“Mul­ti­pli­can” sus vo­ces vs vio­len­cia de gé­ne­ro

El Diario de Chihuahua - - LOCAL - Sa­lud Ochoa / El Dia­rio so­[email protected]­rioch.com.mx

In­ten­to de ahor­ca­mien­to o as­fi­xia, agre­sio­nes con cu­chi­llo, uso de ar­mas y uso de fuer­za pa­ra te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, son só­lo al­gu­nos ti­pos de vio­len­cia que las mu­je­res in­dí­ge­nas de Chihuahua y el país su­fren de ma­ne­ra co­ti­dia­na y que las lle­va en oca­sio­nes a la muer­te.

La En­cues­ta Na­cio­nal so­bre la Di­ná­mi­ca de las Re­la­cio­nes –En­di­reh- es­ti­ma que 59 por cien­to de es­te gru­po po­bla­cio­nal ha ex­pe­ri­men­ta­do al­gún ti­po de vio­len­cia (emo­cio­nal, fí­si­ca, se­xual, eco­nó­mi­ca, pa­tri­mo­nial o dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral) a lo lar­go de su vi­da con­vir­tién­do­se –se­gún di­ver­sos es­tu­dios- en las “más vio­len­ta­das de las vio­len­ta­das”. Las chihuahuen­ses no son la ex­cep­ción.

En es­te con­tex­to, en el que el fe­nó­meno vio­len­to se pro­du­ce en un sis­te­ma de múl­ti­ples es­truc­tu­ras de opre­sión que se tras­la­pan y ope­ran si­mul­tá­nea­men­te, un gru­po de mu­je­res de la et­nia ra­rá­mu­ri de la re­gión de Bo­coy­na, se unió en el 2010 pa­ra ha­cer fren­te al fla­ge­lo que las afec­ta co­ti­dia­na­men­te y a to­das las eda­des, tan­to al in­te­rior co­mo al ex­te­rior del círcu­lo fa­mi­liar. De­ci­die­ron ca­pa­ci­tar­se, re­pli­car sus co­no­ci­mien­tos y al­zar la voz con­tra el mal­tra­to emo­cio­nal, fí­si­co y se­xual. Pos­te­rior­men­te se con­for­ma­ron co­mo la aso­cia­ción ci­vil “Vi­vir sin vio­len­cia”.

Nue­ve años más tar­de, la voz de esas mu­je­res bus­ca tras­cen­der las fron­te­ras lo­ca­les y lle­gar a otras co­mu­ni­da­des don­de sus con­gé­ne­res si­guen sien­do víc­ti­mas del mal­tra­to. ¿El si­guien­te pa­so? “To­mar” Ca­ri­chí y los po­bla­dos ale­da­ños pa­ra ca­pa­ci­tar a las mu­je­res y en­se­ñar­les que tie­nen de­re­cho a vi­vir sin vio­len­cia.

La ini­cia­ti­va res­pal­da­da por el Ins­ti­tu­to Chihuahuen­se de las Mu­je­res –Ich­mu­je­res­bus­ca no só­lo apo­yar a las fé­mi­nas sino pre­ve­nir y erra­di­car es­tas prác­ti­cas, en un país co­mo Mé­xi­co, don­de el 47 por cien­to de las mu­je­res in­dí­ge­nas ma­yo­res de 15 años ha su­fri­do al­gu­na for­ma de vio­len­cia, son dis­cri­mi­na­das y vio­len­ta­das tan­to por agre­so­res in­dí­ge­nas co­mo no in­dí­ge­nas, se­gún lo es­ta­ble­ce un in­for­me pu­bli­ca­do por la Red To­dos los De­re­chos pa­ra To­dos (Red TDT), que aglu­ti­na a 87 or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les.

“El ob­je­ti­vo de es­tas ac­cio­nes edu­ca­ti­vas es ir con­for­man­do un gru­po de mu­je­res que pue­dan re­pli­car lo apren­di­do en sus co­mu­ni­da­des, es­te se­ría el se­gun­do gru­po que se crea y que es una opor­tu­ni­dad pa­ra lle­gar a lu­ga­res le­ja­nos a tra­vés de las par­ti­ci­pan­tes que desean con­tri­buir en es­ta ini­cia­ti­va, dan­do a co­no­cer cuá­les son sus de­re­chos y qué ha­cer si es­tán vi­vien­do en con­di­cio­nes vio­len­tas”, se­ña­la Kar­la Are­llano miem­bro del equi­po de Ich­mu­je­res.

