Asis­ten­cia­lis­mo y de­re­chos hu­ma­nos

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ar­man­do Se­púl­ve­da Sáenz

El desa­rro­llo de un país no puede ser en­ten­di­do des­de la pers­pec­ti­va úni­ca del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. El pro­pó­si­to fi­nal del desa­rro­llo se en­cuen­tra en ca­da uno de sus ha­bi­tan­tes y en las po­si­bi­li­da­des que ellos tie­nen pa­ra elegir una vi­da en la que pue­dan rea­li­zar a ple­ni­tud su po­ten­cial co­mo se­res hu­ma­nos.

Se re­quie­re por tan­to que ca­da per­so­na vea sa­tis­fe­chos sus de­re­chos hu­ma­nos pa­ra al­can­zar su con­cre­ción ple­na de for­ma pro­gre­si­va y sis­te­má­ti­ca. La De­cla­ra­ción In­ter­na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos (ba­se del de­re­cho con­sue­tu­di­na­rio in­ter­na­cio­nal), es­ta­ble­ce que las per­so­nas son igua­les en in­te­gri­dad y de­re­chos.

Pre­via­men­te los de­re­chos in­di­vi­dua­les eran otor­ga­dos por los Es­ta­dos en su mo­da­li­dad de ga­ran­tías. Eran con­se­cuen­te­men­te, li­mi­ta­dos y apli­ca­dos por los go­bier­nos en la me­di­da de su in­te­rés po­lí­ti­co en la mo­da­li­dad de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Co­mo eran ob­je­to de vo­lun­tad po­lí­ti­ca “las ga­ran­tías” otor­ga­das se am­plia­ban o res­trin­gías de acuer­do a las po­si­bi­li­da­des fi­nan­cie­ras de la ad­mi­nis­tra­ción en turno. Así ¿cómo se po­día re­cri­mi­nar o exi­gir al go­bierno (nor­mal­men­te au­to­ri­ta­rio)?

El rit­mo o los avan­ces y re­tro­ce­sos pro­du­cían un cons­tan­te cre­ci­mien­to de la po­bla­ción vul­ne­ra­ble por la in­ca­pa­ci­dad de ejer­cer lo que más tar­de se re­co­no­ció co­mo de­re­chos uni­ver­sa­les. El es­pa­cio de la po­bla­ción vul­ne­ra­ble por di­ver­sos fac­to­res cre­cía. Las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil aten­dían a la per­cep­ción de la exis­ten­cia de po­bla­cio­nes par­ti­cu­la­res que pre­sen­ta­ban di­ver­sas for­mas de vul­ne­ra­bi­li­dad y se da­ban a la ta­rea ge­ne­ro­sa de brin­dar apo­yos de­sin­te­re­sa­dos a di­cha po­bla­ción a gran par­te de la po­bla­ción ob­je­ti­vo de la asis­ten­cia pú­bli­ca. Eran los tiem­pos en que flo­re­cía la asis­ten­cia pri­va­da.

Siem­pre con al­can­ces par­cia­les y dis­per­sos. No exis­tía una per­cep­ción in­te­gral, pre­va­le­cía la vi­sión par­cial de las ne­ce­si­da­des más im­pe­rio­sas y pequeñas clien­te­las de la ayu­da. De es­te mo­do se puede ha­blar de la la­bor coad­yu­van­te de la vo­lun­tad au­to re­co­no­ci­da por el Es­ta­do pe­ro sis­te­má­ti­ca­men­te in­cum­pli­da. De ahí que se con­si­de­ra­ra a los de­re­chos hu­ma­nos co­mo ob­je­ti­vos pro­gra­má­ti­cos.

La asis­ten­cia pri­va­da gra­vi­ta­ba so­bre una con­cep­ción asis­ten­cia­lis­ta, el es­fuer­zo se ca­na­li­za ba­jo la guía de un pa­ra­dig­ma que con­si­de­ra sus po­bla­cio­nes ob­je­ti­vo co­mo in­di­vi­duos con li­mi­ta­cio­nes de ac­ce­so a la sa­tis­fac­ción de di­ver­sas ne­ce­si­da­des o ca­ren­cias: salud, co­no­ci­mien­tos, edu­ca­ción for­mal o ca­pa­ci­ta­ción, ali­men­ta­ción, vi­vien­da, etc.

La vi­sión ca­re­ce de diag­nós­ti­co co­mu­ni­ta­rio, la prác­ti­ca pre­va­le­cien­te si­gue sien­do es­pe­cia­li­za­da, fo­ca­li­za­da a la pres­ta­ción de ac­cio­nes par­ti­cu­la­res sin una vi­sión de in­te­gra­li­dad ha­cia la po­bla­ción se­lec­cio­na­da. La coor­di­na­ción y la con­so­li­da­ción del es­fuer­zo, es­tá au­sen­te. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas se man­tie­nen en la ac­tua­li­dad con al­gu­na sal­ve­dad.

