Dos vo­ces a aten­der

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - G. Ar­tu­ro li­món D. Doctor en Psi­co­lo­gía ga­li­[email protected]

El Pue­bli­to de Allen­de, la voz de Mé­xi­co to­do

La pa­tria y su bie­nes­tar co­mien­zan en la ri­sa de un ni­ño, en la pla­za que se lle­na de ale­gría con su pue­blo y la es­pe­ran­za de hom­bres y mu­je­res que aman a su tie­rra y no de­jan que su es­pí­ri­tu de­cai­ga y me­nos se do­ble­gue, no obs­tan­te cual­quier ad­ver­si­dad que pa­dez­can. Mé­xi­co es tan vi­si­ble pa­ra mí en su fuer­za y so­li­dez en una tar­de de me­mo­ria, fies­ta y ale­gría en el Pue­bli­to de Allen­de co­mo lo ha si­do el ver des­fi­les en el Zó­ca­lo o los mu­ra­les de Die­go en Pa­la­cio Na­cio­nal, mu­ra­les que en Pue­bli­to en­car­nan en un ma­ra­vi­llo­so ra­mi­lle­te de jó­ve­nes que bai­lan, can­tan, ríen y go­zan de la ale­gría de una con­me­mo­ra­ción luc­tuo­sa que re­cuer­da a uno de los su­yos y fes­ti­va por­que ce­le­bra la vic­to­ria de to­dos en la Re­vo­lu­ción.

Sí esa que hi­cie­ron po­si­bles los Do­ra­dos y sus ge­ne­ra­les, en­tre ellos el gran Fran­cis­co Vi­lla cu­ya muer­te el 20 de ju­lio de 1923 se re­cuer­da en Parral.

Di­go con­me­mo­ra­ción fes­ti­va, por­que la su­ma de pa­dres ma­dres y abue­los que les acom­pa­ñan la ce­le­bra­ción de un pue­blo vi­vo que tie­ne me­mo­ria y sa­be que Mé­xi­co es una ca­de­na cu­yos es­la­bo­nes son múl­ti­ples y El Pue­bli­to es uno de ellos y por cier­to a juz­gar por la crónica que aquí co­men­ta­ré, uno de los más fuer­tes en iden­ti­dad y uni­dad. Com­par­ti­ré la ex­pe­rien­cia…

El pa­sa­do día 17 de ju­lio aten­dí a una ci­ta que se ge­ne­ró por mo­ti­vo de esa gra­ta re­la­ción de amis­tad que me per­mi­te com­par­tir la fa­mi­lia Si­fuen­tes Ro­drí­guez, ami­gos quie­nes si­guien­do la tra­di­ción es­ta­ble­ci­da ha­ce ya 7 años, son los an­fi­trio­nes de la ver­tien­te de la Gran Ca­bal­ga­ta Vi­llis­ta pro­ce­den­te de Ji­mé­nez, Vi­lla Ló­pez y de­más po­bla­cio­nes ale­da­ñas en su trán­si­to ha­cia Parral.

Ha­ce un año. Quien en­ton­ces es­ta­ba aún con vi­da, el se­ñor Ma­nuel Si­fuen­tes Bor­jas me in­vi­tó a ser tes­ti­go pa­ra dar la bien­ve­ni­da a la ca­bal­ga­ta en la “Huer­ta Los Con­chos” de su pro­pie­dad. Por cau­sa de la in­se­gu­ri­dad en la re­gión en ese 2018 la ci­ta no se pu­do con­cre­tar, em­pe­ro aun con la sen­ti­da au­sen­cia por su par­ti­da el pa­sa­do mes de di­ciem­bre del mis­mo 2018, es­te ju­lio 17 del 2019 co­mo se­ña­lé an­tes no po­dría es­tar en otro lu­gar que no fue­ra El Pue­bli­to de Allen­de, ese lu­gar des­de siem­pre fa­mo­so en mi me­mo­ria cuan­do des­cu­brí su nom­bre en mi juventud al vi­si­tar el Pa­la­cio de Mi­ne­ría en la Ciu­dad d Mé­xi­co donde hi­cie­ron lle­gar el me­teo­ri­to que al caer en sus cer­ca­nías el 8 de fe­bre­ro

de 1969 dio fa­ma mun­dial a es­te po­bla­do del nor­te de Mé­xi­co.

