De po­lí­ti­ca y co­sas peo­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ca­tón Es­cri­tor y Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Ciu­dad de Mé­xi­co.- Ex­tra­ños rui­dos es­cu­chó el es­po­so al en­trar en la alcoba don­de su mu­jer ya­cía en el le­cho des­nu­da y en es­ta­do de inex­pli­ca­ble agi­ta­ción. Re­ce­lan­do lo peor mi­ró tras las cor­ti­nas y di­jo: “Aquí no hay na­die”. Fue al ba­ño y di­jo: “Aquí no hay na­die”. Abrió el cló­set y vio a un in­di­vi­duo que le apun­ta­ba con una pis­to­la es­cua­dra. Vol­vió a ce­rrar la puer­ta y di­jo: “Aquí tam­po­co hay na­die”. “¡Can­ti­ne­ro! -cla­mó lle­na de enojo la mu­jer que be­bía en el bar, so­la-. ¡Es­te bo­rra­cho me in­sul­tó! ¡Me di­jo que ten­go ca­ra de la­va­ti­va!”. “No ha­ga us­ted ca­so, se­ño­ra -res­pon­dió el de la can­ti­na-. Acep­te, por cor­te­sía de la ca­sa, es­ta co­pa de agua ti­bia”. Do­ña Ma­ca­lo­ta le con­tó a su ve­ci­na: “Ja­más he he­cho el amor con otro hom­bre apar­te de mi ma­ri­do”. Co­men­tó la otra: “No pre­su­mas”. “No es­toy pre­su­mien­do -con­tes­tó do­ña Ma­ca­lo­ta-. Es­toy que­ján­do­me”. Siem­pre an­do en las nu­bes. Quie­ro de­cir que con fre­cuen­cia via­jo en los avio­nes, cru­zan­do los ai­res con vue­lo ve­loz. A mi edad -por ella doy las gra­cias- ya de­be­ría yo es­tar en una me­ce­do­ra, con una co­bi­ji­ta en el re­ga­zo, fren­te a la chi­me­nea, en la mano una ta­za de té y a mis pies un pe­rro coc­ker o set­ter ir­lan­dés. Ja­más obe­de­cí el im­pe­rio­so man­da­to de mi pe­que­ña nie­ta que me re­pren­día, se­ve­ra, apun­tan­do ha­cia mí su ín­di­ce ad­mo­ni­to­rio: “Abue­li­to: ya te ten­go di­cho que no via­jes tan­to”. A lo que sí hi­ce ca­so fue al apo­teg­ma in­glés o nor­te­ame­ri­cano que en­se­ña con es­cue­to la­co­nis­mo: “Who re­ti­res ex­pi­res”. El que se re­ti­ra ex­pi­ra. Yo ex­pi­ra­ría si no si­guie­ra es­cri­bien­do y pe­ro­ran­do, co­sas que pa­ra mí son co­mo res­pi­rar. He ca­mi­na­do mu­chas le­guas, y si­go aún en la le­gua. En ella se­gui­ré mien­tras con­ser­ve la sa­lud y el afec­to de mis cua­tro lec­to­res. Hoy, por ejem­plo -y por des­gra­cia-, no es­ta­ré en Sal­ti­llo. Me to­ca ha­blar, en la Ciu­dad de Mé­xi­co an­te los alum­nos y maes­tros de una ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción su­pe­rior aus­pi­cia­da por la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria de la Cons­truc­ción, or­ga­nis­mo que tan­tas y tan bue­nas co­sas ha he­cho por Mé­xi­co. No po­dré es­tar, en­ton­ces, en la ce­le­bra­ción del cum­plea­ños nú­me­ro 442 de mi ciu­dad. Mi via­je me im­pe­di­rá unir­me al ho­me­na­je que se ren­di­rá, post mor­tem, a un que­ri­do e inol­vi­da­ble ami­go, Ro­ber­to Oroz­co Me­lo, cu­yo re­cuer­do guar­do en­tre los me­jo­res de mi vi­da. No dis­fru­ta­ré de la be­lle­za, la voz y el sen­ti­mien­to de Gua­da­lu­pe Pi­ne­da, ar­tis­ta a la que ad­mi­ro y quie­ro aun sin co­no­cer­la y que es­ta no­che can­ta­rá en Sal­ti­llo, pa­ra re­ga­lo y don de mis pai­sa­nos. Ber­nard Shaw di­jo al re­ci­bir la in­vi­ta­ción a un ac­to ofi­cial: “Ya que no pue­do es­tar en es­pí­ri­tu es­ta­ré en cuer­po”. Yo di­go al re­vés: ya que no pue­do es­tar fí­si­ca­men­te asis­ti­ré en es­pí­ri­tu en los ac­tos ce­le­bra­to­rios de aquel aniver­sa­rio. Re­gre­sa­ré des­pués de cum­plir mi com­pro­mi­so y le da­ré un abra­zo a la ciu­dad. Y si al­gu­na vez ten­go la for­tu­na de en­con­trar­me con Lu­pi­ta Pi­ne­da le di­ré que la ad­mi­ro gran­de­men­te, igual que to­do Mé­xi­co y to­dos los paí­ses don­de se can­ta en es­pa­ñol. Un hom­bre lle­gó apre­su­ra­da­men­te a la clí­ni­ca de ma­ter­ni­dad. La mu­jer con la que iba es­ta­ba a pun­to de dar a luz. Le pre­gun­tó al su­je­to una en­fer­me­ra: “¿Cuál es el nom­bre de su es­po­sa?”. Pre­gun­tó a su vez el in­di­vi­duo: “¿Es ne­ce­sa­rio in­vo­lu­crar­la a ella en es­te asun­to?”. Don To­ma­so, se­ñor oc­to­ge­na­rio, apa­re­ció en la puer­ta que con­du­cía al só­tano de su ca­sa, don­de te­nía su la­bo­ra­to­rio de quí­mi­co afi­cio­na­do. Iba com­ple­ta­men­te en pe­lo­tier, o sea sin ro­pa, y lu­cía en la en­tre­pier­na una ma­yes­tá­ti­ca erec­ción que ha­bría en­vi­dia­do un jo­ven de 20 años. Le di­jo a su se­ño­ra, que lo mi­ra­ba es­tu­pe­fac­ta: “A ver qué di­ces aho­ra de los que lla­mas mis es­tú­pi­dos ex­pe­ri­men­tos”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.