GPS

• Ve­na­dos muer­tos has­ta ofi­ci­na de Co­rral • Na­da ha­ce es­ta­do en ma­te­ria de trans­por­te • El IEE en­tre la es­pa­da y la pa­red • Oji­na­ga, ne­po­tis­mo en go­bierno y par­ti­do

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN -

Muy cruen­ta la pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción pú­bli­ca tras el re­gre­so del go­ber­na­dor, que es­ta­ba des­can­san­do en las pa­ra­di­sia­cas pla­yas de Mazatlán. Las imá­ge­nes dra­má­ti­cas lo di­cen to­do.

Fue­ron co­lo­ca­dos los cuer­pos de ve­na­di­tos afue­ra de las ins­ta­la­cio­nes de la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Ur­bano y Eco­lo­gía, en una es­ce­na es­pan­to­sa que dio la vuel­ta en re­des a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Cho­ca lo que ocu­rrió por la in­ca­pa­ci­dad de una ofi­ci­na de go­bierno que no pue­de li­be­rar per­mi­sos en tiem­po, con los es­fuer­zos que a ni­vel mun­dial se rea­li­zan pa­ra re­pro­du­cir y evi­tar la ex­tin­ción del ve­na­do co­la blan­ca.

Los fun­cio­na­rios Os­car Wein­lass y Ma­nuel Quin­ta­na, el pri­me­ro Di­rec­tor de Eco­lo­gía y el se­gun­do su sub­al­terno, nie­gan va­li­dez a do­cu­men­tos y re­tra­san trá­mi­tes, pro­vo­can­do que en el úl­ti­mo año ha­yan muer­to 25 ejem­pla­res por agre­sión ins­tin­ti­va de ma­chos adul­tos que de­bie­ran es­tar afue­ra del cria­de­ro.

Es nor­mal ese ti­po de si­tua­cio­nes en una ad­mi­nis­tra­ción que no atien­de los pro­ble­mas co­ti­dia­nos que de­bie­ra re­sol­ver. Ca­da uno ha­ce chi­lar y huer­to.

El go­ber­na­dor lle­gó de la pla­ya, se fue a Juá­rez pa­ra ha­cer dos o tres anun­cios de re­fri­to, y de pa­so -iró­ni­ca­men­te¡¡¡anun­ciar ac­cio­nes de pro­tec­ción a los ani­ma­les!!!, va con to­do en con­tra de las pe­leas de ga­llos, y ayer se pre­sen­tó en la ca­pi­tal pa­ra ju­gar te­nis.

In­clu­so desai­ró la guar­dia de ho­nor por el aniver­sa­rio de la muer­te de Mi­guel Hi­dal­go y Cos­ti­lla, de­jan­do a fun­cio­na­rios de ter­cer y cuar­to ni­vel la res­pon­sa­bi­li­dad en pleno pa­la­cio de go­bierno.

To­do es­to mien­tras en los cria­de­ros de Gó­mez Fa­rías mue­ren es­tos be­llos ve­na­dos, que ayer fue­ron ex­hi­bi­dos en ple­na ban­que­ta y lle­va­dos has­ta el des­pa­cho del go­ber­na­dor, con car­te­lo­nes que acu­san gra­ve res­pon­sa­bi­li­dad.

***

El pro­gra­ma de mo­der­ni­za­ción del trans­por­te in­clu­ye in­ver­sión mi­llo­na­ria por par­te del go­bierno fe­de­ral.

Si no es con esa ayu­da de re­cur­sos anun­cia­dos de­ses­pe­ra­da­men­te en el se­gun­do se­mes­tre por el go­bierno fe­de­ral, pa­ra tra­tar de le­van­tar la eco­no­mía -an­te una re­ce­sión que al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas di­cen que ya es reali­dad-, Chihuahua no ha­ce na­da en la ma­te­ria.

Pe­ro mien­tras eso lle­ga y se cla­ri­fi­can los ru­bros con­cre­tos -por­que se ha­bla de la se­gun­da ru­ta tron­cal pa­ra Juá­rez y na­da pa­ra Chihuahua-, ac­tual­men­te se rea­li­zan sim­ples ade­cua­cio­nes a ru­tas, pa­ra tra­tar de ta­par una de­fi­cien­cia, pe­ro abrien­do otra.

