GPS

LO QUE PE­LEA EL PAS­TOR SON 10 MILLONCITO­S

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

“Po­dría com­prar­se diez ca­mio­ne­to­nes más”

¿El me­jor per­fil pa­ra Pro­tec­ción Ci­vil?

Una bro­ma la re­so­lu­ción del juez contra Ta­rín

De­be­rá Fer­nan­do ol­vi­dar lec­tu­ras de Gó­mez Mo­rín

La dis­cu­sión por su­pues­to es de po­si­cio­nes po­lí­ti­cas rum­bo al 2021. Es la ce­re­za del pas­tel, pe­ro en lo in­me­dia­to hay por lo me­nos diez mi­llo­nes de pe­sos bai­lan­do en la au­to­ri­za­ción del Par­ti­do En­cuen­tro So­cial (PES) co­mo par­ti­do Es­ta­tal.

Son al­go así co­mo dos mi­llo­nes de pe­sos men­sua­les de aquí a di­ciem­bre, los que ya ca­si sien­te en la mano Mi­sael Máy­nez, co­mo pre­si­den­te re­co­no­ci­do por el Ins­ti­tu­to Es­ta­tal Elec­to­ral.

Con ese re­cur­so po­dría com­prar­se diez ca­mio­ne­to­nes más.

Pe­ro pa­ra que lle­gue ese di­ne­ro a sus ma­nos de­be­rá su­pe­rar unos pe­que­ños es­co­llos. Pri­me­ro, que el pre­si­den­te del IEE, Ar­tu­ro Me­raz, con­vo­que a una se­sión ex­tra­or­di­na­ria con mo­ti­vo de ha­cer de nue­vo un ajus­te en las pre­rro­ga­ti­vas.

De­be­rá Me­raz qui­tar pe­sos y cen­ta­vos a los par­ti­dos po­lí­ti­cos PAN, PRI, Ver­de, del Tra­ba­jo, Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, Mo­re­na y Nue­va Alian­za, que se aga­rra­rán con uñas y dien­tes a la ubre del pre­su­pues­to.

Por lo pron­to el PRI an­ti­ci­pó re­cur­so de im­pug­na­ción, pa­ra no ver­se más afec­ta­do en sus exi­guas fi­nan­zas. Los de­más, em­pe­zan­do por el vie­jo lo­bo de mar de Rubén Agui­lar, sem­pi­terno lí­der del PT, no se que­da­rán con los bra­zos cru­za­dos.

Más cuan­do a es­tas al­tu­ras no es­tán muy con­ten­tos, ya que Nue­va Alian­za re­cien­te­men­te fue in­cor­po­ra­da a la chu­le­ta elec­to­ral, arre­ba­tán­do­les 10 na­da des­pre­cia­bles milloncito­s.

Y aho­ra, por las vís­pe­ras, más o me­nos los del PES, van por la mis­ma can­ti­dad. Y el que lle­va mano, en es­te mo­men­to, aunque le pe­se a Is­rael Fie­rro, des­de el sábado en dispu­ta pre­si­den­cial, es Máy­nez.

Sal­vo, nos di­cen los que sa­ben, que ha­ya un ofi­cio de au­to­ri­dad ju­ris­dic­cio­nal pa­ra que IEE de­ten­ga la en­tre­ga de recursos, an­te la re­yer­ta por la pre­si­den­cia del par­ti­do, an­tes de que se au­to­ri­ce y se ha­ga el pri­mer che­que, que va a lle­gar muy gor­do.

La cues­tión es que Ar­tu­ro Me­raz ya tie­ne ma­le­tas pa­ra ir­se de va­ca­cio­nes y no quie­re mo­les­tar­se en de­te­ner el asun­to, más cuan­do Máy­nez es de los pre­fe­ri­dos de Pa­la­cio.

Por ello, en su mo­men­to, el pre­si­den­te del IEE ni se mo­les­tó en re­vi­sar la do­cu­men­ta­ción con la cual se acre­di­tó Máy­nez co­mo re­pre­sen­tan­te le­gal del PES.

La tar­je­ta que lle­va­ba, en co­lor azul bri­llan­te, era su­fi­cien­te pa­ra ha­cer el fa­vor­ci­llo al nue­vo ama­ne­cer.

