Cul­pan a Es­ta­do por la muer­te de 25 ve­na­dos

Pe­se a te­ner per­mi­sos, Eco­lo­gía no da sa­li­da a ejem­pla­res adul­tos

El Diario de Chihuahua - - PORTADA - Sa­lud Ochoa / El Dia­rio

Un to­tal de 25 crías de ve­na­do co­la blan­ca han muer­to en los úl­ti­mos me­ses de­bi­do a la ne­gli­gen­cia de las au­to­ri­da­des de Eco­lo­gía del es­ta­do ya que, a pe­sar de que el cria­de­ro “La Ha­cien­da”, ubi­ca­do en la co­mu­ni­dad de Gó­mez Fa­rías, cuen­ta con los per­mi­sos ne­ce­sa­rios por par­te de la Pro­fe­pa y Semarnat pa­ra ope­rar, el di­rec­tor de la de­pen­den­cia es­ta­tal –Ós­car Wein­lass- y su su­bor­di­na­do Ma­nuel Quin­ta­na, se han ne­ga­do a fir­mar la au­to­ri­za­ción pa­ra la sa­li­da de los ve­na­dos adul­tos, lo que ha sig­ni­fi­ca­do la muer­te de los pe­que­ños.

Obed Or­te­ga, pro­duc­tor de di­cha es­pe­cie y pro­pie­ta­rio del ci­ta­do cria­de­ro, di­jo en en­tre­vis­ta con El Dia­rio que ha trans­cu­rri­do más de un año ya en el que Wein­lass y Quin­ta­na se han ne­ga­do reite­ra­da­men­te a fir­mar el do­cu­men­to, ge­ne­ran­do con ello no só­lo la pér­di­da de 25 pe­que­ños ve­na­dos, sino ade­más la pér­di­da eco­nó­mi­ca de por lo me­nos 18 mil dó­la­res –cos­to apro­xi­ma­do de los ejem­pla­res- así co­mo de tiem­po, ya que ca­da vez que se les ocu­rre le lla­man pa­ra que via­je des­de Gó­mez Fa­rías a Chihuahua a pre­sen­tar pa­pe­le­ría.

“Cul­po di­rec­ta­men­te y al cien por cien­to a Ós­car Wein­lass y a Ma­nuel Quin­ta­na de to­do lo que es­té pa­san­do en mi cria­de­ro por­que no tie­nen mo­ti­vo pa­ra de­te­ner­me na­da. En 2018 se mu­rie­ron 23 crías y es­te año ya lle­vo dos. Es­toy sien­do atro­pe­lla­do por la au­to­ri­dad y no es jus­to por­que to­do el año tra­ba­ja­mos aten­dien­do y cui­dan­do a las crías, que ge­ne­ran un in­gre­so a la fa­mi­lia y re­pre­sen­ta el in­gre­so pa­ra 5 más que la­bo­ran allí. Los tra­ba­ja­do­res es­tán sien­do afec­ta­dos tam­bién”, di­jo Or­te­ga.

Agre­gó que el per­mi­so pa­ra el cria­de­ro da­ta de 2006 y el ob­je­ti­vo de es­te no es só­lo el apro­ve­cha­mien­to, sino la po­si­bi­li­dad de re­po­blar las áreas na­tu­ra­les que en­fren­ten pro­ble­mas de pér­di­da de di­cha es­pe­cie, pe­ro an­te el tor­tu­guis­mo ofi­cial que no per­mi­te la sa­li­da de 4 ejem­pla­res, mu­cho me­nos se po­dría pen­sar en re­po­blar el bos­que. “Ten­go un per­mi­so des­de 2006, allí di­ce cla­ra­men­te que es un per­mi­so con fi­nes de apro­ve­cha­mien­to de los ve­na­dos. Ya les en­tre­gué una co­pia, des­pués de eso me pi­die­ron los in­for­mes anua­les que por­que los ex­tra­via­ron cuan­do cam­bia­ron las ofi­ci­nas de Áva­los al edi­fi­cio Hé­roes de la Re­vo­lu­ción.

Pa­sa­ron me­ses en esos trá­mi­tes, les di­je que me ur­gía sa­car va­rios ve­na­dos adul­tos por­que es­ta­ban pi­san­do a las crías. Lle­vé los per­mi­sos, los re­vi­sa­ron, en­tre­gué los in­for­mes des­de 2014 a 2018 y en­ton­ces me sa­lie­ron con que ne­ce­si­ta­ban ca­da in­for­me des­de el 2006."No ten­go fal­tas en mi cria­de­ro, só­lo se tra­ta de que no quie­ren dar­me el apro­ve­cha­mien­to por al­gún in­te­rés oscuro que hay o sim­ple­men­te por­que no se les da la ga­na”, in­di­có el afec­ta­do.

