La efi­ca­cia de los de­re­chos

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ser­gio Al­ber­to CAM­POS CHA­CÓN Abo­ga­do scamp­[email protected]­mail.com

El 6 de sep­tiem­bre de 2018 los dipu­tados lo­ca­les del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal pre­sen­ta­ron ini­cia­ti­va de ley pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do de Chihuahua, a fin de ar­mo­ni­zar sus ar­tícu­los en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos con las re­for­mas efec­tua­das a la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos en el año 2011.

En abril de 2019, la dipu­tada Blan­ca Gá­mez Gu­tié­rrez pre­sen­tó un al­can­ce o do­cu­men­to adi­cio­nal.

La pro­pues­ta de reforma se dis­tin­gue por su ex­ce­len­te fun­da­men­ta­ción y ar­gu­men­ta­ción, ri­ca en sus­ten­tos ju­rí­di­cos a par­tir del ar­tícu­lo 1º, de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, cri­te­rios de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, ju­ris­pru­den­cia va­ria tan­to de és­ta, co­mo de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción, opi­nio­nes de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, por men­cio­nar al­gu­nos.

Los mo­ti­vos son irre­ba­ti­bles. Chihuahua re­quie­re ade­cuar su Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca en con­so­nan­cia con los prin­ci­pios ju­rí­di­cos ac­tua­li­za­dos, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les que ro­bus­te­cen y am­plían, por el prin­ci­pio de pro­gre­si­vi­dad, los de­re­chos hu­ma­nos, pro­te­ger y no le­sio­nar el prin­ci­pio de igual­dad y el de­re­cho a la no dis­cri­mi­na­ción que el quin­to pá­rra­fo de ese ar­tícu­lo 1º prohí­be vul­ne­rar.

El es­ta­do de Chihuahua da­ría un ejem­plar sal­to cua­li­ta­ti­vo, aun­que en la ini­cia­ti­va se alu­da a la “con­cep­ción” es una pa­la­bra re­ves­ti­da de re­li­gio­si­dad, la co­rrec­ta es fe­cun­da­ción, que sig­ni­fi­ca fer­ti­li­zar, en­gen­drar, pre­ñar.

Los ayun­ta­mien­tos de­ben fi­jar su pos­tu­ra den­tro de los 40 días si­guien­tes en que re­ci­ban la ini­cia­ti­va, co­mo lo or­de­na el ar­tícu­lo 202 de la Cons­ti­tu­ción lo­cal, pues se re­quie­re que la aprue­ben

al me­nos 20 ayun­ta­mien­tos que re­pre­sen­ten más de la mi­tad de la po­bla­ción del Es­ta­do.

To­do iba bien, pe­ro asus­tó el tex­to del ar­tícu­lo 3º, frac­ción V, que se pre­ten­de di­ga: “En el Es­ta­do, to­das las per­so­nas go­za­rán de for­ma enun­cia­ti­va mas no li­mi­ta­ti­va, de los si­guien­tes de­re­chos: V. Au­to­de­ter­mi­na­ción. To­da per­so­na tie­ne de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción y al li­bre desa­rro­llo de su per­so­na­li­dad. Es­te de­re­cho de­be­rá po­si­bi­li­tar que to­das las per­so­nas pue­den ejer­cer ple­na­men­te sus ca­pa­ci­da­des pa­ra vi­vir con dig­ni­dad”.

Más que el con­cep­to “li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad” ya cla­ri­fi­ca­do y ad­mi­ti­do por la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción, por ejem­plo en el di­vor­cio sin cau­sa, la pa­la­bra “au­to­de­ter­mi­na­ción” aler­tó a per­so­nas y gru­pos opues­tos a la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo y al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, pues pa­ra ellos és­te for­ma par­te de lo que ellos de­no­mi­nan “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”, es de­cir, im­po­ner a las per­so­nas ro­les cul­tu­ra­les e in­di­vi­dua­les ho­mo­se­xua­les o lés­bi­cos que des­tru­ye a la fa­mi­lia tra­di­cio­nal, “na­tu­ral”, di­cen.

En mar­zo úl­ti­mo, el Fren­te Na­cio­nal por la Fa­mi­lia en Chihuahua emi­tió un ma­ni­fies­to pa­ra de­te­ner la ini­cia­ti­va su­ge­ri­da por Por­fi­rio Mu­ñoz Ledo, dipu­tado fe­de­ral por Mo­re­na re­la­cio­na­da con la “au­to­no­mía re­pro­duc­ti­va… que fo­men­ta el abor­to…”, di­je­ron.

Tam­bién ar­gu­men­tó el Fren­te que es pro­pa­gar la cul­tu­ra de la muer­te, im­po­ner fal­sos de­re­chos pa­ra adoc­tri­nar a los hi­jos, anu­lar de fac­to la pa­tria po­tes­tad y per­se­guir y en­viar a la cár­cel a pro­fe­sio­na­les, maes­tros, co­mu­ni­ca­do­res y pa­dres de fa­mi­lia que di­sien­tan de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro. Pre­sen­cia me­fis­to­fé­li­ca, pues.

La ini­cia­ti­va pa­nis­ta lo­cal de reforma cons­ti­tu­cio­nal tran­si­ta por si­mi­la­res crí­ti­cas, al pun­to que el mar­tes 23 de ju­lio, la pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Chihuahua, Ma­ría Eu­ge­nia Cam­pos Gal­ván en se­sión de ca­bil­do, so­li­ci­tó de­vol­ver­la al Con­gre­so del Es­ta­do por am­bi­gua, ya que pue­de in­ter­pre­tar­se de di­fe­ren­tes for­mas que afec­ta­rían al de­re­cho de crian­za de los pa­dres pa­ra con sus hi­jos, y se­ría per­mi­si­ble la li­ber­tad de abor­tar.

