Mcil­roy es­pe­ra ter­mi­nar con se­quía en el Abier­to Bri­tá­ni­co Portrush, Ir­lan­da del Nor­te—

El Diario de Chihuahua - - DEPORTES -

En el úl­ti­mo día de prác­ti­cas pa­ra el úl­ti­mo gran­de del golf del año, sol­tó un dis­pa­ro y co­men­zó a ca­mi­nar ha­cia el green, cuan­do se de­tu­vo pa­ra una rá­pi­da en­tre­vis­ta con Sky Sports.

Eso es nor­mal pa­ra Mcil­roy en un Abier­to Bri­tá­ni­co.

Los hin­chas se amon­to­na­ron, crean­do un co­rre­dor mien­tras él ca­mi­na­ba ha­cia el ter­cer tee el miér­co­les. Las gra­das es­ta­ban lle­nas pa­ra to­do el hoyo, pe­se a nu­ba­rro­nes que co­men­za­ban a os­cu­re­cer el cie­lo, con la pro­me­sa de más llu­via en el Ro­yal Portrush.

No, és­te no es un Abier­to Bri­tá­ni­co nor­mal _ cier­ta­men­te no pa­ra Mcil­roy, no im­por­ta cuán­to tra­te de con­ven­cer­se en mo­men­tos en que el cam­peo­na­to más an­ti­guo del golf re­gre­sa a Ir­lan­da del Nor­te por pri­me­ra vez en 68 años.

“Los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do es­tán aquí y no sien­to que soy el cen­tro de la aten­ción”, di­jo Mcil­roy en una conferenci­a de pren­sa an­te una con­gre­ga­ción de re­por­te­ros ma­yor que la que tu­vo Ti­ger Woods.

Mcil­roy no es el úni­co oriun­do de Uls­ter que co­mien­za el jue­ves la con­tien­da por el tro­feo.

Grae­me Mcdo­well cre­ció en Portrush y fue miem­bro del Rath­mo­re Golf Club, que es pro­pie­dad de Ro­yal Portrush y com­par­te los mis­mos cam­pos jun­to al Atlán­ti­co Nor­te. Da­rren Clar­ke for­jó su jue­go co­mo ju­ve­nil en el Ro­yal Portrush y aho­ra es su ba­se.

Mcil­roy es di­fe­ren­te.

Es el cam­peón de cuatro ma­jors y el nú­me­ro 3 en el mun­do. El Ro­yal Portrush es don­de apren­dió. Es don­de su pa­dre lo lle­vó pa­ra su 10mo cum­plea­ños, cuan­do co­no­ció a Clar­ke. Es dón­de mos­tró su po­ten­cial por pri­me­ra vez a los 16 años, cuan­do fi­jó un ré­cord pa­ra el cam­po de 61 gol­pes en el tor­neo Ama­teur de Ir­lan­da del Nor­te.

“Portrush ha si­do una par­te muy gran­de _ al me­nos el club de golf _ de mi for­ma­ción”, di­jo Mcil­roy. “Es al­go su­rreal que el tor­neo se ce­le­bre aquí”.

¿Un Open co­mo cual­quier otro?

Fue la pri­me­ra vez en 159 años del Abier­to Bri­tá­ni­co que los bo­le­tos tu­vie­ron que ser com­pra­dos con an­te­la­ción, in­clu­yen­do los de dos se­sio­nes de prác­ti­cas. Eso lle­va la con­cu­rren­cia to­tal pa­ra la se­ma­na a 237.500, se­gun­da so­la­men­te del Old Cour­se en St. An­drews.

“No pue­do sim­ple­men­te pre­ten­der que to­do eso no es­tá su­ce­dien­do”, di­jo Mcil­roy. “Uno de ms man­tras es­ta se­ma­na es to­mar­me tiem­po y dis­fru­tar. Es­to es al­go ma­ra­vi­llo­so pa­ra es­te país y pa­ra el gol en ge­ne­ral. Y ser una par­te im­por­tan­te de ello es un ho­nor y un pri­vi­le­gio”.

Woods lle­gó des­pués en la tar­de a las prác­ti­cas, bus­can­do afi­nar su swing pa­ra ape­nas su cuar­to tor­neo des­de que ga­nó el Mas­ters. Po­co des­pués, la llu­via re­gre­só.

“No es­tá tan afi­na­do co­mo qui­sie­ra en es­tos mo­men­tos”, di­jo.

Rory Mcil­roy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.