¿La 4T es una re­vo­lu­ción so­cial?

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - luis ja­vier va­le­ro flo­res

La re­nun­cia de Car­los Ur­zúa a la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da del go­bierno fe­de­ral ha pues­to en evi­den­cia -con ma­yor fuer­za que la de Ger­mán Mar­tí­nez al IMSS- las evi­den­tes con­tra­dic­cio­nes al in­te­rior de la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral.

Hay ti­tu­beos, du­das, in­com­pren­sión, adu­jo el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor, al tra­tar de ex­pli­car las ra­zo­nes de la más im­por­tan­te de las re­nun­cias de su equi­po.

A pe­sar de la re­nun­cia de Ur­zúa, la con­tra­dic­ción con­ti­nua­rá pues hay una evi­den­te con­fron­ta­ción, no só­lo en­tre al­gu­nos de los in­te­gran­tes del equi­po, sino en­tre las di­ver­sas con­cep­cio­nes exis­ten­tes al in­te­rior y, so­bre to­do, en las dis­tin­tas apre­cia­cio­nes acer­ca de lo que es­tán rea­li­zan­do.

¿De ve­ras la con­fron­ta­ción se dio por­que la vi­sión de Ur­zúa era “neo­li­be­ral”, al gra­do de que el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo pre­sen­ta­do al pre­si­den­te era la con­ti­nui­dad del que pu­die­ra ha­ber ela­bo­ra­do el ex can­di­da­to jo­sé An­to­nio Mea­de, o el ex Go­ber­na­dor del Ban­co de Mé­xi­co, Agus­tín Cars­tens, co­mo di­je­ra Ló­pez Obra­dor?

Es mo­men­to de de­cir­lo abier­ta­men­te, has­ta aho­ra la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ela­bo­ra­da y apli­ca­da por el go­bierno de Ló­pez Obra­dor es, en lo ge­ne­ral, la mis­ma de los se­xe­nios in­me­dia­ta­men­te an­te­rio­res, par­ti­cu­lar­men­te del de En­ri­que Pe­ña Nie­to.

Dos son los he­chos que ra­ti­fi­can el aser­to an­te­rior:

Pri­me­ro, La ra­ti­fi­ca­ción y apo­yo del equi­po de Ló­pez Obra­dor a las ne­go­cia­cio­nes del Tra­ta­do en­tre Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá o T-MEC (en in­glés: Uni­ted Sta­tes–me­xi­co–ca­na­da Agree­ment o USMCA), con­ti­nua­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio, efec­tua­das por el go­bierno de Pe­ña Nie­to, en las que, esen­cial­men­te, se man­tu­vie­ron los pa­rá­me­tros ne­go­cia­dos des­de los tiem­pos del pre­si­den­te Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri, y que con­tie­nen prác­ti­ca­men­te to­da la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del go­bierno me­xi­cano.

No exis­ten en es­te tra­ta­do di­fe­ren­cias ta­les que per­mi­tan afir­mar que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del go­bierno de la 4T es con­tra­ria al neo­li­be­ra­lis­mo.

Se­gun­do, el pre­su­pues­to del go­bierno fe­de­ral pa­ra el pre­sen­te año. Es, con al­gu­nas pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes, la con­ti­nua­ción

del apli­ca­do en 2018, el úl­ti­mo año de Pe­ña Nie­to.

De ese mo­do, re­sul­ta fal­sa la ase­ve­ra­ción de que Ur­zúa re­pre­sen­ta­ba la par­te “neo­li­be­ral” del gru­po go­ber­nan­te, y que Ar­tu­ro He­rre­ra, el sus­ti­tu­to en Ha­cien­da, re­pre­sen­te la vi­sión con­tra­ria.

No, por lo me­nos des­de el pun­to de vis­ta de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, lo que hoy rea­li­za el go­bierno de Ló­pez Obra­dor es una po­lí­ti­ca neo­li­be­ral.

No po­dría ser de otro mo­do, así lo re­sol­vió des­de mu­chos años atrás, lo que plan­tea­ba el ta­bas­que­ño -y hoy es­tá con­cre­tan­dono era una rup­tu­ra con el or­den es­ta­ble­ci­do, sino una mo­di­fi­ca­ción de al­gu­nos de los as­pec­tos de la es­truc­tu­ra so­cial y po­lí­ti­ca del país, en par­ti­cu­lar, lo re­fe­ren­te a la co­rrup­ción en el go­bierno.