Las dos ru­tas am­plia­das, la Zar­co-martín Ló­pez y Zar­co-zoo­tec­nia, son de­mos­tra­cio­nes de que los fun­cio­na­rios de trans­por­te in­ten­tan me­di­das cos­mé­ti­cas, an­tes de en­trar al fon­do.

La ver­dad es que no hay un so­lo cen­ta­vo pa­ra obra to­da­vía por­que el 22 de agos­to, el día de los gran­des anun­cios, se en­cuen­tra le­jano.

Por ello mien­tras tan­to se am­plían a va­rios ki­ló­me­tros más las ru­tas, pe­ro no hay in­cor­po­ra­ción de nue­vas uni­da­des ni per­so­nal. Se es­ti­ra la li­ga, pro­vo­can­do un na­tu­ral de­te­rio­ro en la ya de por si ba­ja ca­li­dad exis­ten­te.

Lo que va a pa­sar es que las ru­tas de trans­por­te van a tar­dar más en el re­co­rri­do, los tiem­pos de es­pe­ra por tan­to se am­plían, jun­to con la an­gus­tia de los mi­les de per­so­nas que de­ben usar las ru­tas de trans­por­te.

Ca­da uni­dad tar­da en pa­sar vein­te mi­nu­tos, si bien les va. Esa fre­cuen­cia se­gu­ra­men­te se va a ex­ten­der jun­to con el re­co­rri­do.

Por ejem­plo, la ru­ta Zar­co-zoo­tec­nia, re­co­rre­rá un pro­lon­ga­do tra­mo adi­cio­nal del Pe­ri­fé­ri­co Fran­cis­co R. Al­ma­da, la 128 y la ca­lle Api­cul­tu­ra.

No es­tá na­da mal pa­ra los de­ses­pe­ra­dos ve­ci­nos. Pe­ro se les con­de­na a to­dos a un ser­vi­cio más len­to y pro­lon­ga­do en la dis­tan­cia.

Ta­pan un ho­yo pa­ra abrir otro.

***

No tar­dan en llo­ver las so­li­ci­tu­des ciu­da­da­nas pa­ra que el Ins­ti­tu­to Es­ta­tal Elec­to­ral va­li­de el ini­cio del ple­bis­ci­to en re­la­ción con la ins­ta­la­ción de lu­mi­na­rias, tan­to en Juá­rez, co­mo en Chihuahua.

Esas so­li­ci­tu­des, que de­be­rán ser dic­ta­mi­na­das por la au­to­ri­dad elec­to­ral, co­lo­ca­rán a di­cho or­ga­nis­mo en­tre la es­pa­da y la pa­red in­ne­ce­sa­ria­men­te, in­clu­so po­drían ir­se an­te una se­gun­da o ter­ce­ra ins­tan­cia, an­te los tri­bu­na­les lo­cal y fe­de­ral en la ma­te­ria.

Por­que es evi­den­te que no tie­ne el Ople ni las or­ga­ni­za­cio­nes y ciu­da­da­nos so­li­ci­tan­tes la más mí­ni­ma in­ten­ción de re­vi­sar el asun­to has­ta den­tro de dos me­ses.

No se en­tien­de es­ta ac­ti­tud de la au­to­ri­dad, más allá del for­ma­lis­mo de es­tric­to de­re­cho, ol­vi­dán­do­se que se tra­ta de un na­tu­ral ejer­ci­cio de con­tra­pe­so ciu­da­dano.

Es iló­gi­co, por­que ya se en­cuen­tran en el sis­te­ma in­for­má­ti­co del IEE las fir­mas ne­ce­sa­rias y va­li­da­das pa­ra au­to­ri­zar los me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

No es ne­ce­sa­ria una fir­ma más.

Di­cho sis­te­ma es un ins­tru­men­to de avan­za­da muy su­pe­rior a la pre­sen­ta­ción de for­ma­tos con fir­mas es­tam­pa­das en pa­pel.

Pro­ce­di­mien­to es­te úl­ti­mo que se pres­ta a mil pro­ble­mas de lo­gís­ti­ca e in­ter­pre­ta­ción, que ter­mi­na ha­cien­do nu­ga­to­rio el de­re­cho ciu­da­dano de opi­nar acer­ca de es­te ti­po de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Con­tra­rio a ello, ya fue­ron va­li­da­das ca­da una de las 5,422 y 3,424 fir­mas re­que­ri­das en Juá­rez y Chihuahua res­pec­ti­va­men­te, su­pe­ra­das con cre­ces.

