TED BUNDY, DUR­MIEN­DO CON EL ASE­SINO

El Diario de Chihuahua - - GENTE -

El ca­so de Ted Bundy, un ase­sino muy fa­mo­so de la dé­ca­da de los 70´s por su bri­llan­te ingenio pe­ro al mis­mo tiempo su ma­ne­ra tan fá­cil de men­tir y de co­me­ter ac­tos crue­les e in­hu­ma­nos con­tra jó­ve­nes víc­ti­mas, lle­ga a la cartelera de­jan­do un sa­bor bas­tan­te amar­go.

La his­to­ria es­tá na­rra­da des­de la pers­pec­ti­va de la pa­re­ja de Ted, Liz Ken­dall (in­ter­pre­ta­da por Lily Co­llins), a la que mues­tran con un enamo­ra­mien­to in­con­di­cio­nal que le im­pe­día a acep­tar que su pa­re­ja era un ase­sino y le res­ta pe­so a los crí­me­nes co­me­ti­dos.

El ci­neas­ta Joe Ber­lin­ger y el guio­nis­ta Mi­chael Wer­wie op­ta­ron por dar­le un gi­ro di­fe­ren­te al ver al per­so­na­je de Bundy (Zac Efron) des­de la pers­pec­ti­va de su pa­re­ja y de to­dos aque­llos que no se die­ron cuen­ta que con­vi­vían con un vio­len­to ase­sino en una pro­ba­ble bús­que­da de mos­trar el ca­ris­ma y ta­len­to de Bundy pa­ra ocul­tar su na­tu­ra­le­za.

Sin em­bar­go, aquí es donde la cin­ta cae en un va­cío, pues las atro­ci­da­des co­me­ti­das por Bundy son de do­mi­nio pú­bli­co y op­tar por es­ta na­rra­ti­va no creo que ha­ya si­do la se­lec­ción más afor­tu­na­da.

Lily Co­llins se ve en una lu­cha per­ma­nen­te con un per­so­na­je va­cío, acar­to­na­do, al que ape­nas le dis­tin­guen un par de ca­rac­te­rís­ti­cas con las cua­les es im­po­si­ble ayu­dar a sos­te­ner el re­la­to, mien­tras que Zac, aun­que da un per­so­na­je más in­tere­san­te, no lle­ga a sos­te­ner el lar­go­me­tra­je.

Si bien es cier­to que el pe­so de la pe­lí­cu­la no de­be­ría caer en Lily, por lo me­nos de­be­ría ayu­dar a re­for­zar­lo, una la­bor com­pli­ca­da sin las he­rra­mien­tas ade­cua­das.

En la pe­lí­cu­la se mues­tran so­lo al­gu­nos de los ca­sos y víc­ti­mas, y pre­ten­de re­pre­sen­tar que las de­ci­sio­nes y elec­cio­nes que uno to­me pa­ra su vi­da pue­den de­jar gra­ves con­se­cuen­cias, trau­mas y años de sen­ten­cia o en su ca­so, una pe­na de muer­te. Aun así la tra­ma cae en con­fu­sos sal­tos tem­po­ra­les que lle­gan a ser un tan­to mo­les­tos.

Es­pe­ro sus co­men­ta­rios en jar­men­da­[email protected]­rioch.com.mx

Has­ta el pró­xi­mo viernes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.