Afec­ta­ría mí­ni­mo a em­plea­das del ho­gar

El Diario de Chihuahua - - ECONOMÍA - Sil­via Ol­ve­ra y Ale­jan­dra Mendoza /

Mon­te­rrey, Nue­vo León– Es­ta­ble­cer un sa­la­rio mí­ni­mo ex­clu­si­vo pa­ra las tra­ba­ja­do­ras del ho­gar po­dría re­sul­tar en una afectación, más que un be­ne­fi­cio, ex­pli­có Je­sús Gon­zá­lez Cár­de­nas, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Sin­di­ca­tos In­de­pen­dien­tes (FNSI).

"Yo di­ría que el sa­la­rio mí­ni­mo de­be ser el que ri­ja en el país, el de­cre­to es­ta­ble­ce que la par­te del ali­men­to y la ha­bi­ta­ción ten­drá que ser a par­te, obli­ga­to­ria y a par­te del sa­la­rio", con­si­de­ró.

"No sé si les con­ven­ga a las tra­ba­ja­do­ras del ho­gar en­ca­si­llar­se a un sa­la­rio mí­ni­mo, yo creo que les va a per­ju­di­car, por­que va a dis­mi­nuir su in­gre­so. Si el sa­la­rio va a es­tar en 200 pe­sos dia­rios, por ejem­plo, di­fí­cil­men­te se con­si­gue a una per­so­na por me­nos de 500 pe­sos dia­rios, pa­ra que en la ca­sa reali­ce los queha­ce­res".

Agre­gó que si bien se plan­tean cam­bios pa­ra re­gu­lar la la­bor de las tra­ba­ja­do­ras del ho­gar, es­ta ac­ti­vi­dad es dis­tin­ta a las con­di­cio­nes de un obre­ro, por ejem­plo.

"Es tan especial el em­pleo de las tra­ba­ja­do­ras del ho­gar, que no tie­ne com­pa­ra­ción, de al­gu­na ma­ne­ra es una si­tua­ción muy di­fe­ren­te a la de un obre­ro nor­mal; creo que to­do de­be­rá ser de­fi­ni­do cuan­do ter­mi­ne el pro­gra­ma pi­lo­to (que ini­ció des­de abril de es­te año)", opi­nó.

Ri­car­do Cas­tro Garza, lí­der de la Prác­ti­ca La­bo­ral en Mé­xi­co de Ba­ker Mcken­zie Abo­ga­dos, afir­mó que los be­ne­fi­cios de­cre­ta­dos pa­ra las em­plea­das del ho­gar pue­den ge­ne­rar dis­cri­mi­na­ción pa­ra el res­to de los tra­ba­ja­do­res del País.

Y co­mo con­se­cuen­cia, en al­gún mo­men­to da­do, los sin­di­ca­tos po­drían em­pe­zar a exi­gir ese ti­po de be­ne­fi­cios pa­ra sus agre­mia­dos en los con­tra­tos co­lec­ti­vos de tra­ba­jo, ad­vir­tió el es­pe­cia­lis­ta.

"Aho­ra re­sul­ta que tra­ba­ja­do­res do­més­ti­cos tie­nen me­jo­res be­ne­fi­cios y con­di­cio­nes de tra­ba­jo que cual­quier otro em­plea­do en Mé­xi­co, con jor­na­das de tra­ba­jo me­no­res, con in­dem­ni­za­cio­nes ma­yo­res, con be­ne­fi­cios su­pe­rio­res en tér­mi­nos de ali­men­tos y ha­bi­ta­ción", agre­gó.

"Tam­bién dos días de des­can­so a la se­ma­na, cuan­do el res­to de los tra­ba­ja­do­res en el País tie­nen uno".

In­clu­so re­fi­rió que pa­ra al­gu­nos ca­sos, las em­plea­das do­més­ti­cas tie­nen jor­na­das la­bo­ra­les de seis ho­ras al día y otra se­rie de dis­po­si­cio­nes.

Cas­tro Garza di­jo que el pro­ble­ma es que las nue­vas nor­mas pa­ra las tra­ba­ja­do­ras do­més­ti­cas obe­de­ce a in­tere­ses po­lí­ti­cas, en don­de el Po­der Le­gis­la­ti­vo ha­ce lo que di­ce el nue­vo Go­bierno fe­de­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.