De po­lí­ti­ca y co­sas peo­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ca­tón Es­cri­tor y Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Ciu­dad de Mé­xi­co.- Aquel se­ñor com­pró un pe­ri­co en la tien­da de mas­co­tas. El ven­de­dor le ase­gu­ró que el lo­ro ha­bla­ba mu­cho. Fal­so: pa­sa­ron los días y el pa­ja­rra­co no de­cía una pa­la­bra. “¡Ha­bla!” -le or­de­na­ba una y otra vez el se­ñor. El co­to­rro se­guía mu­do. Un día el se­ñor pa­só fren­te al pe­ri­co y és­te le di­jo con to­das sus letras: “¡Cor­nu­do!”. El hom­bre se sor­pren­dió. “¿Qué me di­jis­te?”. “Cor­nu­do -re­pi­tió el lo­ro-. Cuan­do no es­tás aquí vie­ne un su­je­to y le ha­ce el amor a tu mu­jer en to­das las po­si­cio­nes des­cri­tas por el Ka­ma Su­tra y en otras de su pro­pia in­ven­ción. Ella dis­fru­ta mu­cho. Le di­ce al in­di­vi­duo ‘Pa­pa­ci­to’ y ‘Co­cho­to­tas’”. Al oír eso el se­ñor se en­cen­dió en có­le­ra: “¡Ah, co­to­rro ha­bla­dor! -pro­rrum­pió con ira­cun­dia-. ¡Te voy a tor­cer el pes­cue­zo, ca­brón!”. El pe­ri­co re­pli­có exas­pe­ra­do: “¿Quién te en­tien­de? Si no ha­blo te enojas, y si ha­blo te enojas más”. As­ta­tra­sio Ga­rra­ja­rra y Em­pé­do­cles Etí­lez, bo­rra­chos de pro­fe­sión, acer­ta­ron a ver­se en la es­ta­ción del tren. “Ca­mi­ne­mos so­bre los dur­mien­tes” -su­gi­rió As­ta­tra­sio. El otro se preo­cu­pó: “¿No se des­per­ta­rán?”. El mé­di­co de la Cruz Ro­ja le pre­gun­tó al ti­po que ha­bía par­ti­ci­pa­do en una ri­ña con­ga­le­ra: “¿Us­ted es el que re­ci­bió un na­va­ja­zo en la tri­ful­ca?”. “No, doc­tor -pre­ci­só el ti­po-. Lo re­ci­bí en­tre la tri­ful­ca y el om­bli­go”. El se­ñor li­cen­cia­do Se­ve­riano García, ca­te­drá­ti­co de Ló­gi­ca en el Ate­neo Fuen­te de Sal­ti­llo, era hom­bre par­si­mo­nio­so y cir­cuns­pec­to, muy da­do a pru­ri­tos del len­gua­je. En cier­ta oca­sión abor­dó un au­to­bús que iba lleno ya de pa­sa­je­ros, de mo­do que tu­vo que ir de pie. Lo vio una de sus alum­nas y le di­jo: “Maes­tro: no tie­ne us­ted asien­to”. “Asien­to sí ten­go, señorita -con­tes­tó don Se­ve­riano-. Lo que no ten­go es dón­de po­ner­lo”. La acla­ra­ción del Cha­to -así se le lla­ma­ba con afec­to- era co­rrec­ta. En efec­to, en una de sus mu­chas acep­cio­nes la pa­la­bra “asien­to” sir­ve pa­ra de­sig­nar a las asen­ta­de­ras. En otro sen­ti­do el vo­ca­blo sig­ni­fi­ca es­ta­bi­li­dad o per­ma­nen­cia. Pues bien: acer­ta­rá quien di­ga que Ló­pez Obra­dor no tie­ne asien­to. No se es­tá quie­to en Pa­la­cio, mi­ran­do con cal­ma y sen­sa­tez los asun­tos na­cio­na­les a fin de dar­les acer­ta­da so­lu­ción. Pre­fie­re an­dar de un la­do a otro, pa­ra arri­ba y pa­ra aba­jo. Eso, cla­ro, den­tro del te­rri­to­rio na­cio­nal, pues más allá de nues­tras fron­te­ras no se sien­te a gus­to, co­mo el al­deano que nun­ca ha sa­li­do de su lu­ga­re­jo. Po­lí­ti­co iti­ne­ran­te, en cam­pa­ña per­ma­nen­te, ha vi­si­ta­do to­dos los mu­ni­ci­pios del país, y no es di­fí­cil que vuel­va a re­co­rrer­los to­dos, se­gún se ve su an­dar. Eso lo acer­ca a la gen­te, pe­ro lo ale­ja de la ad­mi­nis­tra­ción, que se ve errá­ti­ca, caó­ti­ca y anár­qui­ca, si me son per­mi­ti­das las es­drú­ju­las. El pre­si­den­te se evi­ta­ría mu­chos tro­pie­zos con un po­co más de pon­de­ra­ción y un po­co me­nos de dis­per­sión. Asen­tar su asien­to le ser­vi­ría bas­tan­te. “Los de­sig­nios del Se­ñor son ines­cru­ta­bles -re­co­no­cía don Añi­lio, se­ñor de edad ma­du­ra-. Ha­ce que los hom­bres sea­mos pa­dres en la ju­ven­tud. De­be­ría­mos me­jor te­ner los hi­jos a los 80 años. A esa edad de cual­quier mo­do te­ne­mos que le­van­tar­nos tres o cua­tro ve­ces en la no­che”. La ve­ci­na de do­ña Gor­do­lo­ba le con­tó: “Mi ma­ri­do me ha­ce su­frir mu­cho. En es­tos me­ses he ba­ja­do nue­ve ki­los”. Pi­dió, an­sio­sa, do­ña Gor­do­lo­ba: “¿Me lo pres­tas?”. Don Chin­gue­tas, el es­po­so de do­ña Ma­ca­lo­ta, re­gre­só de un via­je cuan­do eran ya las 9 de la no­che y se en­con­tró con la no­ve­dad de que su mu­jer no se ha­lla­ba en la ca­sa. Le pre­gun­tó a la cria­di­ta: “¿Dón­de es­tá mi se­ño­ra?”. Res­pon­dió la mu­ca­ma: “Sa­lió ha­ce una ho­ra”. Qui­so sa­ber don Chin­gue­tas: “¿Iría de com­pras?”. Re­pli­có la mu­cha­cha: “Por la for­ma en que iba ves­ti­da creo que más bien iba de ven­tas”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.