GPS

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

CO­BRA­RON FUN­CIO­NA­RIOS POR EL MIS­MO CAR­GO

“Se aso­ma un po­si­ble do­ble suel­do en el car­go de coor­di­na­dor”

De­ben ‘via­les’ dar­se sus vuel­tas por la UACH

Duar­te y el ce­no­ta­fio de Vi­lla; Corral y el CAM

En un dos por tres el PES que­da fue­ra de ac­ción

La tran­si­ción de Ma­ri Jo­sé Va­lles en el área de co­mu­ni­ca­ción so­cial del go­bierno del es­ta­do tie­ne dos o tres prie­ti­tos en el arroz que no pa­san por al­to tan fá­cil­men­te y que se en­cuen­tran vin­cu­la­dos con la pre­go­na­da trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas.

El pri­me­ro de ellos, tal vez una mi­nu­cia que tie­ne al­gu­na ex­pli­ca­ción, de aque­llas de men­te ágil, pe­ro que por lo pron­to ha­ce le­van­tar la ce­ja con sin­gu­lar sus­pi­ca­cia.

La pá­gi­na cam­bio.gob.mx en su sec­ción de trans­pa­ren­cia pre­sen­ta una re­la­ción en Ex­cel de suel­dos y re­mu­ne­ra­cio­nes del per­so­nal de co­mu­ni­ca­ción so­cial en el pe­rio­do que com­pren­de del pri­me­ro de ju­lio al 31 de di­ciem­bre de 2018.

Y en ella nos apa­re­ce un mis­mo pues­to, el de coor­di­na­dor, con dos ti­tu­la­res. Así co­mo lo lee: Ma­ri­jo­sé y el de­fe­nes­tra­do Je­sús An­to­nio Pi­ne­do Cor­ne­jo.

Sa­bi­do es que Ma­ri­jo­sé lle­gó al pues­to a me­dia­dos de di­ciem­bre y que en esa fe­cha fue re­ti­ra­do Pi­ne­do, tras una lar­ga es­te­la de de­nun­cias por ma­los ma­ne­jos y con­flic­tos de in­te­rés, que por su­pues­to si­guen en el lim­bo, sin re­so­lu­ción al­gu­na pe­se a la evi­den­cia exis­ten­te de corrupción.

Pe­ro no só­lo se aso­ma un po­si­ble do­ble suel­do en el car­go de coor­di­na­dor del área, sino que el mon­to asig­na­do a ca­da uno de ellos es di­fe­ren­cia­do, cuan­do es re­gla que por el mis­mo car­go o fun­ción, debe ser la mis­ma re­tri­bu­ción.

No sa­be­mos por qué, pe­ro Ma­ri­jo­sé tie­ne asig­na­do un suel­do me­nor que el de Pi­ne­do, por más de diez mil pe­sos.

Por su­pues­to cree­mos que el de­ta­lle ya se co­rri­gió. Pe­ro es una afrenta vil al me­nos en ese mes de­cem­brino, que pa­ra col­mo el ex­ti­tu­lar del área no la­bo­ró, y pe­se a ello ha­bría co­bra­do y por en­ci­ma de quien es­ta­ba ha­cien­do real­men­te la cham­ba ya co­mo res­pon­sa­ble.

Son ca­pa­ces de sa­lir con la ex­pli­ca­ción de que se tra­tó de un lar­go pe­río­do de en­tre­ga re­cep­ción, de aque­llos que du­ran una quin­ce­na, en me­dio de bu­ñue­los y pa­vo.

Pe­ro hay otro de­ta­lle que lla­ma la aten­ción. Las de­cla­ra­cio­nes pa­tri­mo­nia­les, tan­to de Pi­ne­do co­mo de Ma­ría Jo­sé tie­nen pe­ca­di­llo.

Pi­ne­do no reali­zó de­cla­ra­ción pa­tri­mo­nial fi­nal, cuan­do se en­con­tra­ba obli­ga­do a ello. O al me­nos no se subió a la pá­gi­na web don­de cons­ta su de­cla­ra­ción ini­cial pre­sen­ta­da a prin­ci­pios de 2017. Lo se­gun­do es un desliz, lo pri­me­ro cau­sa de res­pon­sa­bi­li­dad ad­mi­nis­tra­ti­va in­du­da­ble.

Y Ma­ri­jo­sé ha­ce dos pre­ci­sio­nes en su abre­via­do informe pa­tri­mo­nial, al cal­ce del con­ci­so do­cu­men­to: su ne­ga­ti­va a ha­cer­lo pú­bli­co, pe­ro, ade­más, re­ser­var­se su de­cla­ra­ción de con­flic­to de in­te­rés.

Así es, na­da me­nos. De­jó en la opa­ci­dad de un ca­jón de la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción pú­bli­ca ese con­flic­to de in­te­rés que exis­te ob­via­men­te, por­que lo de­cla­ró en di­cho do­cu­men­to. De otra for­ma, ha­bría ne­ga­do cual­quier con­flic­to.