Or­te­ga di­jo que hay un des­co­no­ci­mien­to to­tal por

par­te de los men­cio­na­dos fun­cio­na­rios res­pec­to al te­ma de la eco­lo­gía, por lo que no en­tien­de cuál es la ra­zón pa­ra que ocu­pen esos pues­tos cuan­do han de­mos­tra­do com­ple­ta ig­no­ran­cia res­pec­to a la ley y al sig­ni­fi­ca­do del tra­ba­jo. “Exi­jo ha­blar con el go­ber­na­dor, le­van­to la voz por­que quie­ro que él me es­cu­che y de­cir­le que es un des­co­no­ci­mien­to to­tal el que hay en es­te de­par­ta­men­to. To­das las per­so­nas que es­tán allí son ig­no­ran­tes de la ley y de lo que sig­ni­fi­ca tra­ba­jar. Me man­dan ha­blar ca­da vez que se les ocu­rre pa­ra pe­dir­me un pa­pel y no vi­vo a la vuel­ta de la es­qui­na, vi­vo a tres ho­ras de la ciu­dad y he te­ni­do que dar por lo me­nos 15 a 20 vuel­tas en el año por­que cuan­do tra­to de co­mu­ni­car­me por te­lé­fono me di­cen que no me pue­den aten­der que por­que es­tán ocu­pa­dos. Quie­ro pe­dir­le al go­ber­na­dor la des­ti­tu­ción de es­tas dos per­so­nas: Gil­ber­to Wein­lass di­rec­tor de eco­lo­gía y el ayu­dan­te Ma­nuel Quin­ta­na por­que só­lo es­tán obs­tru­yen­do el tra­ba­jo de la gen­te ho­nes­ta. La Semarnat vino y re­vi­só el cria­de­ro y di­je­ron que to­do es­ta­ba en or­den cuan­do les ex­pu­se mi ca­so. ¿Có­mo es

po­si­ble que es­tos fun­cio­na­rios es­tén afe­rra­dos en que­rer de­te­ner to­do só­lo por­que se les ocu­rre?”, cues­tio­nó.

El en­tre­vis­ta­do di­jo ya no sa­ber a quién más acu­dir, por ello to­mó la de­ci­sión de ha­cer pú­bli­ca la si­tua­ción que pre­va­le­ce des­de ju­nio de 2018 y que ha cos­ta­do la vi­da de 25 ve­na­di­tos, por lo que ya pre­pa­ra una de­man­da por da­ños en con­tra de las per­so­nas men­cio­na­das, pe­ro tam­bién en con­tra de la de­pen­den­cia que re­pre­sen­tan. “Sí voy a po­ner una de­man­da por da­ños. Un abo­ga­do es­tá ya tra­ba­jan­do en eso y la de­man­da in­clu­ye al de­par­ta­men­to de Eco­lo­gía. Pe­ro tam­bién quie­ro ha­cer­lo pú­bli­co por­que es bueno que la gen­te se­pa quié­nes son los que nos es­tán re­pre­sen­tan­do. A los que nos de­di­ca­mos a tra­ba­jar só­lo nos atro­pe­llan, nos cie­rran las puer­tas. Es gen­te ig­no­ran­te de lo que es­tá ha­cien­do. No en­tien­do có­mo los es­co­gen pa­ra es­tar en un área tan im­por­tan­te co­mo es Eco­lo­gía”, apun­tó.

En es­te con­tex­to, Or­te­ga ex­pli­có que el su­yo es el úni­co cria­de­ro au­to­ri­za­do de ve­na­do co­la blan­ca en el es­ta­do y si bien, tie­ne fi­nes de apro­ve­cha­mien­to, tam­bién se tra­ba­ja en la ver­tien­te de apo­yo al bos­que en don­de por ra­zo­nes na­tu­ra­les la es­pe­cie tien­da a des­apa­re­cer. Sin em­bar­go, cues­tio­nó, si la ce­rra­zón ofi­cial no per­mi­te la sa­li­da de dos o tres ejem­pla­res, re­po­blar el bos­que les que­da­ría “de­ma­sia­do gran­de” a los fun­cio­na­rios “pe­que­ños”.

“¿Có­mo po­de­mos ayu­dar al bos­que don­de es­té des­apa­re­cien­do la es­pe­cie si ni si­quie­ra me dan per­mi­so de sa­car 2 hem­bras y 4 ma­chos, có­mo voy a lle­var ejem­pla­res pa­ra re­po­blar? Que al­guien les ex­pli­que con man­za­ni­tas o con pa­li­tos a es­tos per­so­na­jes lo que es la eco­lo­gía por­que se­gu­ra­men­te ni si­quie­ra sa­ben que el ve­na­do co­la blan­ca es una es­pe­cie que só­lo se da en es­ta par­te de la sie­rra, des­de Gó­mez Fa­rías ha­cia el sur. Es gen­te que en lu­gar de ayu­dar al es­ta­do a cre­cer lo ayu­dan a es­tar ca­da día peor”, en­fa­ti­zó. (Sa­lud Ochoa / El Dia­rio)

Obed Or­te­ga, due­ño del cria­de­ro “La Ha­cien­da”, in­di­có que es­ta si­tua­ción le ha cos­ta­do al me­nos 18 mil dó­la­res, pre­cio apro­xi­ma­do de los ejem­pla­res

La muer­te de los 25 ejem­pla­res re­pre­sen­ta una pér­di­da de por lo me­nos 18 mil dó­la­res por ca­da uno

el en­tre­vis­ta­do di­jo ya no sa­ber a quién más acu­dir, por ello to­mó la de­ci­sión de ha­cer pú­bli­ca la si­tua­ción que pre­va­le­ce des­de ju­nio de 2018

“Cul­po di­rec­ta­men­te y al cien por cien­to a Ós­car Wein­lass y a Ma­nuel Quin­ta­na de to­do lo que es­té pa­san­do en mi cria­de­ro por­que no tie­nen mo­ti­vo pa­ra de­te­ner­me na­da. En 2018 se mu­rie­ron 23 crías y es­te año ya lle­vo dos. Es­toy sien­do atro­pe­lla­do por la au­to­ri­dad y no es jus­to por­que to­do el año tra­ba­ja­mos aten­dien­do y cui­dan­do a las crías, que ge­ne­ran un in­gre­so a la fa­mi­lia y re­pre­sen­ta el in­gre­so pa­ra 5 más que la­bo­ran allí. Los tra­ba­ja­do­res es­tán sien­do afec­ta­dos tam­bién”, di­jo Or­te­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.