AN­DA MAL CON DIOS Y CON EL DIA­BLO

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

“Des­de Pa­la­cio se le pro­te­ge y es­ti­mu­la”

Dis­cur­so de odio pro­pi­cia ata­que a pe­rio­dis­tas

Cur­so del IEE se­rá un mal chis­te

PAN de De­li­cias no can­ta mal las ran­che­ras

Ha si­do señalada co­mo una de las ar­tí­fi­ces de la re­for­ma an­ti fa­mi­lia. Es Blan­ca Gá­mez, dipu­tada del PAN en el Con­gre­so lo­cal.

Los se­ña­la­mien­tos han arran­ca­do mu­cha in­co­mo­di­dad en el ga­bi­ne­te es­ta­tal y en­tre sus co­rre­li­gio­na­rias fe­mi­nis­tas. Re­ci­be fuer­tes críticas de los ban­dos pro­pios y aje­nos.

Es una de las dipu­tadas con­sen­ti­das des­de el des­pa­cho prin­ci­pal de Pa­la­cio. In­clu­so fue pre­si­den­ta de la an­te­rior le­gis­la­tu­ra y prin­ci­pal ope­ra­do­ra.

El mis­mo PAN ha des­ple­ga­do una cam­pa­ña pa­ra tra­tar de za­far­se de res­pon­sa­bi­li­dad en el asun­to y eli­mi­nar cual­quier ras­tro de cul­pa, tras el fra­ca­so en el apo­yo de los mu­ni­ci­pios.

Va a es­tar Blan­ca en un pro­gra­ma de ra­dio in­vi­ta­da por el Ins­ti­tu­to Chihuahuen­se de la Mu­jer. La in­vi­ta­ción es muy opor­tu­na.

Las úl­ti­mas tres se­ma­nas han si­do de te­rror pa­ra ella por el señalamien­to con­ti­nuo ha­cia su per­so­na. Ne­ce­si­ta con ur­gen­cia reivindica­rse en su po­si­ción par­ti­dis­ta. El pro­ble­ma es que se en­cuen­tra muy ale­ja­da de esa po­si­ción ideo­ló­gi­ca.

En el PAN, ob­vio, no ha­cen na­da al res­pec­to. Y des­de Pa­la­cio se le pro­te­ge y es­ti­mu­la, con en­car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad.

Es una po­si­ción im­por­tan­te pa­ra los gru­pos que de­fien­den to­dos los te­mas de gé­ne­ro, con un ra­di­ca­lis­mo que ya se qui­sie­ra en las fi­las de iz­quier­da.

No pue­de ser ca­sua­li­dad el ata­que al pe­rió­di­co Monitor en Parral, en un con­tex­to en­ra­re­ci­do que es­tig­ma­ti­za a los pe­rio­dis­tas y me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Des­de el dis­cur­so de to­ma de pro­tes­ta aquel cua­tro de oc­tu­bre de 2016, el go­ber­na­dor fue muy cla­ro en su per­cep­ción de la co­mu­ni­ca­ción.

Pa­ra él exis­tía un dis­pen­dio de fi­nan­cia­mien­to a los me­dios que de­bía aca­bar­se, y en esa po­lí­ti­ca, re­cha­zar y ex­hi­bir el ma­ne­jo ma­lin­ten­cio­na­do o los in­ten­tos de ex­tor­sión.

Cinco me­ses des­pués, es­ta ca­sa edi­to­rial in­for­mó de un do­cu­men­to de­no­mi­na­do “aná­li­sis de me­dios y re­por­te­ros”.

Son va­rias cuartillas, con mem­bre­te del nue­vo ama­ne­cer, en el cual sin ta­pu­jo se de­ve­la con se­ve­ri­dad ese pen­sa­mien­to de ata­que a la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Di­ce que no hay me­dios ami­gos por más amis­tad que se ten­ga con los re­por­te­ros o pe­rio­dis­tas, por lo cual se re­co­mien­da no caer en la con­fian­za del fue­ra de li­bre­ta.

“El re­por­te­ro -se­ña­la con ín­di­ce de fue­go- no es el enemigo, só­lo es la en­co­mien­da que le han mar­ca­do de su em­pre­sa...”.