Y es que lo de­no­mi­na­do por el pre­si­den­te co­mo las tres trans­for­ma­cio­nes pre­vias (la gue­rra de In­de­pen­den­cia, la Re­for­ma y la Re­vo­lu­ción de 1910) fue­ron ver­da­de­ras re­vo­lu­cio­nes so­cia­les.

La Gue­rra de In­de­pen­den­cia no só­lo ex­pul­só a los es­pa­ño­les, sino que reali­zó un pro­fun­do cam­bio de po­se­sión de la ri­que­za, los es­pa­ño­les per­die­ron sus pro­pie­da­des, de la no­che a la ma­ña­na. Los nue­vos pro­pie­ta­rios tu­vie­ron a su al­can­ce un in­men­so mer­ca­do in­terno, sin las re­gu­la­cio­nes y res­tric­cio­nes de la co­ro­na es­pa­ño­la. Eso pro­du­jo un pro­fun­do cam­bio so­cial.

A su vez, la Re­for­ma cam­bió, de raíz, la te­nen­cia de la tie­rra y al de­li­mi­tar las fun­cio­nes de la igle­sia ca­tó­li­ca y el Es­ta­do -es­pe­cial­men­te al de­cre­tar que ya no ha­bría una re­li­gión de Es­ta­do- tam­bién cam­bió de raíz las es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas y so­cia­les de Mé­xi­co.

Y no se di­ga de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na.

Los vie­jos pro­pie­ta­rios de las ri­que­zas en el por­fi­ria­to fue­ron ex­pul­sa­dos vio­len­ta­men­te del po­der. Pue­den ha­ber re­gre­sa­do -al­gu­nos- al po­der, pe­ro en con­di­cio­nes ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes a las del pa­sa­do in­me­dia­to.

La Cons­ti­tu­ción me­xi­ca­na de 1917 fue la pri­me­ra en qui­tar­le el ran­go de di­vino al de­re­cho a la pro­pie­dad, pa­ra en­tre­gár­se­lo al Es­ta­do me­xi­cano, que le “po­día im­pri­mir a la pro­pie­dad pri­va­da to­das las mo­da­li­da­des que dic­ta­ra el in­te­rés pú­bli­co”.

Esa Re­vo­lu­ción re­cla­mó y ob­tu­vo, no sin di­fi­cul­ta­des, que el Es­ta­do fue­ra quien con­tro­la­ra los as­pec­tos es­tra­té­gi­cos de la pro­pie­dad na­cio­nal.

Con los años, los go­bier­nos priis­tas, con el apo­yo de los pa­nis­tas, cam­bia­ron lo an­te­rior, has­ta con­cluir en el go­bierno de Sa­li­nas de Gor­ta­ri con la es­truc­tu­ra­ción de un Es­ta­do en el que las re­ce­tas del neo­li­be­ra­lis­mo se apli­can a ra­ja­ta­bla.

¿Trans­for­ma­cio­nes de ese ca­la­do se apre­cian en los pri­me­ros me­ses del go­bierno de Ló­pez Obra­dor?

Di­gá­mos­lo cla­ra­men­te, no; más bien lo que hay una con­ti­nui­dad en lo esen­cial, con al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes, so­bre to­do en el as­pec­to del desa­rro­llo so­cial, pe­ro na­da más.

Así, la po­lí­ti­ca in­dus­trial, la agro­pe­cua­ria, la ener­gé­ti­ca, la de fi­nan­zas pú­bli­cas, en es­pe­cial la del ma­ne­jo de la deu­da -tan­to la del go­bierno fe­de­ral, co­mo las de Pe­mex y CFE- se man­tie­nen esen­cial­men­te en las mis­mas con­di­cio­nes que en el se­xe­nio an­te­rior.

Ubi­ca­das así las co­sas, de nin­gu­na ma­ne­ra hay ra­zón en quie­nes, ca­si de in­me­dia­to, al mo­men­to de co­no­cer­se la re­nun­cia de Ur­zúa, em­pe­za­ron a de­nos­tar­lo y a ca­li­fi­car­lo de trai­dor.

No, lo que hay en el go­bierno de Ló­pez Obra­dor son cual­quier can­ti­dad de pro­fun­das di­ver­gen­cias en te­mas que no son, de nin­gu­na ma­ne­ra, me­no­res, en­tre ellos, el del mo­do en que se ope­ran las di­rec­tri­ces de aus­te­ri­dad de la 4T, el de los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios; el de la ma­ne­ra en que se ata­can los in­du­da­bles ín­di­ces de co­rrup­ción en el apa­ra­to es­ta­tal, en­tre ellos, y de ma­ne­ra so­bre­sa­lien­te, el de las com­pras con­so­li­da­das, así co­mo el de có­mo ope­rar al in­te­rior de las de­pen­den­cias.

