DE Po­lí­ti­ca y co­sas Peo­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Catón Es­cri­tor y Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Ciu­dad de Mé­xi­co.- Ter­mi­na­do el ban­que­te nup­cial el re­cién ca­sa­do le in­di­có a su fla­man­te mu­jer­ci­ta: “Es­ta no­che dor­mi­re­mos en un ho­tel de la ciu­dad, y ma­ña­na to­ma­re­mos nues­tro vue­lo”. Ya en el ho­tel le di­jo el re­cep­cio­nis­ta al no­vio: “Su ha­bi­ta­ción es la 206”. In­ter­vino la des­po­sa­da: “Qué te dé otro cuar­to. La ca­ma de esa ha­bi­ta­ción re­chi­na mu­cho”. Do­ña Jo­don­cia le in­for­mó a don Mar­ti­riano: “Voy a sa­lir”. Le pi­dió él: “No vuel­vas tar­de”. Re­bu­fó la se­ño­ra: “Vol­ve­ré a la ho­ra que me dé mi re­ga­la­da ga­na”. “Es­tá bien -con­ce­dió don Mar­ti­riano-. Pe­ro ni un mi­nu­to más tar­de ¿eh?”. En el En­sa­li­va­de­ro, so­li­ta­rio pa­ra­je al que iban por la no­che las pa­re­ji­tas en si­tua­ción hú­me­da, el ga­lán lle­vó a su dul­ci­nea al asien­to tra­se­ro del au­to­mó­vil. Ahí le pre­gun­tó con cau­te­la: “¿Gri­ta­rás pi­dien­do ayu­da?”. Res­pon­dió ella: “So­la­men­te en ca­so de que la ne­ce­si­tes”. El se­ñor, re­ce­lo­so, le di­jo a su mu­jer: “Nues­tro dé­ci­mo hi­jo es por com­ple­to dis­tin­to de los otros nue­ve. No se les pa­re­ce na­da. Di­me la ver­dad: ¿quién es el pa­dre de esa cria­tu­ra?”. Con­tes­tó la es­po­sa: “Tú”. Ya no ha­cen el cli­ma co­mo lo ha­cían an­tes. Los ca­lo­res de in­fierno que su­fri­mos es­tos días se han ex­ten­di­do por to­da la Re­pú­bli­ca tan­to en el tiem­po co­mo en el es­pa­cio. Quie­ro de­cir que la tem­po­ra­da cá­li­da du­ra más hoy que en los pa­sa­dos tiem­pos, y lle­ga a lu­ga­res que an­tes go­za­ban de cli­ma bo­nan­ci­ble. Por ejem­plo, mi ciu­dad, Sal­ti­llo, fue co­no­ci­da otro­ra co­mo “La ciu­dad del ai­re acon­di­cio­na­do”. Se di­ría que el apa­ra­to ya se des­com­pu­so, pues aho­ra la tem­pe­ra­tu­ra tie­ne ca­pri­chos de mu­jer. O, peor to­da­vía, de hom­bre. En­tien­do que lo mis­mo su­ce­de en to­do el mun­do, y que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Me­teo­ró­lo­gos no acier­ta a en­con­trar días bue­nos pa­ra ce­le­brar su con­gre­so de ca­da año, pues cuan­do no les llue­ve, les gra­ni­za o les cae nie­ve, sien­do que ellos ha­bían pro­nos­ti­ca­do días so­lea­dos. La ver­dad es que te­ne­mos el cli­ma que nos me­re­ce­mos. Tan­tos da­ños he­mos cau­sa­do a nues­tra Ma­dre Tie­rra -irre­ver­si­bles mu­chos-, que he­mos al­te­ra­do el de­li­ca­dí­si­mo equi­li­brio en que se ba­sa la vi­da en el pla­ne­ta, y la na­tu­ra­le­za nos es­tá co­bran­do los da­ños que le he­mos he­cho, en­tre otras co­sas a tra­vés de ese cam­bio cli­má­ti­co del que tan­to se ha­bla. No es que se es­té aca­ban­do el mun­do: es que nos es­ta­mos aca­ban­do el mun­do. De­be­mos cui­dar la tie­rra, el agua, el ai­re; he­mos de pre­ser­var las sel­vas, los bos­ques, las pra­de­ras; ur­ge que no con­ta­mi­ne­mos ya los ríos y los ma­res. Es­ta ca­sa co­mún en que vi­vi­mos no nos per­te­ne­ce: es de nues­tros hi­jos y de nues­tros nie­tos. Lo me­nos que po­de­mos ha­cer es no aten­tar con­tra ella. Mien­tras tan­to ¡uf, qué ca­lor!... Ya co­no­ce­mos a Ca­pro­nio: es un su­je­to ruin y des­con­si­de­ra­do. Su no­via le in­for­mó que es­ta­ba un po­qui­ti­to em­ba­ra­za­da. Le ase­gu­ró él: “No es­tás so­la en es­te tran­ce”. “¿De ve­ras?” -ex­cla­mó la mu­cha­cha, agra­de­ci­da. “De ve­ras -con­fir­mó Ca­pro­nio-. Mi­llo­nes de mu­je­res en el mun­do se en­cuen­tran en la mis­ma si­tua­ción que tú”. Lord Fee­ble­dick re­gre­só a su fin­ca ru­ral des­pués de ter­mi­na­da la ca­ce­ría de la zo­rra y sor­pren­dió a su mu­jer,1 lady Loo­se­bloo­mers, en sos­pe­cho­sa ac­ti­tud con Wellh Ung, el to­ro­so ga­ñán en­car­ga­do de la cría de los fai­sa­nes. “Bloody be! -ex­cla­mó fu­rio­so -. ¿Qué ha­cen des­vis­tién­do­se así en mi pro­pia al­co­ba?”. “Es­tás por com­ple­to equi­vo­ca­do, Fee­ble­dick -le con­tes­tó mi­lady-. No nos es­ta­mos des­vis­tien­do. Ya nos es­ta­mos vis­tien­do”. Dos pul­gas con­ver­sa­ban. Le pre­gun­tó una a la otra: “¿Crees tú que ha­ya vi­da en otros pe­rros?”. Don Al­gón lla­mó por el in­ter­fono a su lin­da se­cre­ta­ria: “Ro­si­bel -le di­jo-. Quie­ro ver­la en el ac­to”. Res­pon­dió ella: “Pa­ra eso ten­dré que traer a mi no­vio”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.