AL SA­LÓN DE LA FA­MA

Ma­riano Ri­ve­ra en­ca­be­za a la ge­ne­ra­ción de in­mor­ta­les que fue­ron exal­ta­dos es­te do­min­go al Sa­lón de la Fa­ma

El Diario de Chihuahua - - DEPORTES -

En­ca­be­za Ma­riano Ri­ve­ra a en­tro­ni­za­dos en Coo­pers­town

COO­PERS­TOWN, Nue­va York, EE.UU. — Al se­gun­do beisbolist­a de Pa­na­má en ser exal­ta­do al Sa­lón de la Fa­ma le co­rres­pon­dió el úl­ti­mo de los seis dis­cur­sos de acep­ta­ción, y ce­rrar fue su especialid­ad.

“¡Ma­riano! ¡Ma­riano! ¡Ma­riano!”. Su nom­bre re­tum­bó en una tar­de so­lea­da en Coo­pers­town, la pe­que­ña lo­ca­li­dad en el nor­te de Nue­va York que al­ber­ga el mu­seo de los in­mor­ta­les del béis­bol.

“No en­tien­do el por qué siem­pre ten­go que ser el úl­ti­mo”, di­jo Ri­ve­ra al di­ri­gir­se el do­min­go a la mul­ti­tud que aguar­dó para dar­le la ova­ción más fuer­te de la ce­re­mo­nia. “Su­pon­go que ser el úl­ti­mo es especial”.

En el po­dio, tal y co­mo lo pro­nos­ti­có, el excerrador de los Yan­quis de Nue­va York tu­vo que es­pe­rar para que los ví­to­res de su nom­bre se apa­ci­gua­ran an­tes de dar su dis­cur­so, en el que de­di­có un pa­sa­je en es­pa­ñol para sus com­pa­trio­tas pa­na­me­ños y Puer­to Cai­mi­to, el pue­blo pes­que­ro don­de na­ció.

“A to­do el pue­blo pa­na­me­ño, a to­do el fa­ná­ti­co la­ti­noa­me­ri­cano, es­to es de us­te­des”, se­ña­ló Ri­ve­ra, lí­der his­tó­ri­co de sal­va­men­tos con 652. “Gra­cias, los amo mu­cho de una ma­ne­ra especial. Dios le ben­di­ga de gran ma­ne­ra. Gra­cias por per­mi­tir­me cre­cer en esa re­pú­bli­ca her­mo­sa”.

In­te­gran­te de un nú­cleo con­for­ma­do por el tor­pe­de­ro De­rek Je­ter, el zur­do Andy Pet­tit­te y el re­cep­tor Jor­ge Po­sa­da, to­dos pre­sen­tes en el ac­to de exal­ta­ción, Ri­ve­ra fue fun­da­men­tal para que los Yan­quis con­quis­ta­sen cin­co tí­tu­los de Se­rie Mun­dial en­tre 1996-2009. Se acre­di­tó 42 sal­va­men­tos con efec­ti­vi­dad de 0.70 a lo lar­go de 16 postem­po­ra­das, in­clu­yen­do 11 res­ca­tes en el Clá­si­co de Oc­tu­bre.

Ri­ve­ra fue el úl­ti­mo pit­cher en cua­tro equi­pos de los Yan­quis que se con­sa­gra­ron cam­peo­nes, to­cán­do­le car­gar con ape­nas una de­rro­ta con la

Se­rie Mun­dial de por me­dio.

Su elec­ción fue his­tó­ri­ca al con­ver­tir­se en el pri­mer ju­ga­dor con un res­pal­do uná­ni­me por par­te de la Aso­cia­ción de Cro­nis­tas de Béis­bol de Nor­tea­mé­ri­ca _re­ci­bió 425 vo­tos.

To­das sus 19 cam­pa­ñas en las ma­yo­res fue­ron con los Yan­quis. Se re­ti­ró tras ha­ber com­ple­ta­do 952, otro ré­cord.