Es una ver­da­de­ra bro­ma la re­so­lu­ción del juez, con ba­se en los ele­men­tos apor­ta­dos por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que con­de­na a An­to­nio Ta­rín por dos mi­llo­nes y pi­co de pe­sos.

Pa­sa­ron por las ma­nos del ex­pre­si­den­te del co­mi­té cen­tral de com­pras del Go­bierno del Es­ta­do du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de César Duar­te cien­tos de mi­llo­nes de pe­sos, si no es que mi­les de ellos.

Aho­ra sa­len con un asun­to ver­da­de­ra­men­te pe­que­ño.

Son dos años y me­dio del ini­cio de la fa­mo­sa ope­ra­ción y son unos cuan­tos cha­ra­les los de­te­ni­dos. Han si­do ob­se­quia­das sen­ten­cias mí­ni­mas ba­jo ne­go­cia­ción de jui­cios abre­via­dos.

Pe­ro to­dos ellos por muy pe­que­ños mon­tos. No es­tán a la vis­ta los gran­des pro­ce­sos de des­co­mu­na­les ac­tos de co­rrup­ción de los que se due­le el nue­vo ama­ne­cer. Va­ya, no apa­re­ce si­quie­ra el “mo­nu­men­to a la co­rrup­ción” co­mo Co­rral de­fi­nió a la cons­truc­ción de la Ciu­dad Ju­di­cial a un cos­to su­pe­rior a los dos mil mi­llo­nes de pe­sos.

Es la sen­ten­cia con­de­na­to­ria contra To­ño Ta­rín por pe­cu­la­do en el asun­to pe­que­ñi­to de Fer­nan­do Reyes, que, sien­do diputado, pi­dió una ayu­da a Duar­te y és­te ob­se­quio­so, le au­to­ri­zó un des­fal­co al era­rio, co­mo quien re­ga­la un dul­ce.

Se­gui­mos es­pe­ran­do los gran­des pro­ce­sos, co­mo el de Ale­jan­dro Gu­tié­rrez, por 250 mi­llo­nes de pe­sos fe­de­ra­les que quie­re juz­gar el Es­ta­do co­mo si fue­ran de ori­gen es­ta­tal, y no las pi­pi­ti­llas de Ta­rín o via­jes de pla­cer uti­li­zan­do avio­nes pro­pie­dad del go­bierno del es­ta­do -que son pe­cu­la­do, sin du­dar-, que en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción -oh pa­ra­do­ja- es un de­lei­te y pla­cer de lo más co­mún.

Muy mal se vio Fer­nan­do Ál­va­rez Monge, el coor­di­na­dor de la frac­ción pa­nis­ta en el Con­gre­so, tra­tan­do de de­fen­der lo in­de­fen­di­ble.

Las pre­sio­nes del nue­vo ama­ne­cer ha­cia la ideo­lo­gía de gé­ne­ro y cual­quier si­tua­ción o plan­tea­mien­to de la fac­ción iz­quier­dis­ta del ga­bi­ne­te son prác­ti­ca­men­te ór­de­nes pa­ra vio­len­tar el pos­tu­la­do éti­co e ideo­ló­gi­co del par­ti­do azul.

Di­ce Fer­nan­do que los dipu­tados son con­gruen­tes con su par­ti­do, pe­ro ahí es­tán co­mo prue­ba los dic­tá­me­nes vo­ta­dos por ellos mis­mos y au­to­ri­za­dos en el pleno, co­mo la edu­ca­ción ini­cial de 0 a 45 días, que van en fran­ca re­bel­día de los prin­ci­pios que die­ron vi­da a la bre­ga de eter­ni­dad.

La de­cla­ra­ción he­cha pú­bli­ca ha­ce unos días es una con­fe­sión de par­te, un au­tén­ti­co mea cul­pa, que no tie­ne de­fen­sa al­gu­na. Co­mo tam­po­co los tie­ne la mis­ma ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal en los mis­mos te­mas.

La mo­da es ir con esos tó­pi­cos por par­te de Co­rral, no de aho­ri­ta, sino des­de la cam­pa­ña mis­ma. Los im­pul­só an­tes y los si­gue pro­mo­vien­do hoy.

