GPS

● En qué vo­lar a Ma­zatlán, la prin­ci­pal in­quie­tud ● Aler­ta de gé­ne­ro ni pa­ra cuán­do ● Una ga­ce­ti­lla muy lar­ga con Pascal ● Hay es­cul­tu­ra en el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - [email protected]­rioch.com.mx

Pa­se lo que pa­se el go­ber­na­dor, Ja­vier Co­rral, ya tie­ne pro­gra­ma­das sus va­ca­cio­nes pa­ra ini­ciar es­te fin de se­ma­na sin car­go de con­cien­cia por los pro­ble­mas que su­fre el es­ta­do en to­das las ma­te­rias, prin­ci­pal­men­te obra pú­bli­ca, se­gu­ri­dad y fi­nan­zas.

Sa­be­mos que par­ti­rá a su re­si­den­cia de pla­ya en Ma­zatlán, des­tino que no vi­si­ta pa­ra efec­tos va­ca­cio­na­les des­de di­ciem­bre del 2016 cuan­do se to­mó unos días a me­ses de ha­ber to­ma­do pro­tes­ta co­mo go­ber­na­dor. Lo hi­zo aque­lla oca­sión en un avión de la flo­ti­lla del es­ta­do.

Es­ta vez des­co­no­ce­mos si re­pe­ti­rá la ocu­rren­cia de usar al­gún avión o he­li­cóp­te­ro de los ofi­cia­les pa­ra via­jar, pe­ro de lo que es­ta­mos se­gu­ros es que no le in­tere­sa dis­fru­tar la ca­rre­te­ra, las gor­di­tas de asa­do más ade­lan­te de Du­ran­go ni el gran­dio­so puen­te Ba­luar­te al ini­cio de la ba­ja­da ha­cia el puer­to si­na­loen­se.

En­ton­ces el tra­yec­to de­be­rá ser por vía aé­rea. No cree­mos que use TAR por aque­llo de la in­co­mo­di­dad con el equi­pa­je y ver­se en la ne­ce­si­dad de an­dar sa­lu­dan­do gen­te por aquí y por allá en las sa­las de es­pe­ra, así que lo más sen­ci­llo se­rá echar mano del “avion­ci­to” de su su­bor­di­na­do je­fe del ga­bi­ne­te, Is­mael “El Cha­cho” Ro­drí­guez.

Esas son de­ci­sio­nes im­por­tan­tes, no la ca­se­ta de Sa­cra­men­to, no la in­se­gu­ri­dad, no la tre­pi­dan­te his­to­ria de te­rror que su­fre la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, no su ca­li­fi­ca­ción me­nor a tres en­tre los chihuahuen­ses...

El pro­ce­di­mien­to de aler­ta de gé­ne­ro so­li­ci­ta­do por las co­mi­sio­nes na­cio­nal y es­ta­tal de los De­re­chos Hu­ma­nos dor­mi­rá el sue­ño de los jus­tos du­ran­te unos me­ses más.

La ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral no ha sig­ni­fi­ca­do un cam­bio sus­tan­cial en es­ta ma­te­ria co­mo en otras. Si­gue las mis­mas pau­tas de com­por­ta­mien­to.

En la ru­ta, lo que si­gue es la de­sig­na­ción de las per­so­nas aca­dé­mi­cas y es­pe­cia­lis­tas de Chihuahua que in­te­gran el gru­po de tra­ba­jo.

Y si ya lo es­tán, pues se­rá en lo os­cu­ri­to, por­que no han si­do pu­bli­ci­ta­das en la pá­gi­na del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res o de la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra Erra­di­car y Prevenir la Vio­len­cia con­tra las Mu­je­res.

Ese gru­po de tra­ba­jo de­be­rá cons­ti­tuir­se y rea­li­zar un es­tu­dio de cam­po en Chihuahua pa­ra des­pués su­ge­rir ac­cio­nes y me­di­das al go­bierno es­ta­tal, quien ten­drá seis me­ses pa­ra im­ple­men­tar­las y mos­trar re­sul­ta­dos.

Se­rá has­ta en­ton­ces, nos di­cen, que ha­brá una aler­ta de gé­ne­ro, de ser con­ve­nien­te.

