TE­RE LE PO­NE EL CAS­CA­BEL AL JE­FE

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

“Cae al de­di­llo su crí­ti­ca agria en el sa­co de Ja­vier Co­rral”

Fis­ca­lía cru­za­da de bra­zos an­te el cri­men

De­be ha­ber san­ción por ca­so San­to Ni­ño

Pre­fi­rió va­ca­cio­nes que fu­ne­ral de su ami­ga

Hay una de­di­ca­to­ria in­ne­ga­ble pa­ra el go­ber­na­dor Ja­vier Co­rral y su ga­bi­ne­te en los po­co más de 20 mi­nu­tos de la char­la en ma­te­ria de éti­ca que Te­re­sa Or­tu­ño dic­tó el sá­ba­do en Ja­lis­co.

Ob­vio que su in­ten­ción -in­me­dia­ta- es re­fe­rir­se en tér­mi­nos ge­ne­ra­les a to­dos los go­bier­nos pa­nis­tas, pe­ro cae al de­di­llo su crí­ti­ca agria en el sa­co de Ja­vier Co­rral.

Es­tá de va­ca­cio­nes Te­re­sa. Usó el pa­rén­te­sis pa­ra dar­se una vuel­ta a la per­la de oc­ci­den­te y di­ser­tar so­bre éti­ca y mo­ra­li­dad en el ejer­ci­cio de go­bierno.

Lo hi­zo an­te sus co­rre­li­gio­na­rios de aque­lla re­gión, de­rro­ta­dos pre­ci­sa­men­te por co­lo­car sus in­tere­ses per­so­na­les y de fac­ción so­bre los prin­ci­pios que le die­ron vi­da a su par­ti­do.

Hay en las ase­ve­ra­cio­nes de la fun­cio­na­ria es­ta­tal una crí­ti­ca a los pa­nis­tas aco­mo­da­ti­cios que in­clu­si­ve se ol­vi­dan de sus ca­ma­ra­das de lu­cha.

Te­ne­mos en el ré­gi­men co­rra­lis­ta una ad­mi­nis­tra­ción que de­jó de bus­car los me­jo­res per­fi­les pa­ra be­ne­fi­ciar a los cer­ca­nos, in­clu­so, cuan­do no eran pa­nis­tas ni co­mul­ga­ban con su ideo­lo­gía; es más, eran to­tal­men­te con­tra­rios a ella.

Ahí es­ta Lu­cha Cas­tro, Víc­tor Quin­ta­na,

Ma­ría Te­re­sa Gue­rre­ro, y un lar­go et­cé­te­ra de de­va­neos ideo­ló­gi­cos de Co­rral tra­tan­do de mos­trar­se muy ‘open mind’ pa­ra con­gra­ciar­se con fi­nes de ca­pri­cho in­te­lec­tual.

Un go­bierno que se ha de­di­ca­do a com­prar dipu­tados pa­ra sa­car ade­lan­te sus de­sig­nios, co­mo la re­es­truc­tu­ra de la deu­da pú­bli­ca, que no le pi­de na­da a lo he­cho por Duar­te en su mo­men­to o Bo­ni­lla en Ba­ja Ca­li­for­nia pa­ra ex­ten­der su man­da­to.

La de­fi­cien­cia en co­mu­ni­ca­ción so­cial

-di­ce Te­re que los go­bier­nos pa­nis­tas no sa­ben ca­cara­quear los hue­vos-, su­mi­dos en afa­nes de con­trol y vul­ne­ra­ción a la li­bre ex­pre­sión, que ter­mi­nan en ne­go­cios per­so­na­les.

El agan­da­lle de can­di­da­tu­ras, que de ma­ne­ra bur­da ha en­ca­be­za­do el go­ber­na­dor en be­ne­fi­cio de los su­yos y en per­jui­cio del res­to de los gru­pos del PAN.

