CON­TEM­PLA­TI­VOS EN LA AC­CIÓN

El Diario de Chihuahua - - SOCIALES - Mons. Je­sús Sanz Mon­tes, ofm

La es­ce­na del Evan­ge­lio tie­ne lu­gar en una ca­sa muy que­ri­da por Je­sús, en Be­ta­nia, donde unos her­ma­nos (Lá­za­ro, Mar­ta y Ma­ría) go­za­ban de la amis­tad del Hi­jo de Dios. Se desa­rro­lla un cé­le­bre diá­lo­go en­tre las dos her­ma­nas y Je­sús, que no po­de­mos leer des­de una pers­pec­ti­va re­duc­cio­nis­ta: Ma­ría la mu­jer con­tem­pla­ti­va ?que no ha­ce na­da?, y Mar­ta la mu­jer ac­ti­va ?que tra­ba­ja por las dos?.

Ma­ría adop­ta una po­si­ción tí­pi­ca de un dis­cí­pu­lo en Is­rael: es­cu­char la pa­la­bra del Maes­tro sen­ta­da a sus pies. Pe­ro en una in­ter­pre­ta­ción ses­ga­da de es­ta ac­ti­tud, en me­dio del apu­ro de la otra her­ma­na ?que no da­ba abas­to?, pu­die­ra pa­re­cer que Ma­ría era una apro­ve­cha­da, mien­tras que Mar­ta era la di­si­pa­da o aca­so la víc­ti­ma del pri­vi­le­gio de su her­ma­na. Es de­cir, Ma­ría es­cu­cha­ba al Maes­tro y Mar­ta pa­ga­ba el pre­cio del lu­jo con­tem­pla­ti­vo de su her­ma­na.

Sin em­bar­go, lo que Je­sús ?re­pro­cha? a Mar­ta no es su ac­ti­vi­dad, sino que reali­ce su tra­ba­jo sin paz y mur­mu­ra­ción de no sa­ber por quién, ol­vi­dan­do la úni­ca co­sa ne­ce­sa­ria, en el afán de tan­tas otras co­sas que no lo son. Je­sús no es­tá pro­pug­nan­do la in­hi­bi­ción, sino in­vi­tan­do a la pri­ma­cía ab­so­lu­ta de su Pa­la­bra.

Es­ta es­ce­na que con­tem­pla­mos, con un diá­lo­go tre­men­da­men­te hu­mano y com­pren­si­ble, tra­ta de aler­tar­nos so­bre los dos ex­tre­mos que un dis­cí­pu­lo de Je­sús de­be­ría de evi­tar: tan­to un mo­do de tra­ba­jar que nos ha­ga ol­vi­da­di­zos de lo más im­por­tan­te, co­mo un mo­do de con­tem­plar que nos ha­ga in­hi­bi­do­res de aque­llos queha­ce­res que so­li­da­ria­men­te he­mos de com­par­tir con los de­más.

La tra­di­ción cris­tia­na ha re­su­mi­do es­ta en­se­ñan­za de Je­sús en un bi­no­mio que re­co­ge la ac­ti­tud del ver­da­de­ro dis­cí­pu­lo cris­tiano: con­tem­pla­ti­vo en la ac­ción y ac­ti­vo en la con­tem­pla­ción. Es de­cir, que to­do cuan­to po­da­mos ha­cer res­pon­da a esa Pa­la­bra que pre­via­men­te e in­ce­san­te­men­te es­cu­cha­mos, y al mis­mo tiem­po, que to­da ver­da­de­ra es­cu­cha del Se­ñor nos lan­ce no a un egoís­mo pia­do­so que tie­ne al mis­mo Dios co­mo coar­ta­da, sino a una mi­sión que edi­fi­que en la co­mu­nión con la Igle­sia el pro­yec­to de Dios, su Reino. (ho­mi­le­ti­ca.org)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.