Es más, en es­tos mo­men­tos la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción co­no­ce el nue­vo mo­de­lo de edu­ca­ción me­xi­ca­na, de la cuar­ta trans­for­ma­ción, en­vian­do a per­so­nal a ca­pa­ci­tar­se a la Ciu­dad de Mé­xi­co, con cos­to al era­rio. En­tre ellos va un re­pre­sen­tan­te del co­mi­té por la di­ver­si­dad.

No tar­da­rán esos en­via­dos en dar­les un cur­so a los dipu­tados y al mis­mo Fer­nan­do en la ma­te­ria.

El sábado fue la úl­ti­ma agen­da pú­bli­ca del go­ber­na­dor en­via­da por el área de Co­mu­ni­ca­ción So­cial de Ma­ri Jo­sé Va­lles.

En ella ha­bla­ba del even­to en Pa­rral con el Con­gre­so del Es­ta­do por el aniver­sa­rio de la He­roi­ca Ciu­dad.

De ahí a la fe­cha des­apa­re­ció la agen­da de Co­rral por mo­ti­vos que to­dos co­no­ce­mos. Los días so­lea­dos de pla­cer to­ca­ron a su puer­ta.

To­mó va­ca­cio­nes de las va­ca­cio­nes en que se ha con­ver­ti­do su ad­mi­nis­tra­ción. Ya des­de el lu­nes hay re­pre­sen­ta­ción del go­ber­na­dor en los even­tos pú­bli­cos. Quie­re des­pis­tar su­bien­do tuits de te­mas añe­jos, co­mo la inau­gu­ra­ción de la cons­truc­ción de un puen­te en Juárez, ha­ce una se­ma­na.

Y que na­die pre­gun­te por él. Es una pre­gun­ta de mal gus­to y gro­tes­ca.

Ana Gó­mez Li­cón ya re­ci­bió la bien­ve­ni­da a la Coor­di­na­ción de Pro­tec­ción Ci­vil del Es­ta­do, pues­to que de­jó va­can­te el ca­pi­tán Luis Cuauh­té­moc Gue­rra.

Den­tro de los gru­pos pa­nis­tas co­men­zó a cues­tio­nar­se su pre­pa­ra­ción pa­ra el car­go, que dis­ta mu­cho del cu­rrí­cu­lum en la Ma­ri­na de su an­te­ce­sor, quien se fue en me­dio del es­cán­da­lo ar­ma­do por los “ami­gos” del go­ber­na­dor Ja­vier Co­rral.

Gue­rra ha es­ta­do en to­dos los desas­tres mi­ne­ros del país, en ope­ra­ti­vos de res­ca­te tras hu­ra­ca­nes, te­rre­mo­tos y de­más.

Los úl­ti­mos años com­ba­tió a Los Ze­tas en Ta­mau­li­pas, en­ca­be­zó los ope­ra­ti­vos an­ti­nar­co en va­rias re­gio­nes na­va­les y le to­ca­ron al­gu­nas ba­la­ce­ras pro­duc­to del do­mi­nio cri­mi­nal y la pug­na en­tre ma­fias que exis­te en gran par­te del país.

La nue­va fun­cio­na­ria es­ta­tal, en cam­bio, ha si­do re­gi­do­ra, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PAN y dipu­tada. Así co­mo que muy buen per­fil pa­ra un área téc­ni­ca no tie­ne.

Las pa­la­bras del Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de Go­bierno, Luis Fer­nan­do Mes­ta, se to­ma­ron más a bur­la que en se­rio, pues sa­lió con que era el me­jor per­fil pa­ra Pro­tec­ción Ci­vil por­que ha si­do se­cre­ta­ria del par­ti­do y sa­be to­do lo re­la­cio­na­do con la or­ga­ni­za­ción de even­tos.

Va­ya des­crip­ción del pues­to que se aven­tó su nue­vo je­fe. Evi­den­ció las ca­ren­cias y la im­por­tan­cia real que des­de el Es­ta­do se le da a un área que de­be­ría ser prio­ri­ta­ria.

• Lo que pe­lea el pas­tor son 10 milloncito­s • ¿El me­jor per­fil pa­ra Pro­tec­ción Ci­vil? • Una bro­ma la re­so­lu­ción del juez contra Ta­rín • De­be­rá Fer­nan­do ol­vi­dar lec­tu­ras de Gó­mez Mo­rín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.