Lo di­ce textual el do­cu­men­to: “el ser­vi­dor no acep­to ha­cer pú­bli­cos sus datos pa­tri­mo­nia­les” y en re­la­ción al con­flic­to de in­te­rés, afir­mó: “No es­toy de acuer­do en ha­cer pú­bli­co mi po­si­ble con­flic­to de in­te­rés”. La ima­gen en nues­tra edi­ción di­gi­tal. ¿Con quién ten­drá so­cie­dad de ne­go­cios que le cau­sa rui­do que se se­pa pú­bli­ca­men­te?

Sin du­da la in­có­mo­da res­pues­ta debe per­ma­ne­cer aho­ra en ma­nos de la nue­va je­fa de la Fun­ción Pú­bli­ca, Mó­ni­ca Var­gas Ruiz.

Es co­mún que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no pue­dan ha­cer uso de los ca­jo­nes re­ser­va­dos pa­ra ellos por­que son in­va­di­dos im­pu­ne­men­te.

Ello vio­len­tan­do la ley de via­li­dad que con­sig­na mul­tas ele­va­das, que pue­den lle­gar a los cua­tro mil pe­sos.

Pe­se a ello, los con­duc­to­res se es­ta­cio­nan sin preo­cu­pa­ción al­gu­na, sin ha­cer ca­so a los le­tre­ros co­lo­ca­dos que lo prohí­ben.

Hay que lle­gar a los ex­tre­mos pa­ra ge­ne­rar com­pren­sión de la ne­ce­si­dad de res­pe­tar los es­pa­cios pin­ta­dos de co­lor azul.

El le­tre­ro que le mos­tra­mos en nues­tra edi­ción di­gi­tal for­ma par­te de la cam­pa­ña desa­rro­lla­da por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Chihuahua.

“De ver­dad qui­sie­ras es­tar en mi lu­gar?”, pre­gun­ta el pe­que­ño le­tre­ro co­lo­ca­do a la entrada de pos­gra­do de di­cha ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va.

Un lec­tor lo en­vío a GPS, con la ob­ser­va­ción de que tal vez es ne­ce­sa­rio uti­li­zar la psi­co­lo­gía in­ver­sa, co­mo di­sua­sión pa­ra que se res­pe­ten es­tos es­pa­cios, de­di­ca­das a per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad.

En el ca­so de la UACH es po­co co­mún ob­ser­var agen­tes de via­li­dad apli­can­do mul­tas no só­lo en ca­jo­nes re­ser­va­dos a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, sino en aque­llos es­pa­cios en ama­ri­llo que prohí­ben es­ta­cio­nar­se.

Oja­lá los agen­tes de via­li­dad coad­yu­va­ran me­jor y con ma­yor ahín­co en la cul­tu­ra cí­vi­ca de los au­to­mo­vi­lis­tas, y no úni­ca­men­te co­mo ca­za­do­res de mul­tas, de­trás de al­gún ár­bol so­bre Via­li­dad Sa­cra­men­to o ba­jo un puente, en ave­ni­da Can­te­ra.

O de­di­can­do grúas pa­ra ca­zar au­to­mó­vi­les de los tem­pra­ne­ros de­por­tis­tas.

No es la pri­me­ra vez que se de­sig­na un co­man­dan­te in­te­ri­no pa­ra el 23 ba­ta­llón de in­fan­te­ría en Chihuahua, co­mo aca­ba de ocu­rrir con el Te­nien­te Co­ro­nel de In­fan­te­ría Di­plo­ma­do de Es­ta­do Ma­yor, Omar Ba­rra­gán Bri­to.

En 2017 ocu­rrió lo mis­mo con otro mi­li­tar del mis­mo ran­go, Pe­dro Ma­xi­mi­li­ano Mo­ra­les Her­mo­si­llo.

Son car­gos en los cua­les la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal tie­ne mo­vi­li­dad con­ti­núa por po­lí­ti­cas

Pe­ro en el ca­so de Ba­rra­gán, nos ha­blan de su per­fil par­ti­cu­lar, aca­dé­mi­co, en las fi­las de la Uni­ver­si­dad del Ejér­ci­to y Fuer­za Aé­rea.

Su li­cen­cia­tu­ra y maes­tría tie­ne que ver con as­pec­tos de ad­mi­nis­tra­ción. La li­cen­cia­tu­ra es en Ad­mi­nis­tra­ción Mi­li­tar y la maes­tría en Di­rec­ción Es­tra­té­gi­ca.

Vie­ne de Yu­ca­tán, don­de nos di­cen es­tu­vo de res­pon­sa­ble de un ba­ta­llón, don­de ge­ne­ró bue­nas mi­gas con la co­mu­ni­dad vir­tud de su par­ti­cu­lar ca­rác­ter for­ja­do en la aca­de­mia.