Así lle­gue acom­pa­ña­do con una be­lla cau­da de tres de mis nie­tos, a cum­plir mi ci­ta con la amis­tad y ver­me re­com­pen­sa­do con la fra­ter­ni­dad de un pue­blo en­te­ro, que des­pués de una co­mi­da cam­pi­ra­na en Los Con­chos se dio ci­ta en la pla­za pú­bli­ca pa­ra tes­ti­mo­niar su re­cuer­do a dos de los su­yos. El re­cor­da­do ji­ne­te que aun muer­to si­gue ca­bal­gan­do, me re­fie­ro al le­gen­da­rio Do­ro­teo Aran­go me­jor co­no­ci­do co­mo Fran­cis­co Vi­lla y el otro el re­cién ido, su amigo, su ve­cino el se­ñor Ma­nuel Si­fuen­tes Bor­jas; pro­mo­tor de la ca­bal­ga­ta, el an­fi­trión del Pue­bli­to, que igual no se ha ido por­que su es­pí­ri­tu ma­ni­fies­to en la hos­pi­ta­li­dad de su se­ño­ra Ire­ne y su hi­jo Amed se hi­zo pre­sen­te y si­gue ca­bal­gan­do.

Su­me a to­do ellos el tra­ba­jo la­bo­rio­so de maes­tros y maes­tras ve­ni­dos de Ji­mé­nez y lo­ca­les, de jó­ve­nes ta­len­to­sos que con su queha­cer, mu­si­cal y ar­tes di­ver­sas de­ja­ron esa tar­de cons­tan­cia de la vi­da de un pue­blo que sa­be sen­tir, y sa­be ex­pre­sar su ca­ri­ño a uno de los su­yos de una ma­ne­ra sen­ti­da y sin­ce­ra.

Só­lo quie­ro de­jar cons­tan­cia aquí de que lo vi­vi­do ese día 17 en El Pue­bli­to de Allen­de es pa­ra mí un bál­sa­mo que me ha­ce es­tar cla­ro que es­te Mé­xi­co es de to­dos, que los par­ti­dos, co­lo­res, sec­to­res y de­más so­bran cuan­do una po­bla­ción la­te al com­pás de su mú­si­ca, su his­to­ria y su me­mo­ria.

LOS VE­CI­NOS DE SAN­TO NI­ÑO, NA­DA POR LA FUER­ZA TO­DO POR LA RA­ZÓN

Pa­ra na­die es un se­cre­to que la ac­tua­ción del go­bierno es­ta­tal ac­tual se ha ca­rac­te­ri­za­do por la im­po­si­ción y el po­co res­pe­to a las per­so­nas y gru­pos, a quie­nes sue­len tra­tar co­mo si su opi­nión y de­re­cho no va­lie­sen na­da.

Eso es ade­más de la­men­ta­ble, in­dig­nan­te, y con­ci­ta de par­te de cual­quier per­so­na cons­cien­te la so­li­da­ri­dad cuan­do se ad­vier­te el ama­go que se ha­ce de uso de la fuer­za pú­bli­ca por el se­ñor Joel Ga­lle­gos res­pon­sa­ble ne­go­cia­dor de Go­ber­na­ción a los ve­ci­nos de San­to Ni­ño, que en jus­ti­cia has­ta donde se quie­re y pue­de ver, ha­cen una ga­llar­da de­fen­sa de su área de re­creo co­mu­nal, co­mo bien se le po­dría lla­mar a ese rec­tán­gu­lo de te­rreno que man­tie­ne aún las can­chas de bas­quet­bol hoy en dispu­ta por par­te del go­bierno y par­ti­cu­lar­men­te del ICHIFE quien pre­ten­dió ins­ta­lar una pri­me­ra pie­dra el pa­sa­do 26 de ju­nio en­ga­ñan­do a los ve­ci­nos a quie­nes se les di­jo se ha­ría una lim­pia del par­que, co­mo ellos lla­man al lu­gar.

Pe­ro no les di­je­ron que se­ría de los jue­gos in­fan­ti­les y las ca­nas­tas de la can­cha prin­ci­pal mis­mas que con so­ple­te arra­sa­ron de­ján­do­las a un la­do aún en el lu­gar, ya que los ve­ci­nos im­pi­die­ron fue­sen sus­traí­das de área.

Si al­guien se pre­gun­ta qué ten­dre­mos que ha­cer co­mo in­di­vi­duos y gru­po en es­ta con­tro­ver­sia, la inequí­vo­ca res­pues­ta es; ser so­li­da­rios con los ve­ci­nos por eso sin más uso es­te bre­ve es­pa­cio pa­ra dar vis­ta a al­gu­nas imá­ge­nes por de­más elo­cuen­tes juz­gue us­ted, si es arra­san­do así y no dia­lo­gan­do, ama­gan­do por el Sr. Ga­lle­gos que ha­rán uso de la fuer­za pú­bli­ca por­que un juez que de­be­ría dar su dic­ta­men el jue­ves 18 ya lo dio a co­no­cer a él des­de el mar­tes 16, así las co­sas con la di­vi­sión de po­de­res y así las co­sas con el ame­dren­ta­mien­to a los ve­ci­nos, no que­da más que ex­pre­sar mi sen­tir so­li­da­rio a los ve­ci­nos así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.