De po­lí­ti­ca y co­sas peo­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - CATÓN Es­cri­tor y Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Ciu­dad de Mé­xi­co.- “¿Es us­ted par­ti­da­rio de las re­la­cio­nes se­xua­les an­tes del ma­tri­mo­nio?”. Tal pre­gun­ta le hi­zo la en­cues­ta­do­ra a un in­di­vi­duo. “Sí -res­pon­dió el en­cues­ta­do-, pe­ro a con­di­ción de no ha­cer es­pe­rar mu­cho a los in­vi­ta­dos”. Don Mar­ti­riano, el su­fri­do es­po­so de do­ña Jo­don­cia, les con­tó a sus ami­gos: “Mi mu­jer quie­re que com­pre­mos un co­che. Yo pien­so que de­be­mos guar­dar el di­ne­ro pa­ra nues­tra ve­jez”. In­ter­vino uno de los ami­gos: “Des­pués nos di­ces de qué co­lor es el co­che”. Eran los tiem­pos de mi pri­me­ra ju­ven­tud, fe­liz pe­ro no tan­to co­mo la se­gun­da que es­toy vi­vien­do aho­ra. Es­tu­dian­te de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la UNAM arre­glé el ho­ra­rio de mo­do que mis cla­ses con­cluían a las 11 de la ma­ña­na de los vier­nes. El res­to de la se­ma­na lo de­di­ca­ba a via­jar de aven­tón por to­da la Re­pú­bli­ca. El pul­gar de mi mano de­re­cha y la bue­na vo­lun­tad de in­con­ta­bles conductore­s me lle­va­ron a co­no­cer las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país, los más her­mo­sos puer­tos, pue­bli­tos cu­yos nom­bres ni si­quie­ra apa­re­cían en los ma­pas. Mé­xi­co era en aque­lla épo­ca un país se­gu­ro; to­do mun­do con­fia­ba en to­do mun­do. Ja­más tu­ve una ex­pe­rien­cia ma­la en el cur­so de esos pe­ri­plos. Re­ci­bí en ellos mu­chas en­se­ñan­zas de la vi­da. Vi, por ejem­plo, a un ofi­cial de la Po­li­cía Fe­de­ral de Ca­mi­nos dor­mi­do en su pa­tru­lla a la ori­lla de la ca­rre­te­ra. Los ca­mio­ne­ros se de­te­nían y sin des­per­tar al “je­fe” le de­ja­ban un bi­lle­te de 20 pe­sos. El asien­to al la­do del po­li­cía que ron­ca­ba es­ta­ba lleno de esos bi­lle­tes que na­die se atre­vía a to­car. Así tu­ve el pri­mer atis­bo de la co­rrup­ción rei­nan­te en las cor­po­ra­cio­nes po­li­cía­cas. En la ciu­dad la gen­te le te­mía más a la Po­li­cía Ju­di­cial que a los de­lin­cuen­tes mis­mos. En­tien­do que la crea­ción de la Guar­dia Na­cio­nal por AMLO obe­de­ce a su in­ten­ción, que creo sin­ce­ra, de aca­bar con la co­rrup­ción en los cuer­pos de se­gu­ri­dad. En to­dos ellos hay ele­men­tos ho­nes­tos que aca­ban por pa­gar las cul­pas de quie­nes des­pres­ti­gian a su cor­po­ra­ción. Es una pe­na, en­ton­ces, que el nue­vo or­ga­nis­mo, en­tre po­li­cial y mi­li­tar, es­té em­plea­do prin­ci­pal­men­te en la ta­rea de con­te­ner -de de­te­ner- a los mi­gran­tes que lle­gan a nues­tro país pa­ra ir al del nor­te. Tal ac­ción obe­de­ce al mie­do o pá­ni­co que sien­te Ló­pez Obra­dor an­te el po­de­ro­so pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, del cual pa­re­ce ser ob­se­cuen­te co­la­bo­ra­dor. Una co­sa es la pru­den­cia con que se de­be ac­tuar fren­te a un ener­gú­meno co­mo Trump y otra muy di­fe­ren­te es com­pro­me­ter la dig­ni­dad de Mé­xi­co pres­tán­do­se a ser­vir en to­do a ese pre­po­ten­te man­da­ta­rio, con men­gua de la an­tes pres­ti­gio­sa tra­di­ción di­plo­má­ti­ca de nues­tro país. En fin, pe­se a las cuen­tas ale­gres de AMLO si­gue la su­ble­va­ción de la Po­li­cía Fe­de­ral fren­te a un ré­gi­men que acos­tum­bra po­ner la ac­ción an­tes que la pla­nea­ción. Es­pe­re­mos que sean res­pe­ta­dos los de­re­chos de los po­li­cías y su li­bre vo­lun­tad, pues Ló­pez Obra­dor no pa­re­ce te­ner en mu­cho a los de­re­chos hu­ma­nos, an­tes bien agre­de a la ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de pro­te­ger­los. Por úl­ti­mo, aguar­de­mos a ver el re­sul­ta­do de mez­clar ele­men­tos ci­vi­les y mi­li­ta­res en un mis­mo or­ga­nis­mo cu­ya ac­tua­ción só­lo el tiem­po po­drá aqui­la­tar de­bi­da­men­te. Don Al­gón, sa­laz eje­cu­ti­vo, le re­ga­ló un fi­ní­si­mo abri­go de piel a su lin­da se­cre­ta­ria Ro­si­bel. Le ex­pli­có: “Es que me gus­ta abri­gar es­pe­ran­zas”. Do­ña Ma­ca­lo­ta le di­jo a don Chin­gue­tas: “Ano­che hi­cis­te el ri­dícu­lo en la fies­ta. Bai­las­te po­nién­do­te una toa­lla a mo­do de fal­da de mu­jer. Es­pe­ro que na­die se ha­ya da­do cuen­ta de que es­ta­bas com­ple­ta­men­te so­brio”. En la no­che de bo­das el po­bre­tón que ca­só con mu­jer ri­ca no po­día po­ner­se en ap­ti­tud de con­su­mar el ma­tri­mo­nio. “Por fa­vor -le su­pli­có a su des­po­sa­da-, di­me cuán­to di­ne­ro tienes, a ves si eso me mo­ti­va”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.