• Co­bra­ron fun­cio­na­rios por el mis­mo car­go • De­ben ‘via­les’ dar­se sus vuel­tas por la UACH • Duar­te y el ce­no­ta­fio de Vi­lla; Corral y el CAM • En un dos por tres el PES que­da fue­ra de ac­ción

En un dos por tres, el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, en su Sa­la Re­gio­nal Gua­da­la­ja­ra, de­jó con un pal­mo de na­ri­ces a los her­ma­nos del Partido En­cuen­tro So­cial, que ya se pe­lea­ban por unos mi­llon­ce­jos en pre­rro­ga­ti­vas.

“Con ba­se en re­fe­ri­do con­tex­to y to­da vez que en el pre­sen­te ca­so la elec­ción de sin­di­ca­tu­ras del es­ta­do de Chihuahua reúne las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que la de ayun­ta­mien­tos, pues am­bas se desa­rro­llan en el te­rri­to­rio del mu­ni­ci­pio, se pro­po­ne re­vo­car la sen­ten­cia im­pug­na­da, así co­mo el acuer­do del Ins­ti­tu­to Es­ta­tal Elec­to­ral de esa en­ti­dad que de­cla­ró la pro­ce­den­cia del re­gis­tro de partido po­lí­ti­co lo­cal En­cuen­tro So­cial Chihuahua”, fue el epi­ta­fio de la re­so­lu­ción uná­ni­me de los ma­gis­tra­dos. La que­ja fue ini­cia­da por el di­ri­gen­te es­ta­tal del PRI, Omar Ba­zán, que ayer no ca­bía de go­zo.

Ni Fie­rros ni Máy­nez en el PES, to­dos se que­da­ron sin las ben­de­ci­das pre­rro­ga­ti­vas pú­bli­cas. De pena aje­na el pa­pe­lón.

En fe­bre­ro de 2013 fue el ce­no­ta­fio de Fran­cis­co Vi­lla, ins­ta­la­do en el par­que Re­vo­lu­ción, mo­ti­vo de una revuelta so­cial con­tra el en­ton­ces go­ber­na­dor Cé­sar Duar­te.

Afe­rra­do el ba­lle­zano, que­ría traer­se el mo­nu­men­to al ge­ne­ral de la Di­vi­sión del Nor­te -su ído­lo per­so­nal y po­lí­ti­co­de su lu­gar ori­gi­nal a la lla­ma­da Pla­za de la Gran­de­za, a un cos­ta­do del Pa­la­cio de Go­bierno.

El ar­gu­men­to era el des­cui­do en que se en­con­tra­ba el si­tio, lleno de basura, ex­cre­men­to de pa­lo­mas y ol­vi­da­do. Era ne­ce­sa­rio su tras­la­do a un lu­gar don­de lu­cie­ra más y atra­je­ra a ma­yor can­ti­dad de tu­ris­tas a los que la so­la men­ción de Doroteo Aran­go los vuel­ve lo­cos.

Se en­con­tró la re­sis­ten­cia to­tal del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria, de ar­qui­tec­tos, ur­ba­nis­tas, aca­dé­mi­cos, es­tu­dio­sos y ve­ci­nos, mu­chos ve­ci­nos que tie­nen el par­que un ícono y su cen­tro de ac­ti­vi­dad co­mu­ni­ta­ria.

En­tre los ar­gu­men­tos en con­tra va­le la pena des­ta­car uno: si el ce­no­ta­fio es­ta­ba ol­vi­da­do, su­cio, aban­do­na­do, era res­pon­sa­bi­li­dad gu­ber­na­men­tal aten­der­lo y me­jo­rar­lo, no qui­tar­lo y re­co­no­cer que se ha­bía per­di­do otro es­pa­cio pú­bli­co.

La his­to­ria del duar­tis­mo tie­ne com­pa­ra­ción con lo que su­ce­de en la ac­tua­li­dad con el par­que de la co­lo­nia San­to Ni­ño, que el Go­bierno del Es­ta­do quie­re con­ver­tir en Cen­tro de Aten­ción Múl­ti­ple.

El ar­gu­men­to de la ad­mi­nis­tra­ción de Ja­vier Corral es que el par­que se usa de pi­ca­de­ro y ba­su­re­ro; por eso es me­jor con­ver­tir­lo en un útil y fun­cio­nal CAM.

El ma­les­tar so­cial cre­ce con­tra el Es­ta­do por la in­fle­xi­bi­li­dad, la ce­rra­zón, la vi­sión ob­tu­sa de des­truir al­go bueno pa­ra ha­cer al­go su­pues­ta­men­te más bueno.

De la his­to­ria de­be­ría apren­der­se al­go. Pe­ro pa­re­ce que es mu­cho pe­dir un go­bierno que es­cu­che cuan­do tra­ta de cons­truir al­go que se su­me a sus es­ca­sas obras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.