Es­ta­ble­ci­das así, en lo ge­ne­ral, las di­fe­ren­cias, se po­drán apre­ciar sus con­se­cuen­cias en la ope­ra­ción del apa­ra­to gu­ber­na­men­tal, a to­das lu­ces de­fi­cien­te, cu­yas evi­den­cias aso­man en ca­si to­dos los ru­bros y que le han he­cho pa­sar, has­ta ma­los ra­tos, al pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor, es­pe­cial­men­te en lo re­fe­ren­te a los pro­gra­mas de bie­nes­tar so­cial, pe­ro que han ad­qui­ri­do ri­be­tes de es­cán­da­lo en las estancias in­fan­ti­les, en las com­pras de me­di­ca­men­tos, en el ae­ro­puer­to de San­ta Lucía (te­ma al que se­gu­ra­men­te se re­fe­ría Ur­zúa, pues su pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca le im­pe­día com­pren­der co­mo era po­si­ble que se ini­cia­ra la cons­truc­ción de un pro­yec­to de tal en­ver­ga­du­ra, sin con­tar con los per­mi­sos de im­pac­to am­bien­tal, ni los de via­bi­li­dad aé­rea); en el des­man­te­la­mien­to de la Po­li­cía Fe­de­ral; en la ubi­ca­ción de ofi­ci­nas fe­de­ra­les (ahí es­tá de ejem­plo la de­ci­sión de qui­tar la ofi­ci­na de Pro­fe­co en juá­rez y obli­gar a los ciu­da­da­nos a acu­dir a las ofi­ci­nas en la ca­pi­tal del es­ta­do); el de mo­di­fi­car la li­ci­ta­ción de los li­bros de tex­to gra­tui­to, con lo que és­tos lle­ga­rán, pa­ra el pró­xi­mo ci­clo es­co­lar en el es­ta­do de Chihuahua, so­la­men­te al 20% de los edu­can­dos.

El en­lis­ta­do an­te­rior pa­re­cie­ra dar­le la ra­zón a Ur­zúa, cuan­do asen­tó en su carta de re­nun­cia que “Me re­sul­tó inacep­ta­ble la im­po­si­ción de fun­cio­na­rios que no tie­nen co­no­ci­mien­to de la Ha­cien­da Pú­bli­ca…”.

Y las con­tra­dic­cio­nes son ma­yús­cu­las. Así, por ejem­plo, tan­to Ur­zúa, co­mo Ar­tu­ro He­rre­ra, su su­plen­te, son con­tra­rios a la cons­truc­ción de la re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas pues son im­pul­so­res de la po­lí­ti­ca de ele­var la pro­duc­ción petrolera, an­tes que la de com­bus­ti­bles, pues pro­pug­nan la ne­ce­si­dad de ele­var sus­tan­cial­men­te los in­gre­sos del go­bierno fe­de­ral por es­ta vía.

En esa tó­ni­ca, se opo­nen a la can­ce­la­ción de las li­ci­ta­cio­nes de los pro­yec­tos pe­tro­le­ros, fru­to de la re­for­ma ener­gé­ti­ca de Pe­ña Nie­to, con­ven­ci­dos de la ne­ce­si­dad de con­tar con más re­cur­sos fres­cos pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo na­cio­nal. ¿Que es­tas son re­ce­tas neo­li­be­ra­les? Por su­pues­to, pe­ro en po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca las que no lo son pa­sa­rían por la na­cio­na­li­za­ción de las in­dus­trias es­tra­té­gi­cas del país, en­tre ellas, se­gu­ra­men­te, de la ban­ca, de la in­dus­tria petrolera, de las ga­so­li­ne­ras, etc.; el es­ta­ble­ci­mien­to del con­trol de cam­bios, así co­mo el de la in­ter­ven­ción de las bol­sas de va­lo­res y otros cam­bios a cual más de im­por­tan­tes, pe­ro que no es­tán en la ru­ta crí­ti­ca del ac­tual go­bierno, el que sí es­tá obli­ga­do a res­pon­der a la más gra­ve de las ase­ve­ra­cio­nes del re­nun­cian­te Ur­zúa: “… Es­to fue mo­ti­va­do por per­so­na­jes in­flu­yen­tes del ac­tual go­bierno con un pa­ten­te con­flic­to de in­te­rés”.

¿Quié­nes son esos per­so­na­jes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.