No­ta­ble es­fuer­zo de co­mu­ni­ca­ción mi­li­tar

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

Redvolució­n es un sis­te­ma de in­ter­net pre­sen­ta­do co­mo el gran lo­gro de la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal, pe­ro es­tá sien­do un pro­gra­ma fa­lli­do.

Em­pe­zó con una gran ca­pa­ci­dad en las es­ta­cio­nes de la ru­ta tron­cal del trans­por­te se­mi ma­si­vo, pe­ro en la ac­tua­li­dad ape­nas per­mi­te una co­ne­xión pa­ra re­vi­sar what­sapp.

Ol­vi­dé­mo­nos de al­gu­na me­lo­día o un video. Son sue­ños ilu­sos.

Los me­gaby­tes son tan es­ca­sos que es un ver­da­de­ro dra­ma co­nec­tar­se en ho­ras pi­co, cuan­do cien­tos de usua­rios ha­cen uso de es­te.

De­ben los pa­sa­je­ros des­cen­der de los ca­mio­nes y ha­cer pe­que­ñas es­ca­las en las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio pa­ra te­ner co­nec­ti­vi­dad.

No hay en­ton­ces gran uti­li­dad en el pro­gra­ma de in­ter­net, por­que los pa­sa­je­ros ape­nas per­ma­ne­cen muy po­co tiem­po en las es­ta­cio­nes.

Es­tá ocu­rrien­do lo mis­mo que acon­te­ció al ini­cio del lla­ma­do Vi­ve Bus, cuan­do de ha­ber in­ter­net en las uni­da­des de pron­to des­apa­re­ció sin ma­yor ex­pli­ca­ción.

Hoy, los usua­rios se en­tu­sias­man con la exis­ten­cia de un su­pues­to ser­vi­cio, pre­sen­ta­do con bom­bo y pla­ti­llo ha­ce ya un año -el on­ce de ju­lio del 2018-, pe­ro in­me­dia­ta­men­te se decepciona­n del mis­mo.

Son múl­ti­ples las que­jas que nos lle­gan to­dos los días por par­te de los usua­rios del trans­por­te al res­pec­to.

Sí así es­tá “redvolució­n” en la ru­ta tron­cal, que pa­sa en se­gui­da de Pa­la­cio de Go­bierno, ¿có­mo es­ta­rá en los 10 mu­ni­ci­pios anun­cia­dos con 94 pun­tos de co­ne­xión pú­bli­ca?

Es ju­lio y los re­cur­sos pro­gra­ma­dos pa­ra 2019 den­tro del sub­si­dio pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to del desem­pe­ño en ma­te­ria de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, na­da más no lle­gan ni lle­ga­rán.

Hu­bo un ex­hor­to del Con­gre­so del Es­ta­do ha­cia la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción en Mé­xi­co, pe­ro que­dó en al­gún ca­jón del Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca.

La dé­bil lla­ma­da de aten­ción de los dipu­tados lo­ca­les fue co­mo un gri­to en el de­sier­to, que no fue aten­di­da por la Cuar­ta Trans­for­ma­ción.

Esos re­cur­sos, que a ni­vel na­cio­nal son cin­co mil mi­llo­nes, fue­ron re­dis­tri­bui­dos pa­ra el pro­gra­ma fe­de­ral de se­gu­ri­dad, don­de se en­cuen­tra la Guar­dia Na­cio­nal.

Ese di­ne­ro, has­ta el año pa­sa­do, al me­nos en la en­ti­dad, fue dis­tri­bui­do con diez mi­llo­nes pa­ra Camargo, Cuauh­té­moc, De­li­cias, Pa­rral y Meo­qui; Chihuahua re­ci­bió 46 mi­llo­nes y Juá­rez 70.

Son can­ti­da­des na­da des­pre­cia­bles que se des­ti­na­ban pa­ra ad­qui­rir uni­da­des y equi­pa­mien­to di­ver­so en mu­ni­ci­pios gol­pea­dos por la in­se­gu­ri­dad. Pe­ro eso no se ob­ser­va des­de un es­cri­to­rio. Fren­te a esas ne­ce­si­da­des, de la ciu­dad de Mé­xi­co lle­gó un la­có­ni­co ofi­cio, el nú­me­ro SG/UE/311/083/19, emi­ti­do por la Sub­se­cre­ta­ria de Go­bierno de la SEGOB. Ni si­quie­ra se dig­nó la Se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción, Olga Sán­chez Cordero, en fir­mar ella mis­ma la res­pues­ta.