El do­cu­men­to que la pre­si­den­te le­yó en esa se­sión es­tá re­dac­ta­do há­bil­men­te, pe­ro sus ra­zo­na­mien­tos son tan­gen­cia­les por­que si bien fun­da su opo­si­ción en la am­bi­güe­dad de la ini­cia­ti­va, su ló­gi­ca ideo­ló­gi­ca no acep­ta que las mu­je­res de­ci­dan li­bre­men­te la in­te­rrup­ción de su em­ba­ra­zo que, a mi pa­re­cer ya es­tá re­co­no­ci­do en el ar­tícu­lo 4, se­gun­do pá­rra­fo, de la Cons­ti­tu­ción Fe­de­ral, co­mo es de­ci­dir de ma­ne­ra li­bre, res­pon­sa­ble e in­for­ma­da so­bre el nú­me­ro y es­pa­cia­mien­to de sus hi­jos.

En­tien­do los mo­ti­vos de quie­nes se opo­nen a esas re­for­mas, no es mi in­te­rés re­fu­tar­los, ca­da quién es ti­tu­lar del de­re­cho de li­ber­tad de creen­cias, pen­sa­mien­to y li­ber­tad de ex­pre­sión.

Cen­tro mi re­fle­xión en la preo­cu­pa­ción que por años he ex­pre­sa­do: la pa­ra­do­ja hu­ma­na de no vi­si­bi­li­zar a mu­je­res po­bres, es­pe­cial­men­te in­dí­ge­nas que mue­ren por abor­tos mal prac­ti­ca­dos y que, su­pon­dría, to­das las mu­je­res y hom­bres, sin dis­tin­gos de po­si­ción eco­nó­mi­ca, so­cial, po­lí­ti­ca, cul­tu­ral o re­li­gión, al­za­rían la voz pa­ra evi­tar esas muer­tes ga­ran­ti­zan­do su de­re­cho a de­ci­dir li­bre e in­for­ma­da­men­te.

No creo que Dios ad­mi­ta esas muer­tes. Lo ima­gino con ros­tro de do­lor al mi­rar que sus se­gui­do­res pre­fie­ren mue­ran mu­je­res y de­jen huér­fa­nos a la de­ri­va; que no ejer­zan el li­bre al­be­drío que Él les con­fi­rió.

Le­ga­li­zar el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio es no en­tro­me­ter­se en la iden­ti­dad se­xo ge­né­ri­ca de las per­so­nas, sean ho­mo­se­xua­les, trans­gé­ne­ro o tran­se­xua­les. Re­cuer­do un po­ten­ta­do de ex­tre­ma de­re­cha cu­ya hi­ja es les­bia­na. La na­tu­ra­le­za le hi­zo guar­dar si­len­cio y, acep­tar­la… co­mo es.

En mi ar­tícu­lo “La na­tu­ra­le­za de las co­sas”, aquí pu­bli­ca­do el 16 de sep­tiem­bre de 2018, re­co­men­dé la pe­lí­cu­la “El Cri­men del Pa­dre Ama­ro” (Gael Gar­cía. 2002. de la no­ve­la es­cri­ta en 1875 por el por­tu­gués Jo­sé Ma­ría Eca de Quei­rós), que na­rra el dra­ma de una mu­jer jo­ven, enamo­ra­da de un sa­cer­do­te ca­tó­li­co del que re­sul­ta em­ba­ra­za­da, se so­me­te a un abor­to clan­des­tino y muere por he­mo­rra­gia in­con­te­ni­da.

Ci­to tex­tual dos par­tes de ese ar­tícu­lo: “… las omi­sio­nes le­gis­la­ti­vas…, de­jan a su suer­te la vi­da y la li­ber­tad de las mu­je­res, ca­si to­das po­bres, ya que las afor­tu­na­das de pa­tri­mo­nio van a la in­te­rrup­ción (del em­ba­ra­zo) a El Pa­so, Te­xas, u otros lu­ga­res”.

“El pe­rio­dis­ta de El Dia­rio de Chihuahua, Mi­guel Cha­va­rría, en su no­ta del 3 de sep­tiem­bre, nos in­for­ma que, de enero de 2007 a di­ciem­bre de 2017, fue­ron sen­ten­cia­das sie­te per­so­nas por el de­li­to de abor­to, de ellas cua­tro son mu­je­res, y nos des­cri­be va­rias si­tua­cio­nes en las que son se­ve­ra­men­te vic­ti­mi­za­das se­gún da­tos del Gru­po de In­for­ma­ción en Re­pro­duc­ción Ele­gi­da (GI­RE) …”.

Fre­nar la ini­cia­ti­va pa­nis­ta es im­pe­dir la efi­ca­cia del prin­ci­pio de igual­dad, de los de­re­chos hu­ma­nos y fun­da­men­ta­les; es, una con­duc­ta dis­cri­mi­na­to­ria por ne­gar la di­ver­si­dad hu­ma­na, efec­to de la na­tu­ra­le­za, no de la lla­ma­da “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”.

Los fe­mi­ni­ci­dios por ma­chis­mo, ho­mi­ci­dios por ho­mo­fo­bia, les­bo­fo­bia o trans­fo­bia son la ex­pre­sión fí­si­ca, mor­tal, de la in­to­le­ran­cia in­yec­ta­da en la cons­cien­cia co­lec­ti­va con pre­jui­cios, es­tig­mas y odios irra­cio­na­les a las di­fe­ren­cias de pen­sar, creer, y ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.