Ra­rá­mu­ris: no más kó­ri­ma, si­mu­la­ción y de­fo­res­ta­ción

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ga­briel Va­len­cia Juá­rez

Una de la pri­me­ras mar­chas de pro­tes­tas de los in­dí­ge­nas ra­rá­mu­ri fue re­gis­tra­da en 2005 por la pe­rio­dis­ta Mi­ros­la­va Breach (+) -que a la fe­cha si­gue sin acla­rar su ase­si­na­to por par­te del go­bierno pa­nis­ta de Ja­vier Corral-, y fue pu­bli­ca­da en La Jor­na­da co­mo otros tan­tos tex­tos de de­nun­cias por des­po­jo de tie­rras y bos­ques, así co­mo por la vio­la­ción de sus de­re­chos hu­ma­nos y la si­mu­la­ción y apro­ve­cha­mien­tos de los po­lí­ti­cos pria­nis­tas alia­dos a los ca­ci­ques ejida­les que si­guen “tum­ban­do pi­nos co­mo si fue­ra za­ca­te”, ta­rea de de­nun­cia con con­vic­ción que hi­zo la fi­na­da pe­rio­dis­ta en de­fen­sa de los pue­blos y co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas de Chihuahua.

Días atrás se ini­ció una mar­cha de ra­rá­mu­ris/ta­rahu­ma­ras des­de la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra de Chihuahua a la ca­pi­tal del Es­ta­do con la con­sig­na de “no que­re­mos ko­ri­ma, pe­di­mos tra­ba­jo”, y eso es lo im­por­tan­te del meo­llo del asun­to que des­de ha­ce mu­chos años han lu­cha­do al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes de in­dí­ge­nas ol­vi­da­dos, no de años sino de si­glos, vi­vien­do en las mis­mas con­di­cio­nes de mi­se­ria, ham­bre, po­bre­za, vio­len­cia, al­coho­lis­mo y des­po­jo de sus tie­rras y bos­ques. Una his­to­ria in­ter­mi­na­ble de in­jus­ti­cias so­cia­les, que a la fe­cha no ha si­do so­lu­cio­na­da; por el con­ta­rio, au­men­ta­ron ca­da día an­te la si­mu­la­ción de los

go­bier­nos pria­nis­tas.

Su prin­ci­pal de­man­da de “no­so­tros pe­di­mos tra­ba­jo, ya no que­re­mos “co­ri­na” (co­sas re­ga­la­das, do­na­cio­nes, de ca­ri­dad), se or­ga­ni­zó con dos me­ses la mar­cha por los di­ri­gen­tes ra­rá­mu­ris cu­ya fi­na­li­dad es en­tre­gar sus de­man­das prin­ci­pal­men­te al pre­si­den­te na­cio­nal, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pa­ra que se les en­tre­guen pro­gra­mas a los in­dí­ge­nas, “no des­pen­sas ni de di­ne­ro. Que se nos den em­pleos. Que­re­mos tra­ba­jo”, y la vie­ja de­man­da vuel­ve a re­pe­tir­se: que se les apo­ye a cui­dar sus bos­ques y pro­tec­ción a sus tie­rras que es­tán sien­do des­trui­das y de­fo­res­ta­das por los ca­ci­ques ejida­les, que co­mo se sa­be y de­nun­cia­do, han con­ver­ti­do a los eji­dos en sus em­pre­sas par­ti­cu­la­res y fa­mi­lia­res.

En otros pue­blos, des­de va­rias dé­ca­das atrás, ha si­do co­mún ob­ser­var es­te ti­po de mo­vi­li­za­cio­nes, pe­ro no es el ca­so de los ra­rá­mu­ris que en aquel mo­men­to abrie­ron una eta­pa de lu­cha ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca fren­te al Es­ta­do y los cha­bo­chis (mes­ti­zos ex­plo­ta­do­res) que les han des­po­ja­do co­mo lo pu­bli­có en su tiem­po Mi­ros­la­va Breach Vel­du­cea. Hoy sin lu­gar a du­das, “Mi­rochs” es­ta­ría cum­plien­do con su tra­ba­jo pro­fe­sio­nal al la­do de los in­dí­ge­nas ra­rá­mu­ris de­fen­dien­do sus de­re­chos.

Va­rios ana­lis­tas chihuahuen­ses co­mo Juan Luis Sa­rie­go (+), afir­ma­ron el “to­tal fracaso del in­di­ge­nis­mo ofi­cial en la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra”, co­mo lo ci­ta crí­ti­ca Mag­da­le­na Gó­mez, cu­ya ver­tien­te cen­tral es­tá vi­gen­te, es­to es la de­fi­ni­ción de pro­gra­mas “sin la par­ti­ci­pa­ción de los pue­blos in­dí­ge­nas y en el ca­so ra­rá­mu­ri el en­fo­que ofi­cial pre­va­le­cien­te re­sul­ta más acor­de, ideo­ló­gi­ca­men­te, con la Ley pa­ra el Me­jo­ra­mien­to de la Ra­za Ta­rahu­ma­ra de 1906. Di­cha ley se pro­pu­so ex­ci­tar a la fi­lan­tro­pía pa­ra re­unir ro­pa y ob­je­tos del agra­do de los in­dios y así des­per­tar sen­ti­mien­tos de ca­ri­ño ha­cia la ra­za blan­ca, en­tre otras dis­po­si­cio­nes si­mi­la­res”, y fue así co­mo mu­chos vi­va­les, in­dí­ge­nas y mes­ti­zos, se apro­ve­cha­ron pa­ra “ayu­dar a los her­ma­nos in­dí­ge­nas”; es de­cir a lu­crar con las ne­ce­si­da­des de ham­bru­na.