Una em­pre­sa, que por fal­ta de con­ve­nios, “ejer­ce­rá pre­sión, in­ten­ta­rá in­ti­mi­dar o mag­ni­fi­car erro­res y ni­mie­da­des”.

Eso es lo que pien­sa el go­ber­na­dor de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en un ex­ten­so do­cu­men­to donde ade­más se se­ña­lan nom­bres y me­dios de los pe­rio­dis­tas in­có­mo­dos.

Han trans­cu­rri­do ca­si tres años, y du­ran­te ellos, se ha re­cru­de­ci­do el gol­pe­teo.

Por ello, lo ocu­rri­do en la Ca­pi­tal del Mun­do con el ata­que a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción de lar­ga tra­yec­to­ria, es con­se­cuen­cia de un am­bien­te na­da pro­pi­cio pa­ra el ejer­ci­cio de las li­ber­ta­des.

El dis­cur­so de odio só­lo im­pul­sa afa­nes de ac­ción di­rec­ta con­tra em­pre­sas de co­mu­ni­ca­ción y pe­rio­dis­tas.

El tui­ter noc­turno de Co­rral ga­ran­ti­zan­do in­ves­ti­ga­cio­nes y pro­tec­ción, se cae por su ca­rác­ter va­cío y re­tó­ri­co.

No hay en lo in­me­dia­to ac­cio­nes efec­ti­vas ni me­di­das cau­te­la­res; el me­ca­nis­mo es­ta­tal y fe­de­ral dor­mi­dos; la Co­mi­sión Es­ta­tal de los De­re­chos Hu­ma­nos, ple­ga­da a los de­sig­nios es­ta­ta­les.

No in­ves­ti­gan por­que no hay de­nun­cia. Y no hay de­nun­cia, por­que hay una au­sen­cia de con­fian­za ga­na­da a pul­so.

La ima­gen que le mos­tra­mos en nues­tra edi­ción di­gi­tal co­rres­pon­de a una in­vi­ta­ción del Ins­ti­tu­to Es­ta­tal Elec­to­ral pa­ra unas jor­na­das de ca­pa­ci­ta­ción.

El te­ma de la in­duc­ción es na­da más y na­da me­nos que la Ley de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na, que ha si­do me­nos que le­tra muer­ta.

La re­vo­ca­ción de man­da­to so­li­ci­ta­da en con­tra del ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo na­ció sin es­pe­ran­zas al ser ba­tea­da por el IEE, lue­go por el Tri­bu­nal Es­ta­tal Elec­to­ral y fi­nal­men­te por la Sa­la Su­pe­rior del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción.

Co­mo an­ti­ci­pa­mos en es­te mis­mo es­pa­cio no pa­só la men­cio­na­da so­li­ci­tud en vir­tud del prin­ci­pio de irre­tro­ac­ti­vi­dad de la le que sig­ni­fi­ca lo mis­mo “há­ga­se la vo­lun­tad de Dios en los bue­yes de mi com­pa­dre”.

En la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción no pue­de apli­car­se a ple­ni­tud el men­cio­na­do me­ca­nis­mo de par­ti­ci­pa­ción, pe­se a que te­nía en su es­pí­ri­tu fle­xi­bi­li­zar­lo, po­nién­do­lo al al­can­ce de los ciu­da­da­nos.

Ade­más, ha si­do le­tra muer­ta la men­cio­na­da Ley, por­que de acuer­do con ella, y con una in­ter­pre­ta­ción es­tric­ta, ha­brá que es­pe­rar dos me­ses más, cru­za­dos de bra­zos, pa­ra que se em­pie­ce a ana­li­zar si pro­ce­de o no el ple­bis­ci­to en el ca­so de los proyectos de inversión en alum­bra­do pú­bli­co.

Tras­la­dan­do la de­ci­sión acer­ca de obras pú­bli­cas pa­ra me­jo­res tiem­pos.