“Es un pri­vi­le­gio y un ho­nor ser par­te de una so­la or­ga­ni­za­ción”, afir­mó Ri­ve­ra. “Lo hi­ce con dig­ni­dad, ho­nor y or­gu­llo. Pro­cu­ré lu­cir el uni­for­me de ra­yas lo me­jor po­si­ble. Creo que lo hi­ce bien”.

Trece ve­ces con­vo­ca­do para el Jue­go de Es­tre­llas, Ri­ve­ra li­de­ró la Li­ga Ame­ri­ca­na en sal­va­men­tos en tres tem­po­ra­das y acu­mu­ló 40 o más en nue­ve oca­sio­nes, un ré­cord que com­par­te con Trevor Hoff­man, otro miem­bro del Sa­lón de la Fa­ma.

Ri­ve­ra, quien se une a Rod Ca­rew co­mo los úni­cos pa­na­me­ños en Coo­pers­town, des­cri­bió en su dis­cur­so que de ni­ño que­ría ser fut­bo­lis­ta y que ido­la­tra­ba a la le­yen­da Pe­lé.

“Pe­ro mis ha­bi­li­da­des me em­pu­ja­ron el béis­bol”, ase­ve­ró Ri­ve­ra.

Acu­dió a una prue­ba con los Yan­quis y se fue de Pa­na­má en 1990, cuan­do te­nía 20 años. No sa­bía in­glés y tam­po­co sa­bía lo que le po­día es­pe­rar en Es­ta­dos Uni­dos.

“No sa­bía que iba a pa­sar, pe­ro Dios me sa­có ade­lan­to”, di­jo.

El dis­cur­so de Ri­ve­ra es­tu­vo pre­ce­di­do por Bernie Wi­lliams, el re­ti­ra­do jar­di­ne­ro de los Yan­quis y quien es gui­ta­rris­ta de jazz. Con una gui­ta­rra eléc­tri­ca, Wi­lliams so­nó la me­lo­día de “En­ter Sand­man”, la can­ción de rock pe­sa­do de la ban­da Me­ta­lli­ca con la que el pa­na­me­ño emer­gía del bull­pen del Yan­kee Sta­dium para si­len­ciar los ba­tes del equi­po rival.

En­tre los pre­sen­tes es­ta­ba el pre­si­den­te pa­na­me­ño Lau­ren­tino Cor­ti­zo y otra glo­ria del de­por­te de su país, el mul­ti­cam­peón de bo­xeo Ro­ber­to Du­rán.

Ri­ve­ra dio las gra­cias a sus pa­dres, su es­po­sa Cla­ra y sus tres hi­jos, así co­mo al fa­lle­ci­do due­ño de los Yan­quis Geor­ge Stein­bren­ner.

Di­ri­gién­do­se a su hi­jo ma­yor, con el mis­mo nom­bre, Ri­ve­ra le pi­dió dis­cul­pas por no acom­pa­ñar­los en el día de su cum­plea­ños, el 4 de oc­tu­bre. “Me per­dí to­dos tus cum­plea­ños. Era oc­tu­bre. Lo la­men­to. Es­ta­ba en una mi­sión”, di­jo.

Tam­bién men­cio­nó a Joe To­rre, el ma­na­ger de los Yan­quis que le de­sig­nó co­mo su ce­rra­dor en 1997.

“Eso es lo que que­ría es­cu­char y ahí fue cuan­do mi ca­rre­ra des­pe­gó”, aña­dió Ri­ve­ra.

Ri­ve­ra en­ca­be­zó a un gru­po de seis nue­vos miem­bros del Sa­lón

de la Fa­ma que in­clu­yó al tam­bién ce­rra­dor Lee Smith y al pit­cher Mi­ke Mus­si­na, ex­com­pa­ñe­ro su­yo Mi­ke Mus­si­na. Los otros fue­ron el ex­tin­to lan­za­dor Roy Ha­lla­day, y los ba­tea­do­res de­sig­na­dos Edgar Mar­tí­nez y Ha­rold Bai­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.