In­vi­den­te se vi­ra­li­za por su in­ge­nio y tra­ba­jo

Chihuahuen­se ven­de ras­pa­dos, ta­rea que ha­ce con bas­tan­te des­tre­za

El Diario de Chihuahua - - CIUDAD - (De la Re­dac­ción / El Dia­rio)

Joel Lo­zo­ya se ha con­ver­ti­do en un ejem­plo de tra­ba­jo, in­ge­nio y de­di­ca­ción, pues a pe­sar de que per­dió la vis­ta ha­ce años, tra­ba­ja en su pues­to de ras­pa­dos, ta­rea que ha­ce con bas­tan­te des­tre­za y pa­ra la que no ne­ce­si­ta ya nin­gún ti­po de apo­yo.

La pér­di­da de la vi­sión le hi­zo caer en de­pre­sión e in­clu­so pen­sar en qui­tar­se la vi­da, pe­ro se le­van­tó de nue­vo pa­ra con­ti­nuar tra­ba­jan­do.

In­clu­so si­guió in­no­van­do en su la­bor has­ta crear un ras­pa­do ti­po “chan­go”, al cual le aña­de cla­ma­to y al que bau­ti­zó co­mo “cla­ma­chan­go”.

Cuan­do me que­dé sin ver fue al­go muy du­ro. Me que­ría has­ta qui­tar la vi­da, es la me­ra ver­dad. Una voz en mi men­te me de­cía que no ser­vía pa­ra na­da, que no po­dría man­te­ner a mis hi­jos, yo di­go que ese era el dia­blo y ya has­ta pen­sa­ba com­prar­me una pis­to­la…pe­ro en mi co­ra­zón me ha­bló otra voz, no al­go au­di­ble, sino co­mo un sen­ti­mien­to que en­ten­dí que era Je­sús ha­blan­do a mi vi­da y se aca­bó to­do lo ma­lo, la tris­te­za”, re­cor­dó Lo­zo­ya so­bre el du­ro mo­men­to que vi­vió ha­ce al­re­de­dor de 20 años.

Lo an­te­rior, lue­go de 13 ci­ru­gías ocu­la­res que se prac­ti­có en Mon­te­rrey, con lo que sin em­bar­go no pu­do re­cu­pe­rar la vi­sión an­te el des­pren­di­mien­to de re­ti­na. Lue­go de seis me­ses de su de­pre­sión, Joel re­gre­só a su ne­go­cio, apren­dió a mo­ver­se en bas­tón y a tra­ba­jar en ba­se al tac­to, la pre­pa­ra­ción exac­ta en ba­se al ta­ma­ño de los va­sos y la po­si­ción de ca­da uno de los sa­bo­res e in­gre­dien­tes.

“To­do aquí lo ha­go en ba­se a mis otros sen­ti­dos, so­bre to­do el tac­to. Las mo­ne­das y los bi­lle­tes por ejem­plo los co­noz­co por su ta­ma­ño. Aun­que la ver­dad me to­can clien­tes que son muy bue­nas per­so­nas, al­gu­nas ve­ces hay al­gún que otro apro­ve­cha­do, pe­ro en su ma­yo­ría mis clien­tes son muy ho­nes­tos”, de­ta­lló.

El nom­bre del pues­to “Ras­pa­dos Cla­ma­chan­gos” res­pon­de a es­ta crea­ción que in­no­va el co­no­ci­do ras­pa­do “chan­go”, que lle­va, chi­le, cha­moy y otros in­gre­dien­tes al que aña­de su cla­ma­to. Fue­ron ciu­da­da­nos y los pro­pios clien­tes quie­nes vi­ra­li­za­ron la la­bor de Joel, quien se­ña­ló que tras apa­re­cer en Fa­ce­book se sien­te muy or­gu­llo­so de ser un ejem­plo pa­ra mu­chas per­so­nas, con dis­ca­pa­ci­dad y sin ella que ven en él un ejem­plo de vi­da.

Joel tie­ne su pues­to de ras­pa­dos en el es­ta­cio­na­mien­to de un cen­tro co­mer­cial ,ubi­ca­do en­tre las ca­lles Pa­che­co y Fuen­tes Ma­res, al sur de la ciu­dad, don­de atien­de des­de las on­ce y has­ta las ocho de la no­che.

LAS MO­NE­DAS y los bi­lle­tes los co­no­ce por su ta­ma­ño

Su pues­to de ras­pa­dos es­tá ubi­ca­do en la Pa­che­co y Fuen­tes Ma­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.