Su ma­jes­tad Me­gan Ra­pi­noe

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ve­ro­ni­ca Vi­lle­gas gar­za @Apren­diz­de­je­di

Un ami­go pe­rio­dis­ta y es­pe­cia­li­za­do en de­por­te me de­cía un día: el de­por­te se en­cuen­tra en cual­quier as­pec­to de la vi­da en so­cie­dad, es de­cir, el de­por­te por ser una ac­ti­vi­dad so­cial, es en sí mis­mo un ac­to po­lí­ti­co. Ha­blan­do del uso po­lí­ti­co que se le da al de­por­te, que lo mis­mo sir­ve para even­tos de cam­pa­ña, que, para dar­le es­ca­pa­ra­te al pre­si­den­te o go­ber­na­dor en turno, es­to ge­ne­ral­men­te con muy ma­los re­sul­ta­dos, sólo re­cor­de­mos los abu­cheos a los que se han ex­pues­to pre­si­den­tes de la re­pú­bli­ca en las inauguraci­ones de los mun­dia­les o go­ber­na­do­res en los par­ti­dos de béis­bol.

Es­tos even­tos de­por­ti­vos mag­ni­fi­ca­dos hoy en día por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les han ser­vi­do para ex­po­ner pro­ble­má­ti­cas o exi­gen­cias de ti­po so­cial, re­cor­de­mos a Muham­mad Alí cuan­do fue lla­ma­do a com­ba­te de­cla­ró a la pren­sa “A mí el Viet­cong ese no me ha he­cho na­da” y que co­mo mu­sul­mán prac­ti­can­te sus creen­cias re­li­gio­sas le im­pe­dían lu­char, y por no alar­gar­me en las anéc­do­tas re­cuer­do el ca­so de Co­lin Kae­per­nick, el ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano que se ne­gó a po­ner­se de pie du­ran­te el himno na­cio­nal y per­ma­ne­ció de ro­di­llas du­ran­te el mis­mo co­mo una cla­ra pro­tes­ta por el ase­si­na­to de ciu­da­da­nos ne­gros por par­te de po­li­cías blan­cos.

No es mi in­ten­ción em­pe­zar a edi­to­ria­li­zar en ma­te­ria de­por­ti­va, de la cual co­noz­co muy poco, sólo tra­to de con­tex­tua­li­zar y re­sal­tar có­mo es­tas fi­gu­ras de­por­ti­vas me­dia­ti­za­das han usa­do la ex­po­si­ción de la que son ob­je­to en me­dios de co­mu­ni­ca­ción y re­des so­cia­les para dar a co­no­cer te­mas o agen­das so­cia­les que les preo­cu­pan o so­bre las cua­les quie­ren apor­tar al­gún cam­bio.

Ejem­plo de lo an­te­rior es Me­gan Ra­pi­noe, la ju­ga­do­ra fue ba­lón y bo­ta de oro ade­más de cam­peo­na mun­dial con el equi­po de Es­ta­dos Uni­dos, es­ta mu­jer co­bra re­le­van­cia des­de el 2016 cuan­do co­mien­za a per­ma­ne­cer de ro­di­llas du­ran­te la en­to­na­ción del himno na­cio­nal en fran­ca pro­tes­ta con­tra la pos­tu­ra del pre­si­den­te Do­nald Trump ha­cia las mi­no­rías y los mi­gran­tes.

