Pro­te­ja­mos a los ga­llos

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - RA­FAEL So­to Bay­lón @Jra­fael­so­to

He in­vi­ta­do a de­ba­tir pú­bli­ca­men­te a quie­nes de­fien­den su “de­re­cho” de pre­fe­rir, dis­fru­tar, go­zar, ha­cer di­ne­ro con el sa­cri­fi­cio de ani­ma­les sean és­tos to­ros de li­dia, ga­llos o pe­rros. No acep­tan mi re­to por­que di­cen que sus gus­tos no es­tán su­je­tos a aná­li­sis y me pre­gun­tan si yo soy ve­gano o ve­ge­ta­riano pa­ra que así pue­da te­ner ele­men­tos de jui­cio fuer­tes.

Pe­ro no soy ni lo uno ni lo otro. Pro­cu­ro co­mer lo me­nos po­si­ble car­ne por­que mi nu­trió­lo­go me la re­co­mien­da en pe­que­ñas can­ti­da­des. Tam­bién uti­li­zo pro­duc­tos ani­ma­les pa­ra ro­pas, za­pa­tos, cin­tos que si pue­do los ad­quie­ro sin­té­ti­cos. No me gus­ta la muer­te en nin­gún ser vi­vo que lle­ga con vio­len­cia aun­que re­co­noz­co que la sa­bia na­tu­ra­le­za creó la cadena ali­men­ti­cia. Pe­ro so­mos la úni­ca cla­se que es ca­paz de pro­vo­car do­lor, da­ño y su­fri­mien­to con el úni­co fin de di­ver­tir­nos.

En­tien­do que la re­la­ción en­tre los ani­ma­les no humanos en be­né­fi­ca pa­ra am­bas par­tes: se en­tre­nan ani­ma­les co­mo mas­co­tas o la­za­ri­llos o au­xi­liar a las fuer­zas del or­den, bes­tias de car­ga o de tra­ba­jo, pa­ra de­por­tes o sim­ple­men­te de com­pa­ñía. Se da un fe­liz in­ter­cam­bio “tú hu­mano me ali­men­tas, cui­das, pro­te­ges, ali­vias mis ma­les y me das una vi­da dig­na y yo ani­mal te

Pe­lea de ga­llos: ni tra­di­ción, ni cul­tu­ra, ni cos­tum­bre”

brin­do una in­fi­ni­dad de ser­vi­cios”.

Hay tam­bién ac­ti­vi­da­des tra­di­cio­na­les co­mo las ca­rre­ras de ca­ba­llos o de gal­gos, el po­lo y equi­ta­ción en los cua­les es­tas bes­tias es­tán en­tre­na­das pa­ra desem­pe­ñar ese rol y que vi­ven me­jor que mu­chas per­so­nas. Tam­bién son ne­ce­sa­rias pa­ra la rea­li­za­ción de ex­pe­ri­men­tos cien­tí­fi­cos, ca­za y pes­ca con una fi­lo­so­fía po­si­ti­va de esas ac­ti­vi­da­des y fi­nal­men­te quie­nes con­si­de­ran la tor­tu­ra con fi­nes de re­crea­ción o di­ver­sión.

Y aquí el meo­llo del asun­to. No exis­te nin­gún cri­te­rio vá­li­do pa­ra de­cir que los ga­llos na­cie­ron pa­ra pe­lear. A ellos se les pre­pa­ra des­de que sa­len del hue­vo y son en­tre­na­dos pa­ra con­ver­tir­los en ar­mas de muer­te “apro­ve­chan­do” los ins­tin­tos na­tu­ra­les de so­bre­vi­ven­cia y pre­ser­va­ción de la es­pe­cie. Pe­ro se in­cre­men­ta a tra­vés de la cría, ali­men­ta­ción, es­te­roi­des y vi­ta­mi­nas. Prac­ti­can pe­leas con otros ga­llos “inú­ti­les” a los que los en­fren­tan con spa­rring sin na­va­jas.

Pe­ro en los pa­len­ques no só­lo es el go­zo y de­lei­te de ver mo­rir ani­ma­les con sa­ña y su­fri­mien­to mien­tras a su al­re­de­dor los ga­lle­ros gri­tan enar­de­ci­dos sino que in­vo­lu­cra un ne­go­cio y apues­tas. Un ga­lle­ro me pla­ti­có que pa­ra ha­cer per­der un ga­llo pro­pio por­que un cóm­pli­ce apos­tó en su con­tra es sen­ci­llo: les dan de co­mer ba­li­nes, cuan­do los to­man con am­bas ma­nos les quie­bran las cos­ti­llas, les su­mi­nis­tran al­gu­nos me­di­ca­men­tos y sim­ple­men­te los ba­ñan an­tes de la pe­lea y con ello los re­la­jan y así pier­den. Ya hu­bo quien lo sen­ten­ció a muer­te sin jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na.

Des­gra­cia­da­men­te, ni a los ga­llos, ni a los to­ros, ni a los pe­rros les po­de­mos exi­gir una res­pues­ta a la pre­gun­ta si ellos son fe­li­ces mu­rien­do en un rue­do di­vir­tien­do así a quie­nes fue­sen sus amos. Yo no en­tien­do có­mo es po­si­ble que quien per­te­ne­ce a una cla­se ra­cio­nal pue­da dis­fru­tar del do­lor y de una muer­te por de­más indigna, in­mo­ral e in­me­re­ci­da. Tam­po­co com­pren­do de dón­de nos he­mos atri­bui­do el de­re­cho de de­ci­dir quién vi­vi­rá y quién mo­ri­rá pa­ra nues­tro es­par­ci­mien­to.

Si li­be­ra­mos a los ani­ma­les de su­fri­mien­tos in­ne­ce­sa­rios tam­bién se­rá nues­tra pro­pia li­be­ra­ción. Los ani­ma­les me­re­cen una vi­da y una muer­te dig­na. Ese ar­gu­men­to de que va­rias fa­mi­lias se que­da­rán sin em­pleo si la pe­lea de ga­llos es pros­cri­ta no tie­ne va­li­dez; cuan­do des­apa­re­ció la San­ta In­qui­si­ción hu­bo quie­nes no es­tu­vie­ron de acuer­do ar­gu­yen­do que mu­chí­si­mos ver­du­gos se que­da­rían sin tra­ba­jo.

Prohi­bir los pa­len­ques es ne­ce­sa­rio pe­ro no su­fi­cien­te: se ne­ce­si­ta una le­gis­la­ción con cas­ti­gos fuer­tes pa­ra quie­nes or­ga­ni­cen pe­leas clan­des­ti­nas y so­bre­ma­ne­ra una edu­ca­ción de cul­tu­ra ha­cia los ani­ma­les.

Mi ál­ter ego dis­fru­ta los par­ti­dos de fut­bol fe­me­nil. Los gol­pes, las caí­das, los ba­lo­na­zos son reales. Y las mu­cha­chas, a di­fe­ren­cia de lo va­ro­nes, se le­van­tan de in­me­dia­to y si­guen ju­gan­do co­mo si na­da. Es­pe­ro que no va­yan a apren­der las ma­rru­lle­rías de las es­tre­llas fut­bo­lís­ti­cas de los hom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.