Con­cu­bi­nos y Es­ta­do son cóm­pli­ces

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ma­nuel nar­váez nar­váez Email: mnar­[email protected]­mail.com

Una mu­jer com­par­tió 25 años de su vi­da con el hom­bre que ama­ba; no se ca­sa­ron por­que él nun­ca qui­so ha­cer­lo. Aho­ra se en­cuen­tra en la dis­yun­ti­va de so­por­tar el cal­va­rio de una unión sin amor, pa­ra no per­der el te­cho don­de duer­me o, li­be­rar­se y en­ca­rar los re­tos de una mu­jer ma­du­ra sin tra­ba­jo y sin di­ne­ro.

Ro­xa­na lle­gó a la ca­pi­tal del es­ta­do, pro­ce­den­te de Gua­za­pa­res. Ter­ce­ra en la lí­nea de su­ce­sión de 11 her­ma­nos, cu­yos pa­dres fa­lle­cie­ron a tem­pra­na edad (39 él, 42 la ma­dre) por en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la des­nu­tri­ción.

A sus 18 años car­ga­ba con dos hi­jos pro­duc­to de la unión li­bre con Si­meón, un jor­na­le­ro que los aban­do­nó pa­ra unir­se a un gru­po cri­mi­nal lo­cal. Des­de ha­ce años que no sa­be de él, por lo que to­mó la de­ter­mi­na­ción de arries­gar­se a de­jar el te­rru­ño pa­ra em­plear­se en una tien­da de cos­mé­ti­cos de Chihuahua, don­de la re­co­men­dó una pri­ma.

Sin más equi­pa­je que dos ca­jas de hue­vo en las que guar­dó to­das sus per­te­nen­cias; ro­pa de Julián (3), Ro­sau­ra (2), dos cam­bios pa­ra ella y una co­bi­ja co­mo las que re­ga­lan las au­to­ri­da­des en in­vierno. Sus otras po­se­sio­nes in­cluían un tam­bor­ci­to de esos que se ven en las fies­tas pa­trias y un mu­ñe­co de los que to­da­vía se co­mer­cia­li­zan en las im­por­ta­do­ras.

Su pri­ma Hil­da, muy jo­ven igual que ella, la re­ci­bió en el en­tron­que de la sa­li­da a Cuauh­té­moc y ca­lle 120. De ahí to­ma­ron un ca­mión de la ru­ta cir­cun­va­la­ción que las lle­vó a la co­lo­nia Zoo­tec­nia, don­de pa­sa­ría los si­guien­tes 6 me­ses de su vi­da, has­ta que co­no­ció a Eduardo, el cho­fer del trans­por­te ur­bano que, sin sa­ber­lo, era el que con­du­cía esa ru­ta ali­men­ta­do­ra el día que arri­bó a Chihuahua.

De ojos co­lor miel, piel cla­ra y ana­to­mía muy de­fi­ni­da, Ro­xa­na no pa­sa­ba des­aper­ci­bi­da. Atraía las mi­ra­das de cuan­to pe­la­fus­tán se cru­za­ba fren­te a ella en su ca­mino dia­rio pa­ra lle­gar al mul­ti­mer­ca­do Zar­co, don­de la­bo­ra­ba. Fue pre­ci­sa­men­te en esos tra­yec­tos de seis días a la se­ma­na, que Eduardo lo­gró su ob­je­ti­vo de con­quis­tar­la.

No pa­sa­ron ni tres me­ses des­de que el afor­tu­na­do la con­ven­ció pa­ra lle­vár­se­la a vi­vir a una ca­sa que ren­ta­ba en el Ce­rro de la Cruz, cuan­do és­te re­ci­bió la in­vi­ta­ción de tra­ba­jar co­mo ven­de­dor de una fa­mo­sa mar­ca de he­rra­mien­tas pe­sa­das. La se­gu­ri­dad del in­gre­so les alla­nó el ca­mino pa­ra pro­crear dos hi­jos y en­gan­char una pro­pie­dad Cer­ca de Lo­mas del Santuario.

