DES­PUÉS DE AR­MAR CRI­SIS ENDEREZÓ EL BAR­CO

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

“Hu­bo plu­ma cua­ta en el dic­ta­men le­gis­la­ti­vo que fi­nal­men­te se vo­tó”

Un pa­té­ti­co bo­le­tín por ata­que a El Mo­ni­tor

Ni en con­duc­ta me­jo­ra el trans­por­te

Abre diá­lo­go Co­rral con la Unión Ga­na­de­ra

En me­dio de la cri­sis pro­vo­ca­da por una des­aten­ción a los te­mas de la fa­mi­lia, des­de el Po­der Le­gis­la­ti­vo, no se di­ga des­de el Eje­cu­ti­vo Es­ta­tal, fi­nal­men­te el PAN dio mues­tras de vi­da.

Ro­cío Re­za Ga­lle­gos, la lí­der es­ta­tal, de­ci­dió re­unir­se con gru­pos pro-vi­da, en las ofi­ci­nas del mis­mo Co­mi­té Di­rec­ti­vo Es­ta­tal.

Ahí, don­de una se­ma­na an­tes con­vo­có a re­gi­do­res pa­ra pe­dir­les que vo­ta­ran a fa­vor de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, fue pro­pi­cia­do el en­cuen­tro, pe­ro con fi­nes to­tal­men­te di­fe­ren­tes.

Se­gu­ra­men­te hu­bo mil ex­pli­ca­cio­nes y pre­tex­tos pa­ra jus­ti­fi­car el vo­to a fa­vor de los le­gis­la­do­res del PAN, por una re­for­ma que ha si­do re­pu­dia­da y til­da­da co­mo ley an­ti-fa­mi­lia.

Se ha que­ri­do ar­gu­men­tar que se tra­ta de una sim­ple ali­nea­ción de la cons­ti­tu­ción lo­cal con la fe­de­ral.

Pe­ro no fue en tér­mi­nos exac­tos al­go así. Hu­bo plu­ma cua­ta en el dic­ta­men le­gis­la­ti­vo que fi­nal­men­te se vo­tó.

Es­ti­pu­lar cons­ti­tu­cio­nal­men­te el li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad sin lí­mi­te de edad al­guno, abre la puer­ta a te­mas sen­si­bles des­de una mo­ral y prin­ci­pios doc­tri­na­les que el PAN ha acom­pa­ña­do siem­pre.

No hu­bo en re­la­ción a los he­chos, fren­te a los gru­pos pro­vi­da con­vo­ca­dos, un re­co­no­ci­mien­to de cul­pa por tra­ba­jar en los te­mas le­gis­la­ti­vos sin el me­nor cui­da­do.

Con­tra­rio a ello, es la­có­ni­co el men­sa­je col­ga­do en re­des so­cia­les por la mis­ma lí­der es­ta­tal. “El PAN es­ta abier­to al diá­lo­go con las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les, se­gui­mos fir­mes en nues­tros prin­ci­pios”. Gulp.

A la iz­quier­da de Ro­cío es­tu­vo el coor­di­na­dor de la frac­ción par­la­men­ta­ria, Fer­nan­do Ál­va­rez. Es quien car­ga la ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad de lo acon­te­ci­do.

Fue un gol fe­no­me­nal el que ellos mis­mos se me­tie­ron, y pa­ra col­mo, tu­vie­ron que ser los ayun­ta­mien­tos quie­nes les en­de­re­za­ran el en­tuer­to im­per­do­na­ble.

Lo de­li­ca­do es que hay te­mas en puer­ta que de­ben ser dis­cu­ti­dos en los pró­xi­mos me­ses y que es­tán vin­cu­la­dos tam­bién al te­ma de fa­mi­lia. ¿Qué va a pa­sar con ellos?.

Se en­tien­de que hay un com­pro­mi­so de diá­lo­go en el bre­ve men­sa­je en Fa­ce. ¿Pe­ro no de­be­ría ser el blan­quia­zul pro-ac­ti­vo y en­ca­be­zar la lu­cha en de­fen­sa de sus prin­ci­pios?.

Se es­pe­ra­ba por su­pues­to una de­ci­sión más fir­me y con­tun­den­te en lo re­fe­ren­te a los plan­tea­mien­tos, pe­ro no ocu­rrió así.

La di­ri­gen­cia del PAN, y la coor­di­na­ción de dipu­tados, fue­ron po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos, pa­ra no las­ti­mar los sen­ti­mien­tos y com­pro­mi­sos ideo­ló­gi­cos que en­ten­de­mos vie­nen muy plan­cha­dos.

Pre­fie­ren ape­chu­gar con cer­viz ba­ja an­te los de­sig­nios de Pa­la­cio de Gobierno.

***

Im­po­si­ble no re­cor­dar los peo­res tiem­pos de la vio­len­cia du­ran­te los se­xe­nios de Vi­cen­te Fox, Fe­li­pe Cal­de­rón y En­ri­que Pe­ña Nie­to.

Más de una de­ce­na de me­dios de co­mu­ni­ca­ción por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal fue­ron pre­sa de ata­ques di­rec­tos con ar­mas de fue­go y bom­bas.

Ta­mau­li­pas, Mon­te­rrey, Gua­da­la­ja­ra y Chihuahua son mues­tra de ello. Nues­tra her­ma­na ca­sa edi­to­rial en Juá­rez fue ata­ca­da en mar­zo del 2013 con ar­mas de grue­so ca­li­bre.