Los ciu­da­da­nos que fir­ma­ron se en­cuen­tran en el Lis­ta­do No­mi­nal. Su vo­lun­tad de exi­gir el ple­bis­ci­to es­tá más que cla­ra.

De­be­ría el IEE, de ofi­cio, cum­pli­do el re­qui­si­to de las fir­mas re­que­ri­das, y que ya se en­cuen­tran en su po­der, dic­ta­mi­nar y emi­tir una re­so­lu­ción.

Pe­ro no lo va a ha­cer. Hay otras in­ten­cio­nes que sub­ya­cen en to­do es­te en­tra­ma­do, de­te­ner el pro­yec­to, pa­ra que no sea so­me­ti­do has­ta el año que en­tra, y si se pue­de, has­ta el 2021 jun­to con las elec­cio­nes. Con ello el pro­yec­to de ilu­mi­na­ción es­ta­ría de fac­to anu­la­do, no por los ciu­da­da­nos, ni por los dipu­tados, sino por un ór­gano elec­to­ral ad­mi­nis­tra­ti­vo que se mue­ve por antojo.

***

El pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Oji­na­ga, Martín Sán­chez Va­lles, quie­re im­po­ner a su con­sue­gra Lu­pi­ta Mén­dez co­mo pre­si­den­ta del PAN, en es­ta elec­ción del co­mi­té lo­cal que es­tá en puer­ta.

La can­di­da­ta a la di­ri­gen­cia mu­ni­ci­pal tam­bién es re­gi­do­ra, pe­ro el pro­yec­to no aca­ba con el con­trol del par­ti­do, sino en la pos­tu­la­ción de Jorge Sán­chez Va­lles, her­mano del al­cal­de, co­mo can­di­da­to de Ac­ción Na­cio­nal a la al­cal­día en 2021; y en la del pro­pio Martín co­mo can­di­da­to a dipu­tado lo­cal.

Pa­ra ello, se­gún al­gu­nos de los es­ca­sos 440 pa­nis­tas de Oji­na­ga, el pre­si­den­te mu­ni­ci­pal ha gi­ra­do la ins­truc­ción de pre­sio­nar a to­do el per­so­nal de la nó­mi­na pú­bli­ca pa­ra que vo­ten por su pla­ni­lla, con­for­ma­da bá­si­ca­men­te por fun­cio­na­rios de su go­bierno.

En di­cha pla­ni­lla van Juan Car­los de la Ri­va, se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar y con­cu­ño del al­cal­de; So­co­rro Rodríguez, ma­dre del te­so­re­ro mu­ni­ci­pal; Ma­ría Ele­na To­rres, Jorge Ra­mí­rez, Lo­re­na Gó­mez y Ro­dri­go Mu­ñoz, to­dos em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les.

Martín y su her­mano Jorge, quien ade­más es ad­mi­nis­tra­dor del Hos­pi­tal Es­ta­tal de Oji­na­ga, sa­ben que no go­zan de po­pu­la­ri­dad en­tre los mi­li­tan­tes del PAN.

Por eso les fue ne­ce­sa­rio po­ner en su pla­ni­lla a los em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les, quie­nes no han pa­ra­do de ha­cer cam­pa­ña du­ran­te ho­ra­rio la­bo­ral, en cla­ra vio­la­ción a las le­yes y re­glas de la con­tien­da in­ter­na pa­nis­ta.

El des­ca­ro de los Sán­chez Va­lles, so­la­pa­dos por el Go­bierno del Es­ta­do des­de la ca­pi­tal y una di­ri­gen­cia es­ta­tal pa­nis­ta des­apa­re­ci­da, nu­li­fi­ca­da, ame­na­za con re­ven­tar el pro­ce­so de elec­ción de nue­vo di­ri­gen­te mu­ni­ci­pal.

¿Con qué ca­ra se pue­de cri­ti­car el ne­po­tis­mo de otros go­bier­nos y otros par­ti­dos con los ejem­plos que da el PAN des­de Oji­na­ga?, es la jus­ti­fi­ca­da pre­gun­ta crí­ti­ca que lan­zan los pa­nis­tas, es­pe­ran­za­dos con un gol­pe de ti­món an­tes de que se con­cre­te el se­cues­tro de Ac­ción Na­cio­nal en es­ta fron­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.