La vi­si­ta de ‘Ali­to’

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - six­to Duar­te

Allá por el año 2000, el am­bien­te po­lí­ti­co se en­con­tra­ba en­ra­re­ci­do en Mé­xi­co. En aquel año, el PRI cum­plía 71 años de man­te­ner el po­der. Con la con­so­li­da­ción de mu­chas con­quis­tas, pe­ro tam­bién con la evi­den­cia de mu­chos ex­ce­sos, el PRI de­ci­dió lan­zar a la Pre­si­den­cia un can­di­da­to gris, y sin pre­sen­cia. En aquel mo­men­to, el PAN lan­zó uno de los me­jo­res can­di­da­tos (no así go­ber­nan­tes) que he­mos vis­to: Vi­cen­te Fox. Pa­ra Fox, no fue com­pli­ca­do ha­cer cam­pa­ña: bas­ta­ban dos o tres chis­tes, fra­ses hue­cas, y la ame­na­za de des­te­rrar a quién mu­chos con­si­de­ran el au­tor de lo ma­lo, (no así de lo bueno), de lo que su­ce­de en el país, el PRI. La elec­ción fue ga­na­da por Vi­cen­te Fox.

En aquel mo­men­to, mu­chos ana­lis­tas y fun­cio­na­rios del po­der, va­ti­ci­na­ban que, ese re­sul­ta­do, de­be­ría de equi­pa­rar­se con el ac­ta de de­fun­ción del PRI. Seis años des­pués, el PRI cae más en las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les, y es man­da­do al ter­cer lu­gar en la elec­ción de 2006, su­frien­do el peor des­ca­la­bro de su his­to­ria, has­ta ese mo­men­to. El PAN vuel­ve a man­te­ner el po­der.

Es has­ta 2012, que el PRI vuel­ve al

po­der, des­pués del go­bierno de Fe­li­pe Cal­de­rón, mis­mo que se dis­tin­guió por un au­men­to en la vio­len­cia en el país. El par­ti­do en el po­der, el PAN, su­fre aho­ra el peor des­ca­la­bro de su his­to­ria, ter­mi­nan­do en ter­cer lu­gar, con igual fuer­za en el Con­gre­so. Hu­bo quie­nes igual­men­te ex­ten­die­ron ac­ta de de­fun­ción al PAN.

Lo que es­toy tra­tan­do de re­fle­xio­nar en las lí­neas an­te­rio­res, es que, pa­ra la opo­si­ción, nin­gu­na de­rro­ta es per­ma­nen­te. El me­jor ejem­plo es pre­ci­sa­men­te Ló­pez Obra­dor, quien des­pués de dos de­rro­tas elec­to­ra­les, lle­gó al po­der. Lo que la opo­si­ción de­be ha­cer pa­ra arre­ba­tar­le el po­der a AMLO, es or­ga­ni­zar­se, y de­jar de dis­cu­tir fri­vo­li­da­des. El go­bierno de Ló­pez Obra­dor se en­cuen­tra dan­do ma­te­rial to­dos los días, al­gu­nas ve­ces por in­ca­pa­ci­dad, y al­gu­nas ve­ces por ocu­rren­cias, mas la opo­si­ción no ha sa­bi­do ca­pi­ta­li­zar ta­les ye­rros. Los más re­cien­tes, la sa­li­da del se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, así co­mo los se­ña­la­mien­tos en contra del su­per­de­le­ga­do de Jalisco, son ejem­plo.

