Di­vi­dir ga­ran­ti­za rui­na

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - JOR­GE SUÁ­REZ-VÉ­LEZ @jor­ge­sua­rezv

Cuan­do se ana­li­cen los cam­bios po­lí­ti­cos y so­cia­les de los úl­ti­mos trein­ta años, la evo­lu­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va ocu­pa­rá un lu­gar pri­mor­dial. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, las fa­mi­lias acos­tum­bra­ban ver jun­tas el no­ti­cie­ro na­cio­nal de las 6:30 p.m., an­tes de sen­tar­se a ce­nar. Las tres ca­de­nas do­mi­nan­tes te­nían no­ti­cie­ros ideo­ló­gi­ca­men­te neu­tros, pues igual los ve­ría una fa­mi­lia en Ca­li­for­nia que una en Ala­ba­ma. Eso cam­bió.

La ca­de­na Fox des­cu­brió en 1996 que era un gran ne­go­cio pro­du­cir no­ti­cie­ros y pro­gra­mas de opi­nión cen­tra­dos en co­men­ta­ris­tas con cla­ro ses­go, con­ser­va­dor en su ca­so, atra­yen­do audiencias afi­nes. El cos­to de pro­duc­ción era mí­ni­mo, el pú­bli­co nu­me­ro­so. Años des­pués, MSNBC co­pió la re­ce­ta, pe­ro con un ses­go a la iz­quier­da del cen­tro. Las re­des so­cia­les acen­tua­ron es­te fe­nó­meno. Son cá­ma­ras de eco don­de la gen­te se ra­di­ca­li­za al leer y ha­blar só­lo con quien pien­sa co­mo ellos. Si Fox News hu­bie­ra exis­ti­do en Wa­ter­ga­te, Ni­xon qui­zá hu­bie­ra per­ma­ne­ci­do en la Ca­sa Blan­ca.

Trump, Er­do­gan, Bo­ris John­son, Vik­tor Or­ban, Bol­so­na­ro, Ne­tan­yahu o Ló­pez Obra­dor sa­ben que po­la­ri­zar los for­ta­le­ce. Tie­nen en co­mún una agen­da na­cio­na­lis­ta, tí­pi­ca­men­te con­ser­va­do­ra, ape­lan­do a la nos­tal­gia de un pa­sa­do que só­lo exis­te en un ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo le­jos de la reali­dad. En paí­ses con con­tra­pe­sos y se­pa­ra­ción de po­de­res se di­fi­cul­ta la tran­si­ción de la na­rra­ti­va ideo­ló­gi­ca a la prác­ti­ca. Por ejem­plo, el tra­vel ban de Trump, li­mi­tan­do la entrada de mu­sul­ma­nes a Es­ta­dos Uni­dos, se de­tu­vo por in­ter­ven­ción de la Cor­te. Pe­ro en paí­ses sin ren­di­ción de cuen­tas, los po­pu­lis­tas pue­den des­truir sin lí­mi­tes.

Po­la­ri­zar da fru­to po­lí­ti­co, pe­ro mer­ma el desem­pe­ño de los go­ber­nan­tes. Si quien es­tu­vo an­tes era in­com­pe­ten­te y co­rrup­to, es po­pu­lar des­truir to­do lo que hi­zo, in­clu­so aque­llo que te­nía sen­ti­do. Cual­quier po­lí­ti­ca que sea opues­ta a las pre­vias se­rá por de­fi­ni­ción acer­ta­da, aun­que no lo sea. Cuan­do ese pro­ce­so pro­vo­ca enor­me des­truc­ción de va­lor, de­ja al go­bierno en turno en una si­tua­ción peor, si no tie­ne con qué com­pen­sar por lo des­he­cho. Henry Kis­sin­ger de­cía que “el re­to de cons­truir un nue­vo edi­fi­cio, de­mo­lien­do el pre­vio, es de­jar los ci­mien­tos intactos”.

Si les pre­gun­ta­mos a mil fa­mi­lias me­xi­ca­nas qué les im­por­ta, to­das quie­ren que a los hi­jos les va­ya me­jor que a sus pa­dres; ac­ce­so a bue­na edu­ca­ción; cui­da­do mé­di­co de ca­li­dad y ac­ce­si­ble; sa­lir a la ca­lle sin preo­cu­par­se por in­se­gu­ri­dad, y em­pleo bien re­mu­ne­ra­do. To­dos que­rría­mos bue­nas vías de co­mu­ni­ca­ción e in­fra­es­truc­tu­ra mo­der­na. En lo po­lí­ti­co, la gran ma­yo­ría de­fen­de­ría­mos a la de­mo­cra­cia co­mo la me­jor for­ma de or­ga­ni­za­ción. Po­de­mos dis­cu­tir có­mo al­can­zar esos ob­je­ti­vos, pe­ro di­fí­cil­men­te hay dispu­ta en cuan­to a qué bus­ca­mos.

En re­des so­cia­les pa­de­ce­mos ata­ques que quie­nes nos agre­den ja­más ha­rían en per­so­na. Es di­fí­cil odiar mi­ran­do a los ojos, pe­ro el ano­ni­ma­to de las re­des sus­trae to­da em­pa­tía. Des­ca­li­fi­ca­mos en fun­ción de eti­que­tas que asig­na­mos y de­ja­mos de escuchar. Si las ig­no­ra­mos, des­cu­bri­mos cuán­to te­ne­mos en co­mún. Al te­ner las mis­mas preo­cu­pa­cio­nes, de­be­ría­mos te­ner pro­pó­si­tos co­mu­nes, y de és­tos de­be­rían de­ri­var pro­yec­tos com­par­ti­dos, co­la­bo­ran­do to­dos: de iz­quier­da, de­re­cha, chai­ros, fi­fís, neo­li­be­ra­les o no.

La po­la­ri­za­ción nos lle­va a con­cen­trar­nos en el tuit que nos di­vi­de y ha­ce irrea­li­za­ble el pro­yec­to que nos une. Por ello, los más vul­ne­ra­bles se­rán siem­pre los más afec­ta­dos. Si se desecha to­do lo pre­vio só­lo por la eti­que­ta ta­tua­da en quien lo hi­zo, es en­te­ra­men­te po­si­ble que nos ha­rán fal­ta las soluciones que sí eran acer­ta­das, des­de el Se­gu­ro Po­pu­lar has­ta la Po­li­cía Fe­de­ral, el NAIM o la re­for­ma ener­gé­ti­ca.

Cuan­do con­ver­sa­mos con la men­te abier­ta, le pe­di­mos a nues­tro in­ter­lo­cu­tor que nos pres­te sus ojos. In­ten­ta­mos ver la mis­ma reali­dad des­de su pers­pec­ti­va. Te­ne­mos que re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad pa­ra con­si­de­rar que qui­zá ha­ya pun­tos de vis­ta vá­li­dos in­de­pen­dien­te­men­te de dón­de se ori­gi­nen.

Si ce­de­mos a la ten­ta­ción de arrin­co­nar­nos en po­si­cio­nes ra­di­ca­les de to­do o na­da, es­ta­mos con­de­na­dos al fra­ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.