El pri­mer ta­ller de ca­pa­ci­ta­ción se im­par­tió el pa­sa­do 7 de ju­lio en San Jo­sé Ba­quea­chi don­de se con­tó con la asis­ten­cia de 42 per­so­nas de esa co­mu­ni­dad y pos­te­rior­men­te se tie­ne pro­gra­ma­do acu­dir a Chi­nea­chi y Ba­ca­bu­rea­chi, en­tre otras.

“La fi­na­li­dad es ir se­lec­cio­nan­do mu­je­res pa­ra con­for­mar un gru­po de mul­ti­pli­ca­do­ras que pa­ra el 2020 em­pie­cen con el pro­ce­so de pro­fe­sio­na­li­za­ción en di­ver­sos te­mas, que las lle­ven a re­pli­car­los a mu­je­res y hom­bres, to­do en­ca­mi­na­do a vi­vir una vi­da li­bre de vio­len­cia con­tra las mu­je­res”, ex­pli­ca Are­llano.

Los ta­lle­res son im­par­ti­dos por miem­bros de la or­ga­ni­za­ción Ke ta­si Koa­ga Pe­rel­bo, Vi­vir sin Vio­len­cia A. C., in­te­gran­tes del pri­mer gru­po de mul­ti­pli­ca­do­ras con­for­ma­do en Creel, Bo­coy­na y que hoy día cuen­tan con una ca­sa de la mu­jer in­dí­ge­na.

“Ellas son tra­duc­to­ras del idio­ma ra­rá­mu­ri y las mu­je­res que acu­den a es­tos cur­sos se sien­ten iden­ti­fi­ca­das y en con­fian­za, don­de pue­den sen­tir la em­pa­tía de com­par­tir ex­pe­rien­cias en­tre igua­les, ma­ne­jan­do ma­te­ria­les con un en­fo­que de in­ter­cul­tu­ra­li­dad”, di­ce Are­llano.

Afec­ta a ni­ñas y adul­tas: Ri­vas

La vio­len­cia de gé­ne­ro en la re­gión se­rra­na afec­ta a ni­ñas, ado­les­cen­tes, jó­ve­nes y adul­tas por igual y men­sual­men­te se in­ter­po­nen por lo me­nos 11 de­nun­cias an­te la Fis­ca­lía por es­te mo­ti­vo, se­ña­la Ene­di­na Ri­vas, pre­si­den­te de Vi­vir sin Vio­len­cia A.C.

En Mé­xi­co hay un pro­me­dio de 7.5 mu­je­res ase­si­na­das ca­da día, 15 mil 466 des­apa­re­ci­das, más de 50 mil víc­ti­mas de tra­ta, 36.5 vio­la­cio­nes dia­rias, có­di­gos pe­na­les que cri­mi­na­li­zan el abor­to y 20 mi­llo­nes de mu­je­res que re­fie­ren ha­ber su­fri­do al­gún ti­po de vio­len­cia se­xual, por tan­to, son las pro­pias mu­je­res quie­nes de­ben to­mar las riendas de su vi­da por­que, “Si no lo ha­ce­mos no­so­tras ¿quién lo ha­rá?”, di­ce Ene­di­na.

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do muy du­ro pa­ra pre­ve­nir y aten­der a quie­nes su­fren vio­len­cia. So­mos 15 mu­je­res ra­rá­mu­ri que es­ta­mos en ca­pa­ci­ta­ción cons­tan­te, nos cons­ti­tui­mos le­gal­men­te co­mo Aso­cia­ción Ci­vil pa­ra po­der con­ti­nuar y tras­mi­tir esos co­no­ci­mien­tos a otras mu­je­res a tra­vés de plá­ti­cas y ta­lle­res”, in­di­ca.

Sin em­bar­go, im­par­tir una plá­ti­ca de de­re­chos hu­ma­nos ha sig­ni­fi­ca­do pa­ra ellas a ve­ces lar­gos re­co­rri­dos a pie, ba­jo la llu­via, los in­ten­sos ra­yos del sol, en­fren­tar la cre­cien­te de los ríos a lo­mo de bu­rro o la vio­len­cia ge­ne­ra­li­za­da que se vi­ve en la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra y que las co­lo­ca al fi­lo del pe­li­gro.