Du­ran­te el re­cien­te Mun­dial Fe­me­nil de la FIFA Ra­pi­noe se vio en­vuel­ta en una po­lé­mi­ca con el Pre­si­den­te Do­nald Trump, cuan­do la ju­ga­do­ra di­jo en una en­tre­vis­ta que se ne­ga­ría a ir a “la pu­ta Ca­sa Blan­ca” en ca­so de que su equi­po ga­na­ra el cer­ta­men, ex­pre­san­do de es­ta ma­ne­ra su re­cha­zo al Pre­si­den­te, a lo cual Trump no du­dó en ex­pre­sar en sus re­des so­cia­les: “Me­gan nun­ca de­be­ría fal­tar­le el res­pe­to a nues­tro país, la Ca­sa Blan­ca o nues­tra ban­de­ra, es­pe­cial­men­te por­que se ha he­cho mu­cho por ella y por el equi­po. Sién­te­te orgullosa de la ban­de­ra que usas”. Me­gan a su vez no tar­dó en res­pon­der­le y ex­po­ner su pos­tu­ra: “Me sien­to afor­tu­na­da de es­tar en es­te país, nun­ca po­dría ha­cer es­to en otros lu­ga­res, pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que no po­da­mos me­jo­rar, ni sig­ni­fi­ca que no de­be­ría­mos es­for­zar­nos por ser me­jo­res”.

Lo de­más ya es his­to­ria, el equi­po fe­me­nil de futbol soccer ga­nó el mun­dial y Me­gan con­ven­ció a to­das sus com­pa­ñe­ras de la se­lec­ción de no acu­dir a la Ca­sa Blan­ca, en su dis­cur­so de es­ta se­ma­na ma­ni­fes­tó: “De­be­mos amar más y odiar me­nos, es­cu­char más y ha­blar me­nos. Es res­pon­sa­bi­li­dad de todos ha­cer del mun­do un lu­gar me­jor”.

Vuel­vo a mi idea ori­gi­nal, hoy más que nun­ca el de­por­te se ha vuel­to po­lí­ti­co, aho­ra el men­sa­je de una mu­jer sur­ge con mu­cha ma­yor fuer­za ya que el futbol soccer es el pri­mer de­por­te prac­ti­ca­do por las ni­ñas en las pri­ma­rias de Es­ta­dos Uni­dos y con una se­lec­ción fe­me­nil ga­na­do­ra, con una ca­pi­ta­na ac­ti­vis­ta por los de­re­chos de las mi­no­rías y la co­mu­ni­dad LGTBI, con un Pre­si­den­te con­ser­va­dor y unas in­ci­pien­tes cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les.

Vi­vi­mos una épo­ca en que lo que se ex­pre­sa fue­ra de la can­cha es ca­si tan im­por­tan­te co­mo lo que se jue­ga den­tro de ella, Me­gan tam­bién ha en­fi­la­do sus ba­te­rías con­tra la FIFA: “Es un in­sul­to con­tra el fút­bol fe­me­nino. Es una idea te­rri­ble po­ner la fi­nal de la co­pa Amé­ri­ca y la Co­pa Oro al mis­mo tiem­po que nues­tra fi­nal. Ha­bla­mos de una fi­nal mun­dial, de­be­ría ser un día para pa­ra­li­zar to­do en el fút­bol y dar­nos vi­si­bi­li­dad”.

El día de la fi­nal al­go nun­ca an­tes vis­to su­ce­dió el do­min­go en el cam­po de jue­go, al ter­mi­nar el par­ti­do hom­bres y mu­je­res, pú­bli­co en ge­ne­ral, em­pe­za­ron a co­rear: Equal Pay (pa­go igual).

En una so­cie­dad ur­gi­da de modelos y fi­gu­ras de em­po­de­ra­mien­to, fuer­za y dis­ci­pli­na en don­de las ni­ñas pue­dan iden­ti­fi­car­se y se­guir, su­gie­ro no qui­tar los ojos so­bre la fi­gu­ra de Me­gan Ra­pi­noe, se­gui­re­mos oyen­do de ella por­que no se con­for­ma­rá con es­to y se­gui­rá has­ta con­se­guir sus ob­je­ti­vos de igual­dad y jus­ti­cia en el de­por­te y en la so­cie­dad.

De­be­mos amar más y odiar me­nos, es­cu­char más y ha­blar me­nos. Es res­pon­sa­bi­li­dad de todos ha­cer del mun­do un lu­gar me­jor”

Me­gan Ra­pi­noe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.