Lla­ma CNDH a ve­lar por de­re­chos de mi­gran­tes

El Diario de Chihuahua - - LOCAL - Sa­lud Ochoa / El Dia­rio

La Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos (CNDH) hi­zo un lla­ma­do a las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas pa­ra ve­lar por el pleno res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas en con­tex­to de mi­gra­ción an­te las en­mien­das con­cer­nien­tes a los pro­ce­di­mien­tos de asi­lo en los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, con el fin de que el asi­lo y re­fu­gio sean una pre­rro­ga­ti­va a la que pue­da ac­ce­der cual­quier per­so­na, ha­cien­do vi­gen­te el prin­ci­pio de no de­vo­lu­ción.

El or­ga­nis­mo ad­vir­tió que en­viar a quien so­li­ci­ta asi­lo o re­fu­gio a un tercer país, sin que se reali­ce pre­via­men­te una eva­lua­ción in­di­vi­dua­li­za­da so­bre los ries­gos de per­se­cu­ción en di­cha na­ción, vul­ne­ra­ría el 'Prin­ci­pio de No De­vo­lu­ción'; ade­más, po­dría en­fren­tar per­se­cu­ción de de­vol­ver­le a su país de ori­gen.

Des­ta­có la si­tua­ción en la que, con di­chas me­di­das, se co­lo­ca­ría a los cien­tos de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes so­li­ci­tan­tes de asi­lo quie­nes, se­gún lo se­ña­la­do por la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos,no se les pue­de re­cha­zar en la fron­te­ra sin un aná­li­sis ade­cua­do o in­di­vi­dua­li­za­do de sus pe­ti­cio­nes con las de­bi­das ga­ran­tías, y se les de­be es­cu­char pa­ra re­sol­ver de acuer­do con su me­jor in­te­rés, e in­clu­so las opi­nio­nes de sus pa­dres o tu­to­res no pue­den rem­pla­zar las ex­pre­sa­das por las per­so­nas me­no­res de edad y las au­to­ri­da­des fron­te­ri­zas no de­ben im­pe­dir el in­gre­so de su so­li­ci­tud de asi­lo o re­fu­gio, por lo que se les de­be dar de­bi­da aten­ción por per­so­nal es­pe­cia­li­za­do ca­paz de iden­ti­fi­car las ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res de pro­tec­ción, de acuer­do con su in­te­rés su­pe­rior.

Di­jo que si bien el Go­bierno me­xi­cano ha ex­pre­sa­do que no coin­ci­de con las men­cio­na­das me­di­das que li­mi­tan el ac­ce­so al asi­lo y re­fu­gio, lo cier­to es que en la prác­ti­ca con los nue­vos cri­te­rios pu­bli­ca­dos por el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­te­rior y el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, am­bos del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, en los he­chos nues­tro país se con­ver­ti­ría en un 'tercer país se­gu­ro', ya que la gran ma­yo­ría de las per­so­nas ex­tran­je­ras que in­gre­san de for­ma irre­gu­lar a la Unión Ame­ri­ca­na tran­si­tan por te­rri­to­rio na­cio­nal.

An­te es­ta si­tua­ción, el sis­te­ma de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal que tie­ne Mé­xi­co, por con­duc­to de la Co­mi­sión Me­xi­ca­na de Ayu­da a Re­fu­gia­dos (Co­mar), po­dría ver­se co­lap­sa­do, ya que mu­chas o la gran ma­yo­ría de las so­li­ci­tu­des de re­fu­gio que se tra­mi­ta­rían por per­so­nas ex­tran­je­ras, se­rían pre­sen­ta­das con el pro­pó­si­to de cum­plir con los nue­vos cri­te­rios de ele­gi­bi­li­dad pa­ra asi­lo en Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, au­na­do a que ac­tual­men­te la Co­mar pre­sen­ta re­za­go de ca­si 30 mil so­li­ci­tu­des a las que de­be dar res­pues­ta.

“No pa­sa inad­ver­ti­do pa­ra la CNDH que el po­si­ble re­torno de las per­so­nas ex­tran­je­ras que 'no son ele­gi­bles' pa­ra pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal, de acuer­do con las nue­vas me­di­das es­ta­dou­ni­den­ses, se rea­li­za­ría en su ma­yo­ría por pun­tos fron­te­ri­zos de ciu­da­des me­xi­ca­nas que pre­sen­tan al­tos ín­di­ces de­lic­ti­vos, por lo que di­chas per­so­nas es­ta­rían ex­pues­tas a ser víc­ti­mas de vio­len­cia o aten­ta­dos con­tra su in­te­gri­dad, de­bi­do a su si­tua­ción de ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad, lo que igual­men­te con­tra­vie­ne el 'Prin­ci­pio de No De­vo­lu­ción'.

Las ci­ta­das en­mien­das, pu­bli­ca­das el 16 de ju­lio pa­sa­do, pre­ci­san que aque­lla per­so­na ex­tran­je­ra que in­gre­se des­pués de esa fe­cha por la fron­te­ra sur de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, se en­con­tra­rá 'inele­gi­ble' pa­ra el trá­mi­te de asi­lo si tran­si­tó pa­ra lle­gar a la Unión Ame­ri­ca­na por al me­nos un país fue­ra de aquel donde sea ciu­da­dano, na­cio­nal o ten­ga su lu­gar de re­si­den­cia ha­bi­tual, a me­nos que de­mues­tre que so­li­ci­tó pro­tec­ción por per­se­cu­ción o tor­tu­ra en al­guno de los paí­ses por los que pa­só pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos, y que me­dian­te re­so­lu­ción o sen­ten­cia fir­me di­cha pro­tec­ción le fue ne­ga­da, o bien que com­prue­be ha­ber si­do 'víc­ti­ma de una for­ma se­ve­ra de tra­ta de per­so­nas', o que los paí­ses por los que tran­si­tó ha­cia Es­ta­dos Uni­dos no ha­yan sus­cri­to la 'Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das de 1951 So­bre el Es­ta­tu­to de los Re­fu­gia­dos, el Pro­to­co­lo de 1967 re­la­ti­vo al Es­ta­tu­to de los Re­fu­gia­dos, o la Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Tor­tu­ra y otros tra­tos o pe­nas crue­les, in­hu­ma­nos o de­gra­dan­tes'.

To­da per­so­na pue­de so­li­ci­tar asi­lo y re­fu­gio, in­di­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.