“No­so­tras no ólo aten­de­mos a las per­so­nas que vie­nen a pe­dir ayu­da sino que va­mos a las co­mu­ni­da­des a bus­car­las, apo­yar­las y a de­cir­les que no es­tán so­las y que hay otras po­si­bi­li­da­des de vi­da más allá de la vio­len­cia. Acu­di­mos ba­jo nues­tro pro­pio ries­go. Te­ne­mos que ir, dar los ta­lle­res sin im­por­tar que es­té llo­vien­do, que ten­ga­mos que via­jar a pie, cru­zar los arro­yos y tam­bién los pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad. Pe­ro te­ne­mos que ha­cer­lo por­que si no nos ayu­da­mos en­tre no­so­tras na­die lo ha­rá”, ase­gu­ra la en­tre­vis­ta­da.

Abun­da en que par­te de sus ta­reas son acom­pa­ñar a las víc­ti­mas, ca­na­li­zar­las al hos­pi­tal,

Mu­je­res in­dí­ge­nas en­se­ñan a otras a iden­ti­fi­car y de­fen­der­se del mal­tra­to

al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co o a la ins­tan­cia que se re­quie­ra se­gún sea el ca­so.

“Re­ci­bi­mos en pro­me­dio a 15 mu­je­res al mes, aun­que tam­bién se tie­ne que dar se­gui­mien­to a los ca­sos pen­dien­tes. El gru­po de edad don­de hay más afec­ta­das es de 30 a 40 años, pe­ro tam­bién hay ni­ñas y jo­ven­ci­tas. La vio­len­cia más co­mún es la fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca y se­xual. Las ni­ñas su­fren vio­la­cio­nes y a ve­ces es muy di­fí­cil sa­ber quién o quié­nes son los agre­so­res. Esos ca­sos di­fí­cil­men­te se re­suel­ven. Pe­ro no­so­tros se­gui­mos tra­ba­jan­do pa­ra que las ma­dres es­tén in­for­ma­das so­bre el ries­go que co­rren sus hi­jas y ellas mis­mas y en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, de­nun­cien cual­quier agre­sión”.

Más del 30%, ca­sa­das o uni­das en pa­re­ja, su­fren vio­len­cia

El 31.1 por cien­to de las mu­je­res in­dí­ge­nas, ca­sa­das o uni­das en pa­re­ja, su­fren al­gún in­ci­den­te de cual­quier ti­po de vio­len­cia sien­do la emo­cio­nal y la eco­nó­mi­ca las de ma­yor in­ci­den­cia, con por­cen­ta­jes de 23.4 y 16.8 por cien­to res­pec­ti­va­men­te. Lo an­te­rior se es­ta­ble­ce en el Es­tu­dio de­no­mi­na­do Vio­len­cia de Gé­ne­ro con­tra Mu­je­res en Re­gio­nes In­dí­ge­nas de Mé­xi­co, rea­li­za­do por la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra Pre­ve­nir y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra las Mu­je­res –Cn­pevm-.

En di­cho do­cu­men­to se in­di­ca tam­bién que, aun­que con por­cen­ta­jes más ba­jos, pe­ro no me­nos im­por­tan­tes, la vio­len­cia fí­si­ca y la se­xual afec­tan al 11.3 y 6.3 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te, de las mu­je­res in­dí­ge­nas; el 34.1 por cien­to de ese gru­po po­bla­cio­nal ha su­fri­do vio­len­cia la­bo­ral, el 19.1 por cien­to ha si­do víc­ti­ma de vio­len­cia es­co­lar, 20.2 por cien­to ha pa­de­ci­do vio­len­cia co­mu­ni­ta­ria, 4.7 por cien­to se ha en­fren­ta­do a la vio­len­cia pa­tri­mo­nial y 14.1 por cien­to ha su­fri­do vio­len­cia fa­mi­liar, no de pa­re­ja sino agre­sio­nes o mal­tra­tos por par­te de al­gún fa­mi­liar con­san­guí­neo u otro pa­rien­te: sue­gro-a, cu­ña­do-a, pa­dri­nos o ma­dri­nas, etc.

El pri­mer ta­ller de ca­pa­ci­ta­ción se im­par­tió el pa­sa­do 7 de ju­lio en San Jo­sé Ba­quea­chi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.