Al en­trar en vi­gor en to­do el or­be, el en­fo­que cen­tra­do en de­re­chos, se cam­bia en con­se­cuen­cia, el pa­pel de la asis­ten­cia pa­san­do de pú­bli­ca y pri­va­da a asis­ten­cia so­cial en esos cam­pos. Lo que an­tes era pre­rro­ga­ti­va del Es­ta­do, otor­gar de­re­chos que aten­día de mo­do dis­cre­cio­nal, pa­so a ser de­re­chos que el es­ta­do re­co­no­ce y ad­quie­re la obli­ga­ción de sa­tis­fa­cer a to­das las per­so­nas, de ma­ne­ra pro­gre­si­va, sin re­tro­ce­sos. Des­de la pers­pec­ti­va del su­je­to de de­re­chos ad­quie­re la po­tes­tad de exi­gir su sa­tis­fac­ción, y el es­ta­do de otor­gar los bie­nes y ser­vi­cios que con­si­de­ran los de­re­chos pa­ra el desa­rro­llo in­te­gral de las per­so­nas.

De es­te mo­do los ob­je­ti­vos par­cia­les, pa­ra po­bla­cio­nes o per­so­nas se­lec­cio­na­das de cu­brir par­cial­men­te las ne­ce­si­da­des pri­ma­rias, pro­por­cio­nan­do par­cial­men­te los sa­tis­fac­to­res vuel­ve a las or­ga­ni­za­cio­nes pri­va­das y sus prác­ti­cas un anacro­nis­mo cu­ya bon­dad es plau­si­ble pe­ro de im­pac­to muy li­mi­ta­do en la sa­tis­fac­ción de de­re­chos hu­ma­nos.

En el pa­sa­do se ha ar­gu­men­ta­do que se cum­plen las obli­ga­cio­nes es­ta­ble­ci­das pa­ra el Es­ta­do pe­ro el cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes da­da su co­ber­tu­ra pro­gre­si­va (sal­vo por los de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos), no se res­pe­ta a un rit­mo ra­zo­na­ble de cum­pli­mien­to. En el pre­sen­te, se ar­gu­men­ta pe­ro no se prue­ba la sis­te­má­ti­ca co­rrup­ción o in­efi­cien­cia de los pro­gra­mas y en­tes del Es­ta­do cu­yo ob­je­to era aten­der las obli­ga­cio­nes del Es­ta­do en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos. Por las me­di­das de hi­po­té­ti­ca co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da o in­efi­cien­cia se pasa a cer­ce­nar la sa­tis­fac­ción par­cial de obli­ga­cio­nes que el mar­co de de­re­cho no ad­mi­te.

En es­te con­tex­to las ac­cio­nes asis­ten­cia­les co­bran ma­yor re­le­van­cia y plau­si­bi­li­dad. Aún más, las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les no gu­ber­na­men­ta­les e in­de­pen­dien­tes de los apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos y po­lí­ti­cos del nue­vo “régimen”, de­be­mos ha­cer un fren­te co­mún pa­ra el ca­bal res­pe­to y sa­tis­fac­ción de los de­re­chos de la po­bla­ción vin­cu­la­da a nues­tros ser­vi­cios.

Re­to­mo un tex­to bre­ve del Al­to Co­mi­sio­na­do pa­ra los de­re­chos hu­ma­nos so­bre de­re­chos y obli­ga­cio­nes que son prin­ci­pios apli­ca­dos uni­ver­sal­men­te: “Los de­re­chos hu­ma­nos in­clu­yen tan­to de­re­chos co­mo obli­ga­cio­nes. Los Es­ta­dos asu­men las obli­ga­cio­nes y los de­be­res, en vir­tud del de­re­cho in­ter­na­cio­nal, de res­pe­tar, pro­te­ger y rea­li­zar los de­re­chos hu­ma­nos.

La obli­ga­ción de res­pe­tar­los sig­ni­fi­ca que los Es­ta­dos de­ben abs­te­ner­se de in­ter­fe­rir en el dis­fru­te de los de­re­chos hu­ma­nos, o de li­mi­tar­los. La obli­ga­ción de pro­te­ger­los exi­ge que los Es­ta­dos im­pi­dan los abu­sos de los de­re­chos hu­ma­nos con­tra in­di­vi­duos y gru­pos. La obli­ga­ción de rea­li­zar­los sig­ni­fi­ca que los Es­ta­dos de­ben adop­tar me­di­das po­si­ti­vas pa­ra fa­ci­li­tar el dis­fru­te de los de­re­chos hu­ma­nos bá­si­cos. En el plano in­di­vi­dual, así co­mo de­be­mos ha­cer res­pe­tar nues­tros de­re­chos hu­ma­nos, tam­bién de­be­mos res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos de los de­más” (én­fa­sis agre­ga­do).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.