La de­di­ca­ción de Eduardo al tra­ba­jo rin­dió fru­tos y al ca­bo de 8 años se en­gan­chó con la ren­ta de un lo­cal en una ave­ni­da im­por­tan­te de la ciu­dad, don­de co­men­zó a comerciali­zar a gran es­ca­la las he­rra­mien­tas de la com­pa­ñía que lo in­vi­tó a unir­se a ellos años atrás. En­tre­tan­to, Ro­xa­na re­par­tía su tiem­po en lle­var a la pri­ma­ria a sus dos hi­jos ma­yo­res y al kín­der a los dos me­no­res.

La pul­cri­tud de los pi­sos lim­pios, las recámaras al­za­das y los aro­mas que des­pi­den los pla­ti­llos he­chos con amor, al­ber­ga­ban un ver­da­de­ro am­bien­te ho­ga­re­ño. Por la no­che, des­pués de los queha­ce­res, Roxy, co­mo la lla­ma­ba Eduardo, se sen­ta­ba fren­te a la pan­ta­lla de un or­de­na­dor pa­ra to­mar cla­ses en lí­nea pa­ra ser téc­ni­co ad­mi­nis­tra­ti­vo. Fue esa de­ter­mi­na­ción de apren­der al­go nue­vo tras con­cluir la se­cun­da­ria, lo que ca­ta­pul­ta­ría el ne­go­cio de la fa­mi­lia.

Con los chi­cos ya en la pre­pa y en la uni, Ro­xa­na de­di­ca­ba seis ho­ras dia­rias, a ve­ces sá­ba­dos y do­min­go, en la ad­mi­nis­tra­ción de la dis­tri­bui­do­ra re­gio­nal, que ya no fe­rre­te­ría, y co­mo je­fa de una do­ce­na de em­plea­dos. Es­to per­mi­tía a Eduardo au­sen­tar­se has­ta por una se­ma­na en via­jes cons­tan­tes a di­ver­sas par­tes del es­ta­do y en­ti­da­des cir­cun­ve­ci­nas.

Con la ru­ti­na del tra­ba­jo y la dis­ci­pli­na en los gas­tos, la ex­pan­sión del ne­go­cio al­can­zó pa­ra cons­truir una pro­pie­dad en el ex­clu­si­vo re­si­den­cial San Francisco, la que, por cues­tio­nes fis­ca­les, fue es­cri­tu­ra­da a nom­bre de Ro­xa­na. Los hi­jos más gran­des con­clu­ye­ron es­tu­dios pro­fe­sio­na­les y se in­de­pen­di­za­ron, mien­tras que los más jó­ve­nes se en­cuen­tran es­tu­dian­do ca­rre­ras de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co en uni­ver­si­da­des pri­va­das.

Así han trans­cu­rri­do 24 años de unión li­bre en­tre Ro­xa­na y Eduardo, sin más so­bre­sal­tos que dis­cre­tas y sos­pe­cho­sas sa­li­das del aho­ra em­pre­sa­rio, las que se han con­ver­ti­do en cons­tan­tes los úl­ti­mos 5 años. Es­te tiem­po coin­ci­de con la le­ja­nía cor­po­ral en­tre la pa­re­ja, de he­cho, las va­ca­cio­nes que to­ma­ban ca­da dos años en al­gu­na pla­ya del ca­ri­be me­xi­cano o cen­tros de es­quíes en Co­lo­ra­do, no se ha re­pe­ti­do des­de ha­ce cua­tro años.