An­te un es­ce­na­rio de un pre­si­den­te fuer­te y po­pu­lar, pe­ro que to­ma de­ci­sio­nes im­pro­vi­sa­das, y una opo­si­ción que no lo­gra ar­ti­cu­lar un fren­te só­li­do, quien lle­va la ven­ta­ja es el go­bierno, pues las con­se­cuen­cias de sus erro­res tar­da­rán un par de me­ses (o años) en evi­den­ciar­se. De ahí que la opo­si­ción de­ba ar­mar­se con cua­dros só­li­dos pa­ra po­der se­ña­lar al go­bierno. En días re­cien­tes, el go­ber­na­dor de Cam­pe­che (con li­cen­cia), Rafael Ale­jan­dro Mo­reno Cárdenas es­tu­vo en la en­ti­dad, sos­te­nien­do reunio­nes con mi­li­tan­tes del PRI, pa­ra con­ven­cer­los de su pro­yec­to rum­bo a la di­ri­gen­cia del PRI.

El re­le­vo en la di­ri­gen­cia en el PRI, no es al­go que de­ba ocu­par úni­ca­men­te a los priis­tas, sino tam­bién a la ciu­da­da­nía. En un ré­gi­men de par­ti­dos, la opo­si­ción al go­bierno es un con­tra­pe­so que ga­ran­ti­za el ba­lan­ce de­mo­crá­ti­co, an­te el in­con­me­su­ra­ble po­der del Eje­cu­ti­vo. Ha­blo, no úni­ca­men­te de la fuer­za que os­ten­ta Ló­pez Obra­dor, sino del po­der cons­ti­tu­cio­nal del que fue do­ta­do el Pre­si­den­te en nues­tro má­xi­mo or­de­na­mien­to.

“Ali­to”, co­mo le co­no­cen en su en­torno, ha ve­ni­do ma­ne­jan­do un dis­cur­so de rom­pi­mien­to con el pa­sa­do, y de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal al in­te­rior del tri­co­lor. Si bien ese dis­cur­so es el mis­mo que ma­ne­jó Pe­ña en su cam­pa­ña, la di­fe­ren­cia ver­sa en que Mo­reno ha he­cho ca­rre­ra en la ba­se, no en la cú­pu­la. El can­di­da­to a quien apa­ren­te­men­te apo­ya­ba la no­men­cla­tu­ra del PRI, Jo­sé Na­rro Ro­bles, de­ci­dió re­ti­rar­se de la con­tien­da, prác­ti­ca­men­te de­jan­do a Mo­reno so­lo rum­bo al CEN del PRI. Es­ta es una ven­ta­ja de Mo­reno, por­que, de lle­gar al PRI, lle­ga­ría sin com­pro­mi­sos con los gru­pos po­lí­ti­cos que en­ca­be­zan per­so­na­jes co­mo Bel­tro­nes, Oso­rio Chong, en­tre otros, mis­mos que son ca­ras vis­tas de ma­ne­ra reite­ra­da, y que la mi­li­tan­cia, y so­bre­to­do la ciu­da­da­nía, ya no quie­re ver. Una de las ven­ta­jas de Mo­reno es que pre­ci­sa­men­te no ha es­ta­do in­mer­so en es­cán­da­los.

Los per­so­na­jes de ma­yor pe­so en la en­ti­dad cer­ca­nos a Mo­reno son la ex­se­na­do­ra Gra­cie­la Or­tiz, el di­ri­gen­te Omar Ba­zán, y el ac­tual lí­der na­cio­nal del sec­tor ju­ve­nil del par­ti­do, Hi­ram Hernández.

De lle­gar Mo­reno a la di­ri­gen­cia, se en­fren­ta­rá a una la­bor ti­tá­ni­ca: con­ven­cer al elec­to­ra­do de que el PRI pue­de ser op­ción. Es di­fí­cil, por­que la mar­ca, pa­ra bien, pe­ro so­bre­to­do pa­ra mal, pe­sa. Qui­zá con­ven­dría re­fun­dar el par­ti­do, o in­clu­so cam­biar de si­glas o co­lo­res. Fi­nal­men­te, es lo que hi­zo Mo­re­na al adop­tar a priis­tas im­pre­sen­ta­bles co­mo Gó­mez Urru­tia, Bartlett, Du­ra­zo, El­ba Est­her, Ve­las­co, Mon­real, y el mis­mo AMLO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.