Vi­vir en­tre fie­ras

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Da­niel Gar­cía mon­roy

¿Con­vi­vi­mos en­tre se­res hu­ma­nos ra­zo­na­bles o so­bre­vi­vi­mos en­tre fie­ras fe­ro­ces ham­brien­tas de di­ne­ro? ¿Se pue­de al­go pa­ra con­tro­lar a los hom­bres-bes­tias que son ca­pa­ces de ase­si­nar a ni­ñas de tres años y jó­ve­nes Nor­ber­tos en to­do el país, o ya to­do es­tá per­di­do en es­ta ver­gon­zan­te de­ge­ne­ra­ción na­cio­nal? ¿Po­de­mos se­guir cre­yen­do que so­mos una es­pe­cie crea­da por Dios a su ima­gen y se­me­jan­za, o po­dría ser un po­co más in­te­li­gen­te pen­sar que al­go les de­be­ría­mos apren­der a los ama­dos pe­rros, a los que­ri­dos ga­tos, a los pa­cí­fi­cos ele­fan­tes, pa­ra po­der sub­sis­tir en es­te nues­tro in­fierno-dia­rio-bru­tal de desas­tre so­cial?

Mé­xi­co to­do es­tá cris­pa­do, ner­vio­so, te­me­ro­so. Irri­ta­ción-har­taz­go-mie­do flo­ta en el am­bien­te. Las pa­la­bras pa­ra re­pre­sen­tar nues­tra in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca, pa­ra com­pren­der nues­tro sen­tir en el ca­la­mi­to­so cal­va­rio que nos de­pri­me no se ubi­can, no se en­cuen­tran; ter­mi­nan con­ver­ti­das en lá­gri­mas. Mien­tras las tra­ge­dias que se acu­mu­lan y si­guen hun­dien­do su ha­cha en la he­ri­da abier­ta que la­ce­ra y due­le has­ta los hue­sos con los gri­tos des­ga­rra­dos de las ma­dres que pier­den a sus hi­jos ul­ti­ma­dos por de­lin­cuen­tes im­pu­nes y fu­gi­ti­vos, pro­pa­gan la an­gus­tia so­bre quie­nes to­da­vía nos cree­mos se­res hu­ma­nos con sen­ti­mien­tos. De­ses­pe­ra­ción.

Los no­ti­cie­ros y pe­rió­di­cos em­ba­rrán­do­nos en la ca­ra el cán­cer so­cial de la de­lin­cuen­cia triun­fan­te con ca­da no­ta, con ca­da in­ves­ti­ga­ción, con ca­da vi­deo. Im­pre­sio­nan­te. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción na­cio­nal co­mo es­cue­las del cri­men, de­mos­trán­do­le a ni­ños y jó­ve­nes có­mo ese asal­ta en la vía pú­bli­ca pa­ra sus­traer un ce­lu­lar; có­mo se con­tro­la y so­me­te a to­dos los pa­sa­je­ros de un ca­mión pa­ra des­po­jar­los de sus per­te­nen­cias; có­mo se ro­ba un tren en des­po­bla­do co­mo fo­ra­ji­dos igual que ha­ce ca­si un si­glo. Y pa­ra ce­rrar la no­ta la voz con­vo­can­te: y co­mo siem­pre no hay res­pon­sa­bles de­te­ni­dos.

Cri­men or­ga­ni­za­do, de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da; po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y po­li­cías co­lu­di­dos, co­rrom­pi­dos, im­pu­nes to­dos, de cue­llo blan­co y ne­gro. Fe­li­ces y sa­tis­fe­chos na­dan­do en­tre el mar de san­gre na­cio­nal y acu­mu­lan­do bi­lle­tes que de­jan co­mo hue­lla de ejem­plar for­ma de vi­vir, des­tro­zan­do to­do lo demás a su al­re­de­dor.

Y la so­cie­dad des­or­ga­ni­za­da, des­ar­ti­cu­la­da, aco­rra­la­da. Ciu­da­des don­de las fu­ne­ra­rias se am­plían y los par­ques se va­cían. Tris­te im­po­ten­cia que se con­for­ma, que se res­guar­da en­tre la fa­mi­lia y la re­li­gión, en­tre la fe y el egoís­mo par­ti­cu­lar, has­ta que el des­tino los al­can­za y pier­den, co­mo tan­tas y tan­tas fa­mi­lias ani­qui­la­das, con la muer­te vio­len­ta de un ser que­ri­do, pa­ra sen­tir en car­ne pro­pia el do­lor que la co­rrup­ción pro­vo­ca, jun­to a la des­gra­cia de nues­tra apa­tía so­cial. Me­jor no in­for­mar­se, no sa­ber, no leer, no en­ten­der na­da en me­dio del sis­te­ma so­cial que em­po­de­ra al ma­te­ria­lis­mo im­bé­cil que su­fri­mos sin dar­nos cuen­ta. Pa­ra qué com­pro­bar más de nues­tra tra­ge­dia con­sue­tu­di­na­ria.

