De Chihuahua, 11 “es­cla­vos” de la ama­po­la

Los re­clu­ta­ban en co­lo­nias de la pe­ri­fe­ria

El Diario de Chihuahua - - PORTADA - Sa­lud Ochoa / El Dia­rio

On­ce de los 21 hom­bres es­cla­vi­za­dos y res­ca­ta­dos el pa­sa­do 10 de ju­lio en un cam­po de ama­po­la en Yo­ki­vo, mu­ni­ci­pio de Ocam­po, vi­vían y fue­ron cap­ta­dos en la ciu­dad de Chihuahua, en co­lo­nias re­co­no­ci­das por las au­to­ri­da­des por sus al­tos ín­di­ces de­lic­ti­vos (ho­mi­ci­dios, des­apa­ri­cio­nes, nar­co­me­nu­deo), co­mo es el ca­so de Pun­ta Orien­te, Vis­tas Cerro Gran­de y La No­ria.

Di­chas co­lo­nias son re­co­no­ci­das tam­bién por la fal­ta

de ser­vi­cios de sa­lud, alum­bra­do pú­bli­co, agua y dre­na­je ade­más de en­con­trar­se por lo me­nos a 18 ki­ló­me­tros o más del Cen­tro de la ciu­dad.

Pe­ro ade­más, de acuer­do con da­tos apor­ta­dos por las víc­ti­mas, el “engaño” era la ma­ne­ra de ope­rar de los cri­mi­na­les ya que a to­dos ellos les ase­gu­ra­ban que tra­ba­ja­rían “le­van­tan­do cer­cos, co­mo va­que­ros, pa­ra re­for­zar re­pre­sas, le­van­tar po­tre­ros o en el des­mon­te de le­ña” con suel­dos de 250 a 300 pe­sos dia­rios, pe­ro a nin­guno se le di­jo cla­ra­men­te que el ob­je­ti­vo era la siem­bra y pro­duc­ción de ama­po­la, mu­cho me­nos que el lu­gar es­ta­ba en­cla­va­do en un pun­to re­cón­di­to de la ba­rran­ca, que no po­drían sa­lir de allí y que la­bo­ra­rían en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas.

De acuer­do con in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, la es­tan­cia de las 21 víc­ti­mas en los cam­pos ama­po­le­ros, os­ci­la en­tre los 2 me­ses y los dos años y me­dio, aun­que só­lo cuatro de esos hom­bres te­nían re­por­te ofi­cial de des­apa­ri­ción.

Al­gu­nas de las víc­ti­mas cap­ta­das en Chihuahua son ori­gi­na­rios de otros mu­ni­ci­pios de la en­ti­dad e in­clu­so de otros es­ta­dos del sur del país; sin em­bar­go, es­ta­ban asen­ta­dos en es­ta ca­pi­tal en las co­lo­nias ya men­cio­na­das.

En cuan­to a la edad de las víc­ti­mas, va des­de los 18 has­ta los 52 años mien­tras que el hom­bre que du­ró más tiem­po re­te­ni­do en los nar­co cam­pa­men­tos tie­ne 39 años de los cua­les, 2 años y seis me­ses los pa­só con­ver­ti­do en víc­ti­ma de los tra­ba­jos for­za­dos y so­me­ti­do a con­di­cio­nes la­bo­ra­les ex­tre­mas.

Pro­te­ge­rán a 4 de las víc­ti­mas

Cuatro de las 21 víc­ti­mas res­ca­ta­das en Ocam­po cuen­tan con me­di­das de se­gu­ri­dad de­bi­do a que su in­te­gri­dad fí­si­ca po­dría es­tar en ries­go, se­ña­ló Éver Daniel Bra­vo Reza, ase­sor ju­rí­di­co de la Co­mi­sión Es­ta­tal de Aten­ción a Víc­ti­mas (Cea­ve).

“Al­gu­nos sí es­tán en ries­go por­que se te­nía da­tos de ellos; son cuatro per­so­nas las que cuen­tan con me­di­das de pro­tec­ción por ese mo­ti­vo”, se­ña­ló el fun­cio­na­rio a pre­gun­ta ex­pre­sa res­pec­to a un po­si­ble es­ta­tus de “tes­ti­go pro­te­gi­do”.

Bra­vo Reza di­jo que el 11 de ju­lio se aper­so­na­ron en la Fis­ca­lía pa­ra de­tec­tar las ne­ce­si­da­des me­dia­tas e in­me­dia­tas de los res­ca­ta­dos en­con­tran­do pro­ble­mas de sa­lud y con­di­cio­nes nu­tri­cio­na­les de­plo­ra­bles.

“Al­gu­nos pre­sen­ta­ban pro­ble­mas de sa­lud, al­gu­nas co­sas no eran de ur­gen­cia co­mo he­ri­das le­ves o he­ri­das que nun­ca ha­bían si­do tra­ta­das. Uno de ellos traía las­ti­ma­do un ojo y per­dió vi­sión por no ha­ber­se tra­ta­do. Las con­di­cio­nes nu­tri­cio­na­les eran de­plo­ra­bles ya que se­gún re­fie­ren só­lo co­mían dos ve­ces al día. Emo­cio­nal­men­te sí es­ta­ban afec­ta­dos, pe­ro no al gra­do de en­con­trar­se en es­ta­do de shock”, in­di­có el en­tre­vis­ta­do y abun­dó en que, aque­llos que se die­ron cuen­ta que la fa­mi­lia ha­bía pues­to un re­por­te de au­sen­cia, se pu­sie­ron fe­li­ces al saber que al­guien los bus­ca­ba.

Lue­go del res­ca­te, las víc­ti­mas lle­ga­ron a la Fis­ca­lía Oc­ci­den­te y a par­tir de allí se aten­die­ron sus ne­ce­si­da­des pri­ma­rias de ali­men­ta­ción, alo­ja­mien­to e hi­gie­ne ya que, se­gún re­fi­rie­ron los pro­pios afec­ta­dos, en los cam­pa­men­tos no se les per­mi­tía ba­ñar­se na­da más que una vez al mes. Al mo­men­to, la ma­yo­ría de los afec­ta­dos por la pri­va­ción ile­gal de la li­ber­tad se en­cuen­tra ya en el círcu­lo fa­mi­liar en bus­ca de re­in­te­grar­se de nue­vo a su comunidad; sin em­bar­go, de los pla­gia­rios no se tie­ne no­ti­cia al­gu­na.

Te­nían A los hom­bres vi­vien­do en pé­si­mas con­di­cio­nes y con muy po­ca hi­gie­ne

uno de los se­cues­tra­dos na­rró el in­fierno que vi­vió en ese lu­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.