De la com­pren­sión y el co­no­ci­mien­to

A la me­mo­ria de mi que­ri­do her­mano Dr. An­to­nio Cam­pos Cha­cón, in­ge­nio­so hi­dal­go, ge­ne­ro­so, universal…

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ser­gio Al­ber­to cam­pos cha­cón Abo­ga­do scamp­[email protected]­mail.com

En mi ar­tícu­lo del do­min­go pa­sa­do tra­té el te­ma de si el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor diag­nos­ti­ca los pro­ble­mas na­cio­na­les con ba­ses cien­tí­fi­cas pa­ra que las de­ci­sio­nes de go­bierno sean efi­ca­ces y las so­lu­cio­nes co­rres­pon­dan a su na­tu­ra­le­za y di­men­sión.

La sub­je­ti­vi­dad cie­ga; la ob­je­ti­vi­dad abre la com­pren­sión.

No es ocio­so in­sis­tir que el pre­si­den­te aún no define qué sis­te­ma eco­nó­mi­co o fi­lo­só­fi­co po­lí­ti­co sus­ti­tu­yó al neo­li­be­ra­lis­mo que de­cla­ró for­mal­men­te ex­tin­gui­do, só­lo re­fe­ren­cia­do co­mo la Cuar­ta Trans­for­ma­ción de la vi­da pú­bli­ca de Mé­xi­co.

La eco­no­mía dic­ta la po­lí­ti­ca y el de­re­cho, que, ten­go la im­pre­sión, aque­lla no es­tá di­se­ña­da con acier­to por los fun­cio­na­rios el ga­bi­ne­te, o les es­tá im­pe­di­do, ya que el pre­si­den­te emi­te los cri­te­rios con su óp­ti­ca per­so­nal del fe­nó­meno eco­nó­mi­co, o qui­zás, aún no lo en­tien­do bien.

La com­pren­sión del ob­je­to de co­no­ci­mien­to es un con­cep­to es­tu­dia­do por so­ció­lo­gos y po­li­tó­lo­gos; se acer­ca a ella en la pri­me­ra eta­pa de la in­ves­ti­ga­ción, que es la ob­ser­va­ción, si és­ta se os­cu­re­ce por es­te­reo­ti­pos y pre­jui­cios, no se apre­cia el ex­ten­so pa­no­ra­ma so­cial.

En­tre el su­je­to que pre­ten­de co­no­cer y el ob­je­to que bus­ca co­no­cer, de­be ac­tua­li­zar­se “em­pa­tía o afi­ni­dad psi­co­ló­gi­ca”, en­se­ña Wright G. H., en su libro Ex­pli­ca­ción y com­pren­sión (Ma­drid.

1979).

El sen­ti­do que los au­to­res dan a la com­pren­sión se re­fie­re a la com­pren­sión in­ter­na de los fe­nó­me­nos hu­ma­nos “de na­tu­ra­le­za in­ten­cio­nal”. Es­te es el pun­to, en­ten­der la ac­ción co­mo even­to de vo­lun­tad pa­ra ca­li­brar y me­dir, di­ría­mos, la ru­ta so­cial pac­ta­da pa­ra re­va­lo­ri­zar el mun­do de la vi­da co­ti­dia­na y su in­ter­pre­ta­ción.

Un ojo agu­do, oí­do fino y piel sen­si­ble, ayu­dan a la com­pren­sión ra­cio­nal. No es su­fi­cien­te ver el bos­que, se ne­ce­si­ta es­cu­dri­ñar en las ca­ña­das, los sen­de­ros, los lo­me­ríos y la lla­nu­ra, co­rre­la­cio­nar­los pa­ra sa­ber có­mo fun­cio­na y ope­ra la vi­da en el bos­que. Igual pa­ra des­ci­frar por­qué y có­mo ocu­rren los fe­nó­me­nos so­cia­les y eco­nó­mi­cos, y có­mo el de­re­cho los re­gu­la, una vez in­ter­pre­ta­do el de­seo co­lec­ti­vo.

