¿Re… da­da?

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - G. ar­tu­ro li­món D. Doc­tor en Psi­co­lo­gía ga­li­[email protected]

Es preocupant­e que la be­li­ge­ran­cia del pre­si­den­te Do­nald Trump no en­cuen­tre el va­lla­dar ne­ce­sa­rio en la po­lí­ti­ca ex­te­rior me­xi­ca­na, no bas­ta con la cor­dia­li­dad pa­ra tra­tar de lle­var bue­nas re­la­cio­nes, es ne­ce­sa­rio tam­bién asu­mir de ma­ne­ra de­ter­mi­na­da la de­fen­sa de nues­tros con­na­cio­na­les que han emi­gra­do a esas tie­rras que por ne­ce­si­dad la­bran, la tierra que hoy es de otros, sin que de ver­dad se ol­vi­de que an­tes fue­ra de no­so­tros, hay que re­cor­dar que una par­te sus­tan­cial de lo que hoy es el te­rri­to­rio de Nor­tea­mé­ri­ca fue en el si­glo XIX un te­rri­to­rio arre­ba­ta­do por la gue­rra y los mal­ha­da­dos acuer­dos que se for­za­ron a en­tre­gar du­ran­te ese el si­glo XIX, si­glo del des­po­jo, más por in­va­sión en una mal lla­ma­da gue­rra, que des­po­jó a nues­tra na­ción de po­co más del 50% de su te­rri­to­rio, más por la vio­len­cia que por la ra­zón y el de­re­cho.

Pa­ra pre­ci­sar la di­men­sión del arre­ba­to di­ré que la re­gión de que se des­po­jó a Mé­xi­co, in­clu­ye la to­ta­li­dad de los ac­tua­les es­ta­dos de Ca­li­for­nia, Ne­va­da, y Utah, así co­mo par­tes de Ari­zo­na in­clu­yen­do la re­gión más tar­de ane­xa­da en la Ven­ta de La Me­si­lla.

El ac­tual es­ta­do de Co­lo­ra­do y Te­xas, que igual­men­te fue arre­ba­ta­do del te­rri­to­rio me­xi­cano. Nue­vo Mé­xi­co y Wyo­ming al oes­te de la fron­te­ra de Te­xas y al sur del pa­ra­le­lo 42. Oklaho­ma y Kan­sas la par­te que ha­ce fron­te­ra al nor­te de Te­xas.

Así las co­sas, es preocupant­e la no­ti­cia de es­te amago de re­da­das que es­toy cier­to abri­rá otra Ca­ja de Pan­do­ra, si­mi­lar a la pro­pi­cia­da por la ma­ni­pu­la­ción que ya aque­llos a quien

lla­mo “Los Ha­ce­do­res del Caos” han ve­ni­do abrien­do con la mi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na a tra­vés de Mé­xi­co ha­cia Es­ta­dos Uni­dos co­mo pre­lu­dio y abono al pro­ce­so elec­to­ral de Trump en su áni­mo re­elec­cio­nis­ta.

Aho­ra la Ca­ja de Pan­do­ra se re­abre, re­vir­tién­do­se o pre­ten­dien­do ha­cer­lo de nor­te a sur, con la “de­por­ta­ción ma­si­va de de­lin­cuen­tes” di­ce el rubio pre­si­den­te, pe­ro las víc­ti­mas, se­rán co­mo en la tra­ge­dia pro­vo­ca­da en la mi­gra­ción sur nor­te, mu­chas fa­mi­lias que se­rán to­ca­das y afec­ta­das en su in­te­gra­ción y arrai­go en la ve­ci­na na­ción.

Pa­ra com­pren­der a ca­ba­li­dad de es­ta reali­dad, que nos convierte de nue­vo en una bi­sa­gra his­tó­ri­ca, en­tre un nor­te abu­si­vo y un sur de­ses­pe­ra­do y/o es­pe­ran­za­do, va­le la pe­na con­si­de­rar al­gu­nos as­pec­tos re­le­van­tes., pa­ra ello to­ma­ré 7 as­pec­tos de un re­por­ta­je que pu­bli­ca New York Ti­mes en es­pa­ñol el cual se­ña­la que.

1. “Es­tá pre­vis­to que las re­da­das a ni­vel na­cio­nal pa­ra arres­tar a mi­les de miem­bros de fa­mi­lias in­do­cu­men­ta­das… se ha­bía pos­pues­to en par­te de­bi­do a la re­sis­ten­cia de los fun­cio­na­rios de la pro­pia agen­cia de in­mi­gra­ción.

2. Las re­da­das, que se­rán eje­cu­ta­das por la Ofi­ci­na de In­mi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas (ICE) du­ran­te va­rios días, in­clui­rán de­por­ta­cio­nes “co­la­te­ra­les”, se­gún los fun­cio­na­rios que ha­bla­ron con la con­di­ción de man­te­ner su ano­ni­ma­to por­que la ope­ra­ción se en­cuen­tra en su eta­pa pre­li­mi­nar. Du­ran­te el pro­ce­so de de­por­ta­cio­nes, las au­to­ri­da­des po­drán de­te­ner a otros mi­gran­tes que se en­cuen­tren en los lu­ga­res don­de se desa­rro­lle la ope­ra­ción, a pe­sar de que no sean el ob­je­ti­vo de las re­da­das.

