Una car­pe­ta duer­mien­do

El Diario de Chihuahua - - LOCAL - Bernardo Is­las / El Dia­rio

El 30 de Ju­lio de 2017 Lin­da To­rres vio por úl­ti­ma vez a su hi­jo Alan Eduar­do Cár­de­nas To­rres, dos me­ses des­pués un ex­tra­ño men­sa­je apa­re­ció en su ban­de­ja de re­des so­cia­les, “No me bus­ques ma­má, ya es­toy muer­to”, ad­ver­tía el tex­to.

El men­sa­je ha­cía re­fe­ren­cia de que ha­bía si­do ase­si­na­do. An­gus­tia­da ella in­sis­tió: ¿Eres tú, hi­jo?, pe­ro no tu­vo res­pues­ta.

Alan des­pa­re­ció en Nom­bre de Dios, la úl­ti­ma vez que lo vie­ron fue en el área de las can­chas de la co­lo­nia, cer­ca de don­de vi­vía su abue­la. Te­nía 25 años. El si­guien­te año y me­dio la fa­mi­lia no ce­só su bús­que­da, in­ter­pu­so una de­nun­cia an­te la Fis­ca­lía pe­ro la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción ja­más se mo­vió.

Du­ran­te me­ses las au­to­ri­da­des no lo bus­ca­ron. Pe­ro en di­ciem­bre del 2018 una de­ce­na de res­tos óseos fue­ron lo­ca­li­za­dos en la sie­rra de Nom­bre de Dios, y el pa­sa­do 19 de abril los aná­li­sis pe­ri­cia­les de­ter­mi­na­ron que co­rres­pon­dían al jo­ven des­apa­re­ci­do.

La ma­dre de Alan, al igual que Nor­ma Ledezma, di­ri­gen­te de la or­ga­ni­za­ción Jus­ti­cia pa­ra Nues­tras Hi­jas, acu­san que en la Fis­ca­lía el ex­pe­dien­te dur­mió “el sue­ño de los jus­tos” pues no se si­guie­ron los pro­to­co­los de in­ves­ti­ga­ción ne­ce­sa­rios pa­ra dar con su pa­ra­de­ro.

El ori­gen de los men­sa­jes

Los men­sa­jes que Lin­da To­rres re­ci­bió du­ran­te los pri­me­ros me­ses de des­apa­ri­ción, re­sul­ta­ron ser es­cri­tos por una mu­jer que de­cía te­ner in­for­ma­ción so­bre lo que ha­bía ocu­rri­do con Alan.

“Me di­je­ron que le hi­cie­ron mu­chas co­sas feas y ya es­tá muer­to”, le con­fe­só a la ma­dre. No se iden­ti­fi­có ni le re­ve­ló quie­nes lo ha­bían he­cho, pe­ro le in­sis­tía en que no lo en­con­tra­ría con vi­da.

En su de­ses­pe­ra­ción Li­dia acu­dió nue­va­men­te a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, pa­ra in­for­mar so­bre es­tos men­sa­jes y pe­dir­le a la au­to­ri­dad que in­ves­ti­ga­rá so­bre es­te he­cho. Le di­je­ron que lo ha­rían, pe­ro min­tie­ron. “Ano­che es­ta­ba pen­san­do en ti, si es­ta­bas dur­mien­do bien, co­mien­do bien…no po­día de­jar de llo­rar es­ta an­gus­tia cre­ce día con día. Le pe­dí a mi pa­dre Dios que me de­ja­ra vo­lar a ver­te só­lo una vez más. No sé si es­tas vi­vo, y si su­fris­te mu­cho, y si te hi­cie­ron al­go o co­sas muy feas ese es mi do­lor el no sa­ber si es­tas bien”, es­cri­bió en ju­lio su her­ma­na.

Su pa­ra­de­ro, un se­cre­to a vo­ces

Con­for­me los me­ses avan­za­ban, y las au­to­ri­da­des no in­ves­ti­ga­ban, un nue­va in­for­ma­ción lle­gó a oí­dos de Lin­da To­rres. El cuer­po de su hi­jo Alan ha­bía si­do de­ja­do a es­pal­das del ce­rro el Co­lo­ra­do, Sie­rra de Nom­bre de Dios.