“Hoy te­ne­mos que el go­bierno del es­ta­do, a tra­vés de la Co­mi­sión Es­ta­tal de los Pue­blos In­dí­ge­nas y la Co­mi­sión Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad, ini­ció la co­lec­ta de úti­les es­co­la­res pa­ra es­tu­dian­tes in­dí­ge­nas en Ciu­dad Juá­rez co­mo par­te, señalan, de las ac­ti­vi­da­des del Día In­ter­na­cio­nal de los Pue­blos In­dí­ge­nas, que se con­me­mo­ra ca­da 9 de agos­to. El lla­ma­do a la fi­lan­tro­pía ciu­da­da­na de mo­chi­las es el eje de una cam­pa­ña ofi­cial que va en su ter­cer año de kó­ri­ma (que im­pli­ca pe­dir y re­ci­bir)”, in­di­ca Mag­da­le­na Gó­mez.

Jus­ta­men­te la mar­cha por tra­ba­jo de cer­ca de 250 ra­rá­mu­ris de los mu­ni­ci­pios de Bo­coy­na, Gua­cho­chi y Uri­que se deslinda de la tra­di­cio­nal des­pen­sa y co­bi­jas con las que des­de el go­bierno his­tó­ri­ca­men­te han pre­ten­di­do pa­liar la dra­má­ti­ca si­tua­ción que vi­ven los ra­rá­mu­ris, agra­va­da por la eco­no­mía del nar­co­trá­fi­co y su se­cue­la de vio­len­cia y des­pla­za­mien­tos for­zo­sos co­mo lo vi­ven las co­mu­ni­da­des y pue­blos de los mu­ni­ci­pios de Mo­re­los, Ba­to­pi­las y Gua­da­lu­pe y Cal­vo, y los des­pla­za­dos vie­nen a re­ca­lar a Wa­cho­chi.

La exi­gen­cia en la mar­cha se ba­sa en la fal­ta de tra­ba­jo en las co­mu­ni­da­des de la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra y que se les in­cor­po­re en los pro­gra­mas co­mo Sem­bran­do Vi­da, ya que no se re­ci­ben pro­gra­mas del mu­ni­ci­pio, del es­ta­do ni de la fe­de­ra­ción. Ne­ce­si­tan con­di­cio­nes mí­ni­mas pa­ra cui­dar la tie­rra y los bos­ques en un con­tex­to de gra­ves carencias, ame­na­zas y aco­sos, co­mo des­de ha­ce años se vie­ne de­nun­cian­do a tra­vés de di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo en el Dia­rio de Chihuahua y La Jor­na­da.

To­ca aho­ra al de­le­ga­do fe­de­ral del go­bierno obra­do­ris­ta, Juan Car­los Loe­ra, que re­suel­va di­chos pro­ble­mas co­mo él mis­mo lo re­co­no­ció “sin los in­dí­ge­nas de Chihuahua, los chihuahuen­ses no ten­dría­mos iden­ti­dad”. Que ten­ga más en­cuen­tros, pe­ro no al es­ti­lo pria­nis­ta. Que los in­clu­ya en los pro­gra­mas que ya es­tán pro­yec­ta­dos y en dis­cu­sión por el INPI y con los ra­rá­mu­ris. No más si­mu­la­ción; sino re­de­fi­ni­ción en ma­te­ria in­dí­ge­na.

Que no se vuel­va a re­pe­tir co­mo lo afir­mó uno de los di­ri­gen­tes de la mar­cha: “nos re­par­tie­ron mi­les y mi­les de bi­lle­tes de pa­la­bra, pe­ro no sa­be­mos si de aquí a allá se cum­pla. Que no se im­pon­gan des­de el cen­tro”… TRA­TA­RON DE SA­BO­TEAR.- Una co­no­ci­da ca­ci­que y ra­cis­ta de Wa­cho­chi, ex pa­nis­ta y lue­go priis­ta, em­pre­sa­ria ho­te­le­ra que ocu­pó pues­tos pú­bli­cos du­ran­te años co­mo sin­di­ca, re­cau­da­do­ra de ren­tas, y si­gue ter­ca por ser can­di­da­ta a la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal, pues aho­ra co­que­tea con al­gu­nos fun­cio­na­rios del go­bierno obra­do­ris­ta.

Es­ta se­ño­ra cí­ni­ca tra­tó de sa­bo­tear y des­pres­ti­giar el pa­sa­do ul­tra­ma­ra­tón de los ca­ño­nes 2019 ce­le­bra­do en Wa­cho­chi, co­mo se re­ve­ló, al tra­tar de im­pe­dir que [email protected] co­rre­do­res pa­sa­ran por un pe­da­zo de tie­rra de sus ran­chos, co­mo lo hi­zo el año pa­sa­do con la ru­ta ci­clis­ta que le im­pi­dió el pa­so. Co­mo se sa­be, los ho­te­le­ros y res­tau­ran­te­ros nun­ca han par­ti­ci­pa­do en los even­tos de­por­ti­vos y tu­rís­ti­cos que or­ga­ni­zan los go­bier­nos mu­ni­ci­pal y es­ta­tal. Ni si­quie­ra una bo­te­lli­ta de a li­tro con agua po­nen. Pu­ro aza­dón. Así de “cons­cien­tes” son los pres­ta­do­res de ser­vi­cios de Wa­cho­chi co­mo la li­cen­cia­da de ma­rras.

Si­guen tum­ban­do pi­nos co­mo si fue­ra za­ca­te en la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.