La de­cla­ra­ción po­lí­ti­ca dia­ria no pue­de re­ñir con esas am­plias com­ple­ji­da­des de los ne­xos so­cia­les y eco­nó­mi­cos, se in­cu­rri­ría en es­qui­zo­fre­nia po­lí­ti­ca, en con­tra­dic­cio­nes en­tre el de­cir y el ha­cer; afir­man­do una co­sa dis­tin­ta a la que la so­cie­dad, co­mo sín­te­sis de vo­lun­ta­des, ne­ce­si­ta.

De ahí que los ana­lis­tas re­sal­tan la ac­tua­ción del pre­si­den­te y su ga­bi­ne­te: dis­cor­dan­cia en­tre la for­ma y la ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va; bas­te re­cor­dar el re­cor­te a las Es­tan­cias In­fan­ti­les.

Con­tra la me­su­ra del buen con­se­jo y el jui­cio pon­de­ra­do, el mis­mo pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor cul­ti­vó su pro­pio des­cen­so de acep­ta­ción en la po­bla­ción en­cues­ta­da que, sea por ri­gu­ro­so aná­li­sis o me­ra per­cep­ción, in­fie­re la dis­cor­dan­cia en­tre ese de­seo co­mún y su com­pren­sión por el pre­si­den­te, quien re­pli­ca que la co­rrup­ción e im­pu­ni­dad he­re­da­dos son cau­sa ca­si úni­ca de las de­sigual­da­des.

La po­bla­ción mi­ra las opi­nio­nes so­bre la eco­no­mía na­cio­nal de las ca­li­fi­ca­do­ras de cré­di­to in­ter­na­cio­na­les, co­mo Fitch Ra­tings y Moody´s, y el pro­pio Ban­co de Mé­xi­co que pro­nos­ti­can con­trac­ción, nie­gan que la eco­no­mía del país al­can­ce pro­yec­cio­nes po­si­ti­vas, mien­tras el pre­si­den­te afir­ma lo con­tra­rio, es de­cir, unos nie­gan lo que el otro afir­ma, son enun­cia­dos con­tra­dic­to­rios, uno de ellos es, ne­ce­sa­ria­men­te ver­da­de­ro, y el otro falso. Es el prin­ci­pio ló­gi­co de con­tra­dic­ción.

Sa­be­mos que des­en­re­dar la ma­de­ja de la co­rrup­ción, la vio­len­cia y la im­pu­ni­dad es acu­cio­sa la­bor y lle­va tiem­po. Pe­ro no to­da la so­cie­dad es co­rrup­ta y sí am­plias fran­jas po­pu­la­res son víc­ti­mas de las evi­den­tes de­sigual­da­des y la vio­len­cia.

Afir­mo de nue­vo que cum­plir con el de­ber no es mé­ri­to al­guno, por lo cual, in­ves­ti­gar per­so­na­jes co­rrup­tos, ejer­cer ac­cio­nes pe­na­les y ob­te­ner sen­ten­cias con­de­na­to­rias es una de sus atri­bu­cio­nes a cum­plir, sin mag­ni­fi­ca­ción cir­cen­se con fi­nes po­lí­ti­cos.

Es­pe­cia­lis­tas sos­tie­nen que Ló­pez Obra­dor no vi­sua­li­za la reali­dad, lo que jus­ti­fi­ca va­lo­rar es si tie­ne la ap­ti­tud pa­ra com­pren­der ese re­sor­te hu­mano que de­ci­de el pro­yec­to de vi­da per­so­nal o co­mu­ni­ta­rio.

No es su­fi­cien­te vi­si­tar la ca­si to­ta­li­dad de los mu­ni­ci­pios del país, lo va­lio­so es en­ten­der có­mo na­cen, cons­tru­yen y fun­cio­nan las co­ne­xio­nes eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les y so­cia­les re­gio­na­les, di­fe­ren­ciar­las con ri­gor, com­pren­der los fac­to­res lo­ca­les de iden­ti­dad, nu­tri­dos por los dra­mas de se­res hu­ma­nos co­mu­nes que se es­fuer­zan por lo­grar un pro­yec­to de vi­da.

