¿Qué hay de­trás de las can­chas de Sto. Ni­ño y del CAM?

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Jo­sé Díaz Ló­pez

El con­flic­to por las can­chas de San­to Ni­ño tie­ne mu­chas lec­tu­ras, so­cia­les, de­por­ti­vas, ideo­ló­gi­cas, de in­se­gu­ri­dad, de sa­lud pú­bli­ca, de obra pú­bli­ca, de pre­su­pues­tos, de de­ci­sio­nes verticales del po­der, etc.

De en­tra­da nos llama la aten­ción que ahí exis­te una lu­cha por la si­lla de Ma­ru Cam­pos. A las can­chas de San­to vs el CAM lo con­vir­tie­ron, ¿sin que­rer­lo?, en el ring en el que los pre­can­di­da­tos más ade­lan­ta­dos pe­lean por la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal.

Cla­ra­men­te 3 po­lí­ti­cos: Castrejón, la To­rre y Riggs es­tán in­mer­sos por po­si­cio­nar­se rum­bo a la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal.

Ahí an­da Ós­car Castrejón que va a to­das en las lu­chas so­cia­les. In­du­da­ble­men­te en la pe­lea por las can­chas de San­to Ni­ño tam­bién es­tá de fon­do la que trae con­tra Mar­ce­lino Gó­mez Bre­nes por la can­di­da­tu­ra en Morena a la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal. Castrejón bus­ca con­se­guir más apo­yo so­cial y de su par­ti­do par­ti­ci­pan­do in­ten­sa­men­te en to­das las lu­chas que sos­tie­nen los ciu­da­da­nos del mu­ni­ci­pio con los go­bier­nos pa­nis­tas. Mien­tras que Gó­mez Bre­nes trae el ma­ne­jo

de los apo­yos de los pro­gra­mas so­cia­les en Chihuahua y la lis­ta de be­ne­fi­cia­rios a los que les re­par­te el di­ne­ro. Una lu­cha muy cla­ra en Morena.

Del PAN an­dan Mi­guel la To­rre, quién adu­ce que “los ciu­da­da­nos le pi­den su apo­yo” y que por eso an­da po­si­cio­nán­do­se en to­das par­tes. Y no “se le duer­me” ¡ni un ins­tan­te! pa­ra usar to­das sus in­ter­ven­cio­nes en los co­lec­ti­vos y me­dios, ¡en to­dos la­dos!, pa­ra ha­cer cre­cer su pro­yec­to po­lí­ti­co. Igual lo ha­ce Riggs, que pien­sa for­ta­le­cer­se apo­yan­do en to­das a su ami­go el Go­ber­na­dor; al apo­yar­lo en la cons­truc­ción del CAM des­tru­yen­do las can­chas de San­to Ni­ño… y es­tar en con­tra de los ve­ci­nos. Am­bos traen su jue­go po­lí­ti­co en ese de­por­ti­vo. Co­mo tam­bién es cier­to, que es im­po­si­ble que am­bos pue­dan, ¡y quie­ran! separar am­bos re­sul­ta­dos: apo­yar a los ve­ci­nos y su­mar apo­yos a sus pro­yec­tos per­so­na­les.

Riggs pien­sa que el Go­ber­na­dor de­ci­di­rá a su fa­vor la can­di­da­tu­ra y que los ciu­da­da­nos no tie­nen po­der. Pron­to ve­re­mos quien tu­vo la razón… ¡y el po­der!

Es­tos tres po­lí­ti­cos no só­lo se pe­lean unos con­tra otros por el NO o el SÍ a la des­truc­ción de las fa­mo­sas can­chas; sino por ga­nar te­rreno en su lu­cha por la si­lla que ocu­pa Ma­ru Cam­pos.

En la perspectiv­a de sen­ti­do co­mún, lo que la gen­te opi­na en es­te asun­to es que de­be­ría pre­va­le­cer el sen­ti­do co­mún y la ra­cio­na­li­dad en el go­ber­na­dor. Ya que am­bas cons­truc­cio­nes pue­den ¡y de­ben! sal­var­se. Es­to se­ría así, ¡si hu­bie­ra cor­du­ra y ra­cio­na­li­dad en los ac­tos del go­ber­na­dor Corral!

Pe­ro “no se le pue­den pe­dir pe­ras al ol­mo”, no se pue­de pe­dir cor­du­ra al go­ber­na­dor, por­que en él, co­mo se ha vis­to, so­la­men­te se anida su au­to­ri­ta­ris­mo ¡”a chi­le pe­lón”!

En efec­to, fi­je­mos la aten­ción en un de­ta­lle: el va­lor, la des­truc­ción de las can­chas se­ría de 4 a 5 mi­llo­nes; ade­más de ti­rar a la ba­su­ra ese di­ne­ro, se quie­re im­po­ner, au­to­ri­ta­ria­men­te co­mo siem­pre lo ha­ce Corral, la cons­truc­ción del CAM con un va­lor ini­cial de 12 mi­llo­nes. Por lo que real­men­te se pier­den 5 mi­llo­nes de pe­sos, un par­que de­por­ti­vo y su­mir en la so­le­dad la con­vi­ven­cia de ve­ci­nos a ese sec­tor. En­ton­ces el CAM cos­ta­rá ini­cial­men­te 17 mi­llo­nes y la pér­di­da de un cen­tro de­por­ti­vo. Pe­ro ade­más de ese ¡irra­cio­nal! cos­to del pro­yec­to del go­ber­na­dor, muy se­gu­ra­men­te co­mo es en la corrupción, su­birá ¡a más de 20 mi­llo­nes pa­ra ter­mi­nar­lo! Eso sin con­tar el man­te­ni­mien­to.

En ese mar­co el sen­ti­do co­mún de la po­bla­ción le pre­gun­ta al go­ber­na­dor Corral: ¿có­mo es po­si­ble que us­ted des­tru­ya unas can­chas que es­tán fun­cio­nan­do, que va­len de 4 a 5 mi­llo­nes, só­lo pa­ra ¡im­po­ner us­ted! so­bre esa des­truc­ción, el pro­yec­to del CAM?

¿Es que no tie­ne la sen­sa­tez su­fi­cien­te el go­ber­na­dor, pa­ra usar el di­ne­ro del pue­blo con una mí­ni­ma ra­cio­na­li­dad?

¡No hay peor cie­go que el que no quie­re ver! Y el go­ber­na­dor ha mos­tra­do cons­tan­te­men­te que no quie­re los enor­mes daños eco­nó­mi­cos y so­cia­les que le oca­sio­na a los go­ber­na­dos, con ese ti­po de de­ci­sio­nes irra­cio­na­les y au­to­ri­ta­rias.

A me­nos que exis­ta, co­mo di­ce el ru­mor de las ca­lles, un in­te­ré$$$$ aún des­co­no­ci­do en el pro­yec­to del CAM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.