Tris­te es que el re­cla­mo con­tra el po­der gu­ber­na­men­tal se con­den­se en un par de fra­ses: ¡Que se va­yan to­dos! Si no pue­den, si no sa­ben, si tie­nen mie­do: ¡lár­guen­se! El har­taz­go so­cial con­ver­ti­do en inú­ti­les man­tras ca­lle­je­ras, que bus­can el es­ca­pe a la im­po­si­bi­li­dad, con la exi­gua in­dig­na­ción que no ge­ne­ra cam­bio al­guno. Co­ra­je des­ar­ti­cu­la­do que hu­mi­lla y so­me­te fren­te a la ma­na­da de lo­bos am­bi­cio­sos de po­der y di­ne­ro, cu­yos miem­bros sí se cui­dan y se pro­te­gen en pan­di­lla, des­de la Su­pre­ma Cor­te, has­ta el úl­ti­mo ca­lle­jón so­li­ta­rio ur­bano y el más ale­ja­do plan­tío de mo­ta y ama­po­la en to­do el país; don­de se siem­bra el mis­mo di­ne­ro y po­der cri­mi­nal pa­ra co­se­char el te­rror que sa­tis­fa­ce el ins­tin­to de las tan­tas fie­ras que nos go­bier­nan y con­tro­lan pa­ra con­du­cir­nos a la in­fe­li­ci­dad co­lec­ti­va, sin que na­die se dé cuen­ta de na­da. Maes­tros que son pa­ra pro­du­cir más y más de­lin­cuen­tes-ani­ma­les-fe­ro­ces.

Has­ta cuán­do, has­ta qué, has­ta cuán­to po­drán que­dar sa­tis­fe­chas las fie­ras que nos aco­rra­lan ca­da día más y más, vi­vien­do al am­pa­ro de im­pu­nes em­pe­ra­do­res mul­ti­mi­llo­na­rios, nar­co- po­lí­ti­cos-em­pre­sa­rios; bes­tias que re­ci­ben y aca­tan ór­de­nes de bru­ta­les ho­mi­ci­dios. Fie­ras que ba­jo el me­nor aso­mo del fin de su au­to­ri­dad-co­rrup­ta bus­can el la­tro­ci­nio y la muer­te de sus se­me­jan­tes, mu­cho peor que los ani­ma­les con na­tu­ral ham­bre y pro­tec­ción co­mo úni­cos ins­tin­tos de su­per­vi­ven­cia. (Fan­ta­sía que de­be va­ler me­nos que un cen­ta­vo en mu­chos ce­re­bros: ¿No po­dría­mos los me­xi­ca­nos con al­go de sen­ti­do co­mún útil coope­rar­nos en di­ne­ro pa­ra sa­ciar a es­ta sub­es­pe­cie hu­ma­na, en su in­mun­da sed de pla­cer y bes­tia­li­dad y con ello evi­tar el bru­tal pan­de­mó­nium de crí­me­nes de inocen­tes con el que con­fir­man mi­se­ra­bles su ani­ma­li­dad de fie­ras atro­ces? --Ya sé que no, pe­ro per­dón me gus­ta so­ñar).

Con­tra el sue­ño la reali­dad. Es­trés na­cio­nal por la peor cri­sis de se­gu­ri­dad pú­bli­ca de los úl­ti­mos 30 años. La de­ba­cle de un se­xe­nio re­for­mis­ta que pa­re­cía fruc­tí­fe­ro. Qué le­jos se ve Tla­te­lol­co y sus po­co más de 300 no­bles es­tu­dian­tes ma­sa­cra­dos. Que le­jos se ve Ma­de­ra y ese 15 de enero de 1972 en Chihuahua, con sus jó­ve­nes gue­rri­lle­ros sa­cri­fi­ca­dos, par­tién­do­se la ma­dre por la de­mo­cra­cia y el fin de la dic­ta­du­ra pre­si­den­cial. Tan cer­ca y tan le­jos del Mé­xi­co que se­gui­mos que­rien­do. Que pe­que­ño se ve el le­van­ta­mien­to ar­ma­do del EZLN, con sus pro­pues­tas de jus­ti­cia in­dí­ge­na, de dig­ni­dad na­cio­nal y jus­ti­cia so­cial. No, ya ni eso es el ob­je­ti­vo desea­do. Te­ne­mos años tra­tan­do de en­con­trar a 43 es­tu­dian­tes nor­ma­lis­tas des­apa­re­ci­dos. Ca­so que nos de­mues­tra el desas­tre na­cio­nal. Em­ble­ma de to­do el mag­ní­fi­co sis­te­ma de co­rrup­ción que he­mos crea­do. Por­que na­die pue­de es­tar li­bre de cul­pa. Na­die en es­te país pue­de de­cir que no es res­pon­sa­ble. Lo he­mos crea­do to­dos. Los que los pro­pu­sie­ron, los que los con­sin­tie­ron, y los que na­da o po­co de­ci­mos ni re­cla­ma­mos.

¿Se­rá po­si­ble ha­blar con fie­ras ase­si­nas que desean el po­der que da el di­ne­ro de la po­lí­ti­ca y del nar­co en nues­tro sis­te­ma he­do­nis­ta-ca­pi­ta­lis­ta? ¿Val­drá la pe­na in­ten­tar­lo? Val­drá la pe­na pre­gun­tar­les a to­dos los cri­mi­na­les y po­lí­ti­cos cap­tu­ra­dos en cel­das: ¿Qué chin­ga­dos más que­rían si ya lo te­nían to­do? ¿Val­drá la pe­na ha­blar con ellos, pa­ra in­ten­tar en­ten­der a las fie­ras in­hu­ma­nas cau­san­tes de nues­tro desas­tre?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.