Una ve­ci­na se lo di­jo, “lo co­men­tan en el ba­rrio”, le ase­gu­ró. De nue­va cuen­ta acu­dió a la Fis­ca­lía, pe­ro tam­po­co tu­vo res­pues­ta. De­ses­pe­ra­da, la fa­mi­lia se or­ga­ni­zó y rea­li­za­ron por lo me­nos cua­tro ras­treos por la zo­na don­de les ha­bían di­cho se en­con­tra­ba Alan Eduar­do, pe­ro no lo­gra­ron dar con el su­pues­to cuer­po.

Le lle­ga­ron tam­bién ru­mo­res de quie­nes pre­sun­ta­men­te lo ha­bían des­pa­re­ci­do, y esos mis­mos da­tos los apor­tó a las au­to­ri­da­des. Ellos le in­for­ma­ron que ha­bía he­cho en­tre­vis­tas y los pre­sun­tos só­lo res­pon­dían que no sa­bían na­da. Pe­ro el ex­pe­dien­te ni si­quie­ra es­ta­ba ac­ti­vo.

A fi­na­les de agos­to del 2018, tras cum­plir­se un año de la des­apa­ri­ción, Lin­da To­rres acu­dió a la agru­pa­ción “Jus­ti­cia pa­ra Nues­tras Hi­jas”, en prin­ci­pio bus­ca­ban só­lo apo­yo en la di­fu­sión de la pes­qui­sa, pe­ro fi­nal­men­te re­ci­bie­ron ase­so­ría le­gal y se­gui­mien­to.

Nor­ma Ledezma, di­ri­gen­te de la agru­pa­ción co­men­tó ayer que al to­mar el ca­so de­tec­ta­ron que la Fis­ca­lía no ha­bía he­cho na­da a pe­sar de con­tar con in­for­ma­ción pre­ci­sa en­tre­ga­da por la fa­mi­lia del des­apa­re­ci­do.

“No lo to­mó en se­rio, La Fis­ca­lía co­me­tió una vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos al no rea­li­zar la bús­que­da del jo­ven”, di­jo.

“Sen­tí una gran­de an­gus­tia, de­ses­pe­ra­ción, do­lor y me vol­ví lo­ca, más por­que no in­ves­ti­ga­ron”, ex­pre­só ayer en en­tre­vis­ta la ma­dre de Alan. A tra­vés de Jus­ti­cia pa­ra Nues­tras Hi­jas, se obli­gó a la Fis­ca­lía pa­ra que se ac­ti­va­ra la in­ves­ti­ga­ción en sep­tiem­bre del año pa­sa­do.

“No me bus­ques ma­má, ya es­toy muer­to”, ex­tra­ño men­sa­je fue en­via­do a la ma­dre

Ha­llaz­go de osa­men­ta

El 18 de di­ciem­bre de 2018, tres me­ses des­pués de re­abrir la car­pe­ta, se reali­zó un rastreo en la zo­na de la sie­rra de Nom­bre de Dios y a es­pal­das del área de es­par­ci­mien­to co­no­ci­do co­mo Las Con­chi­tas se en­con­tra­ron los pri­me­ros res­tos óseos de una per­so­na, jus­to por la zo­na don­de la fa­mi­lia ha­bía bus­ca­do el cuer­po del jo­ven. No es­ta­ban en­te­rra­dos, sino ex­pues­tos.“no­so­tros pa­sa­mos por ahí cuan­do lo bus­ca­mos, y no los vi­mos. Cuan­do la fis­ca­lía acu­dió por pri­me­ra vez, en­se­gui­da los lo­ca­li­za­ron”, di­jo Lin­da.

El ADN de los fa­mi­lia­res y el ex­traí­do a los res­tos fue co­te­ja­do y el 18 de mar­zo de es­te año la prue­ba re­sul­tó po­si­ti­va. Se tra­ta­ba de Alan Eduar­do Cár­de­nas To­rres. Su cuer­po fue en­tre­ga­do ese mis­mo día, pa­ra dar­le se­pul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.