En unas cuan­tas lí­neas se in­for­mó por un fun­cio­na­rio de ter­cer o cuar­to ni­vel a la le­gis­la­tu­ra de Chihuahua que se re­mi­tió al Se­cre­ta­ria­do co­pia del acuer­do LXVI/ UR­GEN/0200/2019 II P.O.

El bre­ve in­for­me fue leí­do en la tri­bu­na del con­gre­so, en me­dio de de­ce­nas de car­tas de co­rres­pon­den­cia.

Pa­só des­aper­ci­bi­do aquí en Chihuahua, con más ra­zón allá de don­de vie­ne tan va­cía res­pues­ta.

En la Ciu­dad de Mé­xi­co que­da­ra en al­gún ca­jón os­cu­ro.

Chihuahua y Juá­rez ge­ne­ran re­cur­sos pro­pios pa­ra en­fren­tar el gas­to de se­gu­ri­dad, has­ta cier­to pun­to.

Pe­ro el res­to de los mu­ni­ci­pios se en­cuen­tran con me­nor au­to­no­mía fi­nan­cie­ra y presupuest­al.

Ahor­ca­dos y en­tre la es­pa­da y la pa­red, con una vio­len­cia ga­lo­pan­te, de ori­gen fe­de­ral por­que tie­ne co­mo ori­gen de­li­tos del cri­men or­ga­ni­za­do.

La zo­na sur del es­ta­do en­fren­ta un re­cru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia pro­ta­go­ni­za­da por la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, con especial én­fa­sis en ho­mi­ci­dios con­tra agen­tes po­li­cia­cos.

Los he­chos ocu­rri­dos en San Fran­cis­co de Con­chos no son ais­la­dos, ni de­ben ser to­ma­dos a la li­ge­ra.

Fue­ron cuatro los agen­tes le­van­ta­dos y fi­nal­men­te lo­ca­li­za­dos eje­cu­ta­dos y con se­ñas de tor­tu­ra.

No de­be des­car­tar­se una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción ha­cia el hua­chi­col.

Es un ne­go­cio os­cu­ro que se rea­li­za al am­pa­ro de pre­sión y ex­tor­sión ha­cia las fuer­zas de se­gu­ri­dad, des­de Meo­qui has­ta Jiménez, pa­san­do por pun­tos in­ter­me­dios.

Nos di­cen que no es só­lo el cri­men re­la­cio­na­do con dro­gas. De ello hay mu­cha in­for­ma­ción en las me­sas de se­gu­ri­dad.

El gra­ve pro­ble­ma es que no se ve aún la presencia con el ri­gor que re­quie­re la Guar­dia Na­cio­nal.

Mu­cho me­nos de las fuer­zas es­ta­ta­les, que es­tán con­cen­tra­das en otras re­gio­nes. Hay un aban­dono que se em­pie­za no­tar con ma­yor con­tun­den­cia, pe­se al cla­mor de los al­cal­des.

***

Hay mu­cha dis­tan­cia en­tre la au­sen­cia de Juan Car­los Loe­ra en la aten­ción del blo­queo de ca­rre­te­ras por cam­pe­si­nos y su rá­pi­do des­plie­gue a San Jua­ni­to pa­ra aten­der a una pe­que­ña co­mi­ti­va de ra­rá­mu­ris in­con­for­mes.

En la sie­rra, el de­le­ga­do de pro­gra­mas fe­de­ra­les ofre­ció Be­cas Be­ni­to Juá­rez, an­tes Pros­pe­ra, a los ma­ni­fes­tan­tes in­dí­ge­nas quie­nes, sin más, re­tro­ce­die­ron en su mar­cha por el ham­bre.

Pe­ro en las ca­rre­te­ras, ni se aso­mó el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te del go­bierno fe­de­ral en el es­ta­do.