La vio­len­cia pro­vo­có muer­tos y da­ños ma­te­ria­les in­cal­cu­la­bles, el más gra­ve de ellos, la afec­ta­ción irre­ver­si­ble a la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Es­ta­mos ha­blan­do de ata­ques a las ins­ta­la­cio­nes. Pe­ro en ese ca­mi­nar mu­rie­ron co­le­gas en el ejer­ci­cio de su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal, crí­me­nes que en su ma­yo­ría con­ti­núan sin es­cla­re­cer­se.

Aho­ra es el Mo­ni­tor de Pa­rral, un pe­rió­di­co de re­nom­bre en la ca­pi­tal del mun­do, es­fuer­zo edi­to­rial de una fa­mi­lia que se ha de­di­ca­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción a la no­ble ta­rea de in­for­mar.

El aten­ta­do de­jó só­lo da­ños ma­te­ria­les en el in­mue­ble, mo­bi­lia­rio y equipo. Pe­ro es un gol­pa­na­zo a la ac­ti­vi­dad pe­rio­dís­ti­ca, por­que el me­dio de co­mu­ni­ca­ción ha to­ma­do la de­ci­sión de au­to­cen­su­rar sus con­te­ni­dos.

No pu­bli­ca­rá in­for­ma­ción po­li­cia­ca ni de con­te­ni­do po­lí­ti­co “de ries­go”. De­ja­rá de cir­cu­lar en su ver­sión im­pre­sa y per­ma­ne­ce­rá en su ver­sión di­gi­tal.

Mal men­sa­je en tér­mi­nos de las ga­ran­tías y con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad que ofre­ce ac­tual­men­te la au­to­ri­dad en el Es­ta­do de Chihuahua.

Pér­di­da irre­pa­ra­ble al de­re­cho a la in­for­ma­ción de los ciu­da­da­nos.

Es un se­cre­to a vo­ces que hay in­ca­pa­ci­dad pa­ra pro­te­ger los es­fuer­zos de co­mu­ni­ca­ción en be­ne­fi­cio de la so­cie­dad.

An­te to­do ello, se re­quie­re al­go más que un pa­té­ti­co bo­le­tín de pren­sa, en­via­do 12 ho­ras des­pués de los acon­te­ci­mien­tos, que con­de­na lo su­ce­di­do por par­te de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, con anun­cios su­per­fi­cia­les de “ex­haus­ti­vas in­da­ga­to­rias” que acla­ren los he­chos.

***

La ima­gen que mos­tra­mos en ver­sión di­gi­tal de GPS es de una uni­dad del trans­por­te ur­bano que cir­cu­la por la ave­ni­da Tec­no­ló­gi­co, y que ayer es­tu­vo a pun­to de atro­pe­llar a una jo­ven se­ño­ra.

Pre­su­ro­sa, pe­gó un brin­co ca­si olím­pi­co pa­ra evi­tar ser arro­lla­da por el im­pe­tuo­so ca­fre del vo­lan­te, que al­gu­nos tran­seún­tes cre­ye­ron inevi­ta­ble y sol­ta­ron un gri­to.

Eran las sie­te y me­dia de la ma­ña­na, nos di­ce un in­dig­na­do ciu­da­dano, en­fren­te de la Clí­ni­ca 44.

Des­pués del in­ci­den­te, la se­ño­ra ca­mi­nó por de­lan­te del ca­mión y en­ca­ró al cho­fer lan­zán­do­le dos o tres men­ta­das muy com­pren­si­bles -da­do el gran sus­to que le pe­gó- y que fue­ron igual­men­te co­rres­pon­di­dos de ma­ne­ra flo­ri­da por el irres­pon­sa­ble con­duc­tor, que ni se in­mu­tó y si­guió pre­su­ro­so su ca­mino co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do.

Pro­me­sas van y vie­nen de me­jo­ra en el trans­por­te pe­ro que­dan en pa­la­bra hue­ca. Las pre­ten­di­das re­for­mas le­ga­les y mo­di­fi­ca­cio­nes a ru­tas, no re­suel­ven el pro­ble­ma de fon­do.

No se ne­ce­si­ta crear nue­vas le­yes pa­ra me­ter en cin­tu­ra a los cho­fe­res de ur­bano, que ha­cen lo que les vie­ne en ga­na en las mo­der­nas uni­da­des.

Hay una au­sen­cia de con­trol des­de los res­pon­sa­bles del trans­por­te, que de lo úni­co que es­tán pen­dien­te es de los mo­ches, por el gran ne­go­cio de ha­cer­se de la vis­ta gor­da an­te múl­ti­ples irre­gu­la­ri­da­des, que to­dos los días de­ben su­frir es­toi­ca­men­te los chihuahuen­ses.

***

Fi­nal­men­te Ja­vier Co­rral de­jó atrás sus ani­mo­si­da­des ha­cia la Unión Ga­na­de­ra Re­gio­nal de Chihuahua (UGRCH) y de­ci­dió com­par­tir con los in­te­gran­tes de su con­se­jo par­te de la ma­ña­na de ayer.

Es­tu­vo el man­da­ta­rio en las ins­ta­la­cio­nes de ese que es uno de los gre­mios ga­na­de­ros más im­por­tan­tes de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na.

Des­de mar­zo lle­gó al re­le­vo en la pre­si­den­cia, Eduar­do “La­lo” Prie­to en lu­gar de Fe­de­ri­co “Li­co” Duar­te. Has­ta aho­ra el go­ber­na­dor tu­vo su pri­mer acer­ca­mien­to ofi­cial con los miem­bros del Con­se­jo.

A de­cir de al­gu­nos de los asis­ten­tes, el en­cuen­tro fue bas­tan­te po­si­ti­vo y de buen am­bien­te de prin­ci­pio a fin. Pre­pa­ró bien el te­rreno du­ran­te la ca­bal­ga­ta vi­llis­ta el pro­pio La­lo di­rec­to con el go­ber­na­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.