En esas mis­mas ins­ta­la­cio­nes donde se le ha da­do vuel­ta a la ley, se ca­pa­ci­ta­rá a los ciu­da­da­nos to­dos los jue­ves a las cinco de la tar­de, en el pro­ce­di­mien­to y con­cep­tos fun­da­men­ta­les de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

Pe­ro, cla­ro es­tá, no se les di­rá el tras­fon­do po­lí­ti­co que exis­te ba­jo esa be­lla le­gis­la­ción de­mo­crá­ti­ca, su­je­ta al vai­vén de los de­sig­nios del po­der. El cur­so tie­ne ai­res de mal chis­te.

En la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Chihuahua las fa­cul­ta­des pre­pa­ran los pro­gra­mas de es­tu­dio, in­clu­yen­do las nue­vas ma­te­rias cons­trui­das con ba­se en el nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo.

Se­rá en los pri­me­ros se­mes­tres donde se in­clu­ya al me­nos dos ma­te­rias aten­dien­do a al­gu­na com­pe­ten­cia nue­va, den­tro del pri­mer se­mes­tre.

En esas com­pe­ten­cias se en­cuen­tran crea­ti­vi­dad, in­no­va­ción y em­pren­di­mien­to; mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y so­cie­dad; apre­cia­ción es­té­ti­ca e in­ter­pre­ta­ti­va; in­ves­ti­ga­ción y aná­li­sis so­cial e his­tó­ri­co; in­ves­ti­ga­ción y aná­li­sis cien­tí­fi­co; y ra­zo­na­mien­to for­mal y cuan­ti­ta­ti­vo.

Los pa­nis­tas de De­li­cias no can­tan mal las ran­che­ras en eso de la elec­ción de su Co­mi­té Di­rec­ti­vo Mu­ni­ci­pal (CDM) y la fu­tu­ro­lo­gía po­lí­ti­ca, que es­tá a la or­den del día.

Las po­cas fuer­zas de la di­ri­gen­cia es­ta­tal de Ro­cío Re­za bus­can de­jar por ter­ce­ra oca­sión con­se­cu­ti­va a Ma­nuel Ca­rreón co­mo pre­si­den­te del CDM, quien des­de esa po­si­ción po­dría alla­nar­le el ca­mino a su hi­jo Ro­ber­to Ca­rreón pa­ra ser can­di­da­to a dipu­tado lo­cal en 2021.

Pe­ro no só­lo eso. Des­de el PAN mu­ni­ci­pal Ca­rreón ga­ran­ti­za­ría el pues­to de su hi­ja en la Di­rec­ción de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y el de su con­sue­gra en el Ins­ti­tu­to de la Mu­jer.

Y lue­go se que­jan de que en Oji­na­ga do­mi­na el ne­po­tis­mo azul.

Lo que na­die se ex­pli­ca es có­mo le ha­rán los pa­nis­tas en el 2021 si uno de los que se ins­cri­bie­ron con Ca­rreón pa­ra ex­ten­der­se otros tres años en el co­mi­té es el re­gi­dor Is­rael Oban­do, quien tam­bién bus­ca la pos­tu­la­ción pa­ra la dipu­tación lo­cal.

El di­ri­gen­te al­bia­zul se ha dis­tin­gui­do por ser un pre­si­den­te an­ti­pá­ti­co y po­co sen­si­ble an­te las de­man­das de los pa­nis­tas, por eso se­ría ra­ro que ga­na­ra la pre­si­den­cia del PAN pa­ra otro pe­rio­do.

La pla­za de­li­cien­se pa­ra Ac­ción Na­cio­nal es de las más pe­lea­das. Es to­da una for­ta­le­za azul que han con­ser­va­do des­de el año 2010 con Ma­rio Ma­ta Ca­rras­co, el des­ca­rria­do Jai­me Bel­trán del Río y aho­ra el sú­per po­de­ro­so, Eli­seo Com­peán.

Por eso su elec­ción in­ter­na no hay que per­der­la de vis­ta. Se rea­li­za el do­min­go.

• An­da mal con Dios y con el Dia­blo

• Dis­cur­so de odio pro­pi­cia ata­que a pe­rio­dis­tas

• Cur­so del IEE se­rá un mal chis­te

• PAN de De­li­cias no can­ta mal las ran­che­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.