Se­rá por­que el blo­queo en la ca­rre­te­ra no era tan sen­ci­llo de des­ac­ti­var, me­nos aún con Yac­ko Ro­drí­guez a la ca­be­za, dipu­tado fe­de­ral por Mo­re­na, de los renegados a ni­vel es­ta­tal y quien ya pe­leó fí­si­ca­men­te con­tra Loe­ra en la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

La ma­ni­fes­ta­ción, que arran­có gran mo­les­tia en cien­tos de au­to­mo­vi­lis­tas, tam­po­co ge­ne­ró gran mo­vi­li­za­ción en el Go­bierno del Es­ta­do, don­de la ma­yo­ría de los fun­cio­na­rios se en­cuen­tran de va­ca­cio­nes.

Por­que no hu­bo blo­queo en las ca­se­tas, co­mo an­tes ocu­rría que se de­ja­ba pa­sar a los au­to­mo­vi­lis­tas sin pa­go.

Pe­que­ño gran de­ta­lle que no pa­só des­aper­ci­bi­do y que ge­ne­ró es­pe­cu­la­cio­nes de un arre­glo con­ve­nien­te con el nue­vo ama­ne­cer.

No hu­bo más re­pre­sen­tan­tes po­pu­la­res en las ma­ni­fes­ta­cio­nes, de nin­gún otro co­lor, más que el mo­reno de Yac­ko.

Se­rán efec­tos de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción o la ne­ce­si­dad de man­te­ner­se pre­sen­tes an­te la crea­ción de la nue­va Guar­dia Na­cio­nal, pe­ro la Quin­ta Zo­na Mi­li­tar con ba­se en Chihuahua ha mos­tra­do una aper­tu­ra nun­ca an­tes vis­ta.

Des­de la lle­ga­da del ge­ne­ral de Bri­ga­da Mi­guel Án­gel Her­nán­dez el pa­sa­do mes de enero, el Ejér­ci­to ha he­cho una fuer­te ta­rea de acer­ca­mien­to y so­cia­li­za­ción de sus ac­ti­vi­da­des, ge­ne­ral­men­te des­co­no­ci­das pa­ra el co­mún de las per­so­nas.

El ge­ne­ral co­man­dan­te de la V Zo­na, quien tie­ne ba­jo su ju­ris­dic­ción la ma­yor par­te del es­ta­do, -in­clui­das las dos prin­ci­pa­les ciu­da­des, Juá­rez y Chihuahua- no ha de­ja­do de ha­cer presencia en to­dos los círcu­los so­cia­les y po­lí­ti­cos.

Es evi­den­te que ha pues­to ma­nos a la obra en esa la­bor ja­más rea­li­za­da pa­ra mos­trar la ver­da­de­ra ca­ra de la mi­li­cia, que no se li­mi­ta al sol­da­do ma­len­ca­ra­do, sino que va mu­cho más allá de lo com­ba­ti­vo de un ejér­ci­to que tam­bién es hu­ma­ni­ta­rio, res­pon­sa­ble, com­pro­me­ti­do con los de­re­chos hu­ma­nos.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ob­via­men­te no han si­do ex­clui­dos de esa nue­va di­ná­mi­ca, lo que pue­de me­dir­se y re­fle­jar­se en las apa­ri­cio­nes y men­cio­nes de la la­bor cas­tren­se en la en­ti­dad.

Des­de lue­go ha si­do no­ta­ble el acer­ca­mien­to y la aper­tu­ra, pues los te­mas ta­bú de an­tes aho­ra se abor­dan con na­tu­ra­li­dad.

Los te­lé­fo­nos se res­pon­den, las so­li­ci­tu­des de in­for­ma­ción se tra­mi­tan, el what­sapp es­tá abier­to. En fin, los es­fuer­zos de co­mu­ni­ca­ción son no­ta­bles.

Se­gu­ra­men­te le ha­brán de re­di­tuar di­chos es­fuer­zos, que sin du­da abo­nan a re­for­zar el pres­ti­gio y la con­fian­za de la ins­ti­tu­ción.

• Es un fra­ca­so ‘redvolució­n’ en la ru­ta tron­cal • No lle­gan ni lle­ga­rán re­cur­sos pa­ra se­gu­ri­dad • Le­van­tón y eje­cu­ción de po­li­cías no es ais­la­do • No­ta­ble es­fuer­zo de co­mu­ni­ca­ción mi­li­tar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.