Pe­ro ello re­sul­ta ver­da­de­ra­men­te cri­mi­nal, sin que las or­ga­ni­za­cio­nes de­fen­so­ras de mu­je­res ha­yan le­van­ta­do la voz o se in­con­for­men.

Más aún cuan­do los nú­me­ros de vio­len­cia con­tra la mu­jer son te­rri­bles. No hay mo­di­fi­ca­ción en la pau­ta en el ac­tual ré­gi­men de go­bierno.

A ni­vel na­cio­nal, de acuer­do con el se­cre­ta­ria­do eje­cu­ti­vo de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, to­ta­li­zan 369 fe­mi­ni­ci­dios en 2019, con un pro­me­dio de 70 men­sua­les, sin que ha­ya una dis­mi­nu­ción real.

En Chihuahua lo mis­mo. Van 22 de enero al úl­ti­mo día de ma­yo, que es el úl­ti­mo da­to con que se cuen­ta. En ma­yo se pre­sen­ta­ron 6 fe­mi­ni­ci­dios, abril 5 y enero 6.

Tam­bién de­be lla­mar la aten­ción a ha­cer al­go la es­ta­dís­ti­ca en ma­te­ria de vio­len­cia sexual. En Chihuahua se ha te­ni­do in­for­ma­ción de mil 207 de­li­tos de es­ta na­tu­ra­le­za, con una es­ta­dís­ti­ca al al­za.

Son da­tos que de­ben lla­mar a una de­ci­sión in­me­dia­ta que rom­pa con la iner­cia de vio­len­cia, con una aler­ta de gé­ne­ro que no de­be es­pe­rar me­ses, en un le­tar­go cri­mi­nal, sin que se adop­ten ver­da­de­ra­men­te me­di­das pú­bli­cas de pro­tec­ción y se­gu­ri­dad pa­ra las mu­je­res.

Lar­go y ten­di­do -po­co más de ocho mi­nu­tos en ca­de­na na­cio­nal, con lo que ello cues­ta-, se echó el go­ber­na­dor Co­rral una en­tre­vis­ta con Pascal Bel­trán del Río, en Ima­gen Ra­dio, que por su­pues­to pre­su­mió co­mo siem­pre lo ha­ce.

Una vez más el go­ber­na­dor pri­vi­le­gia y se sien­te có­mo­do con los co­le­gas del cen­tro del país, bus­can­do la re­so­nan­cia na­cio­nal.

To­ca un te­ma con el cual, he­mos in­sis­ti­do en es­te es­pa­cio, el go­ber­na­dor di­ce una co­sa fren­te a los en­via­dos de An­drés Ma­nuel y otra, ape­nas le dan la es­pal­da.

Fue su co­mu­ni­ca­ción en red na­cio­nal una crí­ti­ca a la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad adop­ta­da por el go­bierno fe­de­ral, par­ti­cu­lar­men­te la Guar­dia Na­cio­nal.

Pe­ro más allá, nue­va­men­te el go­ber­na­dor rom­pe sus com­pro­mi­sos per­so­na­les con los co­mu­ni­ca­do­res lo­ca­les.

De acuer­do con su cam­bio de hu­mor to­ma de­ci­sio­nes, co­mo de­ci­mos lí­neas arri­ba, es su pro­pio co­mu­ni­ca­dor. Que­dó en el tin­te­ro la pro­me­sa de reunio­nes con me­dios los lu­nes y jue­ves.

Una pro­me­sa que de­be­ría ser ele­men­tal com­pa­re­cen­cia an­te la tri­bu­na de la opi­nión pú­bli­ca, pe­ro al fi­nal es pu­ro dis­cur­so.

Eso so­lo exis­tió en un mo­men­to da­do, una ins­pi­ra­ción di­vi­na, des­pués de la vi­si­ta pre­si­den­cial, con en­vi­dia o tal vez por re­co­men­da­ción pre­si­den­cial. La en­tre­vis­ta, ini­cia­da con un ama­ble Kui­ra ba ra­rá­mu­ri, fue una ado­ra­ble ga­ce­ti­lla.

