Más de 47 años co­mo emi­sa­rio de la for­tu­na

El Diario de Chihuahua - - CIUDAD - Juan Car­los Nú­ñez / El Dia­rio

Alberto La­bre, es uno de los más co­no­ci­dos bi­lle­te­ros del Cen­tro His­tó­ri­co, quien des­de los ocho años acom­pa­ña­ba a su pa­dre a ven­der la suer­te de las lo­te­rías, por lo que ha de­di­ca­do to­da su vi­da con mu­cha sa­tis­fac­ción a trans­for­mar el des­tino de mu­chos que tu­vie­ron pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y aho­ra son exi­to­sos.

Ac­tual­men­te tie­ne su pues­to de ven­ta en la in­ter­sec­ción de la ca­lle Li­ber­tad y Cuar­ta, a un la­do de Ca­te­dral, don­de to­dos los días acu­den de­ce­nas de per­so­nas a bus­car suer­te y qui­zás pe­gar­le a un pre­mio muy ro­bus­to, mien­tras que él los atien­de con mu­cho gus­to, ade­más de es­cu­char y pla­ti­car mu­chas anéc­do­tas.

No por na­da le han lla­ma­do emi­sa­rio de la for­tu­na, ya que él ha ven­di­do seis pre­mios ma­yo­res de Lo­te­ría Na­cio­nal, con lo que ha cam­bia­do la vi­da de quie­nes acu­die­ron a él, al­go que le ha de­ja­do mu­cha ale­gría por­que el agra­de­ci­mien­to ha si­do bien re­ci­bi­do.

Es uno de los tan­tos per­so­na­jes en el pri­mer cua­dro de la ciu­dad que le ha de­di­ca­do más de 47 años a la ven­ta de bi­lle­tes de lo­te­ría, ins­tan­tá­neos, ras­pa­di­tos y si­mi­la­res. Gra­cias a su la­bor, ha vi­vi­do bien se­gún pla­ti­có, ha sa­ca­do a su fa­mi­lia ade­lan­te y ha he­cho muy bue­nas amis­ta­des.

Re­cor­dó una anéc­do­ta en la que el due­ño de un ne­go­cio, quien era clien­te fre­cuen­te ya no acu­dió y él mis­mo fue a lle­var­le el bi­lle­te con el nú­me­ro ha­bi­tual. No se lo pu­do pa­gar en el mo­men­to, ya que la si­tua­ción era com­pli­ca­da, las ven­tas ba­jas, hi­po­te­cas de ca­sa y deu­das, to­da una his­to­ria de­pre­si­va.

“Lle­go con él la ma­ña­na si­guien­te y le di­go que se sa­có el pre­mio ma­yor…no lo po­día creer, has­ta me di­jo que no es­ta­ba pa­ra bro­mas; era en se­rio y bueno, nos fui­mos a be­ber unos tra­gos. Me agra­de­ció mu­cho. Real­men­te le cam­bió la vi­da. De es­tar en ban­ca­rro­ta a me­jo­rar to­do. Cla­ro que me agra­de­ció y me dio al­go, yo le agra­dez­co más su amis­tad”, co­men­tó el res­pe­ta­ble ven­de­dor.

Es tan­ta la po­pu­la­ri­dad que sue­len acu­dir más de 100 per­so­nas al día, mu­chos de ellos clien­tes de an­ta­ño, quie­nes no pier­den la es­pe­ran­za de que al­gu­na vez les pe­gue la suer­te y se lle­ven un pre­mio que les cam­bie la vi­da.

No obs­tan­te, re­co­no­ció que le ran­go de edad es de 40 años pa­ra arri­ba, por­que los más jó­ve­nes son muy es­po­rá­di­cos y sue­len com­prar bi­lle­tes pe­que­ños y ra­ra­men­te vuelve a ver­los, pe­ro los otros, ya has­ta ha he­cho muy bue­na amis­tad.

En­tre mu­chos de sus ami­gos y com­pra­do­res más lon­ge­vos es­tá Ma­rio de La Torre, quien fue­ra pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Chihuahua en el pe­rio­do de 1986 a 1989 por el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI) y pos­te­rior­men­te dipu­tado fe­de­ral. Tam­bién di­jo que le ven­dió un bi­lle­te que sa­lió ga­na­dor, no con el pre­mio ma­yor, pe­ro sí con bue­na can­ti­dad.

Es­tas son unas de cien­tos y cien­tos de his­to­rias y anéc­do­tas que po­dría con­tar, al ser uno de los per­so­na­jes icó­ni­cos de Chihuahua, del co­ra­zón de la ciu­dad y que en la ac­tua­li­dad si­gue vi­gen­te y es un re­fe­ren­te de la vi­da co­ti­dia­na de la ca­pi­tal del es­ta­do. (Juan

ha trans­for­ma­do la vi­da de pro­pios y ex­tra­ños

alberto La­bre tie­ne su pues­to en las ca­lles li­ber­tad y cuar­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.