Y la co­ro­na, la vio­la­ción al prin­ci­pio panista de res­pe­to y pro­tec­ción a la fa­mi­lia, que vi­ve en es­te mo­men­to una gra­ve cri­sis, con los ayun­ta­mien­tos que han re­cha­za­do la re­for­ma im­pul­sa­da por Co­rral a tra­vés de sus ope­ra­do­res en el Con­gre­so, en esa po­lí­ti­ca pro­gre­sis­ta de iz­quier­da.

Aun­que no lo di­ga ex­pre­sa­men­te -ella es muy cui­da­do­sa al res­pec­to, va la chu­le­ta de por me­dio-, la ex­po­si­ción de Or­tu­ño es in­du­da­ble­men­te, lo de­ci­mos al prin­ci­pio, un mea cul­pa, acu­sa­ción di­rec­ta al go­bierno del nue­vo ama­ne­cer, que ha­ce agua en ese te­ma de éti­ca y con­gruen­cia par­ti­dis­ta.

Las ho­ras de te­rror vi­vi­das en Allen­de y Co­ro­na­do no pue­den ser pa­sa­das por al­to por­que no son las pri­me­ras y co­mo van las co­sas, no se­rán las úl­ti­mas.

Fue­ron in­cen­dia­dos vehícu­los y ata­ca­da por asal­to una co­man­dan­cia de po­li­cía, en la más com­ple­ta im­pu­ni­dad.

No son he­chos ais­la­dos. Es un acon­te­ci­mien­to más de los 14 que han ocu­rri­do des­de que ini­ció la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción.

Ca­da tres me­ses se ha pre­sen­ta­do un he­cho de es­ta na­tu­ra­le­za. Mí­ni­mo cua­tro por año. Es in­con­ce­bi­ble.

En to­dos ellos hu­bo ata­que ar­ma­do di­rec­to en con­tra de po­li­cías e ins­ta­la­cio­nes de se­gu­ri­dad, con con­se­cuen­cias fu­nes­tas. A la fe­cha tam­po­co hay re­sul­ta­dos so­bre las me­di­das de des­apa­re­cer po­li­cías mu­ni­ci­pa­les y sus­ti­tuir­se con agen­tes es­ta­ta­les.

El co­rre­dor de Ji­mé­nez a Pa­rral se ha con­ver­ti­do en una tie­rra sin ley. Las per­se­cu­cio­nes, dis­pa­ros y ho­mi­ci­dios son co­sa de to­dos los días.

Fren­te a ello, si­mu­la­ción e in­ca­pa­ci­dad de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral y de la Co­mi­sión Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad, que es­tán a la es­pe­ra del mi­la­gro de la Guar­dia Na­cio­nal.

En tan­to, cru­za­dos de bra­zos, de­jan a la po­bla­ción in­de­fen­sa an­te el cri­men or­ga­ni­za­do, que se pa­sea a sus an­chas y co­me­te es­tas tro­pe­lías.

Es­ta se­ma­na ten­drá el asun­to de las can­chas San­to Ni­ño au­dien­cia pa­ra re­sol­ver la re­vi­sión por la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal ne­ga­da a los ve­ci­nos con el fin de de­te­ner la cons­truc­ción del CAM.

Por eso tie­ne pri­sa el Go­bierno del Es­ta­do en des­truir to­do lo que pue­da, co­mo lo han he­cho des­de la se­ma­na pa­sa­da ba­jo pro­tec­ción po­li­cial y de­ten­cio­nes mo­men­tá­neas. Peor aún, sin per­mi­so del Ayun­ta­mien­to pa­ra lle­var a ca­bo la obra.

Bus­can que no ha­ya ma­te­ria pa­ra sus­pen­der, da­do que el ac­to sea irre­pa­ra­ble por­que ya se ha­ya con­cre­ta­do con la de­mo­li­ción.

Es una ar­ti­ma­ña ju­rí­di­ca pa­ra dar­le la vuel­ta a la in­ten­ción ve­ci­nal de opo­ner­se al Cen­tro de Aten­ción Múl­ti­ple.