Fue una cons­truc­ción que du­ró se­ma­nas, pa­ra ser tan sen­ci­lla. Los blocks ape­nas co­lo­ca­dos con ce­men­to es­tu­vie­ron lla­man­do la aten­ción en el ac­ce­so prin­ci­pal del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia.

Abo­ga­dos y pú­bli­co en ge­ne­ral se pre­gun­ta­ban de qué se tra­ta­ba, pe­ro la pre­gun­ta se­rá res­pon­di­da fi­nal­men­te has­ta ma­ña­na, pre­ci­sa­men­te en el día de los li­cen­cia­dos en de­re­cho.

Es una pe­que­ña es­ta­tua la que fue co­lo­ca­da an­tier, con los bra­zos abier­tos. Una jus­ti­cia con los ojos ven­da­dos y las ba­lan­zas en sus bra­zos.

Una in­ver­sión pa­ra con­me­mo­rar el aniver­sa­rio de los abo­ga­dos, aun­que ellos -nos man­dan de­cir­pre­fe­ri­rían ma­yor es­ta­cio­na­mien­to, ce­le­ri­dad en los jui­cios, ca­li­dad en la aten­ción en ac­tua­rias, y otras lin­du­ras tan ne­ce­sa­rias pa­ra rea­li­zar el tra­ba­jo co­ti­diano, que les abran los cur­sos del In­fo­raj.

Lo de la es­ta­tua es un lu­jo fi­fí, así nos lo hi­cie­ron sa­ber al en­viar­nos la ima­gen que le mos­tra­mos en nues­tra edi­ción di­gi­tal.

El que anotó gol en el In­fo­na­vit fue el ac­ti­vis­ta tri­co­lor Pe­dro Do­mín­guez, de la Alian­za de Apo­yo a Cau­sas Po­pu­la­res A.C.

El re­cla­mo de Do­mín­guez Alar­cón –a fa­vor de acre­di­ta­dos del or­ga­nis­mo que tie­nen has­ta trein­ta años pa­gán­do­le sin que ba­je el mon­to del ca­pi­tal, los que han caí­do en mo­ra y los que han to­ma­do vi­vien­das de for­ma pa­cí­fi­ca- prác­ti­ca­men­te ha si­do re­to­ma­do por el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en to­dos sus sen­ti­dos.

Di­chas cau­sas fue­ron ex­pues­tas al je­fe del Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral por Do­mín­guez. A su vez Ló­pez Obra­dor en­vió al Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción una se­rie de pro­pues­tas de ac­cio­nes con­cre­tas.

La res­pues­ta del con­se­jo del or­ga­nis­mo fe­de­ral, sig­na­do por el di­rec­tor ge­ne­ral Car­los Mar­tí­nez Ve­láz­quez y los in­te­gran­tes del sec­tor pa­tro­nal, obre­ro y de go­bierno, da cuen­ta de 5 de­ci­sio­nes no­ta­bles pa­ra do­tar­le de nue­vo al In­fo­na­vit de su ex­tra­via­do sen­ti­do so­cial.

De es­tas de­ci­sio­nes, 2 co­rres­pon­den a las cau­sas por las que ha lu­cha­do el priis­ta.

Se tra­ta del desis­ti­mien­to de los lla­ma­dos jui­cios ma­si­vos que pu­die­ran de­ri­var en des­alo­jos, así co­mo aca­bar con los li­ti­gios que se ha­cían fue­ra del lu­gar de re­si­den­cia de los acre­di­ta­dos o de­re­choha­bien­tes, lo que les im­po­si­bi­li­ta­ba de­fen­der­se de for­ma ade­cua­da.

La otra es el ofre­ci­mien­to de fa­ci­li­da­des de pa­go pa­ra evi­tar que los tra­ba­ja­do­res en pro­ble­mas con el or­ga­nis­mo, pier­dan su pa­tri­mo­nio por co­bros im­pa­ga­bles.

El ex­dipu­tado y ac­ti­vis­ta po­pu­lar con es­to re­ci­bió res­pues­ta fa­vo­ra­ble a sus ges­tio­nes, pe­ro no ba­ja­rá ban­de­ra por­que aún que­dan mu­chos pen­dien­tes que in­vo­lu­cran a au­to­ri­da­des de to­dos los ni­ve­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.