“FUI TRA­TA­DA DE Un MO­DO BRU­TAL­MEN­TE DES­AGRA­DA­BLE”

El Diario de Chihuahua - - GENTE -

Sha­ron Sto­ne ase­gu­ra que tras su­frir un de­rra­me ce­re­bral per­dió to­do lo que te­nía, in­clu­so su lu­gar en la in­dus­tria del ci­ne

Ciu­dad de Mé­xi­co-“mi ma­dre tu­vo un de­rra­me ce­re­bral. Mi abue­la tu­vo un de­rra­me ce­re­bral. Yo tu­ve un gran de­rra­me ce­re­bral, y san­gra­do ce­re­bral du­ran­te nue­ve días”. Sha­ron Sto­ne es muy cla­ra al con­tar cómo le ha cam­bia­do la vi­da el ic­tus que su­frió en el año 2001, del que no sue­le ha­blar con fre­cuen­cia. La ac­triz siem­pre ha te­ni­do una fa­ce­ta so­li­da­ria. Du­ran­te los úl­ti­mos 15 años, la ac­triz ha te­ni­do un pa­pel fun­da­men­tal en la ga­la am­far, y aho­ra es­tá vol­ca­da en la vi­si­bi­li­za­ción de las en­fer­me­da­des ce­re­bra­les que aparecen con la edad, y que afec­tan más a las mu­je­res que los hom­bres.

Sto­ne, de 61 años, ha con­ta­do en al­gu­na de las po­cas oca­sio­nes en las que ha ha­bla­do al res­pec­to que en­ton­ces so­bre­vi­vió ca­si de mi­la­gro. Tu­vo gra­ves se­cue­las: tar­ta­mu­deo, problemas pa­ra ca­mi­nar y pér­di­da de la ca­pa­ci­dad de leer. Tar­dó dos años en re­cu­pe­rar la sen­si­bi­li­dad de la pier­na iz­quier­da, la vi­sión y el ha­bla, y, ló­gi­ca­men­te, su ca­rre­ra se re­sin­tió. Aho­ra, ade­más, ex­pli­ca que no to­do fue un ca­mino de ro­sas en su in­ten­to de re­cu­pe­rar el ca­mino.

“La gen­te me tra­tó de un mo­do bru­tal­men­te des­agra­da­ble”, ha ex­pli­ca­do la pro­ta­go­nis­ta de Ins­tin­to Bá­si­co en una entrevista con la pu­bli­ca­ción Va­riety en el mar­co de una ga­la so­bre salud men­tal fe­me­ni­na ce­le­bra­da en Los Án­ge­les (Ca­li­for­nia) el 17 de ju­lio. Ade­más, se re­fie­re es­pe­cial­men­te a otras fé­mi­nas que se cru­za­ron en su ca­mino: “Des­de mu­je­res de mi pro­pio mun­do

la­bo­ral has­ta la juez que lle­vó mi ca­so de cus­to­dia, no creo que na­die cap­te lo pe­li­gro­so que es un de­rra­me pa­ra las mu­je­res y lo que se tar­da en re­cu­pe­rar­se: yo, sie­te años”, ex­pli­ca, ha­cien­do re­fe­ren­cia a la lu­cha con su ex­ma­ri­do, el pe­rio­dis­ta Phil Brons­tein —de quien se di­vor­ció en el año 2004— por la cus­to­dia de su hi­jo adop­ti­vo, Roan, que per­dió en 2008.

Esos años fue­ron du­ros pa­ra ella. Pa­só por mu­cho: “Des­de in­ten­tar que­dar­me con la cus­to­dia de mi hi­jo a sim­ple­men­te ser ca­paz de fun­cio­nar o lo­grar tra­ba­jar”. Pe­ro hu­bo quien la ayu­dó en el pro­ce­so y a quien hoy tie­ne muy pre­sen­te. “Le es­toy muy agra­de­ci­da a Ber­nard Ar­nault. Me res­ca­tó, dán­do­me un con­tra­to con Dior”, cuen­ta en re­fe­ren­cia al due­ño del con­glo­me­ra­do del lujo LVMH (que agru­pa mar­cas co­mo Louis Vuit­ton, Ce­li­ne, Gi­venchy o Sep­ho­ra) y uno de los hom­bres más ri­cos del mun­do. “Pe­ro tu­ve que rehi­po­te­car mi ca­sa. Per­dí to­do lo que te­nía. Per­dí mi lu­gar en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Y yo era co­mo la gran es­tre­lla del mo­men­to, ¿sa­bes?”, re­fle­xio­na, mien­tras se le quie­bra la voz. “Fue co­mo... la prin­ce­sa Dia­na y yo éra­mos tan fa­mo­sas, y ella mu­rió y yo su­frí un ic­tus. Y las dos fui­mos ol­vi­da­das”, re­la­ta en una cuan­to me­nos sor­pren­den­te com­pa­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.