Es una chi­ca­na con la cual prác­ti­ca­men­te de­jan sin de­fen­sa al­gu­na a los ve­ci­nos, en la in­ten­ción de no ce­der un ápi­ce en el com­pro­mi­so per­so­nal del go­ber­na­dor de cons­truir a co­mo die­ra lu­gar, sin aten­der ni to­mar en con­si­de­ra­ción a los re­si­den­tes del lu­gar.

Es­tán muy cal­dea­dos los áni­mos y po­li­ti­za­dos. Di­ver­sas fuer­zas po­lí­ti­cas es­tán en­con­tran­do un cal­do de cul­ti­vo muy in­tere­san­te y pro­pi­cio pa­ra evi­den­ciar la in­to­le­ran­cia e im­po­si­ción des­de el Go­bierno es­ta­tal.

Se es­tá pre­pa­ran­do el PRI pa­ra ins­ta­lar me­sas re­cep­to­ras de vo­tos pa­ra el pró­xi­mo on­ce de agos­to, pe­ro no hay di­ne­ro pa­ra el pro­ce­so.

Ha­brá ape­nas dos re­pre­sen­tan­tes en ca­da me­sa, de las cua­les se ins­ta­la­rán ape­nas 300, unas no­ven­ta en Chihuahua y se­sen­ta en Juá­rez.

¿Por qué esa di­fe­ren­cia? No la sa­be­mos. Pe­ro el res­to de las me­sas, se­rán dis­tri­bui­das en los de­más mu­ni­ci­pios.

De­be­rán ha­cer un es­fuer­zo los priis­tas, aque­llos que pa­sa­ron el fil­tro del INE, unos 400 mil a ni­vel es­ta­tal, pa­ra tras­la­dar­se a las me­sas re­cep­to­ras.

Si es­tan­do las me­sas cer­ca del do­mi­ci­lio las per­so­nas no acu­den, me­nos lo ha­rán cuan­do les que­de le­jos. Se te­me por tan­to una ba­ja par­ti­ci­pa­ción.

La di­fu­sión ha si­do mí­ni­ma.

Se es­pe­ran re­sul­ta­dos el mis­mo día de los co­mi­cios, pe­ro ha­brá re­tra­so, pre­ci­sa­men­te por una lo­gís­ti­ca pre­ca­ria da­da la cues­tión de los di­ne­ros.

Se en­tien­de que el pre­si­den­te na­cio­nal del PAN, Mar­ko Cor­tes, ha­ya en­via­do por Twit­ter una con­do­len­cia a la pre­si­den­te es­ta­tal del PAN, Ro­cío Re­za, por el de­ce­so de su ma­dre.

Pe­ro que lo ha­ya he­cho el go­ber­na­dor, des­de la co­mo­di­dad de una si­lla de pla­ya en Ma­zatlán, no tie­ne com­pa­ra­ción ni per­dón al­guno.

Sus­pen­dió una vez sus va­ca­cio­nes con mo­ti­vo de la Ca­bal­ga­ta Vi­llis­ta y aho­ra no fue ca­paz de ha­cer­lo, por una cau­sa que se su­po­ne es de mu­cha cer­ca­nía.

Más cuan­do Ro­cío fue in­te­gran­te del ga­bi­ne­te en la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Mu­ni­ci­pal y de ahí fue im­pul­sa­da al Se­na­do, don­de per­dió, pa­ra fi­nal­men­te ocu­par la pre­si­den­cia del Co­mi­té Di­rec­ti­vo Es­ta­tal panista.

De mal gus­to el men­sa­ji­to de re­des en­via­do por el man­da­ta­rio. Si usa los avio­nes del es­ta­do pa­ra mi­nu­cias, hoy que se tra­ta­ba de un asun­to re­le­van­te con su co­rre­li­gio­na­ria y ami­ga, pu­do sen­ci­lla­men­te ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.