De­mo­cra­cia grie­ga

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - JA­QUE Ma­te ser­gio sar­mien­to Twit­ter: @Ser­giosar­mien­to

El prin­ci­pio de la aris­to­cra­cia es la vir­tud, el de la oli­gar­quía la ri­que­za y el de la de­mo­cra­cia la li­ber­tad”. Aris­tó­te­les, Po­lí­ti­ca

Ciu­dad de Mé­xi­co.— La de­mo­cra­cia no es un sis­te­ma po­lí­ti­co per­fec­to, pe­ro su ma­yor vir­tud es que per­mi­te en­men­dar erro­res. Es­to lo de­mues­tran los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes de Gre­cia de es­te 7 de ju­lio, en que el go­bierno de Sy­ri­za fue re­cha­za­do por los vo­tan­tes que le en­tre­ga­ron el man­do al par­ti­do Nue­va De­mo­cra­cia de Ky­ria­kos Mit­so­ta­kis, quien ha pro­me­ti­do apli­car una agen­da li­be­ral.

La Coa­li­ción de la Iz­quier­da Ra­di­cal, co­no­ci­da por su acró­ni­mo Sy­ri­za, se for­mó con la fu­sión de 13 par­ti­dos y organizaci­ones an­ti­ca­pi­ta­lis­tas en 2004. Des­de su pri­mer in­ten­to elec­to­ral ese año, fue ga­nan­do gra­dual­men­te pre­sen­cia en el par­la­men­to grie­go. En­tre 2012 y 2014 en­ca­be­zó a la opo­si­ción y en 2015 triun­fó en las elec­cio­nes na­cio­na­les ba­jo la di­rec­ción de Ale­xis Tsi­pras, quien se con­vir­tió en pri­mer mi­nis­tro.

Tsi­pras en­con­tró lo que mu­chos an­tes: que es más di­fí­cil go­ber­nar que ser opo­si­ción. Si bien ha­bía pro­me­ti­do apli­car po­lí­ti­cas ra­di­ca­les y de­jar de pa­gar las deu­das del sec­tor pú­bli­co, no tu­vo más re­me­dio que lle­gar a acuer­dos pa­ra im­pe­dir la ex­pul­sión de Gre­cia del sis­te­ma del eu­ro y de la Unión Eu­ro­pea. Tu­vo así que apli­car me­di­das de austeridad y re­ne­go­ciar esa deu­da que ha­bía pro­me­ti­do re­pu­diar. Sus de­ci­sio­nes lle­va­ron a la re­nun­cia de su ra­di­cal mi­nis­tro de fi­nan­zas, Ya­nis Va­rou­fa­kis, quien de­ci­dió for­mar un nue­vo par­ti­do, el Diem25.

Qui­zá Tsi­pras sal­vó la eco­no­mía, que ha­bría su­fri­do un co­lap­so his­tó­ri­co si Gre­cia hu­bie­ra te­ni­do que de­jar el eu­ro y la Unión Eu­ro­pea, pe­ro tam­bién per­dió las elec­cio­nes de es­te 2019. Mit­so­ta­kis ob­tu­vo 39.6 por cien­to de los vo­tos, con­tra 31.6 de Tsi­pras. Va­rou­fa­kis, con su nue­vo par­ti­do, con­si­guió 3.5. En su cam­pa­ña Mit­so­ta­kis pro­pu­so re­for­mas pa­ra li­be­ra­li­zar la eco­no­mía grie­ga, la cual se ha con­traí­do por el pe­so de una enor­me deu­da gu­ber­na­men­tal y de un sec­tor pú­bli­co obe­so. En­tre las nue­vas pro­pues­tas se cuen­ta una re­duc­ción

de la car­ga fis­cal pa­ra lo­grar una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.

Ayer, ape­nas un día des­pués de las elec­cio­nes, Mit­so­ta­kis asu­mió el car­go de pri­mer mi­nis­tro, pe­ro al igual que Tsi­pras en­fren­ta­rá aho­ra pro­ble­mas enor­mes. La eco­no­mía grie­ga es­tá que­bra­da. Sin una dis­mi­nu­ción ra­di­cal del cos­to del go­bierno, el país se se­gui­rá re­za­gan­do fren­te a los de­más miem­bros de la Unión Eu­ro­pea.

Lo im­por­tan­te aquí es que Gre­cia nos ha de­mos­tra­do que un país de­mo­crá­ti­co pue­de bus­car so­lu­cio­nes en el ra­di­ca­lis­mo de iz­quier­da pa­ra des­pués en­men­dar el rum­bo. Esa es la ma­gia de la de­mo­cra­cia, que per­mi­te a los elec­to­res cam­biar sus de­ci­sio­nes. En al­gu­nos paí­ses, sin em­bar­go, los par­ti­dos an­ti­de­mo­crá­ti­cos han uti­li­za­do sus triun­fos en las ur­nas pa­ra des­pués des­man­te­lar la de­mo­cra­cia que les per­mi­tió lle­gar al po­der. Lo hi­cie­ron Mus­so­li­ni y Hitler en la Ita­lia y la Ale­ma­nia de las dé­ca­das de 1920 y 1930, y tam­bién Hu­go Chá­vez y Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la en es­te si­glo XXI.

El pue­blo grie­go se de­cep­cio­nó pri­me­ro de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, co­mo Nue­va De­mo­cra­cia, y re­cu­rrió a la iz­quier­da ra­di­cal. Hoy des­car­ta a Sy­ri­za pa­ra bus­car una vez más un go­bierno de Nue­va De­mo­cra­cia, pe­ro con un pri­mer mi­nis­tro que pro­me­te so­lu­cio­nes li­be­ra­les. El pro­ble­ma es que los ma­les eco­nó­mi­cos del país son tan pro­fun­dos que la me­di­ci­na tar­da­rá años o dé­ca­das pa­ra dar re­sul­ta­dos. De he­cho, na­die pue­de des­car­tar el ries­go de que los elec­to­res se de­ses­pe­ren nue­va­men­te y re­cu­rran a otras so­lu­cio­nes ra­di­ca­les, co­mo las que ofre­ce el par­ti­do neo­na­zi Au­ro­ra Do­ra­da.

To­mar ca­lles

“Pe­ro ima­gí­nen­se a una po­li­cía que se in­dis­ci­pli­na y to­ma las ca­lles. ¿Qué ima­gen da, quién va a apo­yar eso?” Coin­ci­do con el pre­si­den­te, aun­que es di­fí­cil bo­rrar el re­cuer­do de las to­mas de ca­lles del mo­vi­mien­to lo­pe­zo­bra­do­ris­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.