De­sen­can­ta­dos

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - ser­gio agua­yo @ser­gioa­gua­yo

Ciu­dad de Mé­xi­co.- La apro­ba­ción del Pre­si­den­te ha caí­do 14 pun­tos en sie­te me­ses, pe­ro man­tie­ne un só­li­do 66 por cien­to. Otra for­ma de ver los nú­me­ros es pen­sar en los 4.5 mi­llo­nes de de­sen­can­ta­dos; vo­ta­ron por él en 2018 y es­tán in­con­for­mes con su ges­tión.

Los nú­me­ros vie­nen de la en­cues­ta coor­di­na­da por Ale­jan­dro Mo­reno y pu­bli­ca­da por El Fi­nan­cie­ro el pa­sa­do 1o. de ju­lio. Ale­jan­dro me ex­pli­ca, en con­ver­sa­ción pos­te­rior, que el de­sen­can­to es más o me­nos si­mi­lar en los prin­ci­pa­les seg­men­tos so­cio­eco­nó­mi­cos; afec­ta a uni­ver­si­ta­rios y a quie­nes tie­nen mí­ni­mos edu­ca­ti­vos. Es por su­pues­to pre­ma­tu­ro concluir que es una ten­den­cia irre­ver­si­ble o pa­sa­je­ra. Es una ins­tan­tá­nea so­bre el des­gas­te su­fri­do en sie­te me­ses de go­bierno. ¿Cuá­les po­drían ser las cau­sas?

Los lea­les al Pre­si­den­te pen­sa­rán que la desafec­ción fue sem­bra­da y re­ga­da por las re­des so­cia­les, la pren­sa “fi­fí” y los co­men­ta­ris­tas crí­ti­cos -que por avie­sas ra­zo­nes­quie­ren fre­nar el cam­bio enar­bo­la­do por el Pre­si­den­te.

Otra ex­pli­ca­ción es que sie­te me­ses des­pués se con­fir­ma una vie­jí­si­ma lec­ción: es más fá­cil pro­me­ter que cum­plir. El fu­tu­ro po­drá ser di­fe­ren­te, pe­ro en es­tos mo­men­tos el go­bierno en­ca­be­za­do por Ló­pez Obra­dor tie­ne po­co que pre­su­mir en los te­mas que más preo­cu­pan a la so­cie­dad: la in­se­gu­ri­dad y la eco­no­mía.

La fal­ta de re­sul­ta­dos se en­la­za con el ras­go re­ga­ñón de la per­so­na­li­dad pre­si­den­cial. Du­ran­te mu­chos años tun­dió dis­cur­si­va­men­te a la “ma­fia del po­der”, a las Fuer­zas Ar­ma­das y lan­za­ba gru­ñi­dos oca­sio­na­les a Do­nald Trump. Cuan­do to­mó po­se­sión e inau­gu­ró las ma­ña­ne­ras, em­pe­zó a cor­te­jar a los ad­ver­sa­rios an­tes men­cio­na­dos, e ini­ció la des­ca­li­fi­ca­ción de aque­llos gru­pos de cla­se me­dia, con­de­na­dos a pa­de­cer des­pi­dos y/o re­cor­tes. Sa­ta­ni­zán­do­los, su­pon­go, jus­ti­fi­ca­ba el vi­ra­je en es­tra­te­gia y dis­cur­so.

A la aca­de­mia la ca­li­fi­có de “ma­fia de la cien­cia” y su vocero ase­gu­ró que en Co­nacyt hu­bo “es­ta­fas más gran­des que la ‘Es­ta­fa Maes­tra’”. Las es­tan­cias in­fan­ti­les se trans­for­ma­ron en ni­dos de “co­rrup­ción y des­víos” pre­su­pues­ta­les y has­ta asig­na­ron por­cen­ta­jes a las “irre­gu­la­ri­da­des”: las ha­bía en “dos de ca­da tres es­tan­cias in­fan­ti­les”. El Pre­si­den­te re­co­no­ció te­ner­le “mu­cha des­con­fian­za a to­do lo que lla­man so­cie­dad ci­vil o ini­cia­ti­vas in­de­pen­dien­tes”; ¿el mo­ti­vo?: re­ci­ben “mo­ches”, son “fi­fís”, les fal­ta un “ba­ño de pue­blo”.

A los “mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas y de de­re­chos hu­ma­nos” los res­pon­sa­bi­li­zó de la lon­ge­vi­dad del ré­gi­men au­to­ri­ta­rio: “veían el ár­bol, pe­ro no el bos­que [por­que] ca­da quien se ocu­pa­ba de su mo­vi­mien­to”. A los ele­men­tos de la Po­li­cía Fe­de­ral los ca­li­fi­có de “co­rrup­tos y echa­dos a per­der” y cuan­do se re­be­la­ron, ne­gó su le­gi­ti­mi­dad.

Los dar­dos ad­je­ti­va­dos ca­re­cie­ron, en la ma­yo­ría de los ca­sos, de sus­ten­to fác­ti­co. Eran co­mo los re­gla­zos y pe­lliz­cos que usa­ban los maes­tros y maes­tras de an­ta­ño, pa­ra de­mos­trar quién man­da­ba.

Es muy po­si­ble que es­tos dam­ni­fi­ca­dos del ré­gi­men ali­men­ta­ran las fi­las de los des­con­ten­tos re­fle­ja­das en las en­cues­tas. Un in­di­ca­dor nu­mé­ri­co se­ría que el 61 por cien­to de los en­cues­ta­dos por Mo­reno ex­pre­san in­con­for­mi­dad con la ma­ne­ra co­mo se han tra­ta­do a las es­tan­cias in­fan­ti­les (aun­que mu­chos de ellos si­gan apro­ban­do en lo ge­ne­ral al Pre­si­den­te).

La aus­te­ri­dad, el com­ba­te a la co­rrup­ción y el re­for­za­mien­to de los pro­gra­mas so­cia­les son me­tas le­gí­ti­mas y desea­bles; por esa ra­zón, mu­chos di­mos el vo­to a AMLO. Mo­les­ta y ofen­de la ma­ne­ra in­sen­si­ble y caó­ti­ca en que se es­tán im­ple­men­tan­do e im­po­nien­do re­cor­tes, así co­mo la ma­ne­ra tan frí­vo­la co­mo ge­ne­ra­li­zan la des­ca­li­fi­ca­ción. ¿Por qué mal­tra­tan tan­to a la so­cie­dad ci­vil, a los aca­dé­mi­cos y a la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos y tra­tan tan bien a Ri­car­do Sa­li­nas Plie­go, a los maes­tros de la CNTE, al Par­ti­do Ver­de y a los evan­gé­li­cos? ¡El mun­do al re­vés!

Los cho­ques con es­tos sec­to­res es­tán pro­vo­can­do una res­pues­ta or­ga­ni­za­da que se ex­pre­sa en re­des, en via­li­da­des ce­rra­das exi­gien­do me­sas de ne­go­cia­ción, en am­pa­ros y en de­nun­cias an­te me­dios de Mé­xi­co y del ex­te­rior. En su­ma, in­gre­dien­tes que ali­men­tan la po­la­ri­za­ción na­cio­nal y des­vían la aten­ción de las trans­for­ma­cio­nes tan ne­ce­si­ta­das por el país. La pre­gun­ta es muy ob­via: ¿no val­dría la pe­na mo­de­rar y re­du­cir la llu­via de ad­je­ti­vos? ¡Los mo­da­les sí im­por­tan!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.