De po­lí­ti­ca y co­sas peo­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ca­tón Es­cri­tor y Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Ciu­dad de Mé­xi­co.- Phae­dro­pus, ce­le­bé­rri­mo au­tor gre­co­la­tino, / es au­tor de es­ta fá­bu­la en ver­so ale­jan­drino. / Cuan­do el León subió al trono de­cía mil ho­rro­res / de los neo­li­be­ra­les y los con­ser­va­do­res. / Que si al pueblo ol­vi­da­ron; que si se co­rrom­pie­ron; / que si al Reino arrui­na­ron; que si se en­ri­que­cie­ron... / Las ma­ña­nas tem­prano acos­tum­bra­ba ha­blar, / y no ha­cía otra co­sa más que des­po­tri­car. / Una sa­pien­te zo­rra que vi­vía por ahí / me­nean­do la ca­be­za al León le di­jo así: “No exa­ge­res la no­ta en tu pe­ro­ra­ción. / Eres el Rey; te obli­gan me­su­ra y re­fle­xión. / Mu­cho mal se hi­zo an­tes, lo sa­be­mos muy bien, / pe­ro tú es­tás ha­cien­do mu­chos ma­les tam­bién: / Tex­co­co, Ley Ga­rro­te, Dos Bo­cas y Bo­ni­lla, / Ley de Extinción, Tren Ma­ya. Con to­do eso se hu­mi­lla / no só­lo a la jus­ti­cia: tam­bién a la ra­zón. / ¿La economía? Ya an­da­mos ca­yen­do en re­ce­sión. / Cul­par de lo que pa­sa al tiempo que se fue / es ser ni­ño que di­ce: ‘Yo no fui, fue Te­té’. / Bus­ca con­se­jo; es­cu­cha en vez de tan­to ha­blar. / Y voy a de­cir­te al­go muy pues­to en su lu­gar: / los erro­res pa­sa­dos ya no te están sir­vien­do / pa­ra jus­ti­fi­car los ye­rros en los que es­tás ca­yen­do”. Así di­jo la zo­rra. / Si di­jo bien o mal / júz­guen­lo quie­nes for­man el ré­gi­men ac­tual. Iré aho­ra por sen­de­ros más gra­tos, los del hu­mor ameno. Eso qui­zás ali­via­rá la gra­ve­dum­bre del an­te­rior apó­lo­go. Llo­ro­sa, com­pun­gi­da, tri­bu­la­da, Dul­ci­flor les in­for­mó a sus pa­dres: “¡Me tro­na­ron en la es­cue­la!”. El pa­pá se cons­ter­nó: “¿Te re­pro­ba­ron?”. “¡Tam­bién eso!” -gi­mió Dul­ci­flor. Hi­me­nia Ca­ma­fría, ma­du­ra se­ño­ri­ta sol­te­ra, fue a la con­sul­ta del doc­tor Ken Ho­san­na. El fa­cul­ta­ti­vo le in­di­có: “Des­vís­ta­se, pón­ga­se es­ta ba­ta y acués­te­se”. “Ha­ré lo que me or­de­na, doc­tor -re­pli­có la se­ño­ri­ta Hi­me­nia-, pe­ro le ad­vier­to que es­tá us­ted ju­gan­do con fue­go”. Billy Dick­head era el va­que­ro más op­ti­mis­ta del Far West. Con­tra­ria­men­te, Jock Mccock era el más pe­si­mis­ta. Am­bos for­ma­ron una so­cie­dad pa­ra ca­zar pie­les ro­jas, pues el go­ber­na­dor del te­rri­to­rio ofre­cía un dó­lar por ca­da ca­be­lle­ra de in­dio. Se in­ter­na­ron, pues, en tie­rra de sal­va­jes. Cier­ta ma­ña­na Mccock des­per­tó en el cam­pa­men­to y se dio cuen­ta, ho­rro­ri­za­do, de que al­go así co­mo 20 mil apa­ches ha­bían for­ma­do un círcu­lo en torno de ellos y los mi­ra­ban con fie­re­za es­gri­mien­do sus ri­fles, sus lan­zas y sus fle­chas. El pe­si­mis­ta mo­vió a su com­pin­che pa­ra des­per­tar­lo, le mos­tró el cer­co de in­dios y le di­jo con som­brío acen­to: “Estamos ro­dea­dos”. “¡Sí! -se en­tu­sias­mó el op­ti­mis­ta-. ¡Por 20 mil dó­la­res!”. El jo­ven des­po­sa­do se sorprendió gran­de­men­te cuan­do an­tes de em­pe­zar la no­che de bo­das su fla­man­te mu­jer­ci­ta sa­có una cin­ta de me­dir y se la apli­có en la re­gión co­rres­pon­dien­te a la en­tre­pier­na. Di­jo la mu­cha­cha: “Es só­lo pa­ra una es­ta­dís­ti­ca que lle­vo”. Bra­gue­to, ga­lán de oca­sión, cor­te­ja­ba asi­dua­men­te a Mo­ne­ti­na, mu­jer mu­cho ma­yor que él y de es­ca­sas pren­das fí­si­cas, pe­ro ri­quí­si­ma. Un día ella le di­jo, re­ce­lo­sa: “Tú me bus­cas na­da más por mis mi­llo­nes”. “¡No es cier­to! -ne­gó con ener­gía Bra­gue­to-. ¿Cuán­tos tie­nes?”. Las an­ti­guas com­pa­ñe­ras de co­le­gio se reunie­ron en la Ciu­dad de Mé­xi­co. En la ce­na una de ellas se que­jó de que te­nía di­fi­cul­ta­des con su ma­ri­do; ri­ñas fre­cuen­tes, cons­tan­tes dis­cu­sio­nes. “En cam­bio -di­jo otra- mi es­po­so y yo ja­más te­ne­mos pro­ble­mas”. “¿A qué lo atri­bu­yes?” -pre­gun­tó, in­tere­sa­da, la pri­me­ra. “A que dor­mi­mos en ha­bi­ta­cio­nes se­pa­ra­das -ex­pli­có la otra-. La mía es­tá en Ti­jua­na y la de él en Che­tu­mal”. El ele­fan­te y la hor­mi­gui­ta se pre­sen­ta­ron en la Ofi­cia­lía del Re­gis­tro Ci­vil. El pa­qui­der­mo le di­jo al en­car­ga­do: “La hor­mi­ga y yo que­re­mos ca­sar­nos”. “¿Que­re­mos? -mas­cu­lló con enojo la hor­mi­gui­ta-. ¡Te­ne­mos qué!”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.