten­to cons­ti­tu­cio­nal a los ‘ins­tru­men­tos’ de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na (PC), al in­cor­po­rar un nue­vo de­re­cho hu­mano, a fa­vor de los chihuahuen­ses, en los tér­mi­nos si­guien­tes:

“En el Es­ta­do se re­co­no­ce el de­re­cho hu­mano a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, en­ten­di­da co­mo la ca­pa­ci­dad de las per­so­nas pa­ra in­ter­ve­nir en las de­ci­sio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, de­li­be­rar, dis­cu­tir y coope­rar con las au­to­ri­da­des, así co­mo pa­ra in­ci­dir (¿?) en la for­mu­la­ción, eje­cu­ción y eva­lua­ción de las po­lí­ti­cas y ac­tos de go­bierno, a tra­vés de los ins­tru­men­tos que pre­vé la le­gis­la­ción apli­ca­ble”.

Asi­mis­mo, se re­for­mó el Art. 21 cons­ti­tu­cio­nal, pa­ra plas­mar co­mo un de­re­cho de los ciu­da­da­nos chihuahuen­ses “par­ti­ci­par en los pro­ce­sos ple­bis­ci­ta­rios, de re­fe­rén­dum y de re­vo­ca­ción de man­da­to”; mis­mo que fue in­cor­po­ra­do en la LEY; así co­mo las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes y los pro­ce­di­mien­tos apli­ca­bles.

Ade­más, se creó el ‘Con­se­jo Con­sul­ti­vo’ de PC, in­te­gra­do por los ti­tu­la­res de los tres Po­de­res Es­ta­ta­les, del IEE y de los dos mu­ni­ci­pios con ma­yor po­bla­ción; con la par­ti­ci­pa­ción de “sie­te per­so­nas de la ciu­da­da­nía”, las cua­les se­rían se­lec­cio­na­das me­dian­te con­vo­ca­to­ria pú­bli­ca.

Lo an­te­rior, con­fir­ma que la LEY só­lo re­gla­men­ta la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­na­li­za­da; sin men­cio­nar si­quie­ra los mo­vi­mien­tos de re­sis­ten­cia ci­vil.

Asi­mis­mo, se rei­te­ra que los ciu­da­da­nos chihuahuen­ses tie­nen de­re­cho a “ha­cer uso” de los ins­tru­men­tos de PC; sin em­bar­go, en la LEY se se­ña­la que es­tos ins­tru­men­tos son enun­cia­ti­vos, pe­ro no li­mi­ta­ti­vos. ¿Aca­so hay más ins­tru­men­tos es­con­di­dos por ahí?

La LEY plas­ma la de­fi­ni­ción le­gal del Ple­bis­ci­to: “es un ins­tru­men­to de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, me­dian­te el cual se so­me­ten a con­si­de­ra­ción de la ciu­da­da­nía los ac­tos o de­ci­sio­nes ma­te­rial­men­te ad­mi­nis­tra­ti­vas del Po­der Eje­cu­ti­vo del Es­ta­do y de los Ayun­ta­mien­tos”.

De ma­ne­ra ex­pre­sa, la LEY es­ta­ble­ce que el ple­bis­ci­to mu­ni­ci­pal “ten­drá efec­to vin­cu­lan­te” cuan­do acu­dan a vo­tar al me­nos un nú­me­ro de ciu­da­da­nos equi­va­len­te al 10 por cien­to del to­tal de per­so­nas ins­cri­tas en la Lis­ta No­mi­nal del Mu­ni­ci­pio que co­rres­pon­da.

Re­cor­de­mos que, en los co­mi­cios lo­ca­les del 2018, la can­di­da­ta del PRI a la al­cal­día mu­ni­ci­pal de Juá­rez ob­tu­vo el 9 de la vo­ta­ción (45,000 vo­tos); y el can­di­da­to del PAN, el 13 por cien­to (69,000 vo­tos). En el Mu­ni­ci­pio de Chihuahua, el can­di­da­to priis­ta, ob­tu­vo po­co me­nos del 13 por cien­to de la vo­ta­ción (51,000 vo­tos).

La cues­tión es la si­guien­te: si par­ti­dos po­lí­ti­cos (PRI y PAN) que re­ci­ben fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co y pri­va­do, ape­nas re­ba­sa­ron el 10 por cien­to de la vo­ta­ción en esas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les; cu­ya vo­ta­ción to­tal de to­dos los can­di­da­tos con­ten­dien­tes re­pre­sen­ta, en nú­me­ros re­don­dos, me­nos de la mi­tad del Lis­ta­do No­mi­nal.

Yo me pre­gun­to: Una so­cie­dad des­or­ga­ni­za­da y con es­ca­sa cul­tu­ra po­lí­ti­ca, ¿Se­rá ca­paz de ob­te­ner el apo­yo de la ciu­da­da­nía -en es­ca­sos 90 días na­tu­ra­les- y lo­grar una vo­ta­ción que re­ba­se los 130,000 vo­tos en Juá­rez; y 50,000 vo­tos en Chihuahua?

Pe­ro la can­ti­dad de vo­tos se­ría lo de me­nos. La LEY no es­ta­ble­ce de que otra ma­ne­ra los chihuahuen­ses po­dría­mos par­ti­ci­par pa­ra “in­ci­dir”, de ma­ne­ra real y efec­ti­va, en la for­mu­la­ción, eje­cu­ción y eva­lua­ción de los ac­tos de go­bierno; mu­cho me­nos pa­ra “in­ter­ve­nir en las de­ci­sio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y de­li­be­rar con las au­to­ri­da­des”.

Lo di­cho: Los dipu­tados son el enemi­go nú­me­ro uno de los chihuahuen­ses y la LEY… una men­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.