DE AN­TE­PA­SA­DOS ES­CLA­VOS

Ka­te Wins­let acu­dió a un pro­gra­ma de ge­nea­lo­gía de la BBC tras una va­ga re­fe­ren­cia de su ma­dre a la po­si­ble as­cen­den­cia sue­ca de la fa­mi­lia

El Diario de Chihuahua - - GENTE -

Ciu­dad de Mé­xi­co-Cuan­do Ka­te Wins­let era una ni­ña los ex­tra­ños a me­nu­do asu­mían que era es­can­di­na­va de­bi­do a su pe­lo ru­bio. Dé­ca­das más tar­de, una va­ga re­fe­ren­cia de su ma­dre a la po­si­ble as­cen­den­cia sue­ca de la fa­mi­lia hi­zo que la ac­triz se acer­ca­ra a ¿Quién crees que eres?, un exi­to­so pro­gra­ma de ge­nea­lo­gía de la BBC.

Wins­let na­ció y cre­ció en Berks­hi­re, al sur de In­gla­te­rra, pe­ro siem­pre sin­tió que te­nía “al­go más” en su in­te­rior. La ac­triz se emo­cio­na al en­te­rar­se de que des­cien­de de tra­ba­ja­do­res agrí­co­las es­cla­vos de la Sue­cia del si­glo XIX.

Aho­ra, Wins­let es una es­tre­lla que al­can­zó la fa­ma en 1997 con la pe­lí­cu­la Ti­ta­nic y lo­gró un Os­car a me­jor ac­triz en 2009 por El lec­tor. Ade­más, re­si­de en una man­sión en Sus­sex de 4.5 mi­llo­nes de eu­ros y su for­tu­na se es­ti­ma en más de 68 mi­llo­nes. A pe­sar de es­to, re­co­no­ció que se ha­bría sen­ti­do “mo­les­ta y dis­gus­ta­da” si hu­bie­se des­cu­bier­to que sus an­te­pa­sa­dos ha­bían si­do ri­cos o for­ma­ran par­te de la reale­za. “Mis raí­ces son so­cia­lis­tas, de cla­se tra­ba­ja­do­ra y, de una for­ma divertida, mis pa­dres frun­cían el ce­ño an­te los ri­cos”, co­men­tó la ac­triz de 43 años.

Uno de sus pri­me­ros an­te­pa­sa­dos in­ves­ti­ga­dos por el pro­gra­ma fue An­ders Jons­son, abue­lo de su ta­ta­ra­bue­lo. Fue mo­zo de cua­dras y era tan po­bre que re­cu­rrió al ro­bo de pa­ta­tas y miel pa­ra ali­men­tar a su fa­mi­lia ham­brien­ta. Fue de­te­ni­do y con­de­na­do a 35 la­ti­ga­zos por ro­bo y mu­rió de ti­fus en pri­sión en 1832 mien­tras es­pe­ra­ba a ser li­be­ra­do. “En es­te pun­to, yo es­ta­ba llo­ran­do des­con­so­la­da­men­te”, con­fe­só la ac­triz en una en­tre­vis­ta an­tes de la emi­sión del pro­gra­ma a Ra­dio Ti­mes. An­ders y su es­po­sa An­na tu­vie­ron cin­co hi­jos, pe­ro en 1831 el pe­que­ño Gus­taf, de tres me­ses, mu­rió de des­nu­tri­ción. “Su mu­jer ni si­quie­ra po­día pro­du­cir leche pa­ra el be­bé por­que es­ta­ba

muer­ta de ham­bre. La idea de que una ma­dre no pue­da dar el pe­cho a su hi­jo me des­tru­yó por com­ple­to”, aña­dió.

Uno de los hi­jos de di­cho matrimonio, Johan Ch­ris­tian, te­nía cin­co años cuan­do su pa­dre fa­lle­ció. Al cre­cer se unió a la ma­ri­na sue­ca a cam­bio de un sa­la­rio y una ca­si­ta, don­de vi­vió con su es­po­sa. Pe­ro otra tra­ge­dia les gol­peó cuan­do su pri­mer hi­jo mu­rió a los 17 días de na­cer y el segundo su­cum­bió a la vi­rue­la en 1853, cuan­do só­lo con­ta­ba sie­te me­ses.

En es­te mo­men­to, Wins­let le pre­gun­ta al his­to­ria­dor: “¿Pue­des de­cir­me al­go bueno aho­ra?”. Pe­ro las co­sas em­peo­ra­ron pa­ra Johan cuan­do fue da­do de ba­ja de la ar­ma­da en 1859 por mal­ver­sa­ción y fla­ge­la­do 40 ve­ces. Sin em­bar­go, tras es­to se con­vir­tió en sas­tre, un ofi­cio que más tar­de he­re­dó el úni­co hi­jo que le so­bre­vi­vió, el ta­ta­ra­bue­lo de la ac­triz, Alfred Johans­son Lid­man, quien se mudó a Lon­dres y se es­ta­ble­ció en Sa­vi­le Row.

En la en­tre­vis­ta, la es­tre­lla con­tó có­mo la muer­te de su ma­dre a cau­sa de un cán­cer de ova­rio ha­ce dos años la lle­vó a in­ves­ti­gar su as­cen­den­cia en el pro­gra­ma. “Cuan­do mi ma­dre mu­rió fue co­mo si la es­tre­lla del Nor­te se ca­ye­ra del cie­lo.

Fue la par­te más di­fí­cil de ha­cer el pro­gra­ma”, con­fe­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.