Ro­xa­na, dis­cre­ta, pe­ro fuer­te co­mo to­da se­rra­na, in­vi­tó una no­che a ce­nar en su pro­pia ca­sa a su con­cu­bino. Eduardo lle­gó pun­tual, con ves­ti­men­ta pa­ra la oca­sión y con la so­brie­dad que lo ca­rac­te­ri­za. Al tiem­po que ter­mi­na­ron de de­gus­tar el pri­mer tiem­po de tres, Roxy, con voz se­re­na y sin re­cri­mi­nar na­da, le sol­tó: Ya no te amo y qui­sie­ra ir­me a vi­vir so­la.

Eduardo, sin as­pa­vien­tos. pe­ro con la mi­ra­da cla­va­da en la su­ya, cues­tio­nó: “es­tás se­gu­ra de lo que di­ces, por­que ten­drás que arre­glár­te­las so­la”, y sin le­van­tar la voz, pe­ro con tono in­ti­mi­dan­te, re­ma­tó: “pien­sa, no tie­nes a don­de ir, ni tam­po­co tra­ba­jo, va a ser muy di­fí­cil que te con­tra­ten si no tie­nes es­tu­dios”.

El si­len­cio se apo­de­ró del am­bien­te y lo hi­zo muy pe­sa­do, has­ta cier­to pun­to in­so­por­ta­ble. Pa­ra no cau­sar un enfa­do ma­yor, am­bos se le­van­ta­ron de la me­sa y sin ter­mi­nar de con­su­mir to­dos los ali­men­tos pre­pa­ra­dos por ella. Esa no­che se fue­ron a la ca­ma, sin di­ri­gir­se la pa­la­bra, co­mo ya ve­nía su­ce­dien­do tiem­po atrás.

Des­de aquel día, Ro­xa­na ago­ta sus días en reunio­nes con ami­gas o pa­seos va­ca­cio­na­les con sus hi­jos me­no­res. Si­gue man­te­nien­do su ca­sa en per­fec­to or­den y de­di­ca mu­cho tiem­po a la lec­tu­ra; ya no se es­me­ra tan­to en co­ci­nar por lo que es muy co­mún pe­dir co­mi­da a do­mi­ci­lio. Por la em­pre­sa ya no se pa­ra des­de ha­ce cua­tro o cin­co años.

Ha­ce unos días acu­dió a un bu­fe­te de abo­ga­dos, a con­sul­tar qué de­re­chos tie­ne co­mo con­cu­bi­na. El li­ti­gan­te, cón­yu­ge de una de sus me­jo­res ami­gas, le co­men­tó que no tie­ne de­re­cho a re­ci­bir com­pen­sa­ción al­gu­na ni di­vi­den­dos de la em­pre­sa que ella ayu­dó a desa­rro­llar. Tam­po­co po­drá ac­ce­der a una pen­sión, sal­vo un pe­que­ño por­cen­ta­je de los in­gre­sos de Eduardo, siem­pre y cuan­do no tra­ba­je y se man­ten­ga sol­te­ra. Eso sí, po­drá, pe­lear por la pro­pie­dad que es­tá a su nom­bre, ya que su con­cu­bino no es­tá dis­pues­to a ce­der­la sin jui­cio de por me­dio.

Es así co­mo Ro­xa­na, una mu­jer que edi­fi­có una fa­mi­lia y ayu­dó a cons­truir una gran em­pre­sa, que con­fió su tiem­po y de­di­ca­ción a un hom­bre al que ama­ba y res­pe­ta­ba. Hoy, tras ca­si un cuar­to de si­glo de ser pa­re­ja, ma­dre y co­lum­na mo­ral de su fa­mi­lia, se en­cuen­tra en la dis­yun­ti­va de que­dar­se en la ca­lle y con­de­na­da a desem­pe­ñar un rol de per­so­na mu­da y pre­sa en lo que fue su ho­gar, o re­con­quis­tar su li­ber­tad em­pe­zan­do des­de ce­ro por­que el Es­ta­do no la pro­te­ge del des­co­no­ci­mien­to a los años com­par­ti­dos de bue­na fe y por amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.