Si la cos­mo­vi­sión in­di­vi­dual o co­lec­ti­va, re­gio­nal o por in­tere­ses, ca­re­ce de in­for­ma­ción su­fi­cien­te, se me­nos­ca­ban los víncu­los so­li­da­rios con el pro­yec­to pre­si­den­cial, es ahí donde es im­pos­ter­ga­ble se­ña­lar, sin con­fu­sión, los ras­gos de ese pro­yec­to, co­mo igual an­ti­ci­par­se a ma­ni­fes­ta­cio­nes de gru­pos so­cia­les, aña­di­dos de em­plea­dos, po­li­cías fe­de­ra­les, mu­je­res, cam­pe­si­nos o agri­cul­to­res.

El pre­si­den­te y mu­chos ser­vi­do­res pú­bli­cos han de ga­ran­ti­zar el más al­to gra­do de bie­nes­tar de vi­da de la po­bla­ción, ve­ri­fi­ca­ble y con­ti­nuo.

Pa­ra lo­grar esa me­ta de­be con­ce­bir­se el qué, la es­tra­te­gia, ar­mo­ni­za­da con el có­mo y el con­qué, la tác­ti­ca y la lo­gís­ti­ca. En­mar­car­las con los me­no­res pa­rá­me­tros de error to­ma­ría un año de diag­nós­ti­cos en to­das las áreas de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, pro­gra­mas so­cia­les, de sa­lud, edu­ca­ción, se­gu­ri­dad y de­más.

He­cho eso, pla­near la eje­cu­ción de las ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra abo­car­se a so­lu­cio­nar pro­ble­mas sin le­sio­nar de­re­chos hu­ma­nos, re­dis­tri­buir per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo, re­con­fi­gu­rar or­ga­nis­mos y, co­mo pre­mi­sa fun­da­men­tal, in­for­mar a la po­bla­ción cuál es el gran ob­je­ti­vo, con­vo­cán­do­la pa­ra lo­grar­lo.

Las de­cla­ra­cio­nes dia­rias de Ló­pez Obra­dor os­ci­lan en­tre la im­pro­vi­sa­ción y la du­da, consejos mo­ra­les en mix­tu­ra bí­bli­ca, con­tra­rios a la na­tu­ra­le­za del Es­ta­do Lai­co, ame­na­zas e in­ti­mi­da­ción al Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción (SCJN), de­nues­tos a la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos (CNDH), de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les que tras­to­can la ar­mo­nía ju­rí­di­ca y or­gá­ni­ca de las es­fe­ras de com­pe­ten­cia de se­cre­ta­rías de Es­ta­do o en­ti­da­des de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca fe­de­ral.

Los abo­ga­dos sa­be­mos que ta­les ac­ti­tu­des no son aser­ti­vas y ul­tra­jan el es­ta­do de de­re­cho. Preo­cu­pa que pro­fe­sio­na­les emo­cio­na­les que­dan si­len­tes o res­pal­dan los ex­ce­sos, ne­gan­do su ca­li­dad de cien­tí­fi­cos uni­ver­si­ta­rios.

Al pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor le be­ne­fi­cia­ría la cor­du­ra, na­die sa­be to­do; sus pro­nun­cia­mien­tos re­ci­ben res­pues­tas de ex­per­tos que con da­tos du­ros lo des­mien­ten y de­te­rio­ra la ima­gen de la per­so­na, no de la ins­ti­tu­ción pre­si­den­cial cu­yas fun­cio­nes las es­ta­ble­cen la Cons­ti­tu­ción y le­yes fe­de­ra­les. El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca es una ins­ti­tu­ción re­pu­bli­ca­na, no es­tric­ta­men­te la per­so­na fí­si­ca y su sen­tir.

De­be ve­lar por 120 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos y tan­tos no na­cio­na­les, sin di­fe­ren­ciar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.