¿Y QUIÉN ES MI PRÓ­JI­MO?

XV DO­MIN­GO OR­DI­NA­RIO

El Diario de Chihuahua - - SOCIALES -

En aquel tiem­po, se pre­sen­tó an­te Je­sús un doc­tor de la ley pa­ra po­ner­lo a prue­ba y le pre­gun­tó: “Maes­tro, ¿qué de­bo ha­cer pa­ra con­se­guir la vi­da eter­na?” Je­sús le di­jo: “¿Qué es lo que es­tá es­cri­to en la ley? ¿Qué lees en ella?” El doc­tor de la ley con­tes­tó: “Ama­rás al Se­ñor tu Dios, con to­do tu co­ra­zón, con to­da tu al­ma, con to­das tus fuer­zas y con to­do tu ser, y a tu pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo”. Je­sús le di­jo: “Has con­tes­ta­do bien; si ha­ces eso, vi­vi­rás”.

El doc­tor de la ley, pa­ra jus­ti­fi­car­se, le pre­gun­tó a Je­sús: “¿Y quién es mi pró­ji­mo?” Je­sús le di­jo: “Un hom­bre que ba­ja­ba por el ca­mino de Je­ru­sa­lén a Je­ri­có, ca­yó en ma­nos de unos la­dro­nes, los cua­les lo ro­ba­ron, lo hi­rie­ron y lo de­ja­ron me­dio muer­to. Su­ce­dió que por el mis­mo ca­mino ba­ja­ba un sa­cer­do­te, el cual lo vio y pa­só de lar­go. De igual mo­do, un le­vi­ta que pa­só por ahí, lo vio y si­guió ade­lan­te. Pe­ro un sa­ma­ri­tano que iba de via­je, al ver­lo, se com­pa­de­ció de él, se le acer­có, un­gió sus he­ri­das con acei­te y vino y se las ven­dó; lue­go lo pu­so so­bre su ca­bal­ga­du­ra, lo lle­vó a un me­són y cui­dó de él. Al día si­guien­te sa­có dos de­na­rios, se los dio al due­ño del me­són y le di­jo: ‘Cui­da de él y lo que gas­tes de más, te lo pa­ga­ré a mi re­gre­so’.

¿Cuál de es­tos tres te pa­re­ce que se por­tó co­mo pró­ji­mo del hom­bre que fue asal­ta­do por los la­dro­nes?” El doc­tor de la ley le res­pon­dió: “El que tu­vo com­pa­sión de él”. En­ton­ces Je­sús le di­jo: “An­da y haz tú lo mis­mo”. (Lc 10,25-37)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.