3. Cuan­do sea po­si­ble, los fa­mi­lia­res que son arres­ta­dos jun­tos po­drán ser re­clui­dos en los cen­tros de de­ten­ción fa­mi­liar en Te­xas y Pen­sil­va­nia. Pe­ro de­bi­do a las li­mi­ta­cio­nes de es­pa­cio, al­gu­nos po­drían que­dar­se en ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel has­ta que se pue­dan pre­pa­rar sus do­cu­men­tos de via­je. El ob­je­ti­vo de ICE es de­por­tar a los gru­pos fa­mi­lia­res de la ma­ne­ra más rá­pi­da po­si­ble.

4. Las fa­mi­lias que fue­ron se­lec­cio­na­das cru­za­ron la fron­te­ra re­cien­te­men­te y el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se ace­le­ró sus pro­ce­di­mien­tos de in­mi­gra­ción du­ran­te el oto­ño pa­sa­do. En fe­bre­ro a mu­chos de esos in­mi­gran­tes se les pi­dió que se pre­sen­ta­ran en una ofi­ci­na de ICE y les no­ti­fi­ca­ron que de­bían mar­char­se de Es­ta­dos Uni­dos, di­je­ron las au­to­ri­da­des de se­gu­ri­dad na­cio­nal.

5. La ame­na­za de de­por­ta­ción ha sa­cu­di­do a las co­mu­ni­da­des de in­mi­gran­tes en to­do el país; pro­vo­có reac­cio­nes ai­ra­das en­tre los po­lí­ti­cos lo­ca­les y los fun­cio­na­rios de la po­li­cía, y ge­ne­ró una di­vi­sión den­tro del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal… en­car­ga­da de rea­li­zar las de­por­ta­cio­nes.

6. El ob­je­ti­vo del go­bierno de Trump es uti­li­zar la ope­ra­ción co­mo una de­mos­tra­ción de fuer­za con el fin de di­sua­dir a las fa­mi­lias de acer­car­se a la fron­te­ra su­roes­te... Los cru­ces de mi­gran­tes han dis­mi­nui­do des­de ma­yo, cuan­do se de­tu­vo a 144,200 mi­gran­tes en la fron­te­ra su­roes­te, la ma­yor ci­fra re­gis­tra­da en tre­ce años.

7. Trump di­jo que las re­da­das co­men­za­rán “muy pron­to”. “Ellos en­tra­ron ile­gal­men­te y los es­ta­mos sa­can­do le­gal­men­te”, di­jo el pre­si­den­te en un en­cuen­tro con pe­rio­dis­tas.” (1) EX­HOR­TO

Al go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos a que asu­ma su res­pon­sa­bi­li­dad en la de­fen­sa de los me­xi­ca­nos que se in­ten­ta­rá de­por­tar, ellos jun­to con los her­ma­nos de otras na­cio­nes a de­por­tar, son víc­ti­mas di­gá­mos­lo cla­ro de, “El ra­cis­mo, la xe­no­fo­bia y la in­to­le­ran­cia que sa­be­mos son pro­ble­mas fre­cuen­tes en to­das las so­cie­da­des”. Pe­ro to­dos sa­be­mos es­tá re­to­man­do car­ta de na­tu­ra­li­za­ción en el ac­tual go­bierno nor­te­ame­ri­cano, de nue­va cuen­ta vio­len­tan­do los de­re­chos hu­ma­nos.

En con­se­cuen­cia va un ex­hor­to pa­ra que el go­bierno de Mé­xi­co se tor­ne de ma­ne­ra de­ci­di­da en es­te ca­so en un de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos, y de plano se apres­te a lu­char contra el ra­cis­mo que en las ac­cio­nes de la po­lí­ti­ca Trump hoy más que nun­ca se ha­ce evi­den­te.

De­be se­ña­lar­se ca­te­gó­ri­ca­men­te que el no ac­tuar de esa ma­ne­ra. Po­dría ha­cer pen­sar a sus­pi­ca­ces y ad­ver­sa­rios de la 4T que su inac­ción po­lí­ti­ca en la de­fen­sa de los mi­gran­tes es­ta, ¿Re…da­da? Al go­bierno de Do­nald Trump.

Y eso es por de­más preocupant­e, pa­ra el go­bierno, pa­ra los mi­gran­tes y pa­ra to­dos los que es­pe­ra­mos un go­bierno pro ac­ti­vo en fa­vor de la de­fen­sa de nues­tros con­na­cio­na­les es­tén, don­de es­tén, ¿no cree us­ted?

(1) Fuen­te; Agen­tes de Es­ta­dos Uni­dos se pre­pa­ran pa­ra una gran re­da­da contra mi­gran­tes sin pa­pe­les, Por Caitlin Dic­ker­son y Zo­lan Kanno-youngs, 